FOLLETÍN > ENTREGA 13

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley

IV LA FRANJA DE PROTECCIÓN 

El Cercano Oriente hasta 1914. 

La crisis imperial británica: África, Irlanda e India hasta 1926 

INTRODUCCIÓN 

EGIPTO Y SUDÁN hasta 1922 

ÁFRICA CENTRAL ORIENTAL hasta 1910 

SUDÁFRICA, 1895-1933 

CONSTRUYENDO LA COMMONWEALTH, 1910-1926 

ÁFRICA ORIENTAL, 1910-1931 

INDIA hasta 1926 

IRLANDA hasta 1939 

El Lejano Oriente hasta la Primera Guerra Mundial 

EL COLAPSO DE CHINA hasta 192O 

EL RESURGIMIENTO DE JAPÓN hasta 1918 


En la primera mitad del siglo XX la estructura de poder del mundo se transformó completamente. En 1900, la civilización europea, liderada por Gran Bretaña y seguida por otros estados a distancias variables, seguía extendiéndose hacia el exterior, perturbando las culturas de otras sociedades incapaces de resistirla, y a menudo sin ningún deseo de hacerlo. La estructura europea que se extendía hacia el exterior formaba una jerarquía de poder, riqueza y prestigio, con Gran Bretaña a la cabeza, seguida por un rango secundario de otras grandes potencias, por un rango terciario de las potencias secundarias ricas (como Bélgica, los Países Bajos y Suecia) y por un rango cuaternario de las potencias menores o decadentes (como Portugal o España, cuyas posiciones mundiales estaban sostenidas por el poder británico). 

A finales del siglo XX, esta estructura de poder emitió los primeros crujidos de su desastre inminente, pero en general fueron ignorados: en 1896 los italianos fueron masacrados por los etíopes en Adowa; en 1899-1902 todo el poderío de Gran Bretaña fue frenado por las pequeñas repúblicas bóer en la guerra de Sudáfrica; y en 1904-1905, Rusia fue derrotada por un Japón resurgente. Estos presagios no fueron generalmente tenidos en cuenta, y la civilización europea continuó su curso hacia el Armagedón. 

Para la segunda mitad del siglo XX, la estructura de poder del mundo presentaba un panorama bastante diferente. En esta nueva situación, el mundo consistía en tres grandes zonas: 1) La civilización ortodoxa bajo el Imperio Soviético, que ocupaba el corazón de Eurasia; 2) alrededor de ésta, una franja de culturas moribundas y destrozadas: islámica, hindú, malaya, china, japonesa, indonesia y otras: y (3) fuera de esta franja, y principalmente responsable de la destrucción de sus culturas, la civilización occidental. Además, la civilización occidental había sido profundamente modificada. En 1900 había consistido en un área central en Europa con áreas periféricas en las Américas, Australia, Nueva Zelanda, y los límites de África. Para 1950 la civilización occidental tenía su centro de poder en América, sus límites en África los estaba perdiendo, y Europa había quedado tan reducida en poder, riqueza y prestigio, que a muchos les pareció que debía elegir entre convertirse en un satélite de una civilización occidental dominada por los americanos, o unirse a la franja intermedia para tratar de crear una tercera fuerza capaz de mantener un equilibrio de poder entre América y el bloque soviético. Esta impresión era errónea, y para finales de los años 50 Europa estaba ya en condiciones, una vez más, de desempeñar un papel independiente en los asuntos mundiales. 

En los capítulos anteriores hemos examinado los antecedentes de la civilización occidental y del Imperio Ruso hasta la segunda década del siglo XX. En el presente capítulo examinaremos la situación en la franja de amortiguamiento, hasta aproximadamente el final de esa misma década. A principios del siglo XX, las zonas que se convertirían en la franja de protección consistían en: 1) el Cercano Oriente dominado por el Imperio Otomano, 2) el Oriente Medio dominado por el Imperio Británico en la India, y 3) el Lejano Oriente, formado por dos antiguas civilizaciones, China y el Japón. En las afueras de éstas se encontraban las zonas coloniales menores de África, Malasia e Indonesia. En este punto consideraremos las tres áreas principales de la franja de amortiguamiento, con un breve vistazo a África. 

El Cercano Oriente hasta 1914 

Durante más de un siglo, desde poco después del final de las guerras napoleónicas en 1815 hasta 1922, las relaciones de las grandes potencias se vieron exacerbadas por lo que se conoció como la «Cuestión del Cercano Oriente». Este problema, que surgió de la creciente debilidad del Imperio Otomano, se refería a la cuestión de qué sería de las tierras y pueblos que quedaron sin gobierno por la retirada del poder turco. El problema se hizo más complejo por el hecho de que el poder turco no se retiró, sino que más bien decayó sin moverse de donde estaba, de modo que en muchas áreas continuó existiendo de modo legal, cuando ya había dejado de funcionar de hecho debido a la debilidad y la corrupción del gobierno del sultán. Los propios turcos trataron de mantener su posición, no remediando su debilidad y corrupción mediante una reforma, sino enfrentando un Estado europeo contra otro, y desatando acciones crueles y arbitrarias contra cualquiera de sus súbditos que se atreviese a mostrar inquietud. 

El Imperio Otomano alcanzó su apogeo en el período 1526-1533 con la conquista de Hungría y el primer asedio a Viena. Un segundo asedio, también infructuoso, tuvo lugar en 1683. A partir de ese momento el poder turco declinó y la soberanía turca se retiró, pero lamentablemente el declive fue mucho más rápido que la retirada, con el resultado de que se alentó a los pueblos sometidos a rebelarse, y se alentó a las potencias extranjeras a intervenir, debido a la debilidad del poder turco en las zonas que todavía estaban nominalmente bajo la soberanía del sultán. 

En su apogeo, el Imperio Otomano era más grande que cualquier estado europeo contemporáneo, tanto en superficie como en población. Al sur del Mediterráneo, se extendía desde el Océano Atlántico en Marruecos hasta el Golfo Pérsico; al norte del Mediterráneo, se extendía desde el Mar Adriático hasta el Mar Caspio, incluyendo los Balcanes hasta el norte de Polonia, y toda la costa norte del Mar Negro. Este vasto imperio se dividió en veintiún gobiernos, y se subdividió en setenta valiatos, cada uno bajo un pashá. Toda la estructura se mantuvo unida como un sistema militar de recaudación de tributos, por el hecho de que los gobernantes de todas las zonas eran musulmanes. El gobernante supremo de Constantinopla no sólo era sultán (y por lo tanto jefe del imperio) sino también califa (y por lo tanto defensor del credo musulmán). En la mayor parte del imperio, la masa del pueblo era musulmana como sus gobernantes, pero en gran parte del imperio las masas de los pueblos eran no musulmanes, siendo cristianos romanos, cristianos ortodoxos, judíos u otros credos. 

Las variaciones lingüísticas eran incluso más notables que las distinciones religiosas. Sólo los pueblos de Anatolia generalmente hablaban turco, mientras que los del norte de África y el Cercano Oriente hablaban varios dialectos semíticos y hamíticos, de los cuales el más frecuente era el árabe. Desde Siria hasta el Mar Caspio, al otro lado de la base de Anatolia, había varios idiomas, de los cuales los principales eran el kurdo y el armenio. Las costas del mar Egeo, especialmente las occidentales, eran generalmente de habla griega. La costa norte era una mezcla confusa de pueblos de habla turca, griega y búlgara. La costa oriental del Adriático era de habla griega hasta el paralelo 40, y luego albana durante casi tres grados de latitud, fusionándose gradualmente en varios idiomas eslavos del sur como el croata, el esloveno y (en el interior) el serbio. La costa dálmata e Istria tenían muchos hablantes de italiano. En la orilla del Mar Negro, la propia Tracia era una mezcla de turco, griego y búlgaro desde el Bósforo hasta el paralelo 42, donde había una sólida masa de búlgaros. Los Balcanes centrales eran una zona confusa, especialmente en Macedonia donde se encontraban y mezclaban turcos, griegos, albaneses, serbios y búlgaros. Al norte de los grupos de habla búlgara, y en general separados de ellos por el Danubio, había rumanos. Al norte de los croatas y los serbios, y generalmente separados de ellos por el río Drava, estaban los húngaros. El distrito donde se encontraban los húngaros y los rumanos, Transilvania, estaba confundido, con grandes bloques de un idioma separados de sus semejantes por bloques del otro, confusión que se veía agravada por la presencia de un número considerable de alemanes y gitanos. 

Las divisiones religiosas y lingüísticas del Imperio Otomano se complicaron debido a divisiones geográficas, sociales y culturales, especialmente en los Balcanes. Esta última zona ofrecía contrastes tales como las actividades comerciales y mercantiles relativamente avanzadas de los griegos; grupos de pastores primitivos como los pastores de cabras albanos; agricultores de subsistencia que se ganaban la vida a duras penas en pequeñas parcelas de los suelos rocosos de Macedonia; granjas de tamaño campesino en los mejores suelos de Serbia y Rumania; grandes y ricas fincas que producían para un mercado comercial y trabajaban con mano de obra de siervos en Hungría y Rumania. Tal diversidad hacía casi imposible cualquier esperanza de unidad política por consentimiento o por federación en los Balcanes. De hecho, era casi imposible trazar cualquier línea política que pudiera coincidir con las líneas geográficas y lingüísticas o religiosas, porque las distinciones lingüísticas y religiosas indicaban frecuentemente distinciones de clase. Así, las clases altas y bajas o los grupos comerciales y agrícolas, incluso en el mismo distrito, a menudo tenían idiomas o religiones diferentes. Esa pauta de diversidad podía mantenerse unida más fácilmente mediante una simple demostración de fuerza militar. Esto fue lo que los turcos proporcionaron. El militarismo y el fiscalismo eran las dos notas clave del dominio turco y eran suficientes para mantener unido el imperio mientras ambos siguieran siendo efectivos y el imperio estuviera libre de interferencias externas. Pero en el curso del siglo XVIII la administración turca se volvió ineficaz y la interferencia externa se hizo importante. 

El sultán, que era un gobernante totalmente absoluto, se convirtió muy rápidamente en un gobernante totalmente arbitrario. Esta característica se extendió a todas sus actividades. Llenaba su harén con todas las mujeres que le gustaban, sin ninguna ceremonia formal. Estas numerosas y temporales relaciones produjeron numerosos niños, de los cuales muchos fueron descuidados o incluso olvidados. Por consiguiente, la sucesión al trono nunca se estableció y nunca se basó en la primogenitura. Como consecuencia, el sultán llegó a temer el asesinato desde casi cualquier dirección. Para evitarlo, tendía a rodearse de personas que no tenían ninguna posibilidad de sucederle: mujeres, niños, negros, eunucos y cristianos. Todos los sultanes a partir de 1451 nacieron de madres esclavas, y sólo un sultán después de esta fecha se molestó en contraer un matrimonio formal. Tal forma de vida aisló al sultán de sus súbditos por completo. 

Este aislamiento se aplicaba tanto al proceso de gobierno como a la vida personal del gobernante. La mayoría de los sultanes prestaban poca atención al gobierno, dejando esto a sus grandes visires y a los pashás locales. Los primeros no tenían titularidad, siendo nombrados o destituidos según los caprichos de la intriga del harén. Los pashás tendían a ser cada vez más independientes, ya que recaudaban impuestos locales y levantaban las fuerzas militares locales. El hecho de que el sultán fuera también califa (y por tanto sucesor religioso de Mahoma), y la creencia religiosa de que el gobierno estaba bajo la guía divina y debía ser obedecido, por muy injusto y tiránico que fuera, hacía que todo pensamiento religioso sobre cuestiones políticas o sociales adoptara la forma de justificación del status quo, y hacía casi imposible cualquier tipo de reforma. La reforma sólo podía venir del Sultán, pero su ignorancia y aislamiento de la sociedad hacía improbable la reforma. En consecuencia, todo el sistema se volvió cada vez más débil y corrupto. La administración era caótica, ineficiente y arbitraria. Casi nada se podía hacer sin regalos y sobornos a los funcionarios, y no siempre era posible saber qué funcionario o serie de funcionarios eran los que había que corromper. 

El caos y la debilidad que hemos descrito estaban en pleno apogeo en el siglo XVII, y empeoraron durante los doscientos años siguientes. Ya en 1699 el sultán perdió Hungría, Transilvania, Croacia y Eslavonia a manos de los Habsburgo, partes de los Balcanes occidentales a manos de Venecia y distritos del norte a manos de Polonia. En el curso del siglo XVIII, Rusia adquirió zonas al norte del Mar Negro, en particular Crimea. 

Durante el siglo XIX, la cuestión del Cercano Oriente se hizo cada vez más aguda. Rusia emergió de las guerras napoleónicas como una gran potencia, capaz de aumentar su presión sobre Turquía. Esta presión fue el resultado de tres motivaciones. El imperialismo ruso buscó una salida a las aguas abiertas del sur dominando el Mar Negro y ganando acceso al Egeo mediante la adquisición de los Estrechos y Constantinopla. Más tarde, este esfuerzo se complementó con la presión económica y diplomática sobre Persia para llegar al Golfo Pérsico. Al mismo tiempo, Rusia se consideraba a sí misma como la protectora de los cristianos ortodoxos del Imperio Otomano, y ya en 1774 había obtenido el consentimiento del sultán para este papel protector. Además, como el más poderoso estado eslavo, Rusia tenía la ambición de ser considerada como la protectora de los eslavos en los dominios del sultán. 

Estas ambiciones rusas nunca podrían haber sido frustradas por el sultán solo, pero éste no tuvo que enfrentarlas solo. Generalmente encontró el apoyo de Gran Bretaña, y cada vez más el de Francia. Gran Bretaña estaba obsesionada con la necesidad de defender a la India, que era un fondo común de mano de obra y un área de montaje militar vital para la defensa de todo el imperio. De 1840 a 1907, se enfrentó a la pesadilla de la posibilidad de que Rusia intentara cruzar Afganistán al noroeste de la India, o cruzar Persia hasta el Golfo Pérsico, o penetrar a través de los Dardanelos y el Egeo en la «línea de vida» británica hacia la India a través del Mediterráneo. La apertura del Canal de Suez en 1869 aumentó la importancia de esta ruta mediterránea hacia el este a ojos británicos. Fue protegido por las fuerzas británicas en Gibraltar, Malta (adquirida en 1800), Chipre (1878) y Egipto (1882). En general, a pesar de la simpatía humanitaria inglesa por los pueblos sometidos a la tiranía de los turcos, y a pesar de la consideración de Inglaterra por los méritos de un buen gobierno, la política imperial británica consideró que sus intereses estarían más seguros con una Turquía débil, aunque corrupta, en el Cercano Oriente, de lo que lo estarían con cualquier gran potencia en esa zona, o con la zona dividida en pequeños estados independientes que pudieran caer bajo la influencia de las grandes potencias. 

La preocupación francesa por el Cercano Oriente era paralela, pero más débil que la de Gran Bretaña. Tenía relaciones culturales y comerciales con el Levante que se remontaban, en algunos casos, a las Cruzadas. Además, los franceses tenían antiguas reivindicaciones, reavivadas en 1854, de ser considerados los protectores de los católicos romanos en el Imperio Otomano, y de los «lugares santos» en Jerusalén. 

Otras tres influencias que se hicieron cada vez más fuertes en el Cercano Oriente fueron el crecimiento del nacionalismo y los crecientes intereses de Austria (después de 1866) y de Alemania (después de 1889). Los primeros movimientos del nacionalismo balcánico se pueden ver en la revuelta de los serbios en 1804-1812. Con la toma de Besarabia a Turquía en 1812, Rusia ganó el derecho de autogobierno local para los serbios. Lamentablemente, estos últimos comenzaron casi inmediatamente a luchar entre sí, dividiéndose principalmente entre un grupo rusófilo dirigido por Milan Obrenovich, y un grupo nacionalista serbio dirigido por George Petrović (más conocido como Karageorge). El estado serbio, establecido formalmente en 1830, estaba delimitado por los ríos Dvina, Save, Danubio y Timok. Con autonomía local bajo el protectorado turco, siguió rindiendo homenaje al sultán y apoyando a las guarniciones de las tropas turcas. La feroz disputa entre Obrenovich y Karageorgević continuó después de que Serbia obtuvo la independencia completa en 1878. La dinastía Obrenovich gobernó en 1817-1842 y 1858-1903, mientras que el grupo Karageorgević gobernó en 1842-1858 y 1903-1945. Las intrigas de estos dos contra el otro se ampliaron en un conflicto constitucional en el que el grupo Obrenovich apoyó la constitución algo menos liberal de 1869, mientras que el grupo Karageorgević apoyó la constitución algo más liberal de 1889. La primera constitución entró en vigor en 1869-1889 y nuevamente en 1894-1903, mientras que la segunda lo hizo en 1889-1894 y nuevamente en 1903-1921. Para ganar el apoyo popular mediante un llamamiento a los sentimientos nacionalistas, ambos grupos conspiraron contra Turquía y más tarde contra Austria-Hungría. 

Un segundo ejemplo de nacionalismo balcánico apareció en la lucha de Grecia por la independencia del sultán (1821-1830). Después de que griegos y musulmanes se masacraran por millares, la independencia griega se estableció con una monarquía constitucional bajo la garantía de las tres grandes potencias. Un príncipe bávaro fue colocado en el trono y comenzó a establecer un estado constitucional centralizado y burocrático que era bastante inadecuado para un país con tales tradiciones inconstitucionales, transporte y comunicaciones deficientes, un bajo nivel de alfabetización y un alto nivel de localismo partidista. Después de treinta turbulentos años (1832-1862), Otto de Baviera fue depuesto y sustituido por un príncipe danés y un gobierno unicameral completamente democrático que funcionó sólo ligeramente mejor. La dinastía danesa sigue gobernando, aunque suplantada por una república en 1924-1935, y por dictaduras militares en diversas ocasiones, en particular la de Joannes Metaxas (1936-1941). 

No hay que insistir demasiado en los primeros comienzos del nacionalismo balcánico. Si bien los habitantes de la zona siempre han sido hostiles con los forasteros y resentidos ante gobiernos gravosos, estos sentimientos merecen ser considerados como o localismo en lugar de nacionalismo. Tales sentimientos prevalecen entre todos los pueblos primitivos y no deben considerarse como nacionalismo a menos que sean tan amplios que abarquen la lealtad a todos los pueblos de la misma lengua y cultura y se organicen de tal manera que esta lealtad se dirija hacia el Estado como núcleo de los esfuerzos nacionalistas. Entendido de esta manera, el nacionalismo se convirtió en un factor muy potente en la interrupción del Imperio Otomano sólo después de 1878. 

Estrechamente relacionados con los comienzos del nacionalismo balcánico estuvieron los comienzos del paneslavismo y los diversos «movimientos pan» en reacción a esto, como el panislamismo. Éstos sólo alcanzaron un nivel significativo a finales del siglo XIX. En términos simples, el paneslavismo fue un movimiento de unidad cultural y, tal vez a largo plazo, de unidad política entre los eslavos. En la práctica llegó a significar el derecho de Rusia a asumir el papel de protector de los pueblos eslavos fuera de la propia Rusia. A veces era difícil para algunos pueblos, especialmente para los enemigos de Rusia, distinguir entre el paneslavismo y el imperialismo ruso. Igualmente, definido de forma sencilla, el pan-islamismo era un movimiento de unidad o al menos de cooperación entre todos los pueblos musulmanes para resistir las invasiones de las potencias europeas en los territorios musulmanes. En términos concretos buscaba dar al califa un liderazgo religioso, y quizás con el tiempo un liderazgo político como nunca antes había tenido. Estos dos movimientos paneuropeos no tuvieron importancia hasta finales del siglo XIX, mientras que el nacionalismo balcánico fue sólo un poco anterior a ellos en cuanto a su importancia. 

Estos nacionalistas balcánicos tenían sueños románticos de unir a los pueblos de un mismo idioma, y generalmente miraban hacia atrás, con una perspectiva histórica distorsionada, a algún período en el que pueblos de su misma lengua habían desempeñado un papel político más importante. Los griegos soñaban con un estado bizantino revitalizado, o incluso con un imperio ateniense periclánico. Los serbios soñaban con los días de Stephen Dushan, mientras que los búlgaros se remontaban a los días del Imperio Búlgaro de Simeón, a principios del siglo X. Sin embargo, debemos recordar que incluso a principios del siglo XX esos sueños sólo se daban entre la minoría educada de los pueblos balcánicos. En el siglo XIX, la agitación en los Balcanes era mucho más probable que fuera causada por el desgobierno turco que por cualquier tipo de sentimiento nacional. Además, cuando el sentimiento nacional aparecía era tan probable que apareciera como un sentimiento de animosidad contra vecinos que eran diferentes, más que un sentimiento de unidad con pueblos que eran iguales en cultura y religión. Y en todo momento el localismo y los antagonismos de clase (especialmente la hostilidad rural contra los grupos urbanos) se mantuvieron en un alto nivel. 

Rusia le hizo la guerra a Turquía cinco veces en el siglo XIX. En las dos últimas ocasiones las grandes potencias intervinieron para evitar que Rusia impusiera su voluntad al sultán. La primera intervención dio lugar a la Guerra de Crimea (1854-1856) y al Congreso de París (1856), mientras que la segunda intervención, en el Congreso de Berlín en 1878, reescribió un tratado de paz que el zar acababa de imponer al sultán (Tratado de San Esteban, 1877). 

En 1853 el zar, como protector de los cristianos ortodoxos del Imperio Otomano, ocupó los principados de Moldavia y Valaquia al norte del Danubio y al este de los Cárpatos. Bajo presión británica el sultán declaró la guerra a Rusia, y fue apoyado por Gran Bretaña, Francia y Cerdeña en la subsiguiente «Guerra de Crimea». Bajo la amenaza de unirse a las fuerzas antirrusas, Austria obligó al zar a evacuar los principados y los ocupó ella misma, exponiendo así una rivalidad austro-rusa en los Balcanes que continuó durante dos generaciones y que finalmente precipitó la Guerra Mundial de 1914-1918. 

El Congreso de París de 1856 trató de eliminar toda posibilidad de una futura intervención rusa en los asuntos turcos. Se garantizó la integridad de Turquía, Rusia renunció a su reivindicación como protectora de los súbditos cristianos del sultán, se «neutralizó» el Mar Negro prohibiendo todos los buques y arsenales navales en sus aguas y costas, se creó una Comisión Internacional para asegurar la libre navegación del Danubio, y en 1862, tras varios años de indecisión, a los dos principados de Moldavia y Valaquia, junto con Besarabia, se les permitió formar el estado de Rumania. El nuevo estado permaneció técnicamente bajo el protectorado turco hasta 1878. Fue el más progresista de los Estados sucesores del Imperio Otomano, con avanzados sistemas educativos y judiciales basados en los de la Francia napoleónica, y una profunda reforma agraria. Esta última, que se llevó a cabo en dos etapas (1863-1866 y 1918-1921), dividió los grandes patrimonios de la Iglesia y de la nobleza, y eliminó todo vestigio de cuotas señoriales o de servidumbre. En virtud de una constitución liberal, pero no democrática, un príncipe alemán, Carlos de Hohenzollern-Sigmaringen (1866-1914), estableció una nueva dinastía que no terminó hasta 1948. Durante todo este período, los sistemas culturales y educativos del país siguieron orientados hacia Francia, en marcado contraste con las inclinaciones de la dinastía gobernante, que tenía simpatías alemanas. La posesión rumana de Besarabia y su orgullo general por su herencia latina, como se refleja en el nombre del país, supuso un obstáculo para las buenas relaciones con Rusia, aunque la mayoría de los rumanos eran miembros de la Iglesia Ortodoxa. 

La debilidad política y militar del Imperio Otomano ante la presión rusa y los nacionalismos balcánicos hizo evidente que debía occidentalizarse y reformarse, si quería sobrevivir. El sultán hizo amplias promesas verbales en este sentido en el período 1839-1877, e incluso se hicieron ciertos esfuerzos para cumplirlas. El ejército fue reorganizado sobre una base europea con la ayuda de Prusia. El gobierno local se reorganizó y centralizó, y el sistema fiscal mejoró enormemente, principalmente al restringir el uso de los agricultores fiscales; los funcionarios del gobierno pasaron de una base de pago de honorarios a una base salarial; se abolió el mercado de esclavos, aunque esto supuso una gran reducción de los ingresos del sultán; se redujo el monopolio religioso de la educación y se dio un considerable impulso a la educación técnica secular. Por último, en 1856, en un edicto impuesto al sultán por las grandes potencias, se hizo un esfuerzo por establecer un Estado laico en Turquía mediante la abolición de todas las desigualdades basadas en el credo con respecto a la libertad personal, la ley, la propiedad, los impuestos y la elegibilidad para el cargo o el servicio militar. 

En la práctica, ninguna de estas reformas de papel fue muy eficaz. No fue posible cambiar las costumbres del pueblo turco mediante promulgaciones en papel. De hecho, cualquier intento de hacerlo despertó la ira de muchos musulmanes, hasta el punto de que su conducta personal hacia los no musulmanes empeoró. Al mismo tiempo, estas promesas llevaron a los no musulmanes a esperar un mejor trato, de modo que las relaciones entre los diversos grupos se exacerbaron. Aunque el sultán hubiera tenido toda la intención de llevar a cabo sus reformas declaradas, habría tenido dificultades extraordinarias para hacerlo debido a la estructura de la sociedad turca y a la completa falta de administradores capacitados o incluso de personas alfabetizadas. El Estado turco era un Estado teocrático y la sociedad turca era una sociedad patriarcal o incluso tribal. Cualquier movimiento hacia la secularización o hacia la igualdad social podía fácilmente resultar, no en una reforma, sino en la completa destrucción de la sociedad, al disolver las relaciones religiosas y autoritarias que mantenían unidos tanto al estado como a la sociedad. Pero el movimiento hacia la reforma carecía del apoyo incondicional del sultán; despertó la oposición de los grupos de musulmanes más conservadores y, en cierto modo, más leales; despertó la oposición de muchos turcos liberales porque se derivaba de la presión occidental sobre Turquía; despertó la oposición de muchos grupos cristianos o no turcos que temían que el éxito de la reforma pudiera debilitar sus posibilidades de desmantelar completamente el Imperio Otomano; y los esfuerzos de reforma, al estar dirigidos al carácter teocrático del Estado turco, contrarrestaron los esfuerzos del sultán por convertirse en el líder del panislamismo y utilizar su título de califa para movilizar a los musulmanes no otomanos de la India, Rusia y el Este para que le apoyaran en sus luchas con las grandes potencias europeas. 

Por otra parte, estaba igualmente claro que Turquía no podía enfrentarse a ningún Estado europeo sobre la base de la igualdad militar hasta que se occidentalizara. Al mismo tiempo, los productos industriales baratos hechos con maquinaria de las Potencias occidentales empezaron a llegar a Turquía y a destruir la capacidad de los artesanos de Turquía para ganarse la vida. Esto no pudo evitarse con la protección arancelaria, porque el sultán estaba obligado por los acuerdos internacionales a mantener sus derechos de aduana en un nivel bajo. Al mismo tiempo, el atractivo de las formas de vida occidentales comenzó a ser sentido por algunos de los súbditos del sultán, que las conocían. Éstos empezaron a agitar por el industrialismo o la construcción de ferrocarriles, por mayores oportunidades en la educación, especialmente la educación técnica, por reformas en la lengua turca y por nuevos tipos de literatura turca menos formal, por métodos honestos e impersonales de administración de la justicia y las finanzas públicas y por todas aquellas cosas que, al hacer fuertes a las potencias occidentales, las convertían en un peligro para Turquía. 

El sultán realizó débiles esfuerzos de reforma en el período 1838-1875, pero para esta última fecha estaba completamente desilusionado con estos esfuerzos, y pasó a una política de censura y represión despiadada; esta represión condujo, por fin, a la llamada rebelión de los «Jóvenes Turcos» de 1908. 

El paso de una reforma débil a una represión despiadada coincidió con la reanudación de los ataques rusos contra Turquía. Estos ataques fueron incitados por la carnicería turca de los agitadores búlgaros en Macedonia, y por el éxito de la guerra turca contra Serbia. Apelando a la doctrina del paneslavismo, Rusia acudió al rescate de los búlgaros y los serbios, y derrotó rápidamente a los turcos, obligándolos a aceptar el Tratado de San Esteban antes de que ninguna de las potencias occidentales pudiera intervenir (1877). Entre otras disposiciones, este tratado estableció un gran estado de Bulgaria, incluyendo gran parte de Macedonia, independiente de Turquía y bajo ocupación militar rusa. 

Este Tratado de San Stefano, especialmente la disposición relativa a un gran Estado búlgaro, que, se temía, no sería más que un instrumento ruso, era completamente inaceptable para Inglaterra y Austria. Uniéndose a Francia, Alemania e Italia, obligaron a Rusia a acudir a una conferencia en Berlín donde el tratado fue completamente reescrito (1878). Se aceptó la independencia de Serbia, Montenegro y Rumania, así como las adquisiciones rusas de Kars y Batum, al este del Mar Negro. Rumania tuvo que entregar Besarabia a Rusia, pero recibió Dobruja del sultán. La propia Bulgaria, el tema crucial de la conferencia, se dividió en tres partes: a) la franja entre el Danubio y los montes Balcanes se estableció como un Estado autónomo y pagador de tributos bajo el protectorado turco; b) la parte de Bulgaria situada al sur de los montes se restituyó al sultán como la provincia de Rumelia Oriental para que la gobernara un gobernador cristiano aprobado por las Potencias; y c) Macedonia, aún más al sur, se restituyó a Turquía a cambio de promesas de reformas administrativas. A Austria se le concedió el derecho de ocupar Bosnia, Herzegovina y el Sanjak de Novi-Bazar (una franja entre Serbia y Montenegro). Los ingleses, mediante un acuerdo separado con Turquía, recibieron la isla de Chipre para mantenerla mientras Rusia mantuviera Batum y Kars. Los demás Estados no recibieron nada, aunque Grecia presentó reclamaciones a Creta, Tesalia, Epiro y Macedonia, mientras que Francia habló de su interés en Túnez, e Italia no ocultó sus ambiciones en Trípoli y Albania. Sólo Alemania no pidió nada, y recibió el agradecimiento y la amistad del sultán por su moderación. 

El Tratado de Berlín de 1878 fue un desastre desde casi todos los puntos de vista porque dejó a todos los estados, excepto a Austria, con el apetito abierto y el hambre insatisfecha. Los paneslavos, los rumanos, los búlgaros, los eslavos del sur, los griegos y los turcos estaban descontentos con el asentamiento. El acuerdo convirtió a los Balcanes en un polvorín abierto del que se alejó la chispa sólo con gran dificultad y sólo durante veinte años. También abrió la perspectiva de la liquidación de las posesiones turcas en el norte de África, incitando así una rivalidad entre las grandes potencias que fue un peligro constante para la paz en el período 1878-1912. La pérdida de Besarabia por parte de Rumania, la pérdida de Rumelia oriental por parte de Bulgaria, la pérdida por parte de los eslavos del sur de su esperanza de alcanzar el Adriático o incluso de llegar a Montenegro (a causa de la ocupación austríaca de Bosnia y Novi-Bazar), la imposibilidad de los griegos de llegar a Tesalia o Creta y la completa incomodidad de los turcos crearon una atmósfera de insatisfacción general. En medio de todo esto, la promesa de reformas a Macedonia sin ninguna disposición para hacer cumplir esta promesa despertó esperanzas y agitaciones que no pudieron ser satisfechas ni acalladas. Incluso Austria, que, a primera vista, había obtenido más de lo que podía realmente esperar, habían encontrado en Bosnia el instrumento que iba a llevar finalmente a la destrucción total del Imperio de los Habsburgo. Esta adquisición había sido alentada por Bismarck como un método para desviar las ambiciones austriacas hacia el sur, hacia el Adriático y fuera de Alemania. Pero al poner a Austria, de esta manera, en la posición de ser el principal obstáculo en el camino de los sueños de unidad de los sur-eslavos, Bismarck también estaba creando la ocasión para la destrucción del Imperio Hohenzollern. Es evidente que la historia diplomática europea de 1878 a 1919 no es más que un comentario sobre los errores del Congreso de Berlín. 

Para Rusia los acontecimientos de 1878 fueron una amarga decepción. Incluso el pequeño estado búlgaro que surgió del asentamiento les dio poca satisfacción. Con una constitución dictada por Rusia y bajo un príncipe, Alejandro de Battenberg, que era sobrino del zar, los búlgaros mostraron un espíritu poco cooperativo que afligió profundamente a los rusos. Como resultado, cuando Rumelia Oriental se rebeló en 1885 y exigió la unión con Bulgaria, el cambio fue rechazado por Rusia y alentado por Austria. Serbia, en su amargura, fue a la guerra con Bulgaria pero fue derrotada y obligada a hacer la paz por Austria. La unión de Bulgaria y Rumelia del Este fue aceptada, para salvar las apariencias, por el sultán. Las objeciones rusas se mantuvieron dentro de los límites del poder de Austria e Inglaterra, pero fueron lo suficientemente fuertes para forzar la abdicación de Alejandro de Battenberg. El príncipe Fernando de Sajonia-Coburgo-Gotha fue elegido para suceder a Alejandro, pero fue inaceptable para Rusia y no fue reconocido por ninguna de las Potencias hasta su reconciliación con Rusia en 1896. El estado estaba generalmente en agitación durante este período, los complots y los asesinatos se sucedían constantemente. Una organización revolucionaria macedonia conocida como IMRO, que trabajaba por la independencia de su zona, adoptó una política cada vez más terrorista, matando a cualquier estadista búlgaro o rumano que no colaborara de todo corazón con sus esfuerzos. Búlgaros agitados formaron bandas insurgentes que hicieron incursiones en Macedonia, y la insurrección se hizo endémica en la provincia, irrumpiendo con toda su fuerza en 1902. Para esa fecha las bandas serbias y griegas se habían unido a la confusión. Las potencias intervinieron en ese momento para inaugurar un programa de reformas en Macedonia bajo la supervisión de los austro-rusos. 

El Congreso de Berlín comenzó la liquidación de la posición turca en el norte de África. Francia, que ocupaba Argelia desde 1830, estableció un protectorado francés sobre Túnez también en 1881. Esto condujo a la ocupación británica de Egipto al año siguiente. Para no ser superada, Italia presentó una reclamación por Trípoli pero no pudo obtener más que un intercambio de notas, conocido como el Acuerdo del Mediterráneo de 1887, por el cual Inglaterra, Italia, Austria, España y Alemania prometieron mantener el status quo en el Mediterráneo, el Adriático, el Mar Egeo y el Mar Negro, salvo que todas las partes acordaran cambios. La única ventaja concreta para Italia en esto fue una promesa británica de apoyo en el norte de África a cambio del apoyo italiano a la posición británica en Egipto. Esto sólo proporcionó una tenue satisfacción a las ambiciones italianas en Trípoli, pero se reforzó en 1900 con un acuerdo franco-italiano por el que Italia dio a Francia carta blanca en Marruecos a cambio de carta blanca en Trípoli. 

Para 1900 un factor completamente nuevo comenzó a inmiscuirse en la Cuestión Oriental. Bajo Bismarck (1862-1890) Alemania había evitado todas las aventuras no europeas. Bajo Guillermo II (1888-1918) cualquier tipo de aventura, especialmente una remota e incierta, era bienvenida. En el período anterior Alemania se había ocupado de la Cuestión del Cercano Oriente sólo como miembro del «concierto de las potencias» europeas y con algunos asuntos incidentales como el uso de oficiales alemanes para entrenar al ejército turco. Después de 1889 la situación era diferente. Económicamente, los alemanes comenzaron a invadir Anatolia, estableciendo agencias comerciales y servicios bancarios; políticamente, Alemania trató de fortalecer la posición internacional de Turquía en todos los sentidos. Este esfuerzo fue simbolizado por las dos visitas del Kaiser alemán al sultán en 1889 y 1898. En esta última ocasión prometió solemnemente su amistad al «sultán Abdul Hamid y a los trescientos millones de mahometanos que lo veneran como califa». Lo más importante, quizás, era el proyecto de ferrocarril «Berlín a Bagdad», que completó su principal línea troncal, desde la frontera austro-húngara hasta Nusaybin, en el norte de Mesopotamia, para septiembre de 1918. Este proyecto era de la mayor importancia económica, estratégica y política no sólo para el Imperio Otomano y el Cercano Oriente, sino para toda Europa. Desde el punto de vista económico, aprovechó una región de grandes recursos minerales y agrícolas, incluidas las mayores reservas de petróleo del mundo. Estas fueron puestas en contacto con Constantinopla y, más allá de eso, con la Europa central y noroccidental. Alemania, que se industrializó tardíamente, tenía una gran demanda insatisfecha de alimentos y materias primas y una gran capacidad para fabricar productos industriales que pudieran exportarse para pagar esos alimentos y materias primas. Alemania había hecho y seguía haciendo esfuerzos por encontrar una solución a este problema abriendo relaciones comerciales con América del Sur, el Lejano Oriente y América del Norte. Se estaban estableciendo instalaciones bancarias y una marina mercante para fomentar dichas relaciones comerciales. Pero los alemanes, con su fuerte sentido estratégico, sabían bien que las relaciones con las zonas mencionadas estaban a merced de la flota británica, que, casi incuestionablemente, controlaría los mares en tiempo de guerra. El Ferrocarril Berlín-Bagdad resolvió estos problemas cruciales. Puso a la industria metalúrgica alemana en contacto con los grandes recursos metálicos de Anatolia; puso a la industria textil alemana en contacto con los suministros de lana, algodón y cáñamo de los Balcanes, Anatolia y Mesopotamia; de hecho, llevó a casi todas las ramas de la industria alemana la posibilidad de encontrar una solución para sus problemas críticos de mercado y de materias primas. Lo mejor de todo es que estas conexiones, al ser casi totalmente terrestres, estarían al alcance del ejército alemán y fuera del alcance de la marina británica.
Para la propia Turquía el ferrocarril era igualmente significativo. Estratégicamente hizo posible, por primera vez, que Turquía movilizara todo su poder en los Balcanes, la zona del Cáucaso, el Golfo Pérsico o el Levante. Aumentó enormemente la prosperidad económica de todo el país; pudo funcionar (como lo hizo después de 1911) con petróleo de la Mesopotamia; proporcionó mercados y, por tanto, incentivos para aumentar la producción de productos agrícolas y minerales; redujo enormemente el descontento político, los desórdenes públicos y el bandidaje en las zonas por las que circulaba; aumentó enormemente los ingresos del tesoro otomano a pesar de que el Gobierno se comprometió a pagar subsidios al ferrocarril por cada milla de vía construida, y con un ingreso garantido por milla y por año. 

Las grandes potencias mostraron una leve aprobación del ferrocarril de Bagdad hasta aproximadamente 1900. Luego, por más de diez años, Rusia, Gran Bretaña y Francia mostraron una violenta desaprobación, e hicieron todo lo posible para obstruir el proyecto. Después de 1910 esta desaprobación fue eliminada en gran parte por una serie de acuerdos por los que el Imperio Otomano se dividió en esferas de influencia exclusivas. Durante el período de desaprobación las grandes potencias interesadas emitieron tal aluvión de propaganda contra el plan que es necesario, aún hoy, advertir de su influencia. Describieron el Ferrocarril de Bagdad como la cuña de entrada de la agresión del imperialismo alemán que buscaba debilitar y destruir el Imperio Otomano y las apuestas de las demás Potencias en la zona. Las pruebas demuestran todo lo contrario. Alemania era la única gran potencia que quería que el Imperio Otomano existiese como algo fuerte e intacto. Gran Bretaña quería que estuviese algo débil, y también intacto. Francia generalmente compartía el punto de vista británico, aunque los franceses, con una inversión de 500.000.000 de dólares en la zona, querían que Turquía fuera también próspera. Rusia quería que fuese una cosa débil y dividida, opinión que compartían los italianos y, en cierta medida, los austriacos. 

Los alemanes no sólo se inclinaban favorablemente hacia Turquía, sino que su conducta parece haber sido completamente justa en lo que respecta a la administración del propio ferrocarril de Bagdad. En una época en que los ferrocarriles americanos y de otros países practicaban una discriminación generalizada entre los clientes en cuanto a las tarifas y la manipulación de la carga, los alemanes tenían las mismas tarifas y el mismo trato para todos, incluidos los alemanes y los no alemanes. Trabajaban para que el ferrocarril fuese eficiente y rentable, aunque sus ingresos procedentes de él estaban garantizados por el gobierno turco. En consecuencia, los pagos turcos al ferrocarril disminuyeron constantemente y el gobierno pudo participar en sus beneficios hasta casi tres millones de francos en 1914. Además, los alemanes no buscaron monopolizar el control del ferrocarril, ofreciendo compartirlo por igual con Francia e Inglaterra, y eventualmente con otras Potencias. Francia aceptó esta oferta en 1899, pero Gran Bretaña continuó rechazándola, y puso todos los obstáculos en el camino del proyecto. Cuando el gobierno otomano en 1911 intentó aumentar sus derechos de aduana de n a 14 por ciento para financiar la continuación de la construcción del ferrocarril, Gran Bretaña lo impidió. Para llevar a cabo el proyecto, los alemanes vendieron sus intereses ferroviarios en los Balcanes y renunciaron al subsidio de construcción otomano de 275.000 dólares por kilómetro. En llamativo contraste con esta actitud, los rusos obligaron a los turcos a cambiar el trazado original de la línea desde el norte de Anatolia hasta el sur de Anatolia, amenazando con tomar medidas inmediatas para cobrar todos los atrasos, que ascendían a más de 57 millones de francos, debidos al zar de Turquía en virtud del Tratado de 1878. Los rusos consideraron el proyecto de ferrocarril como una amenaza estratégica para su frontera armenia. Finalmente, en 1900, obligaron al sultán a prometer que no otorgaría ninguna concesión para construir ferrocarriles en el norte de Anatolia o en Armenia, salvo con la aprobación de los rusos. El gobierno francés, a pesar de las inversiones francesas en Turquía por valor de 2.500 millones de francos, se negó a permitir que los valores del ferrocarril de Bagdad se manejaran en la Bolsa de París. Para bloquear el crecimiento de las actividades misioneras católicas alemanas en el Imperio Otomano, los franceses persuadieron al Papa para que emitiera una encíclica ordenando a todos los misioneros de ese imperio que se comunicaran con el Vaticano a través de los consulados franceses. La oposición británica sólo se intensificó en abril de 1903. A principios de ese mes, el Primer Ministro Arthur Balfour y el Secretario de Relaciones Exteriores, Lord Lansdowne, hicieron un acuerdo para el control conjunto alemán, francés y británico del ferrocarril. En tres semanas este acuerdo fue repudiado por el gobierno debido a las protestas de los periódicos contra el mismo, aunque habría reducido a los turcos y alemanes juntos a sólo catorce de los treinta votos en la junta directiva del ferrocarril. Cuando en 1910 el gobierno turco intentó pedir prestado al extranjero 30 millones de dólares, garantizados por los ingresos aduaneros del país, fue rechazado sumariamente en París y Londres, pero obtuvo la suma sin dudarlo en Berlín. A la vista de estos hechos, el crecimiento del prestigio alemán y el declive a favor de las Potencias occidentales en la corte del sultán no llama la atención, y explica en gran medida la intervención turca del lado de las Potencias Centrales en la guerra de 1914-1918. 

El Ferrocarril de Bagdad no desempeñó ningún papel real en el estallido de la guerra de 1914 porque los alemanes, en el período 1910-1914, fueron capaces reducir las objeciones de las Grandes Potencias al plan. Esto se hizo a través de una serie de acuerdos que dividieron a Turquía en esferas de influencia extranjera. En noviembre de 1910, un acuerdo germano-ruso en Potsdam dio a Rusia carta blanca en el norte de Persia, retiró toda la oposición rusa al Ferrocarril de Bagdad y prometió a ambas partes apoyar la igualdad de oportunidades comerciales para todos (la política de «puertas abiertas») en sus respectivas áreas de influencia en el Cercano Oriente. Los franceses recibieron 2.000 millas de concesiones ferroviarias en Anatolia occidental y septentrional y en Siria en 1910-1912 y firmaron un acuerdo secreto con los alemanes en febrero de 1914, por el que se reconocían esas regiones como «esferas de influencia» francesas, mientras que el trazado del Ferrocarril de Bagdad se reconocía como una esfera de influencia alemana; ambas Potencias prometieron trabajar para aumentar los ingresos fiscales otomanos; los franceses retiraron su oposición al ferrocarril; y los franceses dieron a los alemanes la inversión de 70 millones de francos que los franceses ya tenían en el Ferrocarril de Bagdad a cambio de una cantidad igual en la emisión de bonos turcos de 1911, que Francia había rechazado anteriormente, más un lucrativo descuento en una nueva emisión de bonos otomanos de 1914. Los británicos hicieron un trato mucho más duro con los alemanes. Mediante un acuerdo de junio de 1914, Gran Bretaña retiró su oposición al Ferrocarril de Bagdad, permitió que Turquía aumentara sus aduanas del 11 al 15 por ciento, y aceptó una esfera de interés alemán a lo largo de la ruta del ferrocarril a cambio de promesas: 1) de que el ferrocarril no se extendería al Golfo Pérsico sino que se detendría en Basora, en el río Tigris, 2) que los capitalistas británicos tendrían el monopolio de la navegación de los ríos Éufrates y Tigris y el control exclusivo de los proyectos de irrigación basados en esos ríos, 3) que dos súbditos británicos ocuparían puestos en el consejo de administración del ferrocarril de Bagdad, 4) que Gran Bretaña tendría el control exclusivo de las actividades comerciales de Kuwait, el único puerto bueno de la parte superior del Golfo Pérsico, 5) que el monopolio de los recursos petroleros de la zona que va de Mosul a Bagdad se daría a una nueva empresa en la que las finanzas británicas tendrían la mitad de los intereses, la Royal Dutch Shell Company la cuarta parte, y los alemanes la cuarta parte; y 6) que ambas Potencias apoyarían la política de «puertas abiertas» en las actividades comerciales en la Turquía asiática. Lamentablemente, este acuerdo, así como los anteriores con otras Potencias, quedaron sin valor con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914. Sin embargo, sigue siendo importante reconocer que las Potencias de la Entente obligaron a los alemanes a establecer un acuerdo que dividiera a Turquía en «esferas de interés» en lugar del proyectado acuerdo alemán basado en la cooperación internacional para la reconstrucción económica de la zona. Estas luchas de las grandes potencias por beneficios e influencia en los restos del Imperio Otomano no podían dejar de tener profundos efectos en los asuntos internos de Turquía. Probablemente la gran masa de los súbditos del sultán no se vio afectada por estos acontecimientos, pero una minoría animada se sintió profundamente conmovida. Esta minoría no recibió ningún estímulo del despótico Abdul-Hamid II, sultán de 1876 a 1909. Aunque deseoso de lograr mejoras económicas, Abdul-Hamid II se opuso a la difusión de las ideas occidentales de liberalismo, constitucionalismo, nacionalismo o democracia, e hizo todo lo posible por impedir su propagación mediante la censura, las restricciones a los viajes al extranjero o a los estudios en el extranjero por parte de los turcos, y un elaborado sistema de gobierno policial arbitrario y espionaje gubernamental. Como resultado, la minoría de los turcos liberales, nacionalistas o progresistas tuvieron que organizarse en el extranjero. Esto lo hicieron en Ginebra en 1891 en un grupo que se conoce generalmente como los «Jóvenes Turcos». Su principal dificultad era conciliar las animosidades que existían entre los numerosos grupos lingüísticos que eran súbditos del sultán. Esto se hizo en una serie de congresos celebrados en París, en particular en 1902 y en 1907. En esta última reunión había representantes de los turcos, armenios, búlgaros, judíos, árabes y albaneses. Mientras tanto, esta organización secreta había penetrado en el ejército del sultán, que estaba hirviendo de descontento. Los conspiradores tuvieron tanto éxito que fueron capaces de rebelarse en julio de 1908, y obligar al sultán a restablecer la Constitución de 1876. En seguida aparecieron divisiones entre los líderes rebeldes, sobre todo entre los que deseaban un Estado centralizado y los que aceptaban las demandas de descentralización de las nacionalidades sometidas. Además, los musulmanes ortodoxos formaron una liga para resistir a la secularización, y el ejército pronto vio que sus principales demandas de mejor salario y mejores condiciones de vida no iban a ser satisfechas. Abdul-Hamid aprovechó estas divisiones para organizar una violenta contrarrevolución (abril de 1909). Fue aplastada, el sultán fue depuesto y los jóvenes turcos comenzaron a imponer sus ideas de un Estado nacional turco dictatorial con una severidad despiadada. Una ola de resistencia surgió de los grupos no turcos y de los musulmanes ortodoxos. El estallido de la Guerra Mundial en 1914 no permitió resolver estas disputas. De hecho, como veremos en un capítulo posterior, la Revolución de los Jóvenes Turcos de 1908 precipitó una serie de crisis internacionales de las cuales el estallido de la guerra en 1914 fue la última y más desastrosa. 

[Continuará]

Compartir