FOLLETÍN > ENTREGA 24

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley 

La resistencia de las masas urbanas a la explotación a través de organizaciones económicas o sociales se vio debilitada por las restricciones impuestas a las organizaciones obreras de todo tipo. Las restricciones generales a la prensa, a las asambleas, a la libertad de expresión y a la creación de sociedades «secretas» se aplicaron de forma bastante estricta contra todos los grupos y doblemente contra los grupos obreros. Hubo pequeñas agitaciones socialistas y obreras en los veinte años 1890-1910. Estas tuvieron un final violento en 1910 con la ejecución de doce personas por agitaciones anarquistas. El movimiento obrero no volvió a levantar cabeza hasta la crisis económica de 1919-1922. 

La política de bajos salarios del sistema industrial japonés se originó en el propio interés de los primeros capitalistas, pero llegó a justificarse con el argumento de que la única mercancía que Japón tenía que ofrecer al mundo, y la única sobre la que construiría un estatus de Gran Potencia, era su gran oferta de mano de obra barata. Los recursos minerales de Japón, incluyendo el carbón, el hierro o el petróleo, eran pobres tanto en calidad como en cantidad; de las materias primas textiles sólo tenía la seda, y carecía tanto de algodón como de lana. 

No disponía de recursos naturales importantes para los que hubiera demanda mundial, como el estaño de Malaya, el caucho de Indonesia o el cacao de África Occidental; no tenía ni la tierra ni el forraje para producir productos lácteos o animales como Argentina, Dinamarca, Nueva Zelanda o Australia. Los únicos recursos importantes de los que disponía y que podían utilizarse para proporcionar productos de exportación a cambio de carbón, hierro o petróleo importados eran la seda, los productos forestales y los productos del mar. Todos ellos requerían un gasto considerable de mano de obra, y estos productos sólo podían venderse en el extranjero si los precios se mantenían bajos manteniendo los salarios bajos. 

Dado que estos productos no generaban suficientes divisas para que Japón pudiera pagar las importaciones de carbón, hierro y petróleo que debe tener una gran potencia, tuvo que encontrar algún método para exportar su mano de obra y obtener una remuneración por ella. Esto condujo al crecimiento de las industrias manufactureras basadas en materias primas importadas y al desarrollo de actividades de servicios como la pesca y el transporte marítimo. En una fecha temprana, Japón comenzó a desarrollar un sistema industrial en el que se importaban materias primas como el carbón, el hierro forjado, el algodón en bruto o la lana, que se fabricaban en formas más caras y complejas, y se exportaban de nuevo por un precio más alto en forma de maquinaria o textiles acabados. Otros productos que se exportaban eran productos forestales como el té, las maderas talladas o la seda cruda, o productos de la mano de obra japonesa como sedas acabadas, pescado en conserva o servicios de transporte. 

Las decisiones políticas y económicas que condujeron a estos desarrollos y que explotaron a las masas rurales y urbanas de Japón fueron tomadas por la oligarquía Meiji y sus partidarios. El poder de decisión de esta oligarquía se concentraba en un grupo sorprendentemente pequeño de hombres, en total no más de una docena, y formado, principalmente, por los líderes de los cuatro clanes occidentales que habían liderado el movimiento contra el shogun en 1867. Estos líderes llegaron a formar un grupo formal, aunque extralegal, conocido como el Genro (o Consejo de Ancianos Estadistas). De este grupo escribió Robert Reischauer en 1938: «Son estos hombres los que han sido el verdadero poder detrás del Trono. Se ha convertido en costumbre pedir su opinión y, lo que es más importante, seguirla en todos los asuntos de gran importancia para el bienestar del Estado. Nunca se nombró a un primer ministro sin la recomendación de estos hombres, que llegaron a ser conocidos como Genro. Hasta 1922 ninguna legislación nacional importante, ningún tratado extranjero importante escapó a su examen y sanción antes de ser firmado por el Emperador. Estos hombres, en su tiempo, fueron los verdaderos gobernantes de Japón». 

La importancia de este grupo puede verse en el hecho de que el Genro sólo tenía ocho miembros, y sin embargo el cargo de primer ministro fue ocupado por un Genro desde 1885 hasta 1916, y el importante puesto de presidente del Consejo Privado fue ocupado por un Genro desde su creación en 1889 hasta 1922 (excepto los años 1890-1892, cuando el Conde Oki del clan Hizen lo ocupó por Okuma). Si enumeramos a los ocho Genro con tres de sus colaboradores cercanos, estaremos estableciendo el personal principal de la historia japonesa en el período cubierto por este capítulo. A esta lista podríamos añadir otros hechos significativos, como los orígenes sociales de estos hombres, las fechas de sus muertes y sus conexiones dominantes con las dos ramas de las fuerzas de defensa y con los dos mayores monopolios industriales japoneses. El significado de estas conexiones aparecerá en un momento. 

ORIGEN SOCIALNOMBRE (GENRO MARCADO *)FECHA DE MUERTEDOMINADOLIGADO A
Choshu*Ito *Yamagata *Inoue *Katsura1909 1922 1915 1913EjércitoMitsui
Satsuma*Oyama *Matsukata Kuroda Yamamoto1916 1924Marina
Hizen#Okuma1922Partido Progresista desde 1882Mitsubishi
TosaItagaki1920Partido Liberal desde 1881
Corte Noble*Saionji1940«Último de los Genro» (1924-1940)Sumitomo

La historia de Japón desde 1890 hasta 1940 es en gran medida un comentario sobre este cuadro. Hemos dicho que la Restauración Meiji de 1868 fue el resultado de una alianza de cuatro clanes occidentales y algunos nobles de la corte contra el shogunato y que esta alianza fue financiada por grupos comerciales dirigidos por Mitsui. Los líderes de este movimiento que seguían vivos después de 1890 pasaron a formar el Genro, los gobernantes reales pero no oficiales de Japón. A medida que pasaban los años y los Genro envejecían y morían, su poder se fue debilitando y surgieron dos aspirantes a sucederles: los militaristas y los partidos políticos. En esta lucha, los grupos sociales que estaban detrás de los partidos políticos eran tan diversos y estaban tan corrompidos que su éxito nunca estuvo en el ámbito de la política práctica. A pesar de este hecho, la lucha entre los militaristas y los partidos políticos parecía bastante igualada hasta 1935, no por ninguna fuerza o habilidad natural en las filas de estos últimos, sino simplemente porque Saionji, el «Último de los Genro» y el único no miembro del clan en ese selecto grupo, hizo todo lo posible por retrasar o evitar el casi inevitable triunfo de los militaristas. 

Todos los factores de esta lucha y los acontecimientos políticos de la historia japonesa que surgen de la interacción de estos factores se remontan a sus raíces en el Genro tal como existía antes de 1900. Los partidos políticos y Mitsubishi se construyeron como armas de Hizen-Tosa para combatir la dominación Choshu-Satsuma del nexo de poder organizado sobre la burocracia civil-militar aliada con Mitsui; la rivalidad entre el ejército y la marina (que apareció en 1912 y se agudizó después de 1931) tenía sus raíces en una antigua competencia entre Choshu y Satsuma dentro del Genro; mientras que la lucha civil-militarista se remontaba a la rivalidad personal entre Ito y Yamagata antes de 1900. Sin embargo, a pesar de estas fisuras y rivalidades, la oligarquía en su conjunto presentaba generalmente un frente unido contra grupos externos (como campesinos, trabajadores, intelectuales o cristianos) en el propio Japón o contra los no japoneses. 

De 1882 a 1898, Ito fue la figura dominante de la oligarquía Meiji y la más poderosa de Japón. Como ministro de la Casa Imperial, se le encomendó la tarea de redactar la constitución de 1889; como presidente del Consejo Privado, dirigió las deliberaciones de la asamblea que ratificó esta constitución; y como primer primer ministro del nuevo Japón, estableció las bases sobre las que funcionaría. En el proceso, afianzó la oligarquía de Sat-Cho tan firmemente en el poder que los partidarios de Tosa y Hizen comenzaron a agitarse contra el gobierno, tratando de obtener lo que consideraban su parte correspondiente de las ciruelas del cargo. 

Para crear una oposición al gobierno, organizaron los primeros partidos políticos reales, el Partido Liberal de Itagaki (1881) y el Partido Progresista de Okuma (1882). Estos partidos adoptaron ideologías liberales y populares de la Europa burguesa, pero, por lo general, éstas no se sostenían con sinceridad ni se entendían con claridad. El verdadero objetivo de estos dos grupos era convertirse en una molestia tan grande para la oligarquía imperante que pudieran obtener, como precio para relajar sus ataques, una parte del patrocinio de los cargos públicos y de los contratos gubernamentales. En consecuencia, los líderes de estos partidos, una y otra vez, vendieron a sus seguidores a cambio de estas concesiones, generalmente disolviendo sus partidos, para volver a crearlos en una fecha posterior cuando su descontento con la oligarquía imperante hubiera aumentado de nuevo. Como resultado, los partidos de la oposición desaparecían y reaparecían, y sus líderes entraban y salían de los cargos públicos de acuerdo con los caprichos de las ambiciones personales satisfechas o descontentas. 

Al igual que Mitsui se convirtió en el mayor monopolio industrial de Japón sobre la base de sus conexiones políticas con la oligarquía prevalente de Sat-Cho, Mitsubishi se convirtió en el segundo mayor monopolio de Japón sobre la base de sus conexiones políticas con los grupos de oposición de Tosa-Hizen. De hecho, Mitsubishi comenzó su carrera como la empresa comercial del clan Tosa, e Y. Iwasaki, que la había dirigido en esta última función, continuó dirigiéndola cuando se convirtió en Mitsubishi. Ambas empresas, y un puñado de otras organizaciones monopolísticas que surgieron posteriormente, dependían completamente de las conexiones políticas para obtener beneficios y crecer. 

La tarea de convertir a Japón en una potencia industrial moderna en una sola vida requería un enorme capital y mercados estables. En un país pobre como Japón, que entraba tarde en la era industrial, ambos requisitos podían obtenerse del gobierno, y de ninguna otra manera. Como resultado, las empresas se organizaron en unas pocas y grandes estructuras monopolísticas, y éstas (a pesar de su tamaño) nunca actuaron como poderes independientes, ni siquiera en asuntos económicos, sino que cooperaron de forma dócil con quienes controlaban los gastos y los contratos gubernamentales. Así, cooperaron con la oligarquía Meiji antes de 1922, con los líderes de los partidos políticos en 1922-1932 y con los militaristas después de 1932. En conjunto, estas organizaciones industriales y financieras monopolistas se conocían como zaibatsu. Había ocho organizaciones importantes de este tipo en el periodo posterior a la Primera Guerra Mundial, pero tres eran tan poderosas que dominaban a las otras cinco, así como a todo el sistema económico. Estas tres eran Mitsui, Mitsubishi y Sumitomo (controlada por los familiares de Saionji). Éstas competían entre sí de forma tibia, pero esa competencia era más política que económica, y siempre se mantenía dentro de las reglas de un sistema que todos aceptaban. 

En el período 1885-1901, durante el cual Ito fue primer ministro cuatro veces, Matsukata dos veces y Yamagata dos veces, se hizo evidente que la oligarquía no podía ser controlada por la Dieta o por los partidos políticos de Tosa-Hizen, sino que siempre podía gobernar Japón a través de su control del emperador, las fuerzas armadas y la burocracia civil. Esta victoria apenas se estableció antes de que apareciera una rivalidad entre Ito, apoyado por la burocracia civil, y Yamagata, apoyado por los servicios armados. Hacia 1900 Yamagata obtuvo una victoria decisiva sobre Ito y formó su segundo Gabinete (1898-1900), del que el grupo de Ito fue, por primera vez, completamente excluido. Durante esta administración, Yamagata amplió la franquicia de medio millón a un millón de votantes con el fin de obtener el apoyo de la ciudad para imponer impuestos a las tierras rurales para pagar la expansión militar. Mucho más importante que esto, estableció una ley según la cual los ministerios del ejército y la marina debían estar dirigidos por puestos del gabinete ocupados por generales y almirantes en activo del más alto rango. Esta ley hizo imposible el gobierno civil de Japón a partir de entonces porque ningún primer ministro o miembro del Gabinete podía ocupar los dos puestos de defensa a menos que hicieran concesiones a los servicios armados. 

En represalia por esta derrota, Ito se alió con el Partido Liberal de Itagaki (1900) y asumió el cargo de primer ministro por tercera vez (1900-1901). Pero tenía poca libertad de acción, ya que el ministro de guerra, de acuerdo con la nueva ley, era el hombre de Yamagata, Katsura, y el ministro de la marina era el almirante Yamamoto. 

En 1903 Yamagata obtuvo un rescripto imperial que obligaba a Ito a retirarse de la vida política activa al amparo del Consejo Privado. Ito así lo hizo, dejando el Partido Liberal y la dirección de las fuerzas civiles a su protegido, Saionji. Yamagata ya se había retirado entre bastidores, pero seguía dominando la vida política a través de su protegido, Katsura. 

En el periodo 1901-1913 se produjo una alternancia de gobiernos de Katsura y Saionji, en la que el primero controlaba claramente el gobierno, mientras que el segundo, a través del Partido Liberal, obtenía grandes e insignificantes victorias en las urnas. Tanto en 1908 como en 1912, el partido de Saionji obtuvo fáciles victorias en las elecciones generales celebradas mientras él estaba en el cargo, y en ambos casos Katsura le obligó a abandonar el cargo a pesar de su mayoría en la Dieta. 

En este momento, el uso despiadado que Katsura hizo del emperador y de los militaristas para aumentar el tamaño y el poder del ejército introdujo un nuevo factor en la vida política japonesa al provocar una ruptura con la armada. En 1912, cuando Saionji y Katsura habían dirigido dos gobiernos cada uno desde 1901, el primero se negó a aumentar el ejército en dos divisiones (para el servicio en Corea). Katsura destituyó inmediatamente al gobierno de Saionji haciendo dimitir al ministro de guerra. Cuando Saionji no pudo encontrar ningún general elegible dispuesto a servir, Katsura formó su tercer gabinete (1912-1913) y creó las nuevas divisiones. 

La marina, alienada por las tácticas políticas prepotentes del ejército, trató de mantener a Katsura fuera del cargo en 1912 negándose a proporcionar un almirante para que sirviera como ministro de la marina. Fueron derrotados cuando Katsura presentó un rescripto imperial del nuevo emperador Taisho (1912-1926) en el que se les ordenaba proporcionar un almirante. La marina tomó represalias al año siguiente formando una alianza con los liberales y otras fuerzas anti-Katsura, con el argumento de que su frecuente uso de la intervención imperial en favor de la más baja política partidista era un insulto a la exaltada santidad de la posición imperial. Por primera y única vez, en 1913, el Partido Liberal se negó a aceptar un rescripto imperial; Katsura tuvo que dimitir y se formó un nuevo gabinete, bajo el mando del almirante Yamamoto (1913-1914). Esta alianza de la marina, el clan Satsuma y el Partido Liberal enfureció tanto al clan Choshu que las alas militar y civil de ese grupo se unieron en una base anti-Satsuma. 

Compartir