ECONOMÍA

Junto con las ciudades de 15 minutos, los créditos de carbono, los CBDC, los documentos de identidad digitales, la eliminación gradual de los hidrocarburos y la carne, los pasaportes de vacunas, un sistema de crédito social ESG y la guerra contra los agricultores, los VE son probablemente una parte integral del Gran Reseteo, el futuro distópico que la élite global ha imaginado para la humanidad. En realidad, el llamado Gran Reseteo es una forma de feudalismo de alta tecnología.

Por Nick Giambruno

25 heladeras.
 Ese es el consumo adicional de electricidad por hogar si el hogar medio estadounidense adoptara vehículos eléctricos (VE).
El congresista Thomas Massie -ingeniero eléctrico- reveló este dato mientras discutía con Pete Buttigieg, Secretario de Transporte, el plan del Presidente Biden para que el 50% de los coches vendidos en EE.UU. sean eléctricos en 2030.

En la mayoría de los lugares, la red actual y futura no podrá soportar el funcionamiento de 25 heladeras por hogar, ni de lejos. No hay más que ver California, donde la red ya se está colapsando con la carga existente.

Massie afirma, con razón en mi opinión, que la idea de una adopción generalizada de los vehículos eléctricos a corto plazo es una fantasía peligrosa basada en la ciencia política, no en la ingeniería. Sin embargo, los gobiernos, los medios de comunicación, el mundo académico, las grandes empresas y las celebridades pregonan una “transición” inminente a los vehículos eléctricos como si estuviera predestinada desde arriba.

Y no es así.

Están intentando fabricar tu consentimiento para una estafa de proporciones casi inimaginables. A continuación se exponen tres razones por las que algo siniestro está ocurriendo con el gran impulso de los VE. Pero antes, una aclaración necesaria.

Sin duda habrá oído hablar alguna vez del término “combustibles fósiles”. Cuando el ciudadano medio oye “combustibles fósiles”, piensa en una tecnología sucia que pertenece al siglo XIX. Muchos creen que queman dinosaurios muertos para propulsar sus coches.

También piensan que los “combustibles fósiles” destruirán el planeta en una década y que se agotarán pronto, a pesar de que, después del agua, el petróleo es el segundo líquido más abundante del planeta.

Ninguna de estas ridículas nociones es cierta, pero mucha gente las cree. El uso de términos propagandísticos como “combustibles fósiles” desempeña un papel importante.
Orwell tenía razón cuando dijo que corromper el lenguaje puede corromper los pensamientos de la gente.

Le sugiero que elimine “combustibles fósiles” de su vocabulario en favor de hidrocarburos, una palabra mucho mejor y más precisa. Un hidrocarburo es una molécula formada por átomos de carbono e hidrógeno. Estas moléculas son los componentes básicos de muchas sustancias diferentes, incluidas fuentes de energía como el carbón, el petróleo y el gas. Estas fuentes de energía han sido la columna vertebral de la economía mundial durante décadas, proporcionando energía para las industrias, el transporte y los hogares.

Pasemos ahora a las tres razones por las que los VE son, en el mejor de los casos, una gigantesca estafa y, posiblemente, algo mucho peor.


Razón nº 1: Los VE no son ecológicos


La premisa central de los VE es que ayudan a salvar el planeta del carbono porque utilizan electricidad en lugar de gas. Es asombroso que a tan pocos se les ocurra preguntarse: ¿qué genera la electricidad que alimenta los VE?

Los hidrocarburos generan más del 60% de la electricidad en Estados Unidos. Eso significa que hay muchas posibilidades de que el petróleo, el carbón o el gas estén detrás de la electricidad que alimenta un VE.

Es importante destacar que el carbono es un elemento esencial para la vida en este planeta. Es lo que exhalan los humanos y lo que necesitan las plantas para sobrevivir. Tras décadas de propaganda, la histeria maltusiana ha creado en la mente de muchas personas la retorcida percepción de que el carbono es una sustancia peligrosa que hay que reducir para salvar el planeta.

Vamos a entretenernos momentáneamente con esta premisa falsa y asumir que el carbono es malo.

Incluso siguiendo esta lógica, los vehículos eléctricos no reducen realmente las emisiones de carbono, sino que simplemente las reordenan.

Además, la extracción y el procesamiento de los materiales exóticos necesarios para fabricar los vehículos eléctricos no son suficientes.

Además, extraer y procesar los materiales exóticos necesarios para fabricar los VE requiere una enorme potencia en lugares remotos, que sólo pueden proporcionar los hidrocarburos.

Además, los VE requieren una enorme cantidad de elementos y metales raros -como el litio y el cobalto- que las empresas extraen en condiciones que ni de lejos podrían considerarse respetuosas con el medio ambiente.

Los analistas calculan que cada vehículo eléctrico requiere alrededor de un kilogramo de elementos de tierras raras. Extraer y procesar estos elementos raros produce una enorme cantidad de residuos tóxicos. Por eso se produce sobre todo en China, que no se preocupa mucho por el medio ambiente.

En resumen, la idea de que los vehículos eléctricos son ecológicos es ridícula.

Es simplemente la fina pátina de propaganda que los gobiernos necesitan como pretexto para justificar las astronómicas subvenciones que los contribuyentes conceden a los VE.

Razón nº 2: Los VE no pueden competir sin ayudas públicas

Durante muchos años, los gobiernos han subvencionado en gran medida los vehículos eléctricos a través de descuentos, exenciones de impuestos, préstamos, subvenciones, créditos fiscales y otros medios.

Según el Wall Street Journal, los contribuyentes estadounidenses subvencionarán los VE en al menos 393.000 millones de dólares en los próximos años, más que el PIB de Hong Kong.

Para ponerlo en perspectiva, si usted ganara 1 dólar por segundo 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año (unos 31 millones de dólares al año), tardaría más de 12.677 AÑOS en ganar 393.000 millones de dólares.

Y eso sin tener en cuenta las inmensas subvenciones y ayudas gubernamentales que se han producido en el pasado.

Además, los gobiernos imponen gravosas normativas e impuestos a los vehículos de gasolina para que los VE parezcan relativamente más atractivos. Incluso con este enorme apoyo gubernamental, los VE apenas pueden competir con los vehículos de gasolina.

Según J.D. Power, una empresa de investigación de consumidores, el VE medio sigue costando al menos un 21% más que el vehículo medio de gasolina. Sin ayudas públicas, el mercado de los vehículos eléctricos se evaporaría, ya que serían inasequibles para la gran mayoría de la población.

En otras palabras, el mercado de los VE es un gigantesco espejismo sostenido artificialmente por una amplia intervención gubernamental.

Cabe preguntarse por qué los gobiernos hacen todo lo posible por impulsar una estafa a todas luces antieconómica. Aunque no cabe duda de que son ladrones corruptos y simplemente estúpidos, también podría estar en juego algo más nefasto.


Razón nº 3: Los VE sirven para controlar


Los VE son máquinas de espiar. Recopilan una cantidad inimaginable de datos sobre usted, a los que los gobiernos pueden acceder fácilmente. Los analistas calculan que los coches generan unos 25 gigabytes de datos cada hora.

No hace falta mucha imaginación para imaginar cómo los gobiernos podrían integrar los vehículos eléctricos en una red de control de alta tecnología. La posibilidad de que los entrometidos -o algo peor- abusen de un sistema así es obvia.

Pensemos en esto.

Lo último que quiere cualquier gobierno es que ocurra un incidente como el de los camioneros canadienses que se rebelaron contra las vacunas obligatorias. Si los vehículos de los camioneros canadienses hubieran sido VE, el gobierno habría podido acabar con la resistencia mucho más fácilmente.

Esta es la conclusión.

La gente que realmente manda no quiere que el ciudadano medio tenga verdadera libertad de movimiento o acceso a fuentes de energía independientes. Quieren saberlo todo, mantenerte dependiente y tener la capacidad de controlarlo todo, igual que haría un granjero con su ganado. Piensan en ti en términos similares.

Por eso los vehículos de gasolina tienen que desaparecer y por eso intentan arrearnos hacia los VE.


Conclusión

En resumen, los VE no son ecológicos, no pueden competir con los coches de gasolina sin un enorme apoyo gubernamental y probablemente sean una pieza crucial de la emergente red de control de alta tecnología.

La solución es sencilla: eliminar todas las subvenciones y ayudas públicas y dejar que los VE compitan por sus propios méritos en un mercado totalmente libre. Pero es poco probable que eso ocurra.

En lugar de eso, lo prudente es esperar que presionen cada vez más en favor de los VE.
Si los vehículos eléctricos fueran simplemente símbolos de estatus subvencionados por el gobierno para liberales ricos que quieren señalar con virtudes cómo creen que están salvando el planeta, eso ya sería bastante malo.

Pero lo más probable es que el gran impulso de los vehículos eléctricos represente algo mucho peor. Junto con las ciudades de 15 minutos, los créditos de carbono, los CBDC, los documentos de identidad digitales, la eliminación gradual de los hidrocarburos y la carne, los pasaportes de vacunas, un sistema de crédito social ESG y la guerra contra los agricultores, los VE son probablemente una parte integral del Gran Reseteo, el futuro distópico que la élite global ha imaginado para la humanidad.

En realidad, el llamado Gran Reseteo es una forma de feudalismo de alta tecnología. Lamentablemente, la mayor parte de la humanidad no tiene ni idea de lo que se avecina.

Peor aún, muchos se han convertido en soldados de infantería involuntarios de esta agenda porque han sido confundidos haciéndoles creer que están salvando el planeta o actuando por el bien mayor.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.