*Inglaterra, Escocia, Suecia, Dinamarca y Finlandia ya han puesto en pausa el uso de este tipo de protocolos

* La declaración la firman médicos del Colegio Americano de Pediatras (ACPeds), la Asociación Americana de Médicos y Cirujanos (AAPS), Asociación Americana de Consejeros Cristianos (AACC), la Coalicion para los Valores Judíos, y la Asociación Médica Católica (AMC), entre otros

* Citando numerosos artículos científicos en apoyo a sus afirmaciones, la declaración interpela a grandes sociedades médicas norteamericanas que promueven este tipo de políticas sobre los niños y jóvenes, y les llama a “seguir la ciencia”

* La declaración llama a “detener inmediatamente la promoción de la afirmación social, los bloqueadores de la pubertad, las hormonas de sexo cruzado y las cirugías para los niños y adolescentes que experimentan angustia por su sexo biológico

CONTRARRELATO

“… nosotros, los abajo firmantes, hacemos un llamamiento a las organizaciones profesionales médicas de los Estados Unidos, incluyendo la Academia Americana de Pediatría, la Sociedad de Endocrinología, la Sociedad de Endocrinología Pediátrica, la Asociación Médica Americana, la Asociación Americana de Psicología, y la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente a que sigan la ciencia y a sus colegas profesionales europeos, y detengan inmediatamente la promoción de la afirmación social, los bloqueadores de la pubertad, las hormonas de sexo cruzado y las cirugías para los niños y adolescentes que experimentan angustia por su sexo biológico.  En su lugar, estas organizaciones deberían recomendar evaluaciones y terapias integrales dirigidas a identificar y tratar las comorbilidades psicológicas subyacentes y la neurodiversidad que a menudo predisponen y acompañan a la disforia de género”

Por Salvador Gómez

Hace un año justo esta revista dedicaba un número a las consecuencias de la promoción, por parte de la industria médica y quirúrgica y de diversos actores políticos globales, de prácticas de intervención hormonal y quirúrgica de cambio de sexo en niños y adolescentes. El tema viene siendo de discusión ardua desde visiones contrapuestas. En varias naciones europeas, a la luz de la investigación científica disponible, se ha decidido pausar este tipo de protocolos y políticas. El día 6 de junio de 2024 ha sido emitida un declaración que, desde Estados Unidos, se suma a lo hecho por los europeos. Esa declaración puede leerse en el original aquí. Al final del sitio web donde se ha publicado, hay un formulario para que puedan firmarla tanto miembros del personal médico o sanitario de cualquier país del mundo, como cualquier ciudadano preocupado. A continuación, una traducción completa de la misma.


Declaración de Doctores para Protección de los Niños (Doctors Protecting Children)

Como médicos, junto con enfermeras, psicoterapeutas y clínicos de salud conductual, otros profesionales de la salud, científicos, investigadores y profesionales de la salud pública y la política, tenemos serias preocupaciones sobre los efectos en la salud física y mental de los protocolos actuales promovidos para la atención de niños y adolescentes en los Estados Unidos que expresan malestar con su sexo biológico.

Afirmamos:

1. El sexo es un rasgo dimórfico e innato que se define en relación con el papel biológico de un organismo en la reproducción. En los seres humanos, la determinación primaria del sexo se produce en el momento de la fecundación y está dirigida por un complemento de genes determinantes del sexo en los cromosomas X e Y.  Esta firma genética está presente en cada célula somática nucleada del cuerpo y no se ve alterada por fármacos o intervenciones quirúrgicas.

2.  La consideración de estas diferencias innatas es fundamental para la práctica de una buena medicina y para el desarrollo de políticas públicas sólidas tanto para niños como para adultos.

3. La ideología de género, la visión de que el sexo (masculino y femenino) es inadecuado y que los seres humanos necesitan ser categorizados aún más, basándose en los pensamientos y sentimientos de un individuo descritos como “identidad de género” o “expresión de género”, no da cabida a la realidad de estas diferencias sexuales innatas. Esto conduce a la visión inexacta de que los niños pueden nacer en el cuerpo equivocado. La ideología de género pretende afirmar pensamientos, sentimientos y creencias, con bloqueadores de la pubertad, hormonas y cirugías que dañan los cuerpos sanos, en lugar de afirmar la realidad biológica.

4. La toma de decisiones médicas no debe basarse en los pensamientos y sentimientos de una persona, como en la “identidad de género” o la “expresión de género”, sino en el sexo biológico de una persona. La toma de decisiones médicas debe respetar la realidad biológica y la dignidad de la persona, abordando compasivamente a la persona en su totalidad.

Reconocemos:

1. La mayoría de los niños y adolescentes cuyos pensamientos y sentimientos no concuerdan con su sexo biológico resolverán esas incongruencias mentales después de experimentar el proceso normal de desarrollo de la pubertad.
El desistimiento [de una intención original de cambiar de sexo] es la norma sin afirmación, como documenta Zucker en su artículo “El mito de la persistencia”. (1)

Zucker, KJ. “El mito de la persistencia: Respuesta a “A critical commentary on follow-up studies and ‘desistance’ theories about transgender and gender nonconforming children” de Temple Newhook et al. International Journal of Transgenderism. 2018: 19(2), 231-245. Publicado en línea el 29 de mayo de 2018.http://doi.org/10.1080/15532739.2018.1468293 [1]

En la “muestra más grande hasta la fecha de chicos remitidos a la clínica por disforia de género”, hubo una tasa de desistimiento del 87,8%. (2)

Singh D, Bradley SJ y Zucker KJ. A Follow-Up Study of Boys With Gender Identity Disorder (Estudio de seguimiento de chicos con trastorno de identidad de género). Front Psychiatry. 2021;12:632784. doi: 10.3389/fpsyt.2021.632784

Las Guías de la Sociedad Endocrina (2017) a favor de la afirmación admiten: “…la incongruencia DG/género de una minoría de niños prepúberes parece persistir en la adolescencia.” (3)

Hembree, W., Cohen-Kettenis PT, Gooren L, et al. “Tratamiento endocrino de las personas con disforia de género/incongruencia de género: Una guía de práctica clínica de la Sociedad Endocrina” J Clin Endocrinol Metab. 2017; 102:1-35.

Un estudio longitudinal de la Universidad de Groningen en los Países Bajos siguió a 2772 adolescentes (reclutados en una clínica psiquiátrica) desde los 11 años hasta los 22 – 26 años. “En la adolescencia temprana, el 11% de los participantes informaron de falta de satisfacción de género. La prevalencia disminuyó con la edad y fue del 4% en el último seguimiento (alrededor de los 26 años).” Incluso en este grupo de estudio de pacientes psiquiátricos para los que no se abordaron intervenciones, sino que lo más probable es la “afirmación de género”, la no conformidad de género (esencialmente la no congruencia de género) disminuyó sustancialmente desde la adolescencia temprana hasta la edad adulta joven.(4)

Rawee P, Rosmalen JGM, Kalverdiijk L y Burke SM. “Development of gender non-contentedness during adolescence and early adulthood”. Archives of Sexual Behavior. 2024; https://doi.org/10.1007/s10508-024-02817-5

2. El consentimiento informado responsable no es posible a la luz de los limitadísimos estudios de seguimiento a largo plazo de las intervenciones y de la naturaleza inmadura, a menudo impulsiva, del cerebro adolescente. La corteza prefrontal del cerebro adolescente es inmadura y tiene una capacidad limitada para elaborar estrategias, resolver problemas y tomar decisiones cargadas de emociones que tienen consecuencias para toda la vida[2].

3. Las clínicas de modificación de los rasgos sexuales o de “afirmación del género” de Estados Unidos basan sus tratamientos en las “Normas de atención” desarrolladas por la Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero (WPATH). Sin embargo, la base de las directrices de la WPATH es manifiestamente defectuosa y los pacientes pediátricos pueden resultar perjudicados cuando se someten a esos protocolos.

* Los dos estudios holandeses en los que se basan las directrices de tratamiento documentadas en la versión 7 (SOC 7) de las directrices “Standards of Care” de la WPATH tenían graves defectos[3].

* Estos estudios demostraron que la aparición de características sexuales secundarias en adolescentes y adultos jóvenes podía modificarse mediante intervenciones hormonales y quirúrgicas, pero no lograron demostrar una mejora significativa a largo plazo del bienestar psicológico.

* Entre los problemas científicos de estos estudios también se incluyen la falta de un grupo de control, el pequeño tamaño de las muestras, la pérdida de un número significativo de pacientes durante el seguimiento y la eliminación de los pacientes que padecían una enfermedad mental importante.

* Es preocupante que los estudios holandeses no abordaran las complicaciones y los resultados adversos en la cohorte de adolescentes que se sometieron a la transición. Estas complicaciones incluyeron diabetes de nueva aparición, obesidad y una muerte[4].

4. Ahora hay suficientes investigaciones que demuestran el fracaso de los protocolos del WPATH, la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad de Endocrinología.

  • La Revisión Cass se publicó el 10 de abril de 2024 como una “revisión independiente de los servicios de identidad de género para niños y jóvenes”. Los siguientes puntos proceden del informe final de Cass:[5]
  • Encargado por el Servicio Nacional de Salud (NHS) de Inglaterra y presidido por la Dra. Hilary Cass, el informe de 388 páginas utilizó revisiones sistemáticas, investigación cualitativa y cuantitativa, así como grupos de discusión, mesas redondas y entrevistas con médicos y responsables políticos internacionales.
  • Como parte de la evaluación, se revisaron los estudios sobre transición social, bloqueadores de la pubertad y hormonas sexuales cruzadas.
  • Transición social
    • “La revisión sistemática no mostró pruebas claras de que la transición social en la infancia tenga algún resultado positivo o negativo para la salud mental, y pruebas relativamente débiles de algún efecto en la adolescencia.
    • Sin embargo, los que habían realizado la transición social a una edad más temprana y/o antes de ser atendidos en la clínica tenían más probabilidades de seguir una vía médica.
  • Bloquedores de la pubertad
    “La revisión sistemática realizada por la Universidad de York encontró múltiples estudios que demuestran que los bloqueantes de la pubertad ejercen su efecto previsto de supresión de la pubertad, y también que la densidad ósea se ve comprometida durante la supresión de la pubertad. Sin embargo, no se demostraron cambios en la disforia de género ni en la satisfacción corporal.[énfasis agregado]”
    No hubo pruebas suficientes/inconsistentes sobre los efectos de la supresión de la pubertad en el bienestar psicológico o psicosocial, el desarrollo cognitivo, el riesgo cardiometabólico o la fertilidad.
  • Además, dado que la gran mayoría de los jóvenes que comienzan con bloqueadores de la pubertad pasan de los bloqueadores de la pubertad a las hormonas masculinizantes/feminizantes, no hay pruebas de que los bloqueadores de la pubertad ganen tiempo para pensar, y existe cierta preocupación de que puedan cambiar la trayectoria del desarrollo psicosexual y de la identidad de género.
  • * Hormonas intersexuales
    • La Universidad de York llevó a cabo una revisión sistemática de los resultados de las hormonas masculinizantes/feminizantes”. Concluyeron: “Faltan investigaciones de alta calidad que evalúen los resultados de las intervenciones hormonales en adolescentes con disforia/incongruencia de género, y pocos estudios que realicen un seguimiento a largo plazo. No se pueden extraer conclusiones sobre el efecto en la disforia de género, la satisfacción corporal, la salud psicosocial, el desarrollo cognitivo o la fertilidad.”
    • “Sigue habiendo incertidumbre acerca de los resultados sobre la altura/crecimiento, la salud cardio-metabólica y ósea”.
  • La Revisión Cass afirmaba además: “Evaluar si está indicada una vía hormonal es un reto. A menudo se cita el diagnóstico formal de disforia de género como requisito previo para acceder al tratamiento hormonal. Sin embargo, no predice de forma fiable si ese joven tendrá una incongruencia de género de larga duración en el futuro, o si la intervención médica será la mejor opción para ellos.
  • Una revisión sistemática alemana de 2024 sobre la evidencia para el uso de bloqueadores de la pubertad (PB) y hormonas de sexo cruzado (CSH) en menores con disforia de género (DG) también encontró que “La evidencia disponible sobre el uso de PB y CSH en menores con DG es muy limitada y se basa sólo en unos pocos estudios con números pequeños, y estos estudios tienen una metodología y calidad problemáticas. También faltan estudios adecuados y significativos a largo plazo. La evidencia actual no sugiere que los síntomas de EG y la salud mental mejoren significativamente cuando se utilizan PB o CSH en menores con EG“[6].  

5. Existen graves riesgos a largo plazo asociados al uso de la transición social, los bloqueadores de la pubertad, las hormonas masculinizantes o feminizantes y las cirugías, y no es el menor de ellos la esterilidad potencial.

* Los jóvenes que se afirman socialmente son más propensos a progresar hacia el uso de bloqueadores de la pubertad y hormonas cruzadas (masculinizantes o feminizantes).
* “La transición social se asocia con la persistencia de la disforia de género a medida que el niño avanza hacia la adolescencia”[7].
* “La transición social de género de los niños prepúberes aumentará drásticamente la tasa de persistencia de la disforia de género en comparación con los estudios de seguimiento de niños con disforia de género que no recibieron este tipo de intervención psicosocial y, curiosamente, podría caracterizarse como iatrogénica”[8].
* Los bloqueantes de la pubertad alteran de forma permanente el desarrollo físico, cognitivo, emocional y social.
*Los efectos secundarios enumerados en el prospecto de Lupron incluyen labilidad emocional, empeoramiento de la enfermedad psicológica, baja densidad ósea, deterioro de la memoria y el raro efecto secundario de pseudotumor cerebri (inflamación cerebral)[9].
* Una coalición de médicos y organizaciones médicas de todo el mundo presentó una petición al Comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. solicitando que se tomaran medidas urgentes para eliminar el uso no indicado de agonistas de la GnRH (hormona del crecimiento) en niños[10].
* El uso de testosterona en las mujeres y de estrógenos en los hombres está asociado a peligrosos riesgos para la salud a lo largo de toda la vida, como enfermedades cardiovasculares, hipertensión, infartos de miocardio, coágulos sanguíneos, derrames cerebrales, diabetes y cáncer[xi],[12].

6. Un informe de Environmental Progress publicado el 4 de marzo de 2024, titulado “The WPATH Files” reveló “negligencia médica generalizada en niños y adultos vulnerables en la autoridad sanitaria transgénero mundial“[13].
* “Los Archivos WPATH revelan que la organización no cumple con los estándares de la medicina basada en la evidencia, y sus miembros discuten frecuentemente sobre improvisar tratamientos sobre la marcha.”
* “Los miembros son plenamente conscientes de que los niños y adolescentes no pueden comprender las consecuencias para toda la vida de la “atención de afirmación de género” y, en algunos casos debido a los escasos conocimientos sobre salud, tampoco sus padres.”
* Además, se animaba a “transicionar” a personas con problemas de desarrollo y enfermedades mentales, y los tratamientos eran a menudo improvisados.

7. En la actualidad, la investigación médica basada en pruebas demuestra que las intervenciones de “afirmación de género” sugeridas para los adolescentes con disforia de género son escasas o nulas. La “afirmación” social, los bloqueadores de la pubertad, las hormonas masculinizantes o feminizantes y las cirugías, por separado o en combinación, no parecen mejorar la salud mental a largo plazo de los adolescentes, incluido el riesgo de suicidio[14].

8. La psicoterapia para los problemas de salud mental subyacentes, como la depresión, la ansiedad y el autismo, así como los traumas emocionales o abusos previos, deberían ser la primera línea de tratamiento para estos niños vulnerables que experimentan malestar con su sexo biológico.

9. Inglaterra, Escocia, Suecia, Dinamarca y Finlandia han reconocido que las investigaciones científicas demuestran que las intervenciones sociales, hormonales y quirúrgicas no sólo no ayudan, sino que son perjudiciales. Por ello, estos países europeos han puesto en pausa los protocolos y, en su lugar, se centran en evaluar y tratar los problemas de salud mental subyacentes y precedentes.

10. Otras organizaciones médicas se están adhiriendo a la medicina basada en la evidencia documentada en el Informe Final de la Revisión Cass.

* La constitución del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra se actualizará para afirmar: “Definimos el sexo como sexo biológico”[15].

* La Sociedad Europea de Psiquiatría Infantil y Adolescente emitió un documento titulado “Declaración de la ESCAP sobre la atención a niños y adolescentes con disforia de género: una necesidad urgente de salvaguardar los estándares clínicos, científicos y éticos.”
*En este trabajo, afirmaban: “Los estándares de la medicina basada en la evidencia deben garantizar la mejor y más segura atención posible para cada individuo en este grupo altamente vulnerable de niños y adolescentes. Por ello, la ESCAP hace un llamamiento a los profesionales sanitarios para que no promuevan tratamientos experimentales e innecesariamente invasivos con efectos psicosociales no probados y, por tanto, se adhieran al principio “primum-nil-nocere” (primero, no hacer daño)“[16].

11. Los profesionales sanitarios de todo el mundo también están reconociendo la urgente necesidad de proteger a los niños de intervenciones perjudiciales de “afirmación del género”.
* En una carta al periódico británico The Guardian, dieciséis psicólogos, algunos de los cuales trabajaban en el Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género del Centro Tavistock, reconocieron el papel desempeñado por los psicólogos clínicos a la hora de colocar a los niños en una “vía médica irreversible que, en la mayoría de los casos, era inapropiada“[17].
* En Estados Unidos, un grupo de psiquiatras, médicos y otros profesionales de la salud escribieron una carta abierta a la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), en la que pedían a la APA que explicara por qué ignoraba de forma flagrante muchos avances científicos en la atención relacionada con el género y que considerara su responsabilidad de promover y proteger la seguridad y la salud mental y física de los pacientes[18].

12. A pesar de todas las pruebas anteriores de que los tratamientos de afirmación de género no sólo no son útiles, sino que son perjudiciales, y a pesar de que se sabe que el cerebro adolescente es inmaduro, las organizaciones médicas profesionales de Estados Unidos siguen promoviendo estas intervenciones. Además, afirman que la legislación para proteger a los niños de intervenciones perjudiciales es peligrosa, ya que interfiere con la atención médica necesaria para niños y adolescentes.

* La Asociación Americana de Psicología afirma que es la mayor asociación de psicólogos del mundo. La organización emitió una declaración política en febrero de 2024 en la que afirmaba: “La APA se opone a las prohibiciones estatales sobre la atención de afirmación de género, que son contrarias a los principios de la atención sanitaria basada en la evidencia, los derechos humanos y la justicia social“[19].
* La Endocrine Society respondió a la Cass Review reafirmando su postura. “Nos mantenemos firmes en nuestro apoyo a la atención sanitaria que reafirma el género…. El reciente informe de NHS England, el Informe Cass, no contiene ninguna investigación nueva que contradiga las recomendaciones realizadas en nuestra Guía de Práctica Clínica sobre la atención que afirma el género“[20].
* La Junta Directiva de la Academia Americana de Pediatría (AAP) en agosto de 2023, votó a favor de reafirmar su declaración de política de 2018 sobre la atención de afirmación de género. Decidieron autorizar una revisión sistemática, pero solo porque estaban preocupados “por las restricciones al acceso a la atención médica con prohibiciones sobre la atención de afirmación de género en más de 20 estados“[21].
* Cabe destacar que la Dra. Hilary Cass llamó la atención de la AAP por “aferrarse a una postura que múltiples revisiones sistemáticas han demostrado que está desfasada“[22].

En conclusión

Por lo tanto, dada la reciente investigación y las revelaciones del enfoque perjudicial defendido por WPATH y sus seguidores en los Estados Unidos, nosotros, los abajo firmantes, hacemos un llamamiento a las organizaciones profesionales médicas de los Estados Unidos, incluyendo la Academia Americana de Pediatría, la Sociedad de Endocrinología, la Sociedad de Endocrinología Pediátrica, la Asociación Médica Americana, la Asociación Americana de Psicología, y la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente para seguir la ciencia y sus colegas profesionales europeos y detener inmediatamente la promoción de la afirmación social, los bloqueadores de la pubertad, las hormonas de sexo cruzado y las cirugías para los niños y adolescentes que experimentan angustia por su sexo biológico.  En su lugar, estas organizaciones deberían recomendar evaluaciones y terapias integrales dirigidas a identificar y tratar las comorbilidades psicológicas subyacentes y la neurodiversidad que a menudo predisponen y acompañan a la disforia de género. También animamos a los médicos miembros de estas organizaciones profesionales a que se pongan en contacto con sus dirigentes y les insten a que se adhieran a la investigación basada en la evidencia disponible en la actualidad.

En los Estados Unidos de América, el 6 de junio de 2024, esta declaración fue redactada y firmada por el Colegio Americano de Pediatras y cofirmada por… (siguen firmas individuales e institucionales)

Referencias

[1] Rawee P, Rosmalen JGM, Kalverdiijk L and Burke SM. Development of gender non-contentedness during adolescence and early adulthood. Archives of Sexual Behavior.  2024;  https://doi.org/10.1007/s10508-024-02817-5

[2] Diekema DS. Adolescent brain development and medical decision-making.  Pediatrics. 2020; 146(s1): e20200818F

[3] deVries ALC, McGuire JK, Steensma TD, et al.  Young adult psychological outcome after puberty suppression and gender reassignment.  Pediatrics.  2014; 134(4):696-704. https://doi.org/10.1542/peds.2013-2958

deVries ALC, Steensma TD, et al.  Puberty suppression in adolescents with gender identity disorder:  a prospective follow-up study.  J Sex Med.  2011; 8(8):2276-83.  DOI: 10.1111/j.1743-6109.2010.01943.x

[4] Abbruzzese E, Levine SB, Mason JW.  The myth of ‘reliable research’ in pediatric gender. medicine:  A critical evaluation of the Dutch studies – and research that has followed.  J Sex & Marital Therapy.   2023; 48(6): 673-699.

[5] Cass H. The Cass Review. April 2024. https://cass.independent-review.uk/wp-content/uploads/2024/04/CassReview_Final.pdf

[6] This article is in German (author is Zepf) and the link is https://econtent.hogrefe.com/doi/10.1024/1422-4917/a000972

The National Library of Medicine has the summary in English

Zepf FD, Konig L, et al.  (Beyond NICE: Updated systematic review on the current evidence of using puberty blocking pharmacological agents and cross-sex-hormones in minors with gender dysphoria.)   Z Kinder Jugendpsychiatr Psychother.  2024; 52(3):167-187.   https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/38410090/

[7] Hembree, W., Cohen-Kettenis, et al., (2017) Endocrine treatment of gender-dysphoric/gender-incongruent persons: An Endocrine Society clinical practice guideline. J Clin Endocrinol Metab,102:1–35.

[8] Zucker, K.J. Debate: Different strokes for different folks. Child Adolesc Ment Health. 2020; 25(1): 36-37. https://doi.org/10.1111/camh.12330

[9] Lupron Depot Prescribing Information. https://www.lupron.com/pi.html

[10] Supplement to Citizen Petition from Nancy Stade et al.  Posted by the Food and Drug Administration on April 15, 2024.  https://www.regulations.gov/document/FDA-2023-P-3767-0654

[11] Endocrine Society Guidelines at Hembree, W., Cohen-Kettenis, et al., (2017) Endocrine treatment of gender-dysphoric/gender-incongruent persons: An Endocrine Society clinical practice guideline. J Clin Endocrinol Metab;102:1–35.

[12] Laidlaw M, Van Meter QL, Hruz PW, Van Mol A and Malone WJ. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 2019;104(3): 686–687. https://doi.org/10.1210/jc.2018-01925

[13] Hughes, M. The WPATH Files. Pseudoscientific surgical and hormonal experiments on children, adolescents, and vulnerable adults.  Environmental Progress. March 4, 2024. https://environmentalprogress.org/big-news/wpath-files

[14] American College of Pediatricians. Mental Health in Adolescents with Incongruence of Gender Identity and Biological Sex. Position Statement. Feb 2024. https://acpeds.org/position-statements/mental-health-in-adolescents-with-incongruence-of-gender-identity-and-biological-sex

[15] Zindulka K. Win for Reality:  UK’s National Health Service constitution to declare ‘sex is biological’.  Breitbart News. April 30, 2024. https://www.breitbart.com/europe/2024/04/30/win-for-reality-uks-national-health-service-constitution-to-declare-sex-is-biological/

[16] Radobuljac MD, Groselj U, et al.  ESCAP statement on the care for children and adolescents with gender dysphoria:  an urgent need for safeguarding clinical, scientific, and ethical standards.  European Child & Adol Psych.  2024. doi.org/10.1007/s00787-024-02440-8

[17] Letters to the Editor.  We are ashamed of the role psychology played in gender care. The Guardian. April 21, 2024. https://www.theguardian.com/theobserver/commentisfree/2024/apr/21/we-are-ashamed-of-role-psychology-played-gender-care-observer-letters

[18] An open letter to the American Psychiatric Association regarding the publication of gender-affirming psychiatric care.  Foundation Against Intolerance and Racism.  January 2024.  https://www.fairforall.org/open-letters/open-letter-apa/?fbclid=IwAR17__BG0RtNqbUVcivxTRkx0AmABT5t7o-8Vg_tYKydzKBBXJ6xgsEYbQ8

[19] APA policy statement on affirming evidence-based inclusive care for transgender, gender diverse, and nonbinary individuals, addressing misinformation and the role of psychological practice and science.  American Psychological Association February 2024.  https://www.apa.org/about/policy/transgender-nonbinary-inclusive-care.pdf

[20] Endocrine Society statement in support of gender-affirming care.  May 8, 2024. https://www.endocrine.org/news-and-advocacy/news-room/2024/statement-in-support-of-gender-affirming-care

[21] Wyckoff AS.  AAP reaffirms gender-affirming care policy, authorizes systematic review of evidence to guide update.  August 4, 2023. https://publications.aap.org/aapnews/news/25340/AAP-reaffirms-gender-affirming-care-policy?autologincheck=redirected

[22] Ghorayshi A. Hilary Cass says U.S. doctors are ‘out of date’ on youth gender medicine. The New York Times.  May 13, 2024.  https://www.nytimes.com/2024/05/13/health/hilary-cass-transgender-youth-puberty-blockers.html



Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.