ENTREVISTA

Vaclav Klaus, economista, ex presidente de la cámara de Diputados, ex primer ministro y ex presidente de la República Checa; uno de los más grandes defensores europeos de la libertad política y económica.

Por Proyecto Planet Lockdown Films (*)

PL – Presidente Klaus, gracias de nuevo por esta entrevista. Hemos preparado algunas preguntas abiertas para captar la imagen sobre todo el problema del coronavirus y lo que ha cambiado hasta ahora. Como sabe, las personas están confundidas. ¿Qué es lo que está sucediendo desde su perspectiva?

VK – La gente está confundida, cada vez más confundida, para mi gran sorpresa. Eso por un lado. Lo lamento y me da miedo eso. Ayer me encontré con un amigo de hace 40 años, y entendí que estaba realmente asustado por el coronavirus. Es un economista matemático sofisticado, hemos escrito varios libros juntos. Yo estaba realmente sorprendido. Me dijo que sus tres hijas le estaban atacando por sus puntos de vista y yo dije, bueno, la razón es probablemente porque no han sido bien educadas. Pasa cuando los padres se perdieron algo en su educación. Así fue como terminamos en una verdadera pelea con alguien con quien, como dije, escribimos muchos artículos juntos. Estoy sorprendido, debo decir que estoy sorprendido.

PL – Bien, entonces…¿por qué cree que está pasando todo esto? ¿Con qué propósito?

VK – Bueno, no estoy de acuerdo con hablar de propósito. Esa ya sería una interpretación demasiado clara del origen de todo el problema. No creo que haya una persona, una persona profundamente escondida, no puedo imaginar que haya alguien sentado en algún lugar organizando todo el evento. Esto no es verdad. 

Lo comparo con una avalancha. Definitivamente todos dicen que comienza con o puede comenzar con una pequeña piedra, un pequeño trozo de algo que se ha movido y luego la enorme avalancha destruye todo el pueblo o algo así. En este sentido, no lo llamaría un propósito. Hay varias piedras pequeñas que inician la avalancha. Pero no creo que hayan sido creados a propósito o, para decirlo de manera diferente, no fueron lo suficientemente fuertes para crear este evento final que hemos estado experimentando. Entonces, en mi opinión, hubo una pequeña piedra al comienzo de la avalancha y luego se unió esta sinergia muy fuerte de varios intereses por un lado e ideas o ideologías por el otro. La mezcla de interés e ideología que se encuentra normalmente en la sociedad humana. Es el caso, ya sabe, pero no comenzaron a propósito, estos intereses y estas ideas, sino esta sinergia de todo esto que no fue creado por nadie. Esa es, en mi opinión, la explicación de toda esta trágica historia.

PL – Me refiero a ayer cuando almorzamos juntos en el que mencionó que fuerzas poderosas están presionando por el bloqueo y más. ¿Qué son estas fuerzas? ¿Puede describirlo?

VK – Estas fuerzas son … tengo que volver a mi explicación anterior. Estas fuerzas son representantes tanto de diversos intereses comerciales, por un lado, como de intereses ideológicos e ideologías, por el otro. Hay personas que realmente pueden tener un beneficio relacionado con esta pandemia y con todas estas vacunas y todos los cierres. Hay personas así, pero siempre enfatizo que no existió el padre endiosado original que inició toda la pandemia y todo el trágico evento.

PL – ¿Cree que no hay un final de juego relacionado con esto o algo que ellos puedan lograr en el futuro?

VK: Bueno, esto definitivamente no lo creo. Mi forma de ver es esa sinergia tanto de intereses como de ideas, pero el objetivo existente en algún lugar, definitivamente no.

PL – Pero cuando miramos … todas estas fuerzas diferentes tienen puntos de vista, ya sabe, este tipo de dispositivos terrestres, todos estos grupos de interés diferentes que se unieron, tal vez solo por coincidencia por la avalancha que comenzó … ¿Ve una especie de ingeniería social también vinculada a ella cuando está busca? 

VK – Definitivamente, pero en mi forma de pensar, hay aspectos de ingeniería social, lo que significa que hay intentos parciales de ingeniería social en este sentido, pero de nuevo me niego a verlo como una ingeniería social como tal.

PL – Me refiero a todo esto, el distanciamiento social, los tapabocas que no funcionaban al principio y ahora hay que usarlos, etc., todo es un tipo de condicionamiento, de ingeniería social.

VK – Esto es parte del relato del intento de destruir una sociedad liberal. La sociedad occidental y todo esto existió en el pasado, todos estos intentos de destruir nuestra civilización occidental han existido por mucho tiempo, definitivamente. Pero necesitaban un buen momento, necesitaban encontrar una oportunidad para dar el paso radical para destruir nuestra libertad y nuestro derecho, nuestra prosperidad económica y ese momento es ahora. En este aspecto la pandemia los ayudó a lograr sus objetivos.

PL – Entonces, ¿cómo contrastan los principios de una sociedad libre con aquellos de una sociedad con ingeniería social?

VK – Ya sabe, quienes vivimos el comunismo… Yo pasé dos tercios de mi vida en una sociedad comunista por lo que la experiencia está muy arraigada en mi cuerpo, en mi pensamiento. Entonces esta experiencia nos motivó, después de la caída del comunismo, a cambiar nuestra sociedad, a introducir libertad, a introducir libre mercado, a introducir un sistema parlamentario constitucional estándar. Pero debo decir que me sorprendió encontrar, después de la caída del comunismo hace treinta años, cuando daba discursos en Europa occidental, descubrir que ellos no son tan radicales como soy yo. Ellos me miraban con sospecha, ¿por qué estoy tan a favor de la sociedad libre?, ¿por qué estoy tan a favor del libre mercado?

Recuerdo que, muy al principio, rechacé radicalmente toda la idea de la tercera vía, y eso no fue entendido en Europa occidental. Me consideraban un loco radical porque ellos, todos ellos, más o menos aceptaron, no todos ellos, pero la corriente principal aceptó una forma de la tercera vía. Siempre fui atacado en Alemania o Austria, digo en los países de habla alemana de Europa, cuando luchaba por el libre mercado. como dije, sin adjetivos; yo siempre enfatizo cualquier adjetivo expulsivo que se añada para que no quede claro y de alguna manera no esté bien definido, por lo que, por supuesto, en Alemania y Austria lo entendieron, así como probablemente en Suiza, lo entendieron como un ataque directo a la idea fundadora de Alemania y Austria después de la Segunda Guerra Mundial, la economía social de mercado. Yo rechacé aceptar el término economía social de mercado y me miraron como si fuera alguien un poco loco. Entonces esas fueron mis peleas muy al principio, inmediatamente después de la caída del comunismo, por lo que entendimos que ellos miraron diferente nuestra experiencia con el comunismo, que fue negativa en muchos, muchos aspectos. Sin embargo, nuestra experiencia con el comunismo nos dio algo, nos dio un entendimiento especial de mecanismos sociales, de mecanismos políticos de la sociedad. Cuando aquí hubo una tendencia a decir que perdimos cuarenta años, yo dije que por supuesto perdí cuarenta años de tener una oportunidad de enseñar en el extranjero, de ir a esquiar a Suiza o cosas por el estilo, pero pienso que también aprendí mucho, por lo que no fue una total pérdida de tiempo para mi y esa es la razón de por qué miro diferente al desarrollo en Europa, en el mundo loco de la unión europea. Esto es el por qué somos mucho más radicales que muchos europeos acerca de la situación en Estados Unidos de América, es por esto que personas como yo estamos, definitivamente, a favor de Trump, y no de Biden. Esta experiencia nos dio algo muy importante.

PL – Bien, entonces hemos cedido bastantes libertades por el bien común también por la crisis del corona virus. ¿Usted cree que va a ser posible volver a los días pre-corona? O ¿puede explicarnos, por favor, qué esperar?

VK – Una cosa es mi deseo y mis intenciones de luchar y otra cosa es mi expectativa o la extrapolación de eventos que veo ahora. Entonces cuando hablo sobre la extrapolación pasiva de lo que veo a  mi alrededor, me temo que no hay posibilidad de volver a los días pre-corona, lo que no significa que deba ser una excusa para cualquiera de nosotros no intentar hacerlo, no luchar por eso. No confunda esas dos posiciones, Pero cuando miro a mi alrededor, me temo que las personas aceptarán el nuevo mundo feliz, y estamos realmente acercándonos al nuevo mundo feliz de Aldous Huxley; y más de lo que esperamos. Nosotros en la era comunista descubrimos ese libro. Una observación más a tales utopías o distopías como las de Huxley y de Orwell. En la era comunista nos encantaban ambos, Huxley y Orwell, pero para nosotros los libros mucho más relevante fueron 1984 y Rebelión en la Granja de George Orwell, porque en ese momento sentíamos la fuerte opresión política. Nosotros mismos distribuimos y copiamos en nuestra máquina de escribir esos libros, y por eso conozco gente que simplemente escribió el libro de Orwell y lo hizo seis veces más seis, lo que significa tener treinta y seis versiones de ese libro, copias de ese libro, ya sabe. Nadie estaba haciendo eso… nosotros, por supuesto, apreciábamos mucho Un Mundo Feliz de Huxley, pero ninguno en ese momento copiaría libros de Huxley de esa manera tan difícil.

Ahora, le debo decir que unos veinte años atrás, empezamos a pensar dos veces sobre esto y ahora diría, y pienso que por primera vez mencioné esa idea doce años atrás. Dije que me parecía que un libro más relevante para nosotros era Un mundo feliz, no 1984 porque el enemigo no es directo políticamente dado o interpretable… Estamos yendo más y más hacia el mundo feliz de Aldous Huxley, por eso, esto es la realización de eso. Debo decir que esto es una tragedia para mí y para todos nosotros.

PL – Entonces ¿qué es más mortal el virus o la respuesta a él?

VK – Bueno, pienso que lo que realmente es mortal es el título de nuestro libro, la Autodestrucción de Occidente, esto es más mortal que el coronavirus. Ha habido muchos virus de ese tipo en la historia, aunque no me importe que este nuevo es un poco diferente o que probablemente fuera creado artificialmente. Sin embargo, creo que lo peligroso es que estamos perdiendo los principios de una sociedad libre, lo que para nosotros nos conecta  con occidente.

PL – Entonces ¿esto es básicamente de lo que trata el libro?

VK – Si, este es el libro… está escrito por mis colegas en el instituto donde estamos ahora, todos lo vemos desde diferentes perspectivas, pero la manera de pensar es muy similar.

PL – ¿Usted encuentra sospechoso el nivel de coordinación global de los medios de comunicación y de la política gubernamental? Porque realmente estuvieron divulgando juntos el mismo mensaje, la misma narrativa. ¿Fue algo que usted esperaba o que encuentra extraño?

VK – Bueno, yo diferenciaría entre la coordinación de los medios de comunicación y la coordinación de los gobiernos. Yo nunca fui muy fan de las organizaciones internacionales, nunca, desde muy el principio he estado atacando a la Unión Europea y siempre consideré prácticamente irrelevante las Naciones Unidas. Estuve bromeando cuando fui primer ministro y, en ese momento, relativamente primer ministro poderoso frente a mi presidente del país, Václav Havel. Eso fue al comienzo de año del gobierno, la gente a nuestro alrededor nos dividía quién asistía a qué tipo de reuniones internacionales, estamos hablando de los años 90. Yo, sin prestar atención, dije “por favor ve a la reunión anual de las Naciones Unidas en Washington D.C.”, esto es algo totalmente más allá de mi interés y más allá de la relevancia significativa. Un tiempo ligeramente diferente se vuelve mucho más relevante ahora. Sin embargo, esto es un ejemplo de lo que considero importante en otro sentido para asistir, en el comienzo solo como invitados. Las cumbres de la Unión Europea fueron algo que consideré muy importante. Entonces siempre fui muy crítico de las organizaciones internacionales porque no se basan en intereses auténticos ni aspiraciones auténticas locales. Y un amigo mío, que mencioné al principio sobre nuestra discusión, discutimos esto ayer con él y dijo que toda la idea de globalización es, y él es un gran mesías del libre mercado que escribe más sofisticadamente matemáticas sobre la economía, y él dijo que la idea de globalización, que es una declaración radical, es la pérdida de la idea del derecho de propiedad bien definido. Esto es una declaración radical de que toda la idea de globalización y globalismo se basa en la idea de rechazar el concepto de derecho de propiedad porque los derechos de propiedad son más o menos eliminados, los derechos de propiedad adecuadamente definidos son más o menos eliminados en el mundo de globalismo y globalización. ¿No es una buena idea?

PL – Si, por supuesto. ¿Entonces algo llamado derecho de propiedad tiene mucho que ver también con límites?

VK – Esta es la definición de espacio, usted vive u ocupa el espacio donde usted decida, donde usted tiene derechos, por lo que en este aspecto yo respondo excelente, este es un punto que voy a usar, pero más o menos diría que yo discuto eso bajo una configuración diferente o bajo un título diferente. Pienso que siempre discutí esto, mientras rechazaba hablar sobre los derechos humanos, pero hablaba de los derechos de los ciudadanos. Esto es totalmente diferente porque no hay ciudadanos en el mundo entonces no podría tener derechos. En Suiza posee derechos porque es un mundo cerrado, entidad estrechamente definida, entidad políticamente definida, mientras que el mundo no es una entidad políticamente definida y los derechos son solo significativos en entidades política y económicamente definidas. Pero en el mundo sin una estructura políticamente definida, los derechos prácticamente no son realmente interesantes como lo vemos. Que todos los miembros de la ONU aceptaron la idea de los derechos humanos, ambos Arabia Saudita y Holanda, entonces…

PL – Quiero decir que es también un buen punto cuando se trata de libertad de expresión, el derecho de decir libremente lo que usted piensa y cuando usted mira todo el corona y toda la información en los medios de comunicación y en la escala global, ¿qué piensa acerca de la ausencia total de debate sobre las diferentes políticas de la pandemia? No hubo opiniones diferentes, fue básicamente una narrativa dominante.

VK – Hay una idea dominante, pero hay diferentes visiones, digamos que no muy claramente definido en los grandes periódicos, pero en el mundo de varios servidores de internet, que a veces son más poderosos que los periódicos locales, ya sabe, aún hay, al menos en mi país, aún hay debates. Quizás más que en Alemania, por ejemplo, pero la lucha existe aquí realmente.

PL – ¿Usted tiene diferentes opiniones en los medios masivos cuando se trata del corona?

VK – Yo diría que no mucho en los medios masivos, pero incluso en los principales diarios usted puede encontrar artículos. Yo tengo un artículo en un diario, digamos que tenemos cinco de ellos aproximadamente en periódicos impresos, ya sabe, los más importantes en todo el país digamos que cinco aproximadamente. Y yo diría que tengo al menos dos artículos serios por mes en todos ellos, lo que significa dos por mes, lo que significa veinte en un año. Usted puede imaginar que mis visiones son las mismas que le mostré a usted aquí hoy. Entonces todavía hay algún tipo de, yo no llamaría totalmente libre, pero un serio debate en este país.

PL – ¡Excelente! Que bueno escucharlo. Este debate por ejemplo está perdido, pienso que en Alemania.

VK – Esto está perdido en Alemania y no tanto en Suiza. Temo que no tengo tiempo, no tengo la oportunidad de seguir esas cosas, pero de vez en cuando sigo a un periódico de la prensa suiza y este es un periódico libre, libre diría.

PL – Ellos publican todas las opiniones diferentes, de izquierda, de derecha, ya sabe, es una gran publicación.

VK – Pero me temo que dicha publicación no existe en Alemania.

PL – Usted tiene algunos periódicos más pequeños que todavía duran, puedo mencionarle algunos liberales clásicos, pero no llegan a tantas personas como, por ejemplo, o no es un peso tan pesado como…

VK – Esto no es una corriente principal, pero es parte de los principales medios de comunicación en Suiza.

PL –Cuando miramos en la economía, digo hasta ahora, ¿qué piensa… cuánto daño ya se ha estado haciendo por los encierros? ¿cuánto más daño podemos esperar si esto continúa? Y no sabemos por cuánto tiempo, pueden ser unos pocos meses, puede ser un año.

VK – Primero, el daño es enorme y tiene repercusiones y consecuencias definitivas, que esa gente que no quiere escuchar trata de rechazar. Piensan que hay una caída económica y que va a crecer de nuevo, lo que es un total sinsentido. Esto es definitivamente no verdadero.

Segundo, una cosa es segunda ola, tercera ola, décima ola potencial de corona y nuevos encierros, pero pienso que esto es solo una parte de la historia porque hay un retraso, hay un desfasaje en el impacto económico, entonces pienso que esto no es el final de las consecuencias del primer encierro. Van a haber más consecuencias porque muchas firmas pueden sobrevivir por un tiempo, pero ahora usted ve los problemas que están reapareciendo, no vinculados a la segunda ola de corona, solo la continuación de la primera ola, esto es lo que vemos y percibimos. 

Como economista considero el presupuesto equilibrado como algo imprescindible e ineludible y algo que no puedo imaginar no tener. Estoy absolutamente impactado, y recuerdo que hemos estado esperando por el resultado del año. Llevó varios días ver los flujos de dinero que están en la estadística, estábamos esperando por los resultados y queríamos un presupuesto equilibrado, pero de todas formas el debate fue sobre billones de koruna checos. Ahora la pregunta es sobre cientos de billones, con lo que esto es un total desvanecimiento del pensamiento elemental que siempre se consideró necesario en toda la historia de la humanidad. A veces es negado, pero básicamente es algo aceptado que esto del presupuesto equilibrado es una idea racional. Ahora pienso que incluso esta idea se ha perdido.

PL – Entiendo entonces que lo más probable es que vayamos a ver una enorme crisis económica como resultado de estos impactos globales. Se han interrumpido cadenas de suministro, un gran grupo de compañías que están en el negocio agrícola, base alimenticia, ha sido interrumpido. Por lo tanto, pienso que estaremos viendo hambrunas, mayormente ahora en el tercer mundo. Entonces tenemos una escasez de bienes y servicios. Y tenemos inflación básicamente cuando se trata de impresión de dinero, opciones del gobierno, todo lo que significa…¿puede decir que el viejo mundo se puede estar eliminando progresivamente? ¿qué puede ser el reemplazo?

VK – El reemplazo del libre mercado es solo uno, y esto es una anarquía totalmente caótica o un tipo de economía planeada. O, para ponerlo en un término alemán, economía administrada de Walter Eucken. Esto es el famoso artículo de Walter Eucken en 1946, Una Economía Centralmente Administrada. Fue su descripción de Alemania y la era de Hitler, por eso no insisto en usar el término Economía Planeada. Pienso que el ícono debe ser Economía Centralmente Administrada, que es quizás más apropiado, por lo que definitivamente estamos yendo hacia ese mundo.

PL – Pero al mismo tiempo puede ser posible que vayamos a ver la Economía Centralmente Administrada, la mano pesada del gobierno en una escala diferente, quizás en una escala mayor que el estado nación, un sistema centralizado. Al mismo tiempo, usted también dijo que va a ser posible que usted pueda ver acciones descentralizadas, por lo que las personas están segregando municipios o, ya sabe, ciertos tipos de regiones de los funcionarios.

VK – Todo esto fue nuestra experiencia en comunismo, cuando hay una sociedad irracionalmente centralizada, ya comienza una actividad descentralizada. Esto es algo entendible, pero no pienso que la actividad descentralizada en un entorno de sociedad altamente centralizada con regulaciones de todo tipo, que la actividad descentralizada pueda tener resultados económicos positivos, eso es otra historia. No hay duda de que, en el mundo loco de la Unión Soviética, cuando ellos colectivizaron la agricultura y era imposible comprar alimentos básicos en la Unión Soviética por medio siglo. El hecho es que la planificación central simplemente no ayudó en este aspecto. El hecho de que hubiera alguna cooperativa agrícola local que fuera capaz de traer algún alimento a las ciudades principales, ya sabe, fue definitivamente una mejora para el bienestar de los ciudadanos soviéticos, pero esto no es el resultado del mercado. Esto no fue el juego entre fuerzas libres trayendo los productos más baratos a los consumidores. Ahora, eso fue una forma de escapar algunas reglas, pero si, probablemente ayudó a alguien, pero no fue resultado de la economía racional.

PL – Volviendo para atrás para terminar las cosas del coronavirus, usted escribió otro libro sobre la cuarentena, Karantena. ¿Si usted tuviera que resumirlo en unas pocas frases de qué se trata?

VK – Bueno, en efecto, el libro fue escrito prácticamente en las dos primeras semanas del coronavirus, de la primera cuarentena o como sea estos encierros en esos días. Fue la reflexión de los primeros sentimientos y fue publicado en un diario en nuestro servidor principal de internet. Comenté varios aspectos de la situación del corona, que pienso que no debe ser reescrito hoy, porque creo que expresamos nuestras visiones básicas, que no es la manera de cómo resolver eventualmente, inclusive, una pandemia peligrosa, entonces todavía pienso que es relevante y discute los efectos a largo plazo, los efectos secundarios. Definitivamente rechazamos discutir las cuestiones médicas como algo desconectado de cuestiones sociales, económicas y políticas. Siempre hay una compensación entre el número de personas enfermas o fallecidas y las consecuencias políticas, económicas y sociales. Esto no es una cosa u otra, siempre hay una compensación. Cuánto más de una cosa, menos de otra. Entonces lo más triste sería aceptar esa compensación como en cualquier otra actividad humana. Si discute en economía elemental, libros de microeconomía, la sociedad produce tanques, tanques de guerra o mantequilla, esto es el famoso susto para todos, todos saben lo mismo en este tema, y tenemos que mirar esto, tenemos que tratar de descubrir como la curva es positiva, como es la pendiente y eso, y discutir la compensación. Esto es uno de nuestros temas principales.

PL – Entonces muchos intelectuales diferentes trabajando en su propio campo, no ven las implicaciones cuando se trata de otro campo u otro tema. Mucha gente también está confundida, algunas personas creen que cuando llegue la vacuna todo estará bien ¿qué piensa sobre esa vacuna? ¿Sentimientos?

VK – No soy un experto en vacunas y no quiero insinuar que creo que, en el resto, la rápida aparición de una vacuna… Yo no estoy, inclusive, casi interesado en esos temas. Esto va más allá de mi campo de conocimiento, pero lo que es realmente peligroso es que en las vacunas modernas está incluido otro problema adicional, no solo pelear contra la posible enfermedad, sino que tenga efectos adversos que pueden ser tan malos como la enfermedad original, y este es el tema del día, porque algunos se entregan rápidamente a las vacunas pudiendo tener tales efectos secundarios trágicos, que hubiera sido mejor que no se utilizaran.

PL – La vacuna usualmente lleva cerca de diez años y luego después se le llama Gold Standard. ¿Cómo desarrollar una vacuna, asegurar que todo esté bien, ahora, que esta vez se habría hecho en unos pocos meses?

VK – Soy una persona afortunada porque soy suficientemente mayor como para no prestarme atención a mi personalmente. Lo bastante mayor para esperar que no tenga que darme más vacunas durante mi vida. Entonces tengo una respuesta fácil a eso. Siendo de tu edad, probablemente, lo miraría diferente. Todos tenemos diferente descuento comercial cuando se discute el futuro.

PL – Otro punto de interés porque es muy debatido es este pasaporte de inmunidad, identificación digital. ¿Tiene algo que decir cuando se trata sobre esto? ¿Usted cree que es probable?

VK – Me temo que hay muchas cosas locas en el mundo actual. Todo el debate sobre el calentamiento global vinculado al CO2, licencias o algo similar de que vuestras casas emiten CO2 o no, es parte de la misma historia, por lo que muy fácilmente puedo imaginar que tales documentos van a ser introducidos y controlados por varios gobiernos y autoridades. Por otro lado, pienso que en muchos países o en algunos países, aunque sea, los gobiernos no van a ser capaces de introducir esto. Me temo que otras autoridades incluyendo las empresas, van a introducir tal pasaporte corona para sus empleados, para su gente trabajando allí, sin los permisos constitucionales de hacer eso, por lo que algunas personas no podrían ser empleados sin eso. No por decreto del gobierno, sino por el demencial comportamiento de los líderes de la empresa en todo el mundo.

PL – Usted ha sido siempre un héroe de la libertad y también un gran luchador por el libre comercio, así fue como nos conocimos, entonces ¿tenemos, ya sabe… cuál es su definición de verdadero hombre de estado?

VK – Un verdadero hombre de estado es alguien que tiene sus propias opiniones, sus propios principios, que no está esperando el anuncio del periódico de la mañana siguiente, que no está esperando a que se abra el último dictamen ni resultados de encuestas, alguien que simplemente está yendo con algún mensaje, con algunas opiniones, con algunas ideas y alguien que intenta introducirlos en la realidad. Entonces este es el hombre de estado real. Los políticos están apuntando a otra cosa, los políticos maximizan su tiempo en la oficina. El hombre de estado está luchando por una causa, ellos no son rebeldes sin una causa.

PL – Bien, entonces ¿tenemos déficit cuando se trata de hombres de estado en estos días?

VK – Sí, y no. Sí es una respuesta común para mucha gente, pero recientemente he discutido con alguien de Eslovaquia que me dijo que ellos tienen «todos los problemas, ustedes todavía son un país afortunado, teniendo un presidente con una historia personal, y que nosotros en Eslovaquia tuvimos los dos últimos presidentes quiénes no tienen ningún sentido político, ninguna historia significativa, ellos simplemente aparecieron, ellos simplemente cayeron del cielo y ustedes todavía son un país afortunado». Hubbel, Klaus, Zeman como tres personas con sus historias. Esto es parte de la definición de hombre de estado. Y yo le contesté que es verdad, que temo que el próximo vaya a ser sin su historia, y le dije mira esto no es una cuestión de políticos sin historia, esto es cuestión de falta de historia o de relato, no solo de historia: de relato. Nuestra historia comienza en un momento crítico del país. Mi país fue construido cien años atrás cuando en 1918 había una ocupación alemana. En 1938 fue el tratado de Munich, y vino una ocupación alemana. Asumió un comunista en 1948. Ocurrió la ocupación soviética de Checoslovaquia en 1968 y sucedió la Revolución de Terciopelo en 1989. Todos estos momentos crearon relatos o crearon historias, por lo tanto, hicieron posible para la gente, o para los políticos eventualmente, con relatos humanos y con historias. En los últimos cien años de existencia de este país, de Checoslovaquia y posteriormente República Checa, nosotros ahora tenemos, posiblemente, una era visiblemente más larga sin un historiador. El tiempo promedio entre un evento histórico y otro fue de diez, quince, veinte años. Ahora son treinta y un años sin nada, lo que significa que no es cierto que no hay políticos con algunas opiniones más firmes. El problema es que no hay eventos históricos y temo que, sin algún tipo de shock económico, político, social real, entre otros, que haga añicos al país, no puede haber hombres de estado o políticos con su historia. Esto es, en mi opinión, un buen punto que tiene un significado.

PL – Ante el acontecimiento de este año, ¿usted qué hubiera hecho si hubiera estado en esa posición de nuevo, como primer ministro o presidente de…?

VK – Esto requiere un pensamiento completo que me rehúso a responder. Simplemente no estoy en esa posición. Yo no intento ser, no quiero exponer mis potenciales respuestas, yo diría que nunca permitiría llegar a esta posición donde tuviera que decidir ahora. Pienso que habría cambiado algo mucho más temprano y no hubiera permitido llegar a esta situación. Sé que está de moda que los periodistas hagan estas preguntas, pero siempre me niego a responderlas.

PL – Digo, pero cuándo miramos los medios de comunicación y el sistema de salud pública hoy, gritando por encierros, a través de un hombre de estado de verdad todavía ¿sería posible, por ejemplo, si miramos para atrás, veinte, treinta años atrás, quizás cincuenta años atrás, toda la presión que hay en los políticos, gente en el gobierno?

VK – Yo no soy de Suiza, no tengo el lujo de pensar acerca de que harían los políticos cincuenta años atrás. Nosotros estuvimos profundamente inmersos en la era comunista. Cincuenta años atrás vivimos la invasión soviética en Checoslovaquia, por lo que no puedo especular sobre lo que la gente y los políticos hubieran pensado acerca de nada.

PL – ¿Puede ayudarnos a describir el tipo de presiones a las que un político estaría con los medios de comunicación y el entorno de salud pública este año? Esta es el tipo de pregunta como…

VK – No entiendo

PL – Los medios de comunicación hoy en día y los trabajadores de la salud pública o los expertos en marzo gritaban lo que debía hacerse. Todos estos especialistas que solo ven su punto de vista, por lo que obtuvieron una gran exposición. La pregunta es si esto es algo nuevo o ya existía en el pasado.

VK – Pienso mi respuesta original fue correcta. Nosotros vivíamos en una sociedad totalmente carente de libertades, y no había un debate si los expertos podían dictar algo a los políticos. Esto es solo el resultado del mundo libre, y no de nuestra experiencia en el pasado, por lo que no puedo especular sobre nuestro pasado.

PL – Pero quizás podemos decir que en el siglo veinte vimos que el estado principalmente estaba controlando la información. Este año, digo, en las últimas décadas hemos estado viendo que las compañías big tech, Facebook, Twitter, redes sociales, estuvieron presionando básicamente propaganda política de una forma…, incluso censurando, ¿cómo debe manejarse toda esta fuerza abrumadora que se está desatando allí?

VK – En este aspecto, yo diría de ponerlo de nuevo en una perspectiva diferente, nosotros vivimos en una sociedad totalmente congelada y en una sociedad libre después por una década o quizás casi dos décadas. Vivimos en una sociedad libre, ahora estamos volviendo para atrás. Entonces esto es un péndulo, moviéndose de un lado a otro, por lo que me temo que hayamos estado introduciendo, no solo nosotros en este país, nosotros hemos estado introduciendo más y más reglas que son similares a nuestra experiencia en el pasado comunista. Esto es absolutamente claro. Los nombres son diferentes, los paraguas son diferentes, pero la esencia es más o menos la misma. Entonces treinta años atrás, en el momento de la caída del comunismo, nunca hubiéramos esperado que algo similar a lo que vemos ahora podía pasar, eso era totalmente inimaginable. Ahora vemos que estamos volviendo para atrás, y esa es la fuente de nuestra desilusión.

PL – ¿Tiene algún mensaje final, algún consejo final que puedas dar a los espectadores en esta etapa?

VK – Es necesario no olvidar la historia y luchar por la libertad. Eso es el resumen de mis opiniones.

PL – Muchas gracias presidente Klaus por esta entrevista


(*) Entrevista de Proyecto Planet Lockdown Film

https://www.youtube.com/watch?v=P4ZClI2vwtM

Traducción y edición: Agustina Rocca y Luis Anastasía

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.