FOLLETÍN > ENTREGA 27

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley 

LAS CRISIS INTERNACIONALES, 1905-1914

La década que va de la Entente Cordiale al estallido de la guerra fue testigo de una serie de crisis políticas que llevaron a Europa periódicamente al borde de la guerra y aceleraron el crecimiento del armamento, la histeria popular, el chovinismo nacionalista y la solidez de las alianzas hasta el punto de que un acontecimiento relativamente menor en 1914 sumió al mundo en una guerra de alcance e intensidad sin precedentes. Hubo nueve de estas crisis que deben ser mencionadas aquí. En orden cronológico son:

1905-1906   La Primera Crisis Marroquí y la Conferencia de Algeciras

1908   La crisis de Bosnia

1911   Agadir y la segunda crisis marroquí

1911   La Guerra Tripolitana

1912   La Primera Guerra de los Balcanes

1913   Segunda Guerra de los Balcanes

1913   La Crisis de Albania

1913   El asunto Liman von Sanders

1914   Sarajevo

La primera crisis marroquí surgió de la oposición alemana a los designios franceses sobre Marruecos. Esta oposición fue expresada por el propio Kaiser en un discurso en Tánger, después de que los franceses hubieran obtenido la aquiescencia italiana, británica y española mediante acuerdos secretos con cada uno de estos países. Estos acuerdos se basaban en la voluntad francesa de ceder Trípoli a Italia, Egipto a Gran Bretaña y la costa marroquí a España. Los alemanes insistieron en la celebración de una conferencia internacional con la esperanza de que su beligerancia desbaratara la Triple Entente y aislara a Francia. En cambio, cuando la conferencia ocurrió en Algeciras, cerca de Gibraltar, en 1906, Alemania se encontró con el único apoyo de Austria. La conferencia reiteró la integridad de Marruecos, pero estableció un banco estatal y una fuerza policial, ambos dominados por la influencia francesa. La crisis alcanzó un nivel muy alto, pero tanto en Francia como en Alemania los líderes del bloque más beligerante (Théophile Delcassé y Friedrich von Holstein) fueron destituidos en el momento crítico.

La crisis de bosnia de 1908 surgió de la revuelta de los Jóvenes Turcos de ese mismo año. Temerosa de que el nuevo gobierno otomano pudiera reforzar el imperio, Austria decidió no perder tiempo en anexionar Bosnia y Herzegovina, que estaba bajo ocupación militar austriaca desde el Congreso de Berlín (1878). Como la anexión cortaría permanentemente a Serbia del Mar Adriático, Aehrenthal, el ministro de Asuntos Exteriores austriaco, consultó con el protector de Serbia, Rusia. El ministro de Asuntos Exteriores del zar, Izvolski, estaba de acuerdo con el plan austriaco si Austria cedía al deseo de Izvolski de abrir el Estrecho a los buques de guerra rusos, en contra de lo acordado en el Congreso de Berlín. Aehrenthal aceptó, siempre y cuando Izvolski lograra obtener el consentimiento de las demás potencias. Mientras Izvolski se dirigía desde Alemania a Roma y París en un esfuerzo por obtener este consentimiento, Aehrenthal se anexionó repentinamente los dos distritos, dejando a Izvolski sin su programa del Estrecho (6 de octubre de 1908). Pronto quedó claro que no podría conseguir este programa. Casi al mismo tiempo, Austria obtuvo el consentimiento turco para su anexión de Bosnia. Se produjo una crisis bélica, avivada por la negativa de Serbia a aceptar la anexión y su disposición a precipitar una guerra general para impedirla. El peligro de dicha guerra se intensificó por el afán del grupo militar de Austria, dirigido por el Jefe del Estado Mayor Conrad von Hötzendorff, de zanjar la irritación serbia de una vez por todas. Una dura nota alemana a Rusia insistiendo en que abandonara su apoyo a Serbia y reconociera la anexión despejó el panorama, pues Izvolski cedió y Serbia le siguió, pero creó una situación psicológica muy mala para el futuro.

La segunda crisis marroquí surgió (julio de 1911) cuando los alemanes enviaron un cañonero, el Panther, a Agadir para obligar a los franceses a evacuar Fez, que habían ocupado, en violación del acuerdo de Algeciras, para reprimir los desórdenes autóctonos. La crisis se agudizó pero se calmó cuando los alemanes renunciaron a su oposición de los planes franceses en Marruecos a cambio de la cesión de territorio francés en la zona del Congo (4 de noviembre de 1911).

Tan pronto como Italia vio el éxito francés en Marruecos, se apoderó de la vecina Trípoli, lo que condujo a la guerra tripolitana entre Italia y Turquía (28 de septiembre de 1911). Todas las grandes potencias tenían acuerdos con Italia para no oponerse a su adquisición de Trípoli, pero desaprobaron sus métodos y se alarmaron en mayor o menor medida por su conquista de las islas del Dodecaneso en el Egeo y su bombardeo de los Dardanelos (abril de 1912).

Los Estados balcánicos decidieron aprovechar la debilidad de Turquía para expulsarla completamente de Europa. En consecuencia, Serbia, Bulgaria, Grecia y Montenegro atacaron a Turquía en la Primera Guerra de los Balcanes y tuvieron un éxito considerable (1912). La Triple Alianza se opuso al avance serbio hacia el Adriático y sugirió la creación de un nuevo estado en Albania para mantener a Serbia alejada del mar. Una breve crisis bélica se apagó cuando Rusia abandonó de nuevo las reivindicaciones territoriales serbias y Austria pudo obligar a Serbia y Montenegro a retirarse de Durazzo y Scutari. Por el Tratado de Londres (1913), Turquía renunció a la mayor parte de su territorio en Europa. Serbia, amargada por su fracaso en la obtención de la costa adriática, intentó encontrar una compensación en Macedonia a costa de las ganancias de Bulgaria frente a Turquía. Esto condujo a la Segunda Guerra de los Balcanes, en la que Serbia, Grecia, Rumanía y Turquía atacaron a Bulgaria. En los tratados de Bucarest y Constantinopla (agosto-septiembre de 1913), Bulgaria perdió la mayor parte de Macedonia en favor de Serbia y Grecia, gran parte de Dobruja en favor de Rumanía y partes de Tracia en favor de Turquía. Amargada por los eslavos y sus partidarios, Bulgaria se desvió rápidamente hacia la Triple Alianza.

Los ultimátums de Austria e Italia conjuntamente (octubre de 1913), obligaron a Serbia y a Grecia a evacuar Albania, e hicieron posible la organización de este país dentro de unas fronteras aceptables para la Conferencia de Embajadores de Londres. Este episodio apenas tuvo tiempo de convertirse en una crisis cuando fue eclipsado por el asunto Liman von Sanders. Liman von Sanders era el jefe de una misión militar alemana invitada al Imperio Otomano para reorganizar el ejército turco, una necesidad obvia en vista de su historial en las guerras de los Balcanes. Cuando se supo que Liman iba a ser comandante real del Primer Cuerpo de Ejército en Constantinopla y prácticamente jefe de Estado Mayor en Turquía, Rusia y Francia protestaron violentamente. La crisis se calmó en enero de 1914, cuando Liman renunció a su mando en Constantinopla para convertirse en inspector general del ejército turco.

La serie de crisis desde abril de 1911 hasta enero de 1914 había sido casi ininterrumpida. La primavera de 1914, por el contrario, fue un periodo de relativa paz y calma, al menos en apariencia. Pero las apariencias eran engañosas. Bajo la superficie, cada potencia trabajaba para consolidar su propia fuerza y sus vínculos con sus aliados, con el fin de asegurarse un mejor, o al menos un no peor, éxito en la siguiente crisis, que todos sabían que iba a llegar. Y así fue, con una brusquedad estremecedora, cuando el heredero del trono de los Habsburgo, el archiduque Francisco Fernando, fue asesinado por extremistas serbios en la ciudad bosnia de Sarajevo el 28 de junio de 1914. Siguió un mes terrible de miedo, indecisión e histeria antes de que se iniciara la Guerra Mundial con un ataque austriaco a Serbia el 28 de julio de 1914. Se han escrito volúmenes enteros sobre la crisis de julio de 1914, y no es de esperar que la historia pueda contarse en unos pocos párrafos. Los hechos en sí mismos son una madeja enmarañada, que los historiadores han desenredado ahora; pero más importante que los hechos, y considerablemente más difícil de entender, son las condiciones psicológicas que rodean estos hechos. La atmósfera de agotamiento nervioso después de diez años de crisis; el agotamiento físico de las noches de insomnio; los estados de ánimo alternados de orgullo patriótico y frío miedo; el sentimiento subyacente de horror de que el optimismo y el progreso del siglo XIX estuvieran conduciendo a tal desastre; los breves momentos de rabia impaciente contra el enemigo por haber iniciado todo el asunto; la nerviosa determinación de evitar la guerra si es posible, pero de no ser sorprendido cuando llegue y, si es posible, coger al adversario desprevenido; y, finalmente, la profunda convicción de que toda la experiencia era sólo una pesadilla y que en el último momento algún poder la detendría: estos fueron los sentimientos que surgieron de un lado a otro en las mentes de millones de europeos en esas cinco largas semanas de creciente tensión.

Una serie de fuerzas hicieron que las crisis del periodo anterior al estallido de la guerra fueran más peligrosas de lo que habrían sido una generación antes. Entre ellas debemos mencionar la influencia del ejército de masas, la influencia del sistema de alianzas, la influencia de la democracia, el esfuerzo por obtener fines diplomáticos mediante la intimidación, el estado de ánimo de desesperación entre los políticos y, por último, la creciente influencia del imperialismo.

La influencia del ejército de masas se analizará más ampliamente en el próximo capítulo. En resumen, el ejército de masas, en una época en la que las comunicaciones se realizaban generalmente por telégrafo y los desplazamientos por ferrocarril, era un elemento poco manejable que sólo se podía manejar de forma bastante rígida e inflexible. Tal y como lo elaboraron los alemanes, y lo utilizaron con tanto éxito en 1866 y en 1870, esta forma requería la creación, mucho antes de que comenzara la guerra, de planes detallados ejecutados en secuencia a partir de una señal original y organizados de tal manera que cada persona tuviera su papel fijo como una pieza en una gran e intrincada máquina. Tal como lo utilizaron los alemanes en las primeras guerras, ampliado por ellos y copiado por otros en el período anterior a 1914, cada soldado comenzaba a moverse desde su casa a una señal determinada. A medida que avanzaban, hora a hora y día a día, estos hombres reunían su equipo y se organizaban en grupos cada vez más grandes, al principio en pelotones, compañías y regimientos, luego en divisiones y ejércitos. A medida que se reunían, avanzaban siguiendo líneas de ataque estratégicas trazadas mucho antes y, con toda probabilidad, la convergencia en ejércitos no se produciría hasta que el avance hubiera penetrado profundamente en territorio enemigo. Tal y como se formuló en teoría, el ensamblaje final en una máquina de combate completa tendría lugar sólo un breve período antes de que toda la masa se lanzara sobre una fuerza enemiga, aún parcialmente ensamblada. El gran inconveniente de este plan de movilización era su inflexibilidad y su complejidad, siendo estas dos cualidades tan preponderantes que, una vez dada la señal original, era casi imposible detener el empuje hacia delante de todo el grupo en cualquier lugar antes de su impacto decisivo sobre las fuerzas enemigas en su propio país. Esto significaba que una orden de movilización era casi equivalente a una declaración de guerra; que ningún país podía permitir que su oponente diera la señal original mucho antes de dar la suya; y que las decisiones de los políticos estaban necesariamente subordinadas a las decisiones de los generales.

El sistema de alianzas empeoró esta situación de dos maneras. Por un lado, significaba que cada disputa local era potencialmente una guerra mundial, porque la señal de movilización dada en cualquier lugar de Europa pondría en marcha las máquinas de la guerra en todas partes. Por otro lado, fomentaba el extremismo, porque un país con aliados sería más audaz que un país sin aliados, y porque los aliados, a la larga, no actuaban para contenerse mutuamente, bien porque temían que un apoyo tibio a un aliado en su disputa llevara a un apoyo aún más frío de un aliado en la propia disputa más adelante, o bien porque una influencia restrictiva en una disputa anterior debilitaba tanto una alianza que era necesario dar un apoyo ilimitado en una disputa posterior para salvar la alianza para el futuro. No cabe duda de que Rusia prestó un apoyo excesivo a Serbia en una mala disputa en 1914 para compensar el hecho de que había defraudado a Serbia en las disputas albanesas de 1913; por otra parte, Alemania dio a Austria un mayor grado de apoyo en 1914, aunque sin simpatía por la cuestión en sí, para compensar la contención que Alemania había ejercido sobre Austria durante las guerras de los Balcanes.

La influencia de la democracia sirvió para aumentar la tensión de una crisis porque los políticos elegidos consideraron necesario complacer las motivaciones más irracionales y crasas del electorado para asegurarse una futura elección, y lo hicieron jugando con el odio y el miedo a los vecinos poderosos o con cuestiones tan tentadoras como la expansión territorial, el orgullo nacionalista, «un lugar bajo el sol», «salidas al mar» y otros beneficios reales o imaginarios. Al mismo tiempo, la prensa popular, para vender periódicos, jugaba con los mismos motivos y temas, excitando a sus pueblos, llevando a sus propios políticos a los extremos y alarmando a los estados vecinos hasta el punto de que se apresuraron a adoptar tipos de acción similares en nombre de la autodefensa. Además, la democracia hizo imposible examinar las disputas internacionales por sus méritos, sino que transformó cada pequeña discusión en un asunto de honor y prestigio nacional, de modo que ninguna disputa podía ser examinada por sus méritos o resuelta como un simple compromiso, porque un enfoque tan sensato sería inmediatamente aclamado por la oposición democrática como una pérdida de prestigio y un compromiso indecoroso de los principios morales exaltados.

El éxito de la política de «sangre e hierro» de Bismarck tendió a justificar el uso de la fuerza y la intimidación en los asuntos internacionales, y a distorsionar el papel de la diplomacia, de modo que el antiguo tipo de diplomacia empezó a desaparecer. En lugar de una discusión entre caballeros para encontrar una solución viable, la diplomacia se convirtió en un esfuerzo por mostrar al adversario lo fuerte que era uno para disuadirle de que se aprovechara de sus evidentes debilidades. La antigua definición de Metternich, según la cual «un diplomático era un hombre que nunca se permitía el placer de un triunfo», se perdió por completo, aunque no fue hasta después de 1930 cuando la diplomacia se convirtió en la práctica de sacar brillo a las propias armas en presencia del enemigo.

El ambiente de desesperación entre los políticos sirvió para agudizar las crisis internacionales en el periodo posterior a 1904. Esta desesperación procedía de la mayoría de los factores que ya hemos comentado, especialmente la presión del ejército de masas y la presión del electorado lector de periódicos. Pero se intensificó por una serie de otras influencias. Entre ellas estaba la creencia de que la guerra era inevitable. Cuando un político importante, como por ejemplo Poincare, decide que la guerra es inevitable, actúa como si lo fuera, y esto la hace inevitable. Otro tipo de desesperación estrechamente relacionada con ésta es el sentimiento de que la guerra ahora es preferible a la guerra después, ya que el tiempo está del lado del enemigo. Los franceses, soñando con la recuperación de Alsacia y Lorena, observaron el creciente poderío y población de Alemania y consideraron que la guerra sería mejor en 1914 que más tarde. Los alemanes, que soñaban con «un lugar bajo el sol» o temían un «cerco de la Entente», observaron el programa de rearme ruso y decidieron que tendrían más esperanzas de victoria en 1914 que en 1917, cuando ese programa de rearme estuviera terminado. Austria, como estado dinástico, tenía su propio tipo de desesperación basada en la creencia de que la agitación nacionalista de los eslavos la condenaba de todos modos si no hacía nada, y que sería mejor morir luchando que desintegrarse en paz.

Por último, la influencia del imperialismo sirvió para que las crisis de 1905-1914 fueran más agudas que las de un período anterior. Este es un tema que ha dado lugar a muchas controversias desde 1914 y que, en su forma más cruda, se ha presentado como la teoría de que la guerra era el resultado de las maquinaciones de los «banqueros internacionales» o de los comerciantes internacionales de armamento, o era un resultado inevitable del hecho de que el sistema económico capitalista europeo había alcanzado la madurez. Todas estas teorías serán examinadas en otro lugar donde se demostrará que son, en el peor de los casos, falsas, o, en el mejor, incompletas. Sin embargo, hay un hecho que parece indiscutible. Se trata del hecho de que la competencia económica internacional requería, en el período anterior a 1914, un apoyo político cada vez mayor. Los mineros de oro y diamantes británicos en Sudáfrica, los constructores de ferrocarriles alemanes en el Cercano Oriente, los mineros de estaño franceses en el suroeste del Pacífico, los buscadores de petróleo estadounidenses en México, los buscadores de petróleo británicos en el Cercano Oriente, incluso los comerciantes de carne de cerdo serbios en los dominios de los Habsburgo buscaban y esperaban obtener el apoyo político de sus gobiernos de origen. Es posible que las cosas siempre hayan sido así. Pero antes de 1914 el número de tales empresarios extranjeros era mayor que nunca, sus demandas más urgentes, sus propios políticos más atentos, con el resultado de que las relaciones internacionales se exasperaron.

En un ambiente como éste, Viena recibió la noticia del asesinato del heredero del trono de los Habsburgo el 28 de junio de 1914. Los austriacos estaban convencidos de la complicidad del gobierno serbio, aunque no tenían pruebas reales. Ahora sabemos que los altos funcionarios del gobierno serbio conocían el complot e hicieron poco por evitarlo. Esta falta de actividad no se debió al hecho de que Francisco Fernando fuera poco amigo de los eslavos dentro del Imperio de los Habsburgo, sino, por el contrario, al hecho de que estaba asociado a planes para apaciguar a estos eslavos mediante concesiones hacia la autonomía política dentro de los dominios de los Habsburgo e incluso había considerado un proyecto para cambiar la Monarquía Dual de Austria y Hungría en una Triple Monarquía de Austria, Hungría y Eslava. Este proyecto era temido por los serbios porque, al impedir la desintegración de Austria-Hungría, obligaría a posponer sus sueños de convertir a Serbia en la «Prusia de los Balcanes». El proyecto también era visto con desagrado por los húngaros, que no deseaban esa degradación asociada al cambio de ser uno de dos a ser uno de tres gobernantes conjuntos. Dentro del Gabinete de los Habsburgo había muchas dudas sobre qué medidas tomar con respecto a Serbia. Los húngaros se mostraban reacios a entrar en guerra por temor a que una victoria pudiera conducir a la anexión de más serbios, acentuando así el problema eslavo dentro del imperio y haciendo más probable el establecimiento de una Triple Monarquía. Finalmente, se tranquilizaron con la promesa de que no se anexionarían más eslavos y de que la propia Serbia, tras su derrota, se vería obligada a dejar de fomentar la agitación nacionalista eslava dentro del imperio y, en caso necesario, podría ser debilitada mediante la transferencia de parte de su territorio a Bulgaria. Sobre esta base irresponsable, Austria, habiendo recibido una promesa de apoyo de Alemania, envió un ultimátum de cuarenta y ocho horas a Belgrado. Este documento, entregado el 23 de julio, era de gran alcance. Obligaba a Serbia a suprimir las publicaciones, sociedades y enseñanzas antihabsburgo; a destituir de los cargos oficiales serbios a personas que serían nombradas posteriormente por Austria; a permitir que los funcionarios Habsburgo cooperaran con los serbios dentro de Serbia en la detención y el juicio de los implicados en el complot de Sarajevo; y a ofrecer explicaciones sobre diversas declaraciones antiaustriacas de funcionarios serbios.

Serbia, confiada en el apoyo ruso, contestó con una respuesta en parte favorable, en parte evasiva y, al menos, en un aspecto concreto (el uso de jueces austriacos en los tribunales serbios), negativa. Serbia se movilizó antes de dar su respuesta; Austria se movilizó contra ella tan pronto como la recibió y, el 28 de julio, declaró la guerra. El zar ruso, bajo una fuerte presión de sus generales, emitió, retractó, modificó y volvió a emitir una orden de movilización general. Dado que el calendario militar alemán para una guerra en dos frentes establecía que Francia debía ser derrotada antes de que se completara la movilización rusa, tanto Francia como Alemania ordenaron la movilización el 1 de agosto, y Alemania declaró la guerra a Rusia. Cuando los ejércitos alemanes empezaron a dirigirse hacia el oeste, Alemania declaró la guerra a Francia (3 de agosto) y a Bélgica (4 de agosto). Gran Bretaña no podía permitir que Francia fuera derrotada, y además estaba moralmente enredada por las conversaciones militares de 1906-1914 y por el acuerdo naval de 1912. Además, el desafío alemán en alta mar, en las actividades comerciales en todo el mundo y en las actividades coloniales en África no podía quedar sin respuesta. El 4 de agosto Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania, haciendo hincapié en la iniquidad de su ataque a Bélgica, aunque en la reunión del Gabinete del 29 de julio se había acordado que dicho ataque no obligaría legalmente a Gran Bretaña a entrar en guerra. Aunque esta cuestión se extendió entre el pueblo, y se produjeron interminables discusiones sobre la obligación de Gran Bretaña de defender la neutralidad belga en virtud del Tratado de 1839, los que tomaron la decisión vieron claramente que la verdadera razón de la guerra era que Gran Bretaña no podía permitir que Alemania derrotara a Francia.

Compartir