FOLLETÍN > ENTREGA 31

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley 

VI EL SISTEMA DE VERSALLES Y LA VUELTA A LA “NORMALIDAD”, 1919-1929

Los acuerdos de paz, 1919-1923

Seguridad, 1919-1935

Desarme, 1919-1935

Reparaciones, 1919-1932

Los acuerdos de paz, 1919-1923

La Primera Guerra Mundial terminó con decenas de tratados firmados en el periodo 1919-1923. De ellos, los cinco documentos principales fueron los cinco tratados de paz con las Potencias derrotadas, llamados así por los lugares del barrio de París donde se firmaron. Estos fueron:

Tratado de Versalles con Alemania, 28 de junio de 1919

Tratado de Saint-Germain con Austria, 10 de setiembre de 1919

Tratado de Neuilly con Bulgaria, 27 de noviembre de 1919

Tratado de Trianon con Hungría, 4 de junio de 1920

Tratado de Sevres con Turquía, 20 de agosto de 1920

El último de ellos, el Tratado de Sevres con Turquía, nunca fue ratificado y fue sustituido por un nuevo tratado, firmado en Lausana en 1923.

Los acuerdos de paz alcanzados en este periodo fueron objeto de una crítica vigorosa y detallada en las dos décadas de 1919 a 1939. Esta crítica fue tan ardiente por parte de los vencedores como de los vencidos. Aunque este ataque se dirigió en gran medida a los términos de los tratados, las verdaderas causas del ataque no residían en estos términos, que no eran ni injustos ni despiadados, eran mucho más indulgentes que cualquier acuerdo que hubiera podido surgir de una victoria alemana, y que creaban una nueva Europa que era, al menos políticamente, más justa que la Europa de 1914. Las causas del descontento con los acuerdos de 1919-1923 radican en los procedimientos utilizados para alcanzarlos, más que en los términos de los acuerdos en sí. Los pueblos de las naciones vencedoras habían hecho suya la propaganda de guerra sobre los derechos de las naciones pequeñas, la seguridad del mundo para la democracia y el fin de la política del poder y de la diplomacia secreta. Estos ideales se habían concretado en los Catorce Puntos de Wilson. Es discutible si las potencias derrotadas sentían el mismo entusiasmo por estos elevados ideales, pero se les había prometido, el 5 de noviembre de 1918, que los acuerdos de paz se negociarían y se basarían en los Catorce Puntos. Cuando quedó claro que los acuerdos iban a ser impuestos en lugar de negociados, que los Catorce Puntos se habían perdido en la confusión y que los términos de los acuerdos se habían alcanzado mediante un proceso de negociaciones secretas del que se había excluido a las naciones pequeñas y en el que la política de poder desempeñaba un papel mucho más importante que la seguridad de la democracia, se produjo una revulsión de sentimientos contra los tratados.

En Gran Bretaña y en Alemania se lanzaron andanadas de propaganda contra estos acuerdos hasta que, en 1929, la mayor parte del mundo occidental tenía sentimientos de culpa y vergüenza cada vez que pensaba en el Tratado de Versalles. Había una buena parte de sinceridad en estos sentimientos, especialmente en Inglaterra y en los Estados Unidos, pero también había una gran cantidad de falta de sinceridad detrás de ellos en todos los países. En Inglaterra, los mismos grupos, a menudo las mismas personas, que habían hecho la propaganda de la guerra y los acuerdos de paz, se quejaban con más fuerza de que estos últimos habían quedado muy por debajo de los ideales de los primeros, mientras que sus verdaderos objetivos eran utilizar la política del poder en beneficio de Gran Bretaña. Ciertamente, había motivos para la crítica y, con la misma certeza, los términos de los acuerdos de paz distaban mucho de ser perfectos; pero la crítica debería haberse dirigido más bien a la hipocresía y a la falta de realismo de los ideales de la propaganda de guerra y a la falta de honestidad de los principales negociadores al seguir fingiendo que estos ideales seguían vigentes mientras los violaban a diario, y los violaban necesariamente. Los acuerdos se hicieron claramente mediante negociaciones secretas, por parte de las Grandes Potencias exclusivamente, y por política de poder. Tenían que serlo. Jamás se podría haber llegado a un acuerdo sobre otras bases. El hecho de que los principales negociadores (al menos los angloamericanos) no admitieran esto es lamentable, pero detrás de su reticencia a admitirlo está el hecho aún más lamentable de que la falta de experiencia política y de educación política de los electorados estadounidenses e ingleses hacía peligroso que los negociadores admitieran los hechos de la vida en las relaciones políticas internacionales.

Está claro que los acuerdos de paz fueron realizados por una organización caótica y por un procedimiento fraudulento. Nada de esto fue deliberado. Más bien se debió a la debilidad y a la ignorancia, a que no se decidió, antes de hacer la paz, quién la haría, cómo se haría y en qué principios se basaría. La forma normal de hacer la paz después de una guerra en la que los vencedores forman una coalición sería que los vencedores celebraran una conferencia, acordaran los términos que esperan obtener de los vencidos, y luego celebraran un congreso con estos últimos para imponer estos términos, con o sin discusión y compromiso. En octubre y noviembre de 1918 se asumió tácitamente que se iba a utilizar este método para terminar la guerra existente. Pero este método congresual no pudo ser utilizado en 1919 por varias razones. Los miembros de la coalición victoriosa eran tan numerosos (treinta y dos potencias aliadas y asociadas) que sólo habrían podido ponerse de acuerdo sobre los términos lentamente y después de una considerable organización preliminar. Esta organización preliminar nunca se produjo, en gran medida porque el presidente Wilson estaba demasiado ocupado para participar en el proceso, no estaba dispuesto a delegar ninguna autoridad real en otros y, con unas ideas relativamente pocas e intensamente arraigadas (como la Liga de Naciones, la democracia y la autodeterminación), no tenía gusto por los detalles de la organización. Wilson estaba convencido de que si conseguía que se aceptara la Liga de Naciones, cualquier detalle indeseable en los términos de los tratados podría remediarse posteriormente a través de la Liga. Lloyd George y Clemenceau hicieron uso de esta convicción para obtener numerosas disposiciones en los términos que eran indeseables para Wilson pero muy deseables para ellos.

También faltaba el tiempo necesario para una conferencia preliminar o una planificación previa. Lloyd George quería llevar a cabo su promesa de campaña de desmovilización inmediata, y Wilson quería volver a sus obligaciones como Presidente de los Estados Unidos. Además, si los términos se hubieran redactado en una conferencia preliminar, habrían sido el resultado de compromisos entre las numerosas potencias implicadas, y estos compromisos se habrían roto en cuanto se hubiera intentado negociar con los alemanes más adelante. Dado que se había prometido a los alemanes el derecho a negociar, quedó claro que los términos no podían ser objeto de un compromiso público en una conferencia preliminar completa. Desgraciadamente, cuando las Grandes Potencias vencedoras se dieron cuenta de todo esto y decidieron establecer las condiciones mediante negociaciones secretas entre ellas, ya se habían enviado invitaciones a todas las Potencias vencedoras para que acudieran a una Conferencia Interaliada para establecer las condiciones preliminares. Como solución a esta embarazosa situación, la paz se hizo en dos niveles. En un nivel, con toda la publicidad, la Conferencia Interaliada se convirtió en la Conferencia Plenaria de Paz y, con considerable fanfarria, no hizo nada. En el otro nivel, las Grandes Potencias elaboraron sus condiciones de paz en secreto y, cuando estuvieron listas, las impusieron simultáneamente a la conferencia y a los alemanes. Esto no estaba previsto. De hecho, no estaba claro para nadie lo que se estaba haciendo. Hasta el 22 de febrero, Balfour, el secretario de asuntos exteriores británico, seguía creyendo que estaban trabajando en “términos de paz preliminares”, y los alemanes creían lo mismo el 15 de abril.

Mientras las Grandes Potencias negociaban en secreto, la conferencia en pleno se reunió varias veces bajo rígidas reglas destinadas a impedir la acción. Estas sesiones estaban gobernadas por la mano de hierro de Clemenceau, que escuchaba las mociones que quería, atascaba las que deseaba y respondía a las protestas con amenazas rotundas de hacer la paz sin consultar en absoluto a las Potencias Menores y con oscuras referencias a los millones de hombres que las Grandes Potencias tenían en armas. El 14 de febrero se entregó a la conferencia el proyecto del Pacto de la Liga de Naciones, y el 9 de abril el proyecto de la Oficina Internacional del Trabajo; ambos fueron aceptados el 28 de abril. El 6 de mayo llegó el texto del Tratado de Versalles, sólo un día antes de que fuera entregado a los alemanes; a finales de mayo llegó el proyecto del Tratado de Saint-Germain con Austria.

Mientras este fútil espectáculo se desarrollaba en público, las Grandes Potencias hacían la paz en secreto. Sus reuniones eran muy informales. Cuando los jefes militares estaban presentes, las reuniones se denominaban Consejo Supremo de Guerra; cuando los jefes militares estaban ausentes (como solían estarlo después del 12 de enero), el grupo se denominaba Consejo Supremo o Consejo de los Diez. Estaba formado por el jefe de gobierno y el ministro de asuntos exteriores de cada una de las cinco grandes potencias (Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia, Italia y Japón). Este grupo se reunió cuarenta y seis veces desde el 12 de enero hasta el 24 de marzo de 1919. Funcionó de manera muy ineficaz. A mediados de marzo, debido a que una aguda disputa sobre la frontera germano-polaca se filtró a la prensa, el Consejo de los Diez se redujo a un Consejo de los Cuatro (Lloyd George, Wilson, Clemenceau, Orlando). Estos cuatro, con la frecuente ausencia de Orlando, celebraron más de doscientas reuniones en un periodo de trece semanas (del 27 de marzo al 28 de junio). Dieron forma al Tratado de Versalles en tres semanas y realizaron los trabajos preliminares del tratado con Austria.

Cuando se firmó el tratado con Alemania, el 28 de junio de 1919, los jefes de gobierno abandonaron París y el Consejo de los Diez terminó. También lo hizo la Conferencia Plenaria. Los cinco ministros de Asuntos Exteriores (Balfour, Lansing, Pichon, Tittoni y Makino) quedaron en París como Consejo de Jefes de Delegación, con plenos poderes para completar los acuerdos de paz. Este grupo finalizó los tratados con Austria y Bulgaria y los hizo firmar. Se disolvieron el 10 de enero de 1920, dejando un comité ejecutivo, la Conferencia de Embajadores. Ésta estaba formada por los embajadores de las cuatro grandes potencias en París más un representante francés. Este grupo celebró doscientas reuniones en los tres años siguientes y siguió reuniéndose hasta 1931. Supervisó la ejecución de los tres tratados de paz ya firmados, negoció el tratado de paz con Hungría y llevó a cabo numerosos actos puramente políticos que no tenían base convencional, como el trazado de la frontera con Albania en noviembre de 1921. En general, en la década posterior a la Conferencia de Paz, la Conferencia de Embajadores fue la organización mediante la cual las Grandes Potencias gobernaron Europa. Actuaba con poder, rapidez y secretismo en todos los asuntos que se le delegaban. Cuando surgían cuestiones demasiado importantes para ser tratadas de este modo, el Consejo Supremo se reunía ocasionalmente. Esto se hizo unas veinticinco veces en los tres años 1920-1922, generalmente en relación con las reparaciones, la reconstrucción económica y los problemas políticos agudos. Las reuniones más importantes del Consejo Supremo se celebraron en París, Londres, San Remo, Boulogne y Spa en 1920; en París y Londres en 1921; y en París, Génova, La Haya y Londres en 1922. Gran Bretaña puso fin a esta valiosa práctica en 1923 en protesta por la determinación francesa de utilizar la fuerza para obligar a Alemania a cumplir las cláusulas de reparación del tratado de paz.

En todas estas reuniones, al igual que en la propia Conferencia de Paz, los líderes políticos estuvieron asistidos por grupos de expertos y personas interesadas, a veces autodesignadas. Muchos de estos “expertos” eran miembros o asociados de la fraternidad bancaria internacional. En la Conferencia de Paz de París, los expertos se contaban por miles y la mayoría de los países los organizaron en plantillas oficiales, incluso antes de que terminara la guerra. Estos expertos eran de la mayor importancia. En París se constituyeron en comités y se les encomendó un problema tras otro, especialmente los problemas de fronteras, normalmente sin ninguna indicación sobre los principios que debían guiar sus decisiones. La importancia de estos comités de expertos puede verse en el hecho de que en todos los casos, excepto uno, en que un comité de expertos presentó un informe unánime, el Consejo Supremo aceptó su recomendación y la incorporó al tratado. En los casos en que el informe no fue unánime, el problema se volvió a presentar a los expertos para que lo examinaran de nuevo. El único caso en el que no se aceptó un informe unánime fue el del Corredor Polaco, la misma cuestión que había obligado a reducir el Consejo Supremo al Consejo de los Cuatro en 1919 y la que condujo a la Segunda Guerra Mundial veinte años después. En este caso, los expertos fueron mucho más duros con Alemania que la decisión final de los políticos.

El tratado con Alemania fue redactado por el Consejo de los Cuatro, que reunió los informes de los distintos comités, encajó las partes y resolvió los distintos desacuerdos. Los principales desacuerdos se referían a la cuantía y la naturaleza de las reparaciones alemanas, la naturaleza del desarme alemán, la naturaleza de la Liga de Naciones y los acuerdos territoriales en seis áreas específicas: el corredor polaco, la Alta Silesia, el Sarre, Fiume, Renania y Shantung. Cuando la disputa sobre Fiume llegó a su punto álgido, Wilson apeló al pueblo italiano por encima de la delegación italiana en París, en la creencia de que el pueblo era menos nacionalista y más favorable a sus principios idealistas que su delegación, más bien dura. Este llamamiento fue un fracaso, pero la delegación italiana abandonó la conferencia y regresó a Roma en protesta por la actuación de Wilson. Así pues, los italianos se ausentaron de París en el momento en que se repartieron los territorios coloniales alemanes y, en consecuencia, no obtuvieron ninguna colonia. De este modo, Italia no consiguió obtener una compensación en África por las ganancias francesas y británicas de territorio en ese continente, como se había prometido en el Tratado de Londres de 1915. Esta decepción fue aducida por Mussolini como una de las principales justificaciones para el ataque italiano a Etiopía en 1935.

El Tratado de Versalles fue presentado a la Conferencia Plenaria el 6 de mayo de 1919 y a la delegación alemana al día siguiente. La conferencia debía aceptarlo sin comentarios, pero el general Foch, comandante en jefe de los ejércitos franceses y de las fuerzas de la Entente en la guerra, atacó duramente el tratado en lo que respecta a sus disposiciones de aplicación. Estas disposiciones daban poco más que la ocupación de Renania y de tres cabezas de puente en la orilla derecha del Rin, tal como ya existían bajo el Armisticio del 11 de noviembre de 1918. Según el tratado, estas zonas debían ser ocupadas de cinco a quince años para hacer cumplir un tratado cuyas disposiciones sustantivas exigían que Alemania pagara reparaciones durante al menos una generación y permaneciera desarmada para siempre. Foch insistió en que necesitaba la orilla izquierda del Rin y las tres cabezas de puente de la orilla derecha durante al menos treinta años. Clemenceau, nada más terminar la reunión, reprendió a Foch por haber perturbado la armonía de la asamblea, pero Foch había puesto el dedo en la parte más débil, aunque vital, del tratado.

La presentación del texto del tratado a los alemanes al día siguiente no fue más feliz. Tras recibir el documento, el jefe de la delegación alemana, el ministro de Asuntos Exteriores, el conde Ulrich von Brockdorff-Rantzau, pronunció un largo discurso en el que protestó amargamente por la falta de negociación y la violación de los compromisos previos al armisticio. Como insulto deliberado a sus oyentes, habló desde una posición sentada.

La delegación alemana envió a las Potencias vencedoras breves notas de crítica detallada durante el mes de mayo y exhaustivas contrapropuestas el 29 de mayo. Con 443 páginas de texto alemán, estas contrapropuestas criticaban el tratado, cláusula por cláusula, acusaban a los vencedores de mala fe al violar los Catorce Puntos y ofrecían aceptar la Liga de Naciones, las secciones de desarme y las reparaciones de 100.000 millones de marcos si los Aliados retiraban cualquier declaración de que Alemania había sido la única causante de la guerra y readmitían a Alemania en los mercados mundiales. La mayoría de los cambios territoriales fueron rechazados, excepto cuando se podía demostrar que estaban basados en la autodeterminación (adoptando así el punto de vista de Wilson).

Estas propuestas condujeron a una de las crisis más graves de la conferencia, ya que Lloyd George, que había sido reelegido en diciembre por su promesa al pueblo británico de exprimir a Alemania y que había hecho su parte en este sentido desde diciembre hasta mayo, empezó a temer ahora que Alemania se negara a firmar y adoptara una resistencia pasiva que obligara a los Aliados a utilizar la fuerza. Dado que los ejércitos británicos se estaban disolviendo, tal necesidad de fuerza recaería en gran medida sobre los franceses y sería muy bien recibida por gente como Foch, que estaba a favor de la coacción contra Alemania. Lloyd George temía que cualquier ocupación de Alemania por parte de los ejércitos franceses condujera a una completa hegemonía francesa en el continente europeo y que estas fuerzas de ocupación no se retiraran nunca, habiendo conseguido, con la connivencia británica, lo que Gran Bretaña había luchado tan enérgicamente para evitar en la época de Luis XIV y Napoleón. En otras palabras, la reducción del poder de Alemania como consecuencia de su derrota estaba llevando a Gran Bretaña de vuelta a su antigua política de equilibrio de poder, según la cual Gran Bretaña se oponía a la potencia más fuerte del continente reforzando la fuerza de la segunda más fuerte. Al mismo tiempo, Lloyd George estaba ansioso por continuar la desmovilización británica para satisfacer al pueblo británico y reducir la carga financiera de Gran Bretaña para que el país pudiera equilibrar su presupuesto, desinflarse y volver al patrón oro. Por estas razones, Lloyd George sugirió que se debilitara el tratado reduciendo la ocupación de Renania de quince a dos años, que se celebrara un plebiscito en la Alta Silesia (que había sido entregada a Polonia), que se admitiera a Alemania en la Liga de Naciones de inmediato y que se redujera la carga de las reparaciones. Sólo obtuvo el plebiscito en la Alta Silesia y algunas otras zonas en disputa, Wilson rechazó las otras sugerencias y reprendió al primer ministro por su repentino cambio de actitud.

En consecuencia, la respuesta aliada a las contrapropuestas alemanas (redactada por Philip Kerr, más tarde Lord Lothian) sólo introdujo pequeñas modificaciones en los términos originales (principalmente la adición de cinco plebiscitos en Alta Silesia, Allenstein, Marienwerder, Schleswig del Norte y el Sarre, de los cuales el último debía celebrarse en 1935, los demás inmediatamente). También acusó a los alemanes de ser los únicos culpables de haber provocado la guerra y de prácticas inhumanas durante la misma, y les dio un ultimátum de cinco días para que firmaran el tratado tal y como estaba. La delegación alemana regresó inmediatamente a Alemania y recomendó que se negara a firmar. El gabinete dimitió antes que firmar, pero se formó un nuevo gabinete con católicos y socialistas. Ambos grupos temían que una invasión de Alemania por parte de los Aliados condujera al caos y a la confusión, lo que fomentaría el bolchevismo en el este y el separatismo en el oeste; votaron a favor de la firma si se eliminaban del tratado los artículos sobre la culpa de la guerra y los criminales de guerra. Cuando los aliados rechazaron estas concesiones, el Partido del Centro Católico votó por 64-14 para no firmar. En este momento crítico, cuando el rechazo parecía seguro, el Alto Mando del Ejército alemán, a través del Jefe de Estado Mayor Wilhelm Groener, ordenó al Gabinete que firmara para evitar una ocupación militar de Alemania. El 28 de junio de 1919, exactamente cinco años después del asesinato de Sarajevo, en el Salón de los Espejos de Versalles, donde se había proclamado el Imperio Alemán en 1871, el Tratado de Versalles fue firmado por todas las delegaciones excepto la china. Estos últimos se negaron, en protesta por la disposición de las concesiones alemanas anteriores a la guerra en Shantung.

El Tratado de Austria fue firmado por una delegación encabezada por Karl Renner, pero sólo después de que los vencedores hubieran rechazado la pretensión de que Austria fuera un Estado de sucesión y no una Potencia vencida y hubieran obligado al país a cambiar su nombre de la recién adoptada “Austria alemana” por el de “República de Austria”. Al nuevo país se le prohibió realizar cualquier movimiento hacia la unión con Alemania sin la aprobación de la Liga de Naciones.

El Tratado de Neuilly fue firmado por un único delegado búlgaro, el líder del Partido Campesino Aleksandr Stamboliski. Mediante este acuerdo, Bulgaria perdió la Tracia occidental, su salida al Egeo, que había sido anexionada a Turquía en 1912, así como ciertos pasos de montaña en el oeste que fueron cedidos por Bulgaria a Yugoslavia por razones estratégicas.

El Tratado de Trianon firmado en 1920 fue el más severo de los tratados de paz y el que se aplicó con mayor rigidez. Por estas y otras razones, Hungría fue la fuerza política más activa a favor de la revisión de los tratados durante el periodo 1924-1934 y fue alentada en esta actitud por Italia desde 1927 hasta 1934 con la esperanza de que pudiera haber una pesca provechosa en aguas tan turbulentas. Hungría tenía buenas razones para estar descontenta. La caída de la dinastía de los Habsburgo en 1918 y los levantamientos de los pueblos súbditos de Hungría, como los polacos, eslovacos, rumanos y croatas, llevaron al poder en Budapest a un gobierno liberal bajo el conde Michael Károlyi. Este gobierno se vio inmediatamente amenazado por un levantamiento bolchevique bajo el mando de Bela Kun. Para protegerse, el gobierno de Károlyi solicitó una fuerza de ocupación aliada hasta después de las elecciones previstas para abril de 1919. Esta petición fue rechazada por el general Franchet d’Esperey, bajo la influencia de un político húngaro reaccionario, el conde Stephen Bethlen. El régimen de Károlyi cayó ante los ataques de Bela Kun y los rumanos como consecuencia de la falta de apoyo de Occidente. Tras el reinado del terrorismo rojo de Bela Kun, que duró seis meses (marzo-agosto de 1920), y su huida ante una invasión rumana de Hungría, los reaccionarios llegaron al poder con el almirante Miklos Horthy como regente y jefe del Estado (1920-1944) y el conde Bethlen como primer ministro (1921-1931). El conde Károlyi, que era proaliado, antialemán, pacifista, democrático y liberal, se dio cuenta de que no era posible ningún progreso en Hungría sin que se solucionara la cuestión agraria y el descontento campesino derivado del acaparamiento de la tierra. Como los aliados se negaron a apoyar este programa, Hungría cayó en manos de Horthy y Bethlen, que eran antialiados, proalemanes, antidemocráticos, militaristas y poco progresistas. Este grupo fue persuadido de firmar el Tratado de Trianon mediante un truco y posteriormente lo repudió. Maurice Paléologue, secretario general del Ministerio de Asuntos Exteriores francés (pero actuando en nombre del mayor industrial de Francia, Eugene Schneider), hizo un trato con los húngaros según el cual, si firmaban el Tratado de Trianon tal y como estaba y daban a Schneider el control de los ferrocarriles estatales húngaros, el puerto de Budapest y el Banco General de Crédito Húngaro (que tenía un control absoluto sobre la industria húngara) Francia acabaría convirtiendo a Hungría en uno de los principales pilares de su bloque antialemán en Europa del Este, firmaría un convenio militar con Hungría y, en su momento, obtendría una drástica revisión del Tratado de Trianon. La parte húngara de este complejo acuerdo se llevó a cabo en gran medida, pero las objeciones británicas e italianas a la ampliación del control económico francés en Europa central perturbaron las negociaciones e impidieron que Hungría obtuviera su recompensa. Paléologue, aunque se vio obligado a dimitir y fue sustituido en el Quai d’Orsay por el antihúngaro y procheco Philippe Berthelot, recibió su recompensa de Schneider. Fue nombrado director del holding personal de Schneider para sus intereses centroeuropeos, la Union européenne industrielle et financiére. El Tratado de Sevres con Turquía fue el último que se hizo y el único que nunca se ratificó. El retraso se debió a tres razones: (1) la incertidumbre sobre el papel de Estados Unidos, que se esperaba que aceptara el control de los Estrechos y un mandato para Armenia, formando así un amortiguador contra la Rusia soviética; (2) la inestabilidad del gobierno turco, amenazado por un levantamiento nacionalista dirigido por Mustafá Kemal; y (3) el escándalo provocado por la publicación bolchevique de los tratados secretos relativos al Imperio Otomano, ya que estos tratados contrastaban tan marcadamente con los objetivos de guerra expresados por los Aliados. La noticia de que Estados Unidos se negaba a participar en el acuerdo sobre Oriente Próximo hizo posible la elaboración de un tratado. Este fue iniciado por el Consejo Supremo en su Conferencia de Londres de febrero de 1920, y continuado en San Remo en abril. El gobierno del sultán lo firmó el 20 de agosto de 1920, pero los nacionalistas de Mustafá Kemal se negaron a aceptarlo y establecieron un gobierno insurgente en Ankara. Los griegos y los italianos, con el apoyo de los Aliados, invadieron Turquía e intentaron imponer el tratado a los nacionalistas, pero se vieron muy debilitados por las disensiones tras la fachada de solidaridad de la Entente. Los franceses creían que podían obtenerse mayores concesiones económicas del gobierno kemalista, mientras que los británicos consideraban que debían obtenerse mayores perspectivas del sultán. En particular, los franceses estaban dispuestos a apoyar las pretensiones de la Standard Oil a dichas concesiones, mientras que los británicos estaban dispuestos a apoyar a la Royal Dutch Shell. Las fuerzas nacionalistas aprovecharon estas disensiones. Tras comprar a italianos y franceses con concesiones económicas, lanzaron una contraofensiva contra los griegos. Aunque Inglaterra acudió al rescate de los griegos, no recibió ningún apoyo de las demás potencias, mientras que los turcos contaron con el apoyo de la Rusia soviética. Los turcos destruyeron a los griegos, quemaron Esmirna y se enfrentaron a los británicos en Chanak. En este momento crítico, los Dominios, en respuesta al llamamiento telegráfico de Curzon, se negaron a apoyar una guerra con Turquía. El Tratado de Sevres, que ya estaba en ruinas, tuvo que ser descartado. Una nueva conferencia en Lausana en noviembre de 1922 produjo un tratado moderado y negociado que fue firmado por el gobierno kemalista el 24 de julio de 1923. Este acto puso fin, de manera formal, a la Primera Guerra Mundial. También supuso un paso vital hacia el establecimiento de una nueva Turquía que serviría como una poderosa fuerza para la paz y la estabilidad en Oriente Próximo. La decadencia de Turquía, que se había prolongado durante cuatrocientos años, llegó por fin a su fin.

Por este Tratado de Lausana, Turquía renunció a todo el territorio no turco excepto el Kurdistán, perdiendo Arabia, Mesopotamia, el Levante, la Tracia occidental y algunas islas del Egeo. Las capitulaciones fueron abolidas a cambio de una promesa de reforma judicial. No hubo reparaciones ni desarme, salvo que se desmilitarizó el Estrecho y se abrió a todos los barcos, excepto a los de los beligerantes, si Turquía estaba en guerra. Turquía aceptó un tratado de minorías y acordó un intercambio obligatorio con Grecia de las minorías griegas y turcas juzgadas en función de la pertenencia a las religiones ortodoxa griega o musulmana. En virtud de esta última disposición, más de 1.250.000 griegos fueron expulsados de Turquía en 1930. Desgraciadamente, la mayoría de ellos habían sido comerciantes urbanos en Turquía y se instalaron como agricultores en el suelo poco hospitalario de Macedonia. Los campesinos búlgaros que habían vivido antes en Macedonia fueron arrojados sin miramientos a Bulgaria, donde fueron la pólvora de una sociedad secreta revolucionaria búlgara llamada Organización Interna Revolucionaria de Macedonia (OIRM), cuyo principal método de acción política era el asesinato. Como consecuencia de la creciente ola de agresiones de los años 30, la cláusula de desmilitarización del Estrecho fue revocada en la Convención de Montreux de julio de 1936. Esto otorgó a Turquía plena soberanía sobre los Estrechos, incluido el derecho a fortificarlos.

Todos los tratados de paz originales constaban de cinco partes principales: (a) el Pacto de la Liga de Naciones; (b) las disposiciones territoriales; (c) la disposición de desarme; (d) las disposiciones de reparación; y (e) las sanciones y garantías. La primera de ellas debe reservarse para más adelante, pero las demás deben mencionarse aquí.

En teoría, las disposiciones territoriales de los tratados se basaban en la “autodeterminación”, pero en realidad solían basarse en otras consideraciones: estratégicas, económicas, punitivas, legales, de poder o de compensación. Por “autodeterminación” los pacificadores solían entender “nacionalidad”, y por “nacionalidad” solían entender “idioma”, excepto en el Imperio Otomano, donde “nacionalidad” solía significar “religión”. Los seis casos en los que se utilizó realmente la autodeterminación (es decir, los plebiscitos) demostraron que los pueblos de estas zonas no eran tan nacionalistas como creían los pacificadores. Como en Allenstein, donde los polacohablantes constituían el 40% de la población, sólo el 2% votó a favor de unirse a Polonia, la zona fue devuelta a Alemania; en la Alta Silesia, donde las cifras comparables eran del 65% y el 40%, la zona se dividió, y la parte oriental, más industrial, pasó a Polonia, mientras que la parte occidental, más rural, se devolvió a Alemania; en Klagenfurt, donde los eslovenos constituían el 68% de la población, sólo el 40% quería unirse a Yugoslavia, por lo que la zona quedó en Austria. En Marienwerder se produjeron resultados algo similares, pero no en el norte de Schleswig, que votó por unirse a Dinamarca. En cada caso, los votantes, probablemente por razones económicas, eligieron unirse al estado económicamente más próspero en lugar de al que compartía el mismo idioma.

Además de las zonas mencionadas, Alemania tuvo que devolver Alsacia y Lorena a Francia, ceder tres pequeños distritos a Bélgica y abandonar el límite norte de Prusia Oriental, alrededor de Memel, a las potencias aliadas. Esta última zona fue entregada al nuevo Estado de Lituania en 1924 por la Conferencia de Embajadores.

Las principales disputas territoriales surgieron en torno al corredor polaco, Renania y el Sarre. Los Catorce Puntos habían prometido establecer una Polonia independiente con acceso al Mar Báltico. La política francesa había sido, desde aproximadamente 1500, oponerse a cualquier estado fuerte en Europa central buscando aliados en Europa oriental. Con el colapso de Rusia en 1917, los franceses buscaron un aliado sustituto en Polonia. En consecuencia, Foch quería entregar toda Prusia Oriental a Polonia. En cambio, los expertos (que eran muy pro-polacos) dieron a Polonia acceso al mar separando Prusia Oriental del resto de Alemania mediante la creación de un corredor polaco en el valle del Vístula. La mayor parte de la zona era de habla polaca, y el comercio alemán con Prusia Oriental se realizaba en gran parte por mar. Sin embargo, la ciudad de Danzig, en la desembocadura del Vístula, era claramente una ciudad alemana. Lloyd George se negó a entregarla a Polonia. En su lugar, se convirtió en una ciudad libre bajo la protección de la Liga de Naciones.

Los franceses deseaban separar toda Alemania al oeste del Rin (la llamada Renania) para crear un estado separado y aumentar la seguridad francesa frente a Alemania. Renunciaron a su agitación separatista a cambio de la promesa de Wilson del 14 de marzo de 1919 de dar una garantía conjunta angloamericana contra un ataque alemán. Esta promesa se firmó en forma de tratado el 28 de junio de 1919, pero quedó sin efecto cuando el Senado de los Estados Unidos no ratificó el acuerdo. Dado que Clemenceau había logrado convencer a Foch y Poincare de que aceptaran el acuerdo sobre el Rin sólo gracias a esta garantía, el hecho de que no se materializara acabó con su carrera política. El acuerdo sobre el Rin, tal y como estaba redactado, contenía dos disposiciones muy distintas. Por un lado, Renania y las tres cabezas de puente de la orilla derecha del Rin debían ser ocupadas por las tropas aliadas entre cinco y quince años. Por otro lado, Renania y una zona de cincuenta kilómetros de ancho a lo largo de la orilla derecha debían estar permanentemente desmilitarizados y cualquier violación de esto podía ser considerada como un acto hostil por los firmantes del tratado. Esto significaba que cualquier tropa o fortificación alemana quedaba excluida de esta zona para siempre. Esta fue la cláusula más importante del Tratado de Versalles. Mientras estuviera en vigor, la gran región industrial del Ruhr, en la orilla derecha del Rin, la columna vertebral económica de la capacidad bélica de Alemania, quedaba expuesta a un rápido empuje militar francés desde el oeste, y Alemania no podría amenazar a Francia ni avanzar hacia el este contra Checoslovaquia o Polonia si Francia se oponía.

De estas dos cláusulas, la ocupación militar de Renania y las cabezas de puente terminó en 1930, cinco años antes de lo previsto. Esto hizo posible que Hitler destruyera la segunda disposición, la desmilitarización de Alemania occidental, al volver a militarizar la zona en marzo de 1936.

El último cambio territorial en disputa del Tratado de Versalles se refería a la cuenca del Sarre, rica en industria y carbón. Aunque su población era claramente alemana, los franceses reclamaron la mayor parte en 1919 alegando que dos tercios de ella habían estado dentro de las fronteras francesas de 1814 y que debían obtener las minas de carbón como compensación por las minas francesas destruidas por los alemanes en 1918. Consiguieron las minas, pero la zona fue separada políticamente de ambos países para ser gobernada por la Liga de Naciones durante quince años y luego sometida a un plebiscito. Cuando se celebró el plebiscito en 1935, después de una admirable administración de la Liga, sólo unos 2.000 de unos 528.000 votaron a favor de unirse a Francia, mientras que cerca del 90 por ciento deseaba unirse a Alemania, y el resto indicó su deseo de continuar bajo el gobierno de la Liga. Los alemanes, como resultado de esta votación, acordaron recomprar las minas de carbón a Francia por 900 millones de francos, pagaderos en carbón durante un período de cinco años.

Las disposiciones territoriales de los tratados de Saint-Germain y Trianon fueron tales que destruyeron por completo el Imperio Austrohúngaro. Austria se redujo de 115.000 millas cuadradas con 30 millones de habitantes a 32.000 millas cuadradas con 6,5 millones de habitantes. A Checoslovaquia se fueron Bohemia, Moravia, partes de la Baja Austria y la Silesia austriaca. A Yugoslavia fueron Bosnia, Herzegovina y Dalmacia. A Rumanía, Bukovina. A Italia fueron el Tirol del Sur, el Trentino, Istria y una extensa zona al norte del Adriático, incluyendo Trieste.

El Tratado de Trianon redujo a Hungría de 125.000 millas cuadradas con 21 millones de habitantes a 35.000 millas cuadradas con 8 millones de habitantes. A Checoslovaquia fueron Eslovaquia y Rutenia; a Rumanía fueron Transilvania, parte de la llanura húngara y la mayor parte del Banato; a Yugoslavia fueron el resto del Banato, Croacia-Eslavonia y algunos otros distritos.

Los tratados de paz fijaron las fronteras de los Estados derrotados, pero no las de los nuevos Estados. Estos últimos fueron fijados por una serie de tratados realizados en los años posteriores a 1918. El proceso dio lugar a disputas e incluso a violentos choques de armas, y algunas cuestiones siguen siendo objeto de discordia hasta la actualidad.

Las controversias más violentas surgieron en relación con las fronteras de Polonia. De éstas, sólo la de Alemania fue fijada por el Tratado de Versalles. Los polacos se negaron a aceptar las demás fronteras sugeridas por los Aliados en París, y en 1920 estaban en guerra con Lituania por Vilna, con Rusia por la frontera oriental, con los ucranianos por Galicia y con Checoslovaquia por Teschen. La lucha por Vilna comenzó en 1919, cuando los polacos arrebataron el distrito a los rusos, pero pronto lo volvieron a perder. Los rusos la cedieron a los lituanos en 1920, lo que fue aceptado por Polonia, pero en tres meses fue tomada por los polacos. En enero de 1922 se celebró un plebiscito, ordenado por la Liga de Naciones, bajo control polaco, que dio una mayoría polaca. Los lituanos se negaron a aceptar la validez de esta votación o la decisión de la Conferencia de Embajadores de marzo de 1923, que otorgaba la zona a Polonia. En cambio, Lituania siguió considerándose en guerra con Polonia hasta diciembre de 1927.

A Polonia no le fue tan bien en el otro extremo de su frontera. En enero de 1919 estallaron los combates entre las fuerzas checas y polacas por Teschen. La Conferencia de Embajadores dividió la zona entre los dos reclamantes, pero dio las valiosas minas de carbón a Checoslovaquia (julio de 1920).

La frontera oriental de Polonia sólo se resolvió tras una sangrienta guerra con la Unión Soviética. El Consejo Supremo de diciembre de 1919 había fijado la llamada “Línea Curzon” como límite oriental de la administración polaca, pero en seis meses los ejércitos polacos la habían cruzado y avanzado más allá de Kiev. Un contraataque ruso hizo retroceder a los polacos y a su vez el territorio polaco fue invadido. Los polacos recurrieron, presas del pánico, al Consejo Supremo, que se mostró reacio a intervenir. Los franceses, sin embargo, no dudaron y enviaron al general Weygand con suministros para defender Varsovia. La ofensiva rusa fue interrumpida en el Vístula y se iniciaron las negociaciones de paz. El acuerdo final, firmado en Riga en marzo de 1921, otorgó a Polonia una frontera 150 millas más al este que la Línea Curzon y trajo a Polonia muchos pueblos no polacos, incluyendo un millón de rusos blancos y cuatro millones de ucranianos.

Rumanía también tuvo un litigio con Rusia derivado de la ocupación rumana de Besarabia en 1918. En octubre de 1920, la Conferencia de Embajadores reconoció a Besarabia como parte de Rumanía. Rusia protestó y Estados Unidos se negó a aceptar la transferencia. En vista de estos disturbios, Polonia y Rumanía firmaron una alianza defensiva contra Rusia en marzo de 1921.

La disputa más importante de este tipo surgió sobre la disposición de Fiume. Este problema era agudo porque una de las Grandes Potencias estaba involucrada. Los italianos habían cedido Fiume a Yugoslavia en el Tratado de Londres de 1915 y habían prometido, en noviembre de 1918, trazar la frontera italo-yugoslava sobre líneas de nacionalidad. Por lo tanto, no podían reclamar Fiume. Sin embargo, en París insistieron en ello, por razones políticas y económicas. Habiendo excluido al Imperio de los Habsburgo del Mar Adriático, y no deseando ver surgir ninguna nueva potencia en su lugar, hicieron todo lo posible para obstaculizar a Yugoslavia y restringir su acceso al Adriático. Además, la adquisición de Trieste por parte de los italianos les proporcionó un gran puerto marítimo sin futuro, ya que estaba separado por una frontera política del interior del país del que podía extraer su comercio. Para proteger Trieste, Italia quería controlar todos los posibles puertos competidores de la zona. La propia ciudad de Fiume era mayoritariamente italiana, pero los suburbios y el campo circundante eran mayoritariamente eslavos. Los expertos de París no querían dar a Italia ni Fiume ni Dalmacia, pero el coronel House trató de anular a los expertos para obtener a cambio el apoyo italiano a la Liga de Naciones. Wilson desautorizó a House y lanzó su famoso llamamiento al pueblo italiano, que tuvo como resultado la retirada temporal de la delegación italiana de París. Tras su regreso, la cuestión quedó sin resolver. En setiembre de 1919, un errático poeta italiano, Gabriele D’Annunzio, con una banda de bandidos, se apoderó de Fiume y estableció un gobierno independiente sobre la base de una ópera cómica. La disputa entre Italia y Yugoslavia continuó con creciente amargura hasta noviembre de 1920, cuando firmaron un tratado en Rapallo que dividía la zona pero dejaba a Fiume como ciudad libre. Este acuerdo no fue satisfactorio. Un grupo de fascistas de Italia (donde este partido aún no estaba en el poder) tomó la ciudad en marzo de 1922 y fue desalojado por el ejército italiano tres semanas después. El problema se resolvió finalmente con el Tratado de Roma de enero de 1924, por el que se concedió Fiume a Italia, pero el suburbio de Port Baros y un contrato de arrendamiento de cincuenta años sobre una de las tres cuencas portuarias pasaron a Yugoslavia.

Estas disputas territoriales son importantes porque siguieron lacerando las relaciones entre los estados vecinos hasta bien entrada la Segunda Guerra Mundial e incluso después. Los nombres de Fiume, Tracia, Besarabia, Epiro, Transilvania, Memel, Vilna, Teschen, el Sarre, Danzig y Macedonia seguían resonando como gritos de guerra de nacionalistas recalentados veinte años después de la Conferencia de Paz reunida en París. Los trabajos de esa conferencia habían reducido, sin duda, el número de pueblos minoritarios, pero esto sólo había servido para aumentar la intensidad del sentimiento de las minorías restantes. El número de éstas seguía siendo grande. Había más de 1.000.000 de alemanes en Polonia, 550.000 en Hungría, 3.100.000 en Checoslovaquia, unos 700.000 en Rumanía, 500.000 en Yugoslavia y 250.000 en Italia. Había 450.000 magiares en Yugoslavia, 750.000 en Checoslovaquia y unos 1.500.000 en Rumanía. Había unos 5.000.000 de rusos blancos y ucranianos en Polonia y unos 1.100.000 de ellos en Rumanía. Para proteger a estas minorías, las potencias aliadas y asociadas obligaron a los nuevos Estados de Europa central y oriental a firmar tratados sobre minorías, por los que se les concedía un mínimo de derechos culturales y políticos. Estos tratados estaban garantizados por la Liga de Naciones, pero no había poder para hacer cumplir sus términos. Lo máximo que se podía hacer era emitir una amonestación pública contra el gobierno infractor, como se hizo, más de una vez, por ejemplo, contra Polonia.

Las disposiciones de desarme de los tratados de paz fueron mucho más fáciles de redactar que de aplicar. Se entendía claramente que el desarme de las potencias derrotadas no era sino el primer paso hacia el desarme general de las naciones vencedoras también. En el caso de los alemanes, esta conexión se estableció explícitamente en el tratado, de modo que fue necesario, para mantener a Alemania legalmente desarmada, que los otros firmantes del tratado trabajaran constantemente hacia el desarme general después de 1919, no fuera que los alemanes reclamaran que ya no estaban obligados a permanecer desarmados.

En todos los tratados se prohibieron ciertas armas como los tanques, el gas venenoso, los aviones, la artillería pesada y los buques de guerra de más de cierto tamaño, así como todo el comercio internacional de armas. A Alemania se le permitió una pequeña armada fijada en número y tamaño de buques, mientras que a Austria, Hungría y Bulgaria no se les permitió ninguna armada digna de ese nombre. Se restringió el tamaño de cada ejército: Alemania a 100.000 hombres, Austria a 30.000, Hungría a 35.000 y Bulgaria a 20.000. Además, estos hombres debían ser voluntarios con alistamientos de doce años, y se prohibió toda formación militar obligatoria, estados mayores o planes de movilización. Estas disposiciones de formación fueron un error, impuesto por los angloamericanos ante las enérgicas protestas de los franceses. Los angloamericanos consideraban que la formación militar obligatoria era “militarista”; los franceses la consideraban el concomitante natural del sufragio universal masculino y no tenían ninguna objeción a su uso en Alemania, ya que sólo proporcionaría un gran número de hombres poco entrenados; sin embargo, se opusieron al alistamiento de doce años favorecido por los británicos, ya que esto proporcionaría a Alemania un gran número de hombres altamente entrenados que podrían ser utilizados como oficiales en cualquier ejército alemán revivido. En este caso, como en tantos otros en los que los franceses fueron desautorizados por los angloamericanos, el tiempo demostró que la posición francesa era correcta.

Las disposiciones sobre reparaciones de los tratados provocaron algunas de las discusiones más violentas de la Conferencia de Paz y fueron una prolífica fuente de controversia durante más de una docena de años después de la finalización de la conferencia. Los esfuerzos de los estadounidenses por establecer alguna base racional para las reparaciones, ya sea mediante un estudio de ingeniería de los daños reales que debían repararse o un estudio económico de la capacidad de Alemania para pagar las reparaciones, fueron desechados, en gran parte debido a las objeciones francesas. Al mismo tiempo, los esfuerzos estadounidenses por limitar las reparaciones a los daños de guerra y no permitir que se ampliaran para cubrir el total de los costes de guerra, mucho más amplio, fueron bloqueados por los británicos, que habrían obtenido mucho menos por daños que por costes. Al demostrar a los franceses que la capacidad de pago alemana era, de hecho, limitada, y que los franceses obtendrían una fracción mucho mayor de los pagos de Alemania en concepto de “daños” que de “costes”, los estadounidenses pudieron reducir las exigencias británicas, aunque el delegado sudafricano, el general Smuts, consiguió que se incluyeran las pensiones militares como una de las categorías por las que Alemania debía pagar. Los franceses se debatían entre el deseo de obtener una fracción lo más grande posible de los pagos de Alemania y el deseo de amontonar sobre Alemania una carga de endeudamiento tan aplastante que la arruinara más allá del punto en que pudiera amenazar de nuevo la seguridad francesa.

La delegación británica estaba muy dividida. Los principales delegados financieros británicos, Lords Cunliffe y Sumner, eran tan astronómicamente irreales en sus estimaciones de la capacidad de pago de Alemania que fueron llamados los “gemelos celestiales”, mientras que muchos miembros más jóvenes de la delegación, encabezados por John Maynard (más tarde Lord) Keynes, veían importantes límites económicos en la capacidad de pago de Alemania o consideraban que una política de compañerismo y fraternidad debía inclinar a Gran Bretaña hacia una estimación baja de las obligaciones de Alemania. Los sentimientos eran tan intensos en esta cuestión que resultó imposible fijar una cifra exacta para las reparaciones de Alemania en el propio tratado. En su lugar, se adoptó un compromiso, sugerido originalmente por el estadounidense John Foster Dulles. De este modo, Alemania se vio obligada a admitir una obligación de pago teórica e ilimitada, pero en realidad sólo estaba obligada a pagar por una lista limitada de diez categorías de obligaciones. La primera admisión ha pasado a la historia como la “cláusula de culpabilidad de guerra” (artículo 231 del tratado). Con ella, Alemania aceptaba “la responsabilidad de Alemania y sus aliados por haber causado todas las pérdidas y daños a los que los Gobiernos aliados y asociados y sus nacionales se han visto sometidos como consecuencia de la guerra que les ha impuesto la agresión de Alemania y sus aliados”.

La siguiente cláusula, el artículo 232, se refería a la obligación de reparaciones, enumerando diez categorías de daños, de las cuales la décima, relativa a las pensiones e insertada por el general Smuts, representaba una obligación mayor que la suma de las nueve categorías anteriores. Dado que se necesitó un período considerable para que la Comisión de Reparaciones descubriera el valor de estas categorías, se exigió a los alemanes que iniciaran la entrega inmediata a los vencedores de grandes cantidades de bienes, principalmente carbón y madera. Hasta mayo de 1921 no se presentó a los alemanes la totalidad de las obligaciones de reparación. Esta factura, que ascendía a 132.000 millones de marcos de oro (unos 32.500 millones de dólares), fue aceptada por Alemania bajo la presión de un ultimátum de seis días, que amenazaba con ocupar la cuenca del Ruhr.

Las cláusulas de reparación de los demás tratados tenían poca importancia. Austria no pudo pagar ninguna reparación debido a la debilitada condición económica de ese muñón del Imperio de los Habsburgo. Bulgaria y Hungría sólo pagaron pequeñas fracciones de sus obligaciones antes de que todas las reparaciones fueran aniquiladas en la debacle financiera de 1931-1932.

Los tratados celebrados en París no contenían disposiciones de aplicación dignas de ese nombre, salvo las muy inadecuadas cláusulas sobre Renania que ya hemos mencionado. Es evidente que sólo se podía hacer que las potencias derrotadas cumplieran las disposiciones de estos tratados si la coalición que había ganado la guerra continuaba trabajando como una unidad. Esto no ocurrió. Estados Unidos abandonó la coalición como resultado de la victoria republicana sobre Wilson en las elecciones al Congreso de 1918 y en las presidenciales de 1920. Italia se alejó por el fracaso del tratado para satisfacer sus ambiciones en el Mediterráneo y África. Pero esto no eran más que detalles. Si se hubiera mantenido la Entente Anglo-Francesa, los tratados podrían haberse aplicado sin Estados Unidos ni Italia. No se mantuvo. Gran Bretaña y Francia veían el mundo desde puntos de vista tan diferentes que era casi imposible creer que estuvieran mirando el mismo mundo. La razón de ello era sencilla, aunque tenía muchas consecuencias e implicaciones complejas.

Gran Bretaña, después de 1918, se sentía segura, mientras que Francia se sentía completamente insegura frente a Alemania. Como consecuencia de la guerra, incluso antes de la firma del Tratado de Versalles, Gran Bretaña había conseguido todas sus principales ambiciones respecto a Alemania. La marina alemana estaba en el fondo de Scapa Flow, hundida por los propios alemanes; la flota mercante alemana estaba dispersa, capturada y destruida; la rivalidad colonial alemana había terminado y sus áreas estaban ocupadas; la rivalidad comercial alemana estaba paralizada por la pérdida de sus patentes y técnicas industriales, la destrucción de todas sus salidas comerciales y conexiones bancarias en todo el mundo, y la pérdida de sus mercados en rápido crecimiento antes de la guerra. Gran Bretaña había conseguido estos objetivos en diciembre de 1918 y no necesitaba ningún tratado para conservarlos.

Francia, en cambio, no había conseguido lo único que quería: la seguridad. En población y fuerza industrial, Alemania era mucho más fuerte que Francia, y seguía creciendo. Era evidente que Francia sólo había podido derrotar a Alemania por un estrecho margen en 1914-1918 y sólo gracias a la ayuda de Gran Bretaña, Rusia, Italia, Bélgica y Estados Unidos. Francia no tenía ninguna garantía de que todos ellos, o incluso alguno de ellos, estuvieran a su lado en cualquier guerra futura con Alemania. De hecho, estaba bastante claro que Rusia e Italia no estarían a su lado. La negativa de Estados Unidos y Gran Bretaña a dar cualquier garantía a Francia contra la agresión alemana hacía dudar de que estuvieran dispuestos a ayudar tampoco. Aunque estuvieran dispuestos a acudir al rescate en última instancia, no había ninguna garantía de que Francia pudiera resistir el asalto inicial alemán en cualquier guerra futura como había resistido, por el mínimo margen, el asalto de 1914. Incluso si pudiera resistirse, y si Gran Bretaña finalmente acudiera al rescate, Francia tendría que luchar, una vez más, como en el período 1914-1918, con la parte más rica de Francia bajo la ocupación militar del enemigo. En tales circunstancias, ¿qué garantía habría incluso de éxito final? Las dudas de este tipo provocaron en Francia un sentimiento de inseguridad que prácticamente se convirtió en una psicosis, sobre todo porque Francia se encontró con que sus esfuerzos por aumentar su seguridad eran bloqueados en todo momento por Gran Bretaña. A Francia le parecía que el Tratado de Versalles, que había dado a Gran Bretaña todo lo que podía querer de Alemania, no daba a Francia lo único que quería. En consecuencia, resultó imposible obtener ninguna solución para los otros dos problemas principales de la política internacional en el período 1919-1929. A estos tres problemas de seguridad, desarme y reparaciones nos referimos ahora.

Compartir