* Nuevo estudio: “las vacunas de ARNm inhiben vías inmunológicas esenciales, perjudicando así la señalización temprana del interferón

* Además, la vacuna “no genera inmunidad esterilizante, lo que deja a las personas vulnerables a infecciones recurrentes

CONTRARRELATO

Estudio de investigadores de Egipto, Arabia Saudita, Gran Bretaña, Canadá, México y EEUU concluye que la inclusión de 100 % de N1-metil-pseudouridina (m1Ψ) en las vacunas ARNm contra Covid estimula el crecimiento de cánceres y metástasis. Se sugiere que se elimine esta práctica en futuras versiones de la tecnología

Por Elrashdy M. Redwan y otros

El resumen de un estudio publicado en el International Journal of Biological Macromolecules publicado el 5 de abril afirma lo siguiente:

“Debido a la emergencia sanitaria creada por el SARS-CoV-2, el virus causante de la enfermedad COVID-19, fue necesaria la rápida implantación de una nueva tecnología de vacunación. […] El potencial de estas vacunas para prevenir ingresos hospitalarios y enfermedades graves en personas con comorbilidades se ha puesto en duda recientemente debido a la rápida disminución de la inmunidad de las vacunas. Cada vez hay más pruebas de que estas vacunas, como muchas otras, no generan inmunidad esterilizante, lo que deja a las personas vulnerables a infecciones recurrentes

Además, se ha descubierto que las vacunas de ARNm inhiben vías inmunológicas esenciales, perjudicando así la señalización temprana del interferón. En el marco de la vacunación COVID-19, esta inhibición garantiza una síntesis proteica adecuada de la espiga y una activación inmunitaria reducida. Se aportan pruebas de que la adición del 100 % de N1-metil-pseudouridina (m1Ψ) a la vacuna de ARNm en un modelo de melanoma estimuló el crecimiento del cáncer y la metástasis, mientras que las vacunas de ARNm no modificadas indujeron resultados opuestos, sugiriendo así que las vacunas de ARNm COVID-19 podrían contribuir al desarrollo del cáncer. Sobre la base de estas pruebas convincentes, sugerimos que en los futuros ensayos clínicos contra el cáncer o las enfermedades infecciosas no se utilicen vacunas de ARNm con un 100 % de modificación m1Ψ, sino vacunas con un porcentaje menor de modificación m1Ψ para evitar la inmunosupresión.”

El artículo completo aquí