FOLLETÍN > ENTREGA 20

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley

El único excedente en Asia era el de la mano de obra, y se hizo todo lo posible, poniendo más y más mano de obra en la tierra, para hacer más productiva la limitada cantidad de tierra. Uno de los resultados de esta inversión de mano de obra en la tierra en China puede verse en el hecho de que cerca de la mitad de la superficie agrícola china era de regadío, mientras que cerca de una cuarta parte estaba en terrazas. Otro resultado de este exceso de concentración de mano de obra en la tierra fue que dicha mano de obra estaba subempleada y semi-ocupada durante unas tres cuartas partes del año, estando plenamente ocupada sólo en las épocas de siembra y cosecha. De esta semilibertad de la población rural asiática surgió el esfuerzo más importante para complementar los ingresos de los campesinos a través de la artesanía rural. Antes de pasar a este punto crucial, debemos echar un vistazo al éxito relativo de los esfuerzos de China por lograr altos rendimientos unitarios en la agricultura. En Estados Unidos, hacia 1940, cada acre de trigo requería 1,2 días-hombre de trabajo al año; en China, un acre de trigo requería 26 días-hombre de trabajo. Las recompensas de estos gastos de trabajo eran muy diferentes. En China la producción de grano por cada hombre-año de trabajo era de 3.080 libras; en Estados Unidos la producción era de 44.000 libras por hombre-año de trabajo. Esta baja productividad de la mano de obra agrícola en China habría sido perfectamente aceptable si China hubiera logrado, en cambio, una alta producción por acre. Desgraciadamente, incluso en este objetivo alternativo, China sólo tuvo un éxito moderado, más exitoso que Estados Unidos, es cierto, pero mucho menos exitoso que los países europeos que aspiraban al mismo tipo de eficiencia agrícola (alto rendimiento por acre) que China. Esto puede verse en las siguientes cifras:

EN ARROZEN TRIGO
Estados Unidos47 celeminesEstados Unidos14 celemines
China67 celeminesChina16 celemines
Italia93 celeminesInglaterra32 celemines

Estas cifras indican el relativo fracaso de la agricultura china (y de otros países asiáticos) incluso en lo que respecta a sus propios objetivos. Este fracaso relativo no se debió a la falta de esfuerzo, sino a factores como (i) explotaciones demasiado pequeñas para un funcionamiento eficiente; (2) una presión demográfica excesiva que obligó a cultivar en suelos menos productivos y que extrajo del suelo más elementos nutritivos de los que se podían reemplazar, incluso mediante el uso al por mayor de desechos humanos como fertilizantes; (3) la falta de técnicas agrícolas científicas como la selección de semillas o la rotación de cultivos; y (4) el carácter errático de un clima monzónico en una tierra deforestada y semiderruida.
Debido a la productividad relativamente baja de la agricultura china (y de toda Asia), toda la población se encontraba cerca del margen de subsistencia y, a intervalos irregulares, se vio obligada a descender por debajo de ese margen hasta la hambruna generalizada. En China, la situación se vio aliviada en cierta medida por tres fuerzas. En primer lugar, las hambrunas irregulares que hemos mencionado, y los ataques algo más frecuentes de la enfermedad de la peste, mantuvieron a la población dentro de límites manejables. Estos dos sucesos irregulares redujeron la población en millones, tanto en China como en la India, cuando ocurrieron. Incluso en los años ordinarios, la tasa de mortalidad era elevada, alrededor de 30 por mil en China, frente a 25 en la India, 12,3 en Inglaterra u 8,7 en Australia. La mortalidad infantil (en el primer año de vida) era de unos 159 por mil en China, frente a los 240 de India, los 70 de Europa occidental y los 32 de Nueva Zelanda. Al nacer, se podía esperar que un bebé viviera menos de 27 años en India, menos de 35 años en China, unos 60 años en Inglaterra o Estados Unidos y unos 66 años en Nueva Zelanda (todas las cifras son de 1930). A pesar de esta «expectativa de muerte» en China, la población se mantenía en un nivel alto gracias a una tasa de natalidad de alrededor de 38 por cada mil habitantes, frente a 34 en la India, 18 en Estados Unidos o Australia y 15 en Inglaterra. El efecto desbordante que el uso de prácticas sanitarias o médicas modernas podría tener sobre las cifras de población de China puede deducirse del hecho de que aproximadamente tres cuartas partes de las muertes chinas se deben a causas que se pueden prevenir (por lo general, fácilmente) en Occidente.  Por ejemplo, una cuarta parte de las muertes se deben a enfermedades propagadas por los desechos humanos; alrededor del 10% provienen de enfermedades infantiles como la viruela, el sarampión, la difteria, la escarlatina y la tos ferina; alrededor del 15% surgen de la tuberculosis; y alrededor del 7% se producen en el parto.
La tasa de natalidad se mantenía, en la sociedad tradicional china, como consecuencia de un conjunto de ideas que suelen conocerse como «culto a los antepasados». Cada familia china tenía, como motivación más poderosa, la convicción de que la línea familiar debía continuar para tener descendientes que mantuvieran los santuarios familiares, para mantener las tumbas ancestrales y para mantener a los miembros vivos de la familia después de que sus años productivos hubieran terminado. El gasto de estos santuarios, tumbas y ancianos era una carga considerable para la familia china media y también una carga acumulativa, ya que la diligencia de las generaciones anteriores a menudo dejaba a la familia con santuarios y tumbas tan elaborados que el mantenimiento por sí solo suponía un gran gasto para las generaciones posteriores. Al mismo tiempo, el afán por tener hijos varones mantenía la tasa de natalidad alta y daba lugar a prácticas sociales tan indeseables, en la sociedad china tradicional, como el infanticidio, el abandono o la venta de la descendencia femenina. Otra consecuencia de estas ideas era que las familias más acomodadas de China tendían a tener más hijos que las familias pobres. Esto era exactamente lo contrario de lo que ocurría en la civilización occidental, donde el aumento de la escala económica daba lugar a la adquisición de una perspectiva de clase media que incluía la restricción de la descendencia familiar.
La presión de la población china sobre el nivel de subsistencia se vio aliviada en cierta medida por la emigración masiva de chinos en el periodo posterior a 1800. Este movimiento de salida se dirigió a las zonas menos pobladas de Manchuria, Mongolia y el suroeste de China, al extranjero, a América y Europa y, sobre todo, a las zonas tropicales del sureste de Asia (especialmente a Malaya e Indonesia). En estas zonas, la diligencia, la frugalidad y la astucia de los chinos les proporcionaron una buena vida y, en algunos casos, una riqueza considerable. Por lo general, actuaban como una clase media comercial que se interponía entre los campesinos nativos de Malasia o Indonesia y el grupo superior de blancos gobernantes. Este movimiento, que comenzó hace siglos, se aceleró de forma constante después de 1900 y dio lugar a reacciones desfavorables por parte de los residentes no chinos de estas zonas. Los malayos, siameses e indonesios, por ejemplo, llegaron a considerar a los chinos como económicamente opresivos y explotadores, mientras que los gobernantes blancos de estas zonas, especialmente en Australia y Nueva Zelanda, los consideraban con recelo por razones políticas y raciales. Entre las causas de este recelo político se encuentra el hecho de que los chinos emigrados seguían siendo leales a sus familias en el país de origen y a la propia patria, que generalmente se les excluía de la ciudadanía en las zonas a las que emigraban y que se les seguía considerando como ciudadanos por parte de los sucesivos gobiernos chinos. La lealtad de los chinos emigrados a sus familias en el país de origen se convirtió en una importante fuente de fuerza económica para estas familias y para la propia China, ya que los chinos emigrados enviaban grandes ahorros a sus familias.
Ya hemos mencionado el importante papel que desempeñaba la artesanía campesina en la sociedad china tradicional. Quizá no sea exagerado decir que la artesanía campesina fue el factor que permitió la continuidad de la forma tradicional de sociedad, no sólo en China sino en toda Asia. Esta sociedad se basaba en un sistema agrícola ineficaz en el que las pretensiones políticas, militares, legales y económicas de las clases altas drenaban del campesinado una proporción tan grande de su producción agrícola que el campesino se mantenía presionado hasta el nivel de subsistencia (y, en gran parte de China, por debajo de este nivel). Sólo mediante este proceso podía Asia mantener a sus grandes poblaciones urbanas y a su gran número de gobernantes, soldados, burócratas, comerciantes, sacerdotes y eruditos (ninguno de los cuales producía los alimentos, la ropa o la vivienda que consumían). En todos los países asiáticos los campesinos de la tierra estaban subempleados en las actividades agrícolas, debido al carácter estacional de su trabajo. Con el paso del tiempo surgió una solución a este problema socio-agrario: en su tiempo libre el campesinado se ocupaba de la artesanía y de otras actividades no agrícolas y luego vendía los productos de su trabajo a las ciudades a cambio de dinero para comprar artículos de primera necesidad. En términos reales, esto significaba que los productos agrícolas que pasaban del campesinado a las clases altas (y, en general, de las zonas rurales a las ciudades) eran sustituidos en parte por la artesanía, dejando una parte algo mayor de los productos agrícolas en manos de los campesinos. Fue este acuerdo el que hizo posible que el campesinado chino aumentara sus ingresos hasta el nivel de subsistencia.
La importancia de esta relación debería ser obvia. Si se destruyera, el campesino se enfrentaría a una cruel alternativa: o bien podía perecer cayendo por debajo del nivel de subsistencia, o bien podía recurrir a la violencia para reducir las demandas que las clases altas tenían sobre sus productos agrícolas. A la larga, todos los grupos de campesinos se vieron abocados a la segunda de estas alternativas. En consecuencia, en 1940 toda Asia estaba sumida en una profunda agitación política y social, porque una generación antes se había reducido la demanda de los productos de la artesanía campesina.
La destrucción de este sistema delicadamente equilibrado se produjo cuando empezaron a llegar a los países asiáticos productos baratos y mecanizados de fabricación occidental. Los productos autóctonos, como los textiles, los artículos de metal, el papel, las tallas de madera, la cerámica, los sombreros, las cestas y otros, tuvieron cada vez más dificultades para competir con las manufacturas occidentales en los mercados de sus propias ciudades. En consecuencia, al campesinado le resultaba cada vez más difícil trasladar las reivindicaciones legales y económicas que las clases altas urbanas tenían contra ellos de los productos agrícolas a los productos artesanales. Y, como consecuencia de ello, empezó a aumentar el porcentaje de sus productos agrícolas que les era arrebatado por las reivindicaciones de otras clases.
Esta destrucción del mercado local de la artesanía nativa podría haberse evitado si se hubieran impuesto elevados derechos de aduana a los productos industriales europeos. Pero un punto en el que las potencias europeas estaban de acuerdo era que no permitirían que los países «atrasados» excluyeran sus productos con aranceles. En la India, Indonesia y algunos de los estados menores del sudeste asiático esto se impidió porque las potencias europeas se hicieron cargo del gobierno de las zonas; en China, Egipto, Turquía, Persia y algunos estados malayos, las potencias europeas no se hicieron cargo más que del sistema financiero o del servicio de aduanas. Como resultado, países como China, Japón y Turquía tuvieron que firmar tratados para mantener sus aranceles en un 5 u 8 por ciento y permitir a los europeos controlar estos servicios. Sir Robert Hart fue el jefe de las aduanas chinas de 1863 a 1906, al igual que Sir Evelyn Baring (Lord Cromer) fue el jefe del sistema financiero egipcio de 1879 a 1907, y Sir Edgar Vincent (Lord D’Abernon) fue la figura principal del sistema financiero turco desde 1882 a 1897.

[Continuará]

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.