ECONOMÍA

Por Nick Giambruno

Hace cuatro mil años, los gobernantes de la antigua Babilonia descubrieron una técnica para evitar las revueltas violentas.

En la antigüedad, la gente tendía a endeudarse irremediablemente con sus acreedores. Con el tiempo, se sublevaban y provocaban una inestabilidad que podía amenazar a todo el sistema gobernante.

Los gobernantes del mundo antiguo reconocieron esta dinámica.

Su solución fue promulgar la cancelación generalizada de la deuda, un perdón de la deuda.

Los perdones de deuda actuaban como una válvula de escape de la presión social cuando no había otras opciones.

La práctica se extendió en el mundo antiguo y se codificó en diferentes civilizaciones.

Por ejemplo, el Libro del Levítico reconoce los perdones de deuda como el final de un ciclo bíblico de 49 años, siete ciclos de siete años.

Creo que esta práctica ancestral volverá a aparecer pronto, ya que la deuda alcanza niveles insoportables en la actualidad.

De hecho, los perdones de deudas ya han comenzado… y las consecuencias de la inversión serán profundas.

Es importante señalar que los perdones de deuda no crean mágicamente nuevas riquezas. Simplemente la redistribuyen.
Los perdones de deuda son decretos gubernamentales que equivalen a una transferencia masiva de riqueza con grandes ganadores y perdedores.

La reciente condonación de préstamos estudiantiles del presidente Biden es la primera etapa de un moderno perdón de deudas de proporciones bíblicas.

No tiene precedentes. Una acción ejecutiva unilateral de esta envergadura nunca ha ocurrido durante una época de paz. Además, se supone que es el Congreso, y no el presidente, quien debe tomar decisiones de gasto de esta magnitud.

Se calcula que los costes inmediatos y diferidos de la condonación de los préstamos estudiantiles serán de al menos 590.000 millones de dólares.

El perdón de las deudas de préstamos estudiantiles por parte de Biden fue demasiado lejos incluso para el antiguo asesor económico jefe de Obama, Jason Furman, que lo describió como:

Echar aproximadamente medio billón de dólares de gasolina al fuego inflacionario que ya está ardiendo es una imprudencia“.

Aparte de los efectos inflacionarios -a los que me referiré en un momento- el perdón de los préstamos estudiantiles también sentó un precedente que creo que será imposible de revertir.

Considere cómo se sienten las personas que se comportaron con prudencia.

Estas personas tomaron diferentes trayectorias profesionales para evitar los préstamos estudiantiles, redujeron sus gastos para poder permitirse la universidad sin pedir préstamos, o pagaron su deuda estudiantil.

Probablemente estas personas se sientan ahora como unos tontos.

No sólo no obtienen ningún alivio de la deuda, sino que tendrán que pagar la factura de una manera u otra para compensar a aquellos a los que se les perdonaron los préstamos estudiantiles.

Imagino que estas personas estarán enfadadas, y probablemente tengan considerables deudas de coches, hipotecas y tarjetas de crédito, como muchos estadounidenses. Así que también querrán un alivio de la deuda… y apuesto a que lo conseguirán.

En medio de la subida de precios, la deuda de los consumidores se está disparando. Está en un máximo histórico de más de 16 billones de dólares, como se ve en el gráfico siguiente.

Con el aumento de los tipos de interés, el coste del servicio de esta deuda récord se está volviendo insoportable para muchos. Como resultado, muchos estadounidenses han alcanzado su máxima saturación de deuda y están llegando a un punto de ruptura financiera.

Como demostró Biden, basta el trazo de la pluma de un Presidente para borrar cientos de miles de millones de deuda. Creo que la presión política para hacer esto de nuevo será irresistible -especialmente antes de las elecciones- como forma de cortejar a los votantes.

El jubileo de los préstamos estudiantiles sentó un precedente.

No creo que pase mucho tiempo antes de que veamos un perdón general de tarjetas de crédito, un perdón general de préstamos para automóviles o un perdón general de hipotecas.

¿Cómo pagará el gobierno todos estos perdones generalizados?

Es improbable que puedan subir los impuestos lo suficiente como para pagarlos.

Tampoco tendría sentido emitir más deuda para cancelar otras deudas.

Eso deja la impresión de dinero como la única manera de financiar estas condonaciones. Así que mi opinión es que eso es lo que harán.

Por eso las próximas condonaciones de deuda echarán “gasolina al fuego inflacionario que ya está ardiendo”.

Pero no es sólo la deuda de los consumidores la que se ha vuelto insoportable. La gran cuestión es la deuda federal del gobierno estadounidense.

El gobierno federal estadounidense tiene la mayor deuda de la historia del mundo. Y sigue creciendo a un ritmo rápido e imparable.

En resumen, el gobierno de Estados Unidos se está acercando rápidamente al final del juego financiero.

He aquí por qué…

Hoy en día, la deuda federal de EE.UU. se ha vuelto parabólica y es de casi 31 billones de dólares.

Si usted ganara 1 dólar por segundo, tardaría más de 992.956 AÑOS en pagar la deuda federal de los Estados Unidos.

Y eso con la suposición poco realista de que dejaría de crecer.

La verdad es que la deuda seguirá acumulándose a menos que el Congreso tome algunas decisiones políticamente imposibles para recortar el gasto. Pero no cuenten con que eso ocurra. De hecho, están corriendo en la dirección opuesta ahora que han normalizado los déficits multimillonarios.

La cantidad de deuda es tan extrema que incluso un retorno de los tipos de interés a su media histórica significaría que el pago de los gastos por intereses de la deuda consumiría más de la mitad de los ingresos fiscales actuales. El gasto en intereses eclipsaría a la Seguridad Social y al gasto en defensa y se convertiría en la mayor partida del presupuesto federal.

En segundo lugar, con el aumento de los precios en máximos de 40 años, una vuelta a la media histórica de los tipos de interés no será suficiente para frenar la inflación, ni mucho menos. Es necesario un aumento drástico de los tipos de interés, tal vez hasta el 10% o más. Si eso ocurriera, significaría que el gobierno de EE.UU. está pagando más por el gasto de intereses de lo que ingresa por impuestos.

En resumen, la Reserva Federal está atrapada.

Elevar los tipos de interés lo suficiente como para frenar la inflación llevaría al gobierno estadounidense a la bancarrota.

En otras palabras, se acabó el juego. No tienen más remedio que “resetear” el sistema, que es lo que hacen los gobiernos cuando están atrapados.

¿Cómo van a resetear el sistema?

Nadie lo sabe con certeza. Pero yo apostaría a que un perdón de las deudas de proporciones bíblicas será una parte importante del mismo.

Entonces, ¿cómo repudiará el gobierno estadounidense su imposible carga de deuda federal?

Mi opinión es que no será explícito. Eso se parecería demasiado a un impago. Destruiría el papel de Estados Unidos como centro del sistema financiero mundial.

Si se le diera a elegir, no creo que el gobierno de EE.UU. eligiera la autodestrucción inmediata. Dado que el poder no se abandona voluntariamente, debemos suponer que decidirán implementar sigilosamente su perdón de la deuda federal a través de la inflación.

La inflación es una gran ventaja para los deudores. Les permite pedir prestado en dólares y devolverlo en monedas de diez centavos.

Y dado que el gobierno de Estados Unidos es el mayor deudor de la historia del mundo, es el mayor beneficiario de la inflación.

Por eso creo que el perdón de la deuda federal vendrá en forma de una ola masiva de inflación.

Esta es la conclusión.

El jubileo de la deuda que se avecina podría tener el efecto de borrar muchos billones de pasivos y crear una inflación antes insondable.

Eso podría desencadenar la mayor transferencia de riqueza de la historia.

Recuerden que la deuda no existe en el vacío. Es un pasivo para el prestatario y un activo para el prestamista.

Los que almacenan su riqueza en monedas del gobierno, los tenedores de bonos y los acreedores serán los grandes perdedores.

Los deudores y los propietarios de activos escasos no gravados serán los grandes ganadores.

Desde luego, no es un resultado justo.

Los ahorradores prudentes no deberían pagar los excesos de los deudores.

Pero las nociones de lo que es justo o no no impidieron el perdón de los préstamos estudiantiles de Biden, y ciertamente no lo harán en los próximos perdones que se establezcan.

Aunque eso será lamentable para muchas personas, simplemente no hay nada que se pueda hacer ahora.

Los niveles de deuda ya han alcanzado un punto de saturación, y el gobierno podría ver pronto las condonaciones como una opción políticamente atractiva. Por eso lo mejor es reconocer la realidad de este panorama general, y posicionarse en consecuencia.

Eso significa poseer activos escasos y valiosos que no sean simultáneamente responsabilidad de otros.

Fundamentalmente, esto excluye la moneda fiduciaria en las cuentas bancarias.

Recuerde, la moneda fiduciaria es el pasivo no respaldado de un gobierno en bancarrota.

Además, una vez que se deposita la moneda en un banco, ya no es suya. Técnica y legalmente, es propiedad del banco, y lo que uno posee en su lugar es un pasivo no garantizado del banco.

En una época de condonaciones en la que las deudas se borran, usted no querrá estar en el otro extremo de las responsabilidades no garantizadas de ningún tipo. Sospecho que todo podría caer pronto… y no será algo bonito para muchos.

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.