– Los fanáticos de los encierros ahora se presentan con un nuevo y engañoso rostro: como «contrarios a las restricciones»; sólo que, para salir del ciclo actual de restricciones, dicen, hay que eliminar antes el virus por completo.

– En realidad se trata de un movimiento político cuyo objetivo es prolongar el estado de excepción y consolidar la dictadura tecnocrática. «Las epidemias del siglo XXI se van a combatir más en la comunicación que en el laboratorio» dicen.

-¿Usted cree que ahora nos vacunamos y se termina todo? Espere y verá. Los partidarios del ZeroCovid le dirán que hasta que no haya cero PCR positivo en todo el país, no terminará nada. Y luego, seguirá el país cerrado -porque si se abren las fronteras, reingresa el virus. ¿No lo cree? Lea esta crónica.


Por Freddie Sayers (*)

Como descubrí la semana pasada, la primera regla del Club ZeroCovid es: no hablar del Club ZeroCovid.

Después de todo, «ZeroCovid» es un término que provoca confusión y, a veces, hostilidad. Quizá por eso, cuando los principales miembros del movimiento mundial ZeroCovid se reunieron en una conferencia internacional de tres días el pasado miércoles, el título era mucho más inocuo: «Cumbre de Acción Comunitaria Covid».

Pero aunque esta escuela de pensamiento, cada vez más popular, que sostiene que no debemos volver a la normalidad hasta que el virus se elimine por completo en un país, no figuraba explícitamente en el programa, su presencia quedó clara desde el principio. En su discurso de presentación, la moderadora confirmó a los más de 600 inscritos y ponentes de todo el mundo que «estamos aquí para acabar con Covid mediante las políticas ZeroCovid y CovidZero«. En el evento, celebrado a través de Zoom y organizado por la científica estadounidense Yaneer Bar-Yam, los ponentes prefirieron referirse a ZeroCovid como una «estrategia de eliminación«.

Sin embargo, el objetivo del acto era claro: compartir pruebas y consejos políticos para ayudar a los activistas a presionar a los gobiernos occidentales para que abandonen cualquier idea de convivencia con el virus y, en su lugar, sigan el supuesto ejemplo de los países de Asia-Pacífico, que pretenden eliminar la enfermedad por completo dentro de sus fronteras. Este grupo es muy distinto de las personas que apoyan las medidas de bloqueo en curso para suprimir el virus hasta un nivel en el que sea seguro volver a abrir; para los creyentes de ZeroCovid, no podemos descansar hasta que ese nivel sea cero.

Sobre el papel, este enfoque puede parecer sensato. Después de todo, seguramente todos preferiríamos vivir en un mundo sin Covid. Sin embargo, después de asistir a la conferencia de la semana pasada, vuelvo a plantearme una pregunta que no pareció preocupar especialmente a los ponentes: ¿a qué precio?

En las próximas semanas, sospecho que esta es una pregunta que todos nos veremos obligados a responder. Porque no nos equivoquemos: no se trata de un movimiento marginal. Sus defensores se encuentran entre los rostros más habituales de los medios de comunicación; el profesor Devi Sridhar, uno de sus defensores más abiertos, ha aparecido en Channel 4 News 21 veces durante la pandemia, más que cualquier otro experto.

Existe un capítulo de ZeroCovid en el Reino Unido, que el mes pasado organizó su propia conferencia en línea, que contó con una gran asistencia; el gobierno escocés está comprometido con su campaña, junto con Independent SAGE, los sindicatos británicos y diputados laboristas como Jeremy Corbyn y Diane Abbott. Mientras tanto, influyentes diputados tories como Jeremy Hunt abogan por una estrategia de «cero infecciones y eliminación de la enfermedad» y se refieren habitualmente al modelo asiático. Los resultados de las búsquedas en Google en el Reino Unido y Estados Unidos de «ZeroCovid» son los más altos de la historia. La campaña tiene impulso.

A juzgar por la conferencia de la semana pasada, es fácil ver por qué. Los activistas son, en su mayoría, un grupo impresionante, sincero y elocuente. Muchos de ellos son jóvenes, telegénicos y hábiles comunicadores. Pero había un estado de ánimo -una unanimidad de visión del mundo- que resultaba inquietante; una fusión de política progresista-izquierdista abierta con una certeza férrea sobre su interpretación de la ciencia. Se referían a las personas que no estaban de acuerdo con ellos como personas que necesitaban ser «educadas»: «negacionistas», «derechistas», «teóricos de la conspiración» o, quizás lo más bajo de todo, «apologistas de la inmunidad de la manada».

Sin embargo, lo más llamativo fue el tiempo dedicado a los mensajes, la organización y la comunicación. Junto a las charlas sobre temas que iban desde cómo reducir la transmisión en las universidades hasta qué tecnologías podrían purificar el aire en los gimnasios, algunas sesiones parecían más bien la Sala de Estrategia de una campaña política.

«Tienes que jugar con la teoría de la mente de tu público», decía Tomás Ryan, neurocientífico del Trinity College de Dublín y cofundador del grupo irlandés «ISAG», que espera persuadir al gobierno irlandés para que adopte una política de Cero Covid, en una sesión sobre estrategia. «Hemos cometido muchos errores tácticos. No hemos dado el tiempo suficiente para vender la recompensa, que es que podamos ser como Nueva Zelanda». Su colega del ISAG, Aoife McLysaght, profesora de evolución molecular, coincidió: «Fuimos los mercaderes del desastre durante un tiempo… hemos tenido que cambiar nuestro mensaje. Así que ahora decimos: puedes volver a dar abrazos. Puedes ir a festivales de música. Ese tipo de cosas».

Todos los ponentes estuvieron de acuerdo en una táctica central: para tener éxito, los ZeroCoviders deben presentarse, de forma contraria a la intuición, como contrarios a las restricciones; sólo que para salir del ciclo actual de restricciones, dicen, antes hay que eliminar el virus por completo.

Pero, ¿cómo convencer a los gobiernos occidentales? Un lugar para empezar podrían ser dos artículos escritos por Tomás Pueyo, un ejecutivo de tecnología y marketing que explicó durante una sesión sobre «Estrategia y política de comunicación» que sus artículos en el blog habían conseguido más de 60 millones de visitas. Incluso, según él, habían contribuido a un cambio de política global en Covid. Para él, no importaba que no fuera epidemiólogo. Su habilidad estaba en otro tipo de transmisión viral: el contenido online. «Tengo experiencia en virales, en comunicación, en productos que gustan a la gente y se comparten«, dijo. «Así que los diseñé con ese fin. Les puse una estructura narrativa y algunos consejos para que se difundieran de forma viral, y tuvo éxito«.  El resultado de la pandemia, explicó, depende de ganar la partida de comunicación: «Las epidemias del siglo XXI se van a combatir más en la comunicación que en el laboratorio«.

Este comentario tan conciso es, por supuesto, típico de los profesionales de la comunicación. Pero, ¿por qué son ahora una parte tan central de la campaña ZeroCovid? Parte de la razón podría ser el vilipendio sostenido que se dirige contra su grupo marginal opuesto: los llamados «negacionistas del Covid». Los ZeroCovid están decididos a evitar el mismo destino. Como dice Tomás Ryan: «desgraciadamente se nos ha presentado como el extremo de la ventana de Overton – el otro extremo es la inmunidad de rebaño y los negacionistas«.

Y lo que es más importante, sospecho que también se debe a la constatación de que las implicaciones de que un país se comprometa con ZeroCovid son muy políticas. Por el momento, la oferta fundamental en las democracias occidentales es: acepta estas horribles restricciones ahora, y las vacunas pronto ofrecerán una salida. Esto significa que una vez que las muertes y la presión sobre el servicio sanitario se reduzcan a niveles aceptables, la gente esperará poder retomar su modo de vida anterior.

Pero para el ZeroCovider, en ese momento tendríamos que hacer lo contrario de relajarnos. En su lugar, tendríamos que utilizar «intervenciones» continuas y protocolos de prueba y rastreo para hacer que los niveles de virus sean aún más bajos, incluso en un momento en el que apenas haya Covid. Se necesitarían profesionales de la comunicación con mucho talento para vender esto al público británico.

En ese momento, incluso si -y es un gran «si»- Gran Bretaña fuera capaz de llegar a ZeroCovid dentro de nuestras fronteras, ¿qué pasaría entonces? La mayoría de la gente acepta la necesidad de realizar controles fronterizos razonables para defenderse de las nuevas variantes mientras la vacuna se sigue desarrollando. Pero si nuestro objetivo es una tierra totalmente libre de Covid, ¿por qué habríamos de relajar las restricciones fronterizas? Habría que esperar a que la enfermedad fuera erradicada a escala mundial, algo que incluso los activistas más comprometidos no creen que sea posible en años. Como dijo la semana pasada el ministro irlandés y antiguo Taoiseach, Leo Varadkar, ZeroCovid es «una promesa que nunca se podría cumplir«; si se corta el país, «¿cuándo se desprecinta, porque entonces, inevitablemente, se deja que el virus vuelva a entrar?«

Sin embargo, quizá la pregunta más espinosa sea cómo sería la vida dentro de nuestra teórica fortaleza ZeroCovid. En la conferencia de la semana pasada, los ponentes explicaron que prefieren utilizar Australia y Nueva Zelanda como buenos ejemplos porque obtienen una respuesta más positiva que cuando mencionan países asiáticos.

Pero el país que inventó el enfoque, uno que puede ser una mejor guía de una gran nación que sigue la estrategia tras un brote grave, es China. A pesar de las imágenes de la gente celebrando en Wuhan en la víspera de Año Nuevo -proporcionadas por el PCC y transmitidas obedientemente por cadenas mundiales como la CBS y la BBC- la realidad de la vida en la China de ZeroCovid es cualquier cosa menos normal. Constantemente temeroso ante la perspectiva de un nuevo brote, el ya expansivo estado de vigilancia del país ha subido de marcha, listo para retirar la libertad al menor signo de Covid. El mes pasado, los 11 millones de habitantes de Shijiazhuang fueron encerrados tras un brote local; una semana más tarde, otros 5 millones de personas de las afueras de Pekín fueron encerradas por un solo caso. Esta misma semana, Hong Kong puso en marcha una política de «cierres por emboscada» en la que se cierran bloques de viviendas en un momento dado.

David Rennie, jefe de la oficina de Pekín de The Economist, hizo recientemente un relato asombrosamente sincero de la vida actual de ZeroCovid en la capital china:

«La estrategia de China, desde el principio, fue no tener ninguna infección… Todavía en Pekín, donde apenas tenemos casos, cada vez que sales de tu puerta tienes que usar un smartphone para escanear un código QR: cada tienda, cada taxi, cada autobús, cada estación de metro. No tienes ninguna privacidad, todo está construido en torno a este sistema electrónico de rastreo de contactos. Para salir de Pekín tienes que hacerte una prueba Covid, para volver a entrar tienes que hacerte una prueba Covid…. Básicamente no tenemos el virus aquí, pero la otra cara de la moneda es que mantienen este lugar cerrado como un tambor… Es muy difícil saber dónde empieza la contención de Covid y dónde empieza un estado policial comunista con obsesión por el control«.

Seguramente esa es la objeción más poderosa al planteamiento: que en realidad requeriría un régimen antiliberal a largo plazo para conseguirlo y mantenerlo. ZeroCovid es un objetivo totalitario, que se consigue mejor en un estado totalitario. Incluso en Australia, el fin de semana pasado hubo compras de pánico en Perth cuando la ciudad volvió a ser bloqueada en respuesta a un único resultado positivo. Al menos hasta ahora, los votantes británicos no han optado por rechazar la democracia liberal, sin importar el atractivo epidemiológico de un régimen de ZeroCovid.

Por ahora, el Gobierno británico se ha resistido a la lógica de la campaña, y el Primer Ministro sigue dando señales alentadoras sobre la flexibilización de las restricciones e incluso de las vacaciones de verano. Pero a medida que el impacto de la vacuna se hace sentir y el número de casos sigue disminuyendo, habrá que abordar la difícil cuestión política de qué constituye un nivel aceptable de infección.

Sea cual sea ese nivel, es de esperar que los defensores de ZeroCovid digan que es demasiado alto. A cada paso vacilante hacia la apertura de la sociedad, espere que lo califiquen de irresponsable y cortoplacista. No cabe duda de que los ZeroCovid creen sinceramente que su campaña por un mundo sin Covid es noble. Pero el éxito que tengan a la hora de influir en la política afectará a la forma de nuestra sociedad en los próximos años.


Publicada originalmente el 4 de febrero 2021 en Unherd.com https://unherd.com/2021/02/inside-the-zero-covid-campaign/