FOLLETÍN > ENTREGA 30

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley 

EL FRENTE INTERNO, 1914-1918

La Primera Guerra Mundial fue una catástrofe de tal magnitud que, incluso hoy, la imaginación tiene cierta dificultad para comprenderla. En el año 1916, en dos batallas (Verdún y el Somme) se produjeron más de 1.700.000 bajas en ambos bandos. En la descarga de artillería que abrió el ataque francés a Chemin des Dames en abril de 1917, se dispararon 11.000.000 de proyectiles en un frente de 30 millas en 10 días. Tres meses más tarde, en un frente de 11 millas en Passchendaele, los británicos dispararon 4.250.000 proyectiles que costaron 22.000.000 de libras esterlinas en un bombardeo preliminar, y perdieron 400.000 hombres en el asalto de infantería posterior. En el ataque alemán de marzo de 1918, se lanzaron 62 divisiones con 4.500 cañones pesados y 1.000 aviones en un frente de sólo 45 millas de ancho. En todos los frentes de la guerra, casi 13.000.000 de hombres de las distintas fuerzas armadas murieron a causa de las heridas y las enfermedades. La Fundación Carnegie para la Paz Internacional ha calculado que la guerra destruyó más de 400.000.000.000 de dólares de propiedades en un momento en que el valor de cada objeto en Francia y Bélgica no valía más de 75.000.000.000 de dólares.

Evidentemente, el gasto de hombres y riquezas a ritmos como estos requirió una tremenda movilización de recursos en todo el mundo, y no podía dejar de tener efectos de gran alcance en los patrones de pensamiento y modos de acción de las personas obligadas a someterse a tal tensión. Algunos Estados fueron destruidos o quedaron permanentemente paralizados. Se produjeron profundas modificaciones en las finanzas, en la vida económica, en las relaciones sociales, en la perspectiva intelectual y en los patrones emocionales. Sin embargo, hay que reconocer dos hechos. La guerra no aportó nada realmente nuevo al mundo, sino que aceleró procesos de cambio que habían estado en marcha durante un período considerable y que habrían continuado de todos modos, con el resultado de que cambios que habrían tenido lugar durante un período de treinta o incluso cincuenta años en tiempos de paz se produjeron en cinco años durante la guerra. Además, los cambios fueron mucho mayores en los hechos objetivos y en la organización de la sociedad que en las ideas de los hombres sobre estos hechos u organización. Era como si los cambios fueran demasiado rápidos para que las mentes de los hombres los aceptaran o, lo que es más probable, que los hombres, al ver los grandes cambios que se estaban produciendo en todas partes, los reconocieran, pero asumieran que eran meras aberraciones temporales del tiempo de guerra y que, cuando llegara la paz, desaparecerían y todos podrían volver al lento y agradable mundo de 1913. Este punto de vista, que dominaba el pensamiento de los años 20, estaba muy extendido y era muy peligroso. En su empeño por volver a 1913, los hombres se negaban a reconocer que los cambios de la guerra eran más o menos permanentes y, en lugar de tratar de resolver los problemas derivados de estos cambios, montaban una falsa fachada de apariencia, pintada como en 1913, para encubrir los grandes cambios que se habían producido. Luego, al actuar como si esta fachada fuera la realidad, y al descuidar la realidad desajustada que se movía por debajo de ella, la gente de los años 20 vagó en un mundo agitado de irrealidad hasta que la depresión mundial de 1929-1935, y las crisis internacionales que le siguieron, arrancaron la fachada y mostraron la horrible realidad, largamente descuidada, que había debajo.

La magnitud de la guerra y el hecho de que podría durar más de seis meses fueron bastante inesperados para ambos bandos y sólo se percibieron gradualmente. Primero se hizo evidente en lo que respecta al consumo de suministros, especialmente de municiones, y en el problema de cómo pagar estos suministros. En julio de 1914, los militares confiaban en que se tomaría una decisión en seis meses porque sus planes militares y los ejemplos de 1866 y 1870 indicaban una decisión inmediata. Esta creencia era apoyada por los expertos financieros que, aunque subestimaban enormemente el coste de la lucha, confiaban en que los recursos financieros de todos los estados se agotarían en seis meses. Por “recursos financieros” entendían las reservas de oro de las distintas naciones. Éstas eran claramente limitadas; todas las grandes potencias estaban sujetas al patrón oro, según el cual los billetes de banco y el papel moneda podían convertirse en oro a petición. Sin embargo, cada país suspendió el patrón oro al estallar la guerra. Esto eliminó la limitación automática de la oferta de papel moneda. Entonces, cada país procedió a pagar la guerra pidiendo préstamos a los bancos. Los bancos crearon el dinero que prestaron simplemente dando al gobierno un depósito de cualquier tamaño contra el que el gobierno podía girar cheques. Los bancos ya no estaban limitados en la cantidad de crédito que podían crear porque ya no tenían que pagar oro por los cheques a la vista. Así, la creación de dinero en forma de crédito por parte de los bancos sólo estaba limitada por las demandas de sus prestatarios. Naturalmente, a medida que los gobiernos se endeudaban para pagar sus necesidades, las empresas privadas se endeudaban para poder atender los pedidos del gobierno. El oro que ya no podía ser demandado simplemente descansaba en las bóvedas, excepto cuando una parte se exportaba para pagar los suministros de los países neutrales o de los compañeros beligerantes. Como resultado, el porcentaje de billetes de banco en circulación cubiertos por las reservas de oro se redujo constantemente, y el porcentaje de crédito bancario cubierto por el oro o los billetes de banco se redujo aún más.

Naturalmente, cuando la oferta de dinero aumentaba de esta manera más rápidamente que la oferta de bienes, los precios subían porque una mayor oferta de dinero competía por una menor oferta de bienes. Este efecto se vio agravado por el hecho de que la oferta de bienes tendía a reducirse por la destrucción en tiempos de guerra. La gente recibía dinero para fabricar bienes de capital, bienes de consumo y municiones, pero sólo podía gastar su dinero para comprar bienes de consumo, ya que los bienes de capital y las municiones no se ponían a la venta. Como los gobiernos intentaron reducir la oferta de bienes de consumo mientras aumentaban la oferta de los otros dos productos, el problema de la subida de precios (inflación) se agudizó. Al mismo tiempo, el problema de la deuda pública se agravó porque los gobiernos financiaban gran parte de sus actividades con créditos bancarios. Estos dos problemas, la inflación y la deuda pública, siguieron creciendo, incluso después de que cesaran los combates, debido a la continua perturbación de la vida económica y a la necesidad de pagar las actividades pasadas. Sólo en el periodo 1920-1925 dejaron de aumentar en la mayoría de los países, y siguieron siendo problemas mucho tiempo después.

La inflación indica no sólo un aumento de los precios de los bienes, sino también una disminución del valor del dinero (ya que comprará menos bienes). En consecuencia, en una inflación la gente busca conseguir bienes y deshacerse del dinero. Así, la inflación aumenta la producción y las compras para el consumo o el atesoramiento, pero reduce el ahorro o la creación de capital. Beneficia a los deudores (al hacer menos pesada una deuda de dinero fijo) pero perjudica a los acreedores (al reducir el valor de sus ahorros y créditos). Dado que las clases medias de la sociedad europea, con sus ahorros bancarios, depósitos en cuenta corriente, hipotecas, seguros y tenencias de bonos, eran la clase acreedora, se vieron perjudicadas e incluso arruinadas por la inflación de la guerra. En Alemania, Polonia, Hungría y Rusia, donde la inflación llegó a tal punto que la unidad monetaria perdió completamente su valor en 1924, las clases medias fueron destruidas en gran medida, y sus miembros fueron llevados a la desesperación o, al menos, a un odio casi psicopático hacia la forma de gobierno o la clase social que creían responsable de su situación. Como las últimas etapas de la inflación que asestaron el golpe fatal a las clases medias se produjeron después de la guerra y no durante ella (en 1923 en Alemania), este odio se dirigió contra los gobiernos parlamentarios que funcionaron después de 1918 y no contra los gobiernos monárquicos que funcionaron en 1914-1918. En Francia e Italia, donde la inflación llegó a tal punto que el franco o la lira se redujeron permanentemente a una quinta parte de su valor antes de la guerra, el odio de las clases medias perjudicadas se dirigió contra el régimen parlamentario que había funcionado tanto durante como después de la guerra y contra la clase obrera que, según ellos, se había beneficiado de sus desgracias. Esto no ocurrió en Gran Bretaña ni en Estados Unidos, donde la inflación fue controlada y la unidad monetaria recuperó la mayor parte de su valor de antes de la guerra. Incluso en estos países, los precios subieron entre un 200 y un 300 por ciento, mientras que las deudas públicas aumentaron alrededor de 1.000 por ciento.

Los efectos económicos de la guerra fueron más complicados. Los recursos de todo tipo, incluyendo la tierra, la mano de obra y las materias primas, tuvieron que ser desviados de los fines de tiempo de paz a la producción de tiempo de guerra; o, en algunos casos, los recursos que antes no se utilizaban en absoluto tuvieron que ser introducidos en el sistema productivo. Antes de la guerra, la asignación de recursos a la producción se realizaba mediante los procesos automáticos del sistema de precios; la mano de obra y las materias primas se destinaban, por ejemplo, a la fabricación de los bienes más rentables, en lugar de a los bienes más útiles o socialmente beneficiosos, o de mejor gusto. En tiempos de guerra, sin embargo, los gobiernos tenían que disponer de ciertos bienes específicos para fines militares; trataron de conseguir que estos bienes se produjeran haciéndolos más rentables que los bienes no militares utilizando los mismos recursos, pero no siempre tuvieron éxito. El exceso de poder adquisitivo en manos de los consumidores provocó un gran aumento de la demanda de bienes de semilujo, como las camisas blancas de algodón para los obreros. Esto hizo que, con frecuencia, a los fabricantes les resultara más rentable utilizar el algodón para hacer camisas y venderlas a precios elevados que utilizarlo para fabricar explosivos.

Situaciones como ésta hicieron necesario que los gobiernos intervinieran directamente en el proceso económico para asegurar aquellos resultados que no podían obtenerse mediante el sistema de precios libres o para reducir aquellos efectos perversos que surgían de la perturbación en tiempos de guerra. Apelaron al patriotismo de los fabricantes para que hicieran cosas necesarias en lugar de cosas rentables, o al patriotismo de los consumidores para que pusieran su dinero en bonos del Estado en lugar de en bienes escasos. Comenzaron a construir plantas de propiedad del gobierno para la producción de guerra, utilizándolas ellos mismos o alquilándolas a fabricantes privados en condiciones atractivas. Comenzaron a racionar los bienes de consumo que escaseaban, como los artículos de alimentación. Comenzaron a monopolizar las materias primas esenciales y a asignarlas a los fabricantes que tenían contratos de guerra en lugar de permitir que fluyeran donde los precios eran más altos. Los materiales así tratados eran generalmente combustibles, acero, caucho, cobre, lana, algodón, nitratos y otros, aunque variaban de un país a otro, dependiendo del suministro. Los gobiernos empezaron a regular las importaciones y exportaciones para asegurarse de que los materiales necesarios se quedaran en el país y, sobre todo, no fueran a parar a estados enemigos. Esto llevó al bloqueo británico de Europa, al racionamiento de las exportaciones a los neutrales y a complicadas negociaciones para que los bienes de los países neutrales no fueran reexportados a los países enemigos. El soborno, el regateo e incluso la fuerza entraron en estas negociaciones, como cuando los británicos establecieron cuotas a las importaciones de Holanda basadas en las cifras de los años de preguerra o redujeron los envíos necesarios de carbón británico a Suecia hasta obtener las concesiones que deseaban en cuanto a las ventas de productos suecos a Alemania. El transporte marítimo y ferroviario tuvo que ser asumido casi por completo en la mayoría de los países para garantizar que el espacio inadecuado para la carga y el flete se utilizara de la manera más eficaz posible, que se acelerara la carga y descarga y que las mercancías esenciales para el esfuerzo de guerra se enviaran antes y más rápido que las mercancías menos esenciales. Había que regular la mano de obra y orientarla hacia las actividades esenciales. El rápido aumento de los precios condujo a la demanda de aumentos salariales. Esto condujo a un crecimiento y fortalecimiento de los sindicatos y a un aumento de las amenazas de huelga. No había ninguna garantía de que los salarios de los trabajadores esenciales subieran más rápido que los de los trabajadores no esenciales. Ciertamente, los salarios de los soldados, que eran los más esenciales de todos, subieron muy poco. Por lo tanto, no había ninguna garantía de que la mano de obra, si se dejaba únicamente a la influencia de los niveles salariales, como era habitual antes de 1914, fluyera hacia las ocupaciones en las que se necesitaba con mayor urgencia. En consecuencia, los gobiernos comenzaron a intervenir en los problemas laborales, tratando de evitar las huelgas pero también de dirigir el flujo de mano de obra hacia actividades más esenciales. En la mayoría de los países hubo registros generales de hombres, al principio como parte del reclutamiento de hombres para el servicio militar, pero más tarde para controlar los servicios en actividades esenciales. En general, se restringió el derecho a dejar un trabajo esencial, y finalmente se dirigió a la gente a trabajos esenciales desde actividades no esenciales. Los elevados salarios y la escasez de mano de obra atrajeron al mercado laboral a muchas personas que no habrían estado en él en tiempos de paz, como ancianos, jóvenes, clérigos y, sobre todo, mujeres. Este flujo de mujeres desde los hogares hacia las fábricas u otros servicios tuvo los efectos más profundos en la vida social y en los modos de vida, revolucionando las relaciones entre los sexos, llevando a las mujeres a un nivel de igualdad social, legal y política más cercano al de los hombres, obteniendo para ellas el derecho al voto en algunos países, el derecho a poseer o disponer de propiedades en otros más atrasados, cambiando la apariencia y el vestuario de las mujeres mediante innovaciones tales como faldas más cortas, pelo más corto, menos adornos y, en general, una drástica reducción de la cantidad de ropa que llevaban.

Debido al gran número de empresas implicadas y al pequeño tamaño de muchas de ellas, la regulación directa por parte del gobierno era menos probable en el ámbito de la agricultura. Aquí las condiciones eran generalmente más competitivas que en la industria, con el resultado de que los precios agrícolas habían mostrado una creciente tendencia a fluctuar más ampliamente que los precios industriales. Esto continuó durante la guerra, ya que la regulación agrícola se dejó más completamente a la influencia de los cambios de precios que otras partes de la economía. A medida que los precios agrícolas se disparaban, los agricultores se volvieron más prósperos de lo que habían sido en décadas, y buscaron locamente aumentar su participación en la lluvia de dinero poniendo cada vez mayores cantidades de tierra en cultivo. Esto no fue posible en Europa debido a la falta de hombres, equipos y fertilizantes; pero en Canadá, Estados Unidos, Australia y Sudamérica se pusieron bajo el arado tierras que, debido a la falta de precipitaciones o a su inaccesibilidad a los mercados en tiempos de paz, nunca deberían haberse puesto bajo cultivo. En Canadá el aumento de la superficie de trigo pasó de 9,9 millones en los años 1909-1913 a 22,1 millones en los años 1921-25. En Estados Unidos el aumento de la superficie de trigo fue de 47,0 millones a 58,1 millones en el mismo período. Canadá aumentó su cuota de la cosecha mundial de trigo del 14% al 39% en esta década. Los agricultores se endeudaron para obtener estas tierras, y en 1920 estaban enterrados bajo una montaña de hipotecas que antes de 1914 se habrían considerado insoportables, pero que en el auge de la prosperidad en tiempos de guerra y los altos precios apenas se pensó en ellas.

En Europa no fue posible tal expansión de la superficie, aunque en Gran Bretaña y algunos otros países se araron las praderas. En el conjunto de Europa, la superficie cultivada se redujo en un 15% para los cereales en 1913-1919. También se redujo el número de cabezas de ganado (el porcino un 22% y el vacuno un 7% en 1913-1920). Se cortaron los bosques para obtener combustible cuando se interrumpió la importación de carbón desde Inglaterra, Alemania o Polonia. Como la mayor parte de Europa quedó aislada de Chile, que había sido la principal fuente de nitratos de la preguerra, o del norte de África y Alemania, que habían producido gran parte del suministro de fosfatos de la preguerra, se redujo el uso de estos y otros fertilizantes. Esto provocó un agotamiento del suelo tan grande que en algunos países, como Alemania, el suelo no había recuperado su fertilidad en 1930. Cuando el químico alemán Haber descubrió un método para extraer nitrógeno del aire que permitió a su país sobrevivir al corte de los nitratos chilenos, el nuevo suministro se utilizó casi en su totalidad para producir explosivos, quedando poco para los fertilizantes. La disminución de la fertilidad del suelo y el hecho de que se pusieran en cultivo nuevas tierras de menor fertilidad natural provocaron un drástico descenso de la producción agrícola por hectárea (en los cereales alrededor del 15% en 1914-1919).

Estas influencias adversas fueron más evidentes en Alemania, donde el número de cerdos se redujo de 25,3 millones en 1914 a 5,7 millones en 1918; el peso medio del ganado sacrificado cayó de 250 kilos en 1913 a 130 en 1918; la superficie de remolacha azucarera se redujo de 592.843 hectáreas en 1914 a 366.505 en 1919, mientras que el rendimiento de remolacha azucarera por hectárea cayó de 31.800 kilos en 1914 a 16.350 kilos en 1920. Las importaciones alemanas de cereales de antes de la guerra, de unos 6 millones y medio de toneladas al año, cesaron, y su producción interna de éstos cayó en 3 millones de toneladas al año. Sus importaciones anteriores a la guerra de más de 2 millones de toneladas de concentrados de aceite y otros alimentos para animales de granja cesaron. Los resultados del bloqueo fueron devastadores. Continuado durante nueve meses después del armisticio, causó la muerte de 800.000 personas, según Max Sering. Además, las reparaciones se llevaron unos 108.000 caballos, 205.000 reses, 426.000 ovejas y 240.000 aves.

Más perjudicial que la reducción del número de animales de granja (que se recuperó en seis o siete años), o la merma de la fertilidad del suelo (que pudo recuperarse en doce o quince años), fue la ruptura de la integración de la producción agrícola europea (que nunca se recuperó). El bloqueo de las Potencias Centrales arrancó el corazón de la integración de la preguerra. Cuando la guerra terminó, era imposible reemplazarla, porque había muchas fronteras políticas nuevas; estas fronteras estaban marcadas por restricciones arancelarias en constante aumento, y el mundo no europeo había aumentado su producción agrícola e industrial hasta un punto en el que era mucho menos dependiente de Europa.

Las fuertes bajas, la creciente escasez, la lenta disminución de la calidad de los productos y el aumento gradual del uso de sustitutos, así como la presión cada vez mayor de los gobiernos sobre las actividades de sus ciudadanos, todo ello supuso una gran tensión en la moral de los distintos pueblos europeos. La importancia de esta cuestión era tan grande en los países autocráticos y semidemocráticos como en los que tenían regímenes plenamente democráticos y parlamentarios. Estos últimos no permitían, por lo general, la celebración de elecciones generales durante la guerra, pero ambos tipos necesitaban el pleno apoyo de sus pueblos para mantener sus líneas de batalla y sus actividades económicas a pleno rendimiento. Al principio, la fiebre del patriotismo y el entusiasmo nacional era tan grande que esto no supuso ningún problema. Antiguos y mortales rivales políticos se dieron la mano, o incluso se sentaron en el mismo gabinete, y prometieron un frente unido al enemigo de su patria. Pero la desilusión fue rápida y apareció ya en el invierno de 1914. Este cambio fue paralelo a la toma de conciencia de que la guerra iba a ser larga y no el relámpago de una sola campaña y una sola batalla que todos habían esperado. Las insuficiencias de los preparativos para hacer frente a las numerosas bajas o para proporcionar municiones para las necesidades de la guerra moderna, así como la escasez o la interrupción del suministro de bienes civiles, provocaron la agitación pública. Se formaron comités, pero resultaron relativamente ineficaces, y en la mayoría de las actividades de la mayoría de los países fueron sustituidos por organismos unipersonales dotados de amplios controles. El uso de métodos de control voluntarios o semivoluntarios desapareció generalmente con los comités y fue sustituido por la compulsión, aunque fuera encubierta. En los gobiernos en su conjunto se produjo un cambio de personal algo similar hasta que cada gabinete llegó a estar dominado por un solo hombre, dotado de mayor energía, o una mayor disposición a tomar decisiones rápidas con escasa información que sus compañeros. De este modo, Lloyd George sustituyó a Asquith en Inglaterra; Clemenceau sustituyó a una serie de líderes menores en Francia; Wilson reforzó su control sobre su propio gobierno en los Estados Unidos; y, de forma claramente alemana, Ludendorff llegó a dominar el gobierno de su país. Para levantar la moral de sus propios pueblos y bajar la de sus enemigos, los países se dedicaron a una serie de actividades destinadas a regular el flujo de información hacia esos pueblos. Esto implicaba la censura, la propaganda y el recorte de las libertades civiles. Estas medidas se establecieron en todos los países, sin problemas en las Potencias Centrales y en Rusia, donde existía una larga tradición de amplia autoridad policial, pero con no menos eficacia en Francia y Gran Bretaña. En Francia se proclamó el estado de sitio el 2 de agosto de 1914. Esto dio al gobierno el derecho a gobernar por decreto, estableció la censura y puso a la policía bajo control militar. En general, la censura francesa no era tan severa como la alemana ni tan hábil como la británica, mientras que su propaganda era mucho mejor que la alemana pero no podía compararse con la británica. Las complejidades de la vida política francesa y la lentitud de su burocracia permitían todo tipo de retrasos y evasiones del control, especialmente por parte de personas influyentes. Cuando Clemenceau se opuso al gobierno en los primeros días de la guerra, su periódico, L’homme libre, fue suspendido; siguió publicándolo impunemente bajo el nombre de L’homme enchainé. La censura británica se estableció el 5 de agosto de 1914 y enseguida interceptó todos los cables y el correo privado a los que podía llegar, incluso el de los países neutrales. Esto se convirtió en una importante fuente de información militar y económica. Se aprobó una Ley de Defensa del Reino (conocida familiarmente como DORA) que otorgaba al gobierno el poder de censurar toda la información. En 1914 se creó un Comité de Censura de la Prensa, que fue sustituido por la Oficina de Prensa de Frederick E. Smith (más tarde Lord Birkenhead) en 1916. Establecida en Crewe House, podía controlar todas las noticias impresas en la prensa, actuando como agente directo del Almirantazgo y de las Oficinas de Guerra. La censura de los libros impresos era bastante indulgente, y lo era mucho más para los libros destinados a ser leídos en Inglaterra que para los libros de exportación, con el resultado de que los “best sellers” en Inglaterra eran desconocidos en América. Paralelamente a la censura estaba la Oficina de Propaganda de Guerra bajo el mando de Sir Charles Masterman, que contaba con una Oficina de Información Americana bajo el mando de Sir Gilbert Parker en Wellington House. Esta última agencia era capaz de controlar casi toda la información que iba a la prensa americana, y en 1916 actuaba como un servicio de noticias internacional en sí mismo, distribuyendo noticias europeas a unos 35 periódicos americanos que no tenían reporteros extranjeros propios.

Las oficinas de Censura y Propaganda trabajaron juntas en Gran Bretaña y en otros lugares. La primera ocultó todas las historias de violaciones de las leyes de la guerra o de las reglas de la humanidad por parte de la Entente, así como los informes sobre sus propios errores militares o sus propios planes de guerra y objetivos bélicos menos altruistas, mientras que la Oficina de Propaganda dio amplia publicidad a las violaciones y crudezas de las Potencias Centrales, a sus planes de movilización previos a la guerra y a sus acuerdos sobre objetivos bélicos. La violación alemana de la neutralidad belga fue constantemente lamentada, mientras que no se dijo nada de la violación de la neutralidad griega por parte de la Entente. Se habló mucho del ultimátum austriaco a Serbia, mientras que apenas se mencionó la movilización rusa que había precipitado la guerra. En las Potencias Centrales se habló mucho del “cerco” de la Entente, mientras que no se dijo nada de las exigencias del Kaiser de “un lugar bajo el sol” ni de la negativa del Alto Mando a renunciar a la anexión de cualquier parte de Bélgica. En general, la fabricación de mentiras descaradas por parte de las agencias de propaganda fue poco frecuente, y la imagen deseada del enemigo se construyó mediante un proceso de selección y distorsión de pruebas hasta que, en 1918, muchos en Occidente consideraban a los alemanes como militaristas sanguinarios y sádicos, mientras que los alemanes consideraban a los rusos como “monstruos infrahumanos”. La propaganda de las “atrocidades” fue muy difundida, especialmente por parte de los británicos; las historias de mutilaciones alemanas de cuerpos, violaciones de mujeres, corte de manos de niños, profanación de iglesias y santuarios y crucifixiones de belgas eran ampliamente creídas en Occidente en 1916. Lord Bryce encabezó un comité que produjo un volumen de tales historias en 1915, y es bastante evidente que este hombre bien educado, “la mayor autoridad inglesa sobre los Estados Unidos”, estaba completamente engañado por sus propias historias. Aquí, de nuevo, la fabricación directa de falsedades fue infrecuente, aunque el general Henry Charteris en 1917 creó una historia de que los alemanes estaban cocinando cuerpos humanos para extraer glicerina, y produjo fotos para probarlo. De nuevo, las fotografías de cuerpos mutilados en un atentado antisemita ruso en 1905 se difundieron como imágenes de belgas en 1915. Había varias razones para el uso de tales historias de atrocidades: (a) para fortalecer el espíritu de lucha del ejército de masas; (b) para endurecer la moral de los civiles; (c) para fomentar el alistamiento, especialmente en Inglaterra, donde se utilizaban voluntarios durante un año y medio; (d) para aumentar las suscripciones a los bonos de guerra; (e) para justificar las propias infracciones del derecho internacional o de las costumbres de la guerra; (f) para destruir las posibilidades de negociar la paz (como en diciembre de 1916) o para justificar una severa paz final (como hizo Alemania con respecto a Brest-Litovsk); y (g) para ganar el apoyo de los neutrales. En general, la relativa inocencia y credulidad del ciudadano medio, que en 1914 aún no estaba inmunizado contra los ataques propagandísticos a través de los medios de comunicación de masas, hizo que el uso de esas historias fuera relativamente eficaz. Pero el descubrimiento, en el período posterior a 1919, de que habían sido engañados dio lugar a un escepticismo hacia todas las comunicaciones del gobierno que fue especialmente notable en la Segunda Guerra Mundial.

Compartir