FOLLETÍN > ENTREGA 15

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley

EGIPTO y SUDÁN HASTA 1922 

La compra por parte de Disraeli, con dinero de Rothschild, de 176.602 acciones del Canal de Suez por 3.680.000 libras esterlinas del jedive de Egipto en 1875 estuvo motivada por la preocupación por las comunicaciones británicas con la India, al igual que la adquisición británica del Cabo de Buena Esperanza en 1814 había resultado de la misma preocupación. Pero en asuntos imperiales un paso lleva a otro, y cada adquisición obtenida para proteger una adquisición anterior requiere un nuevo avance, en una fecha posterior, para protegerla. Esto era claramente cierto en África, donde tales motivaciones extendieron gradualmente el control británico hacia el sur desde Egipto y hacia el norte desde el Cabo hasta que se unieron en África central con la conquista de la Tanganica alemana en 1916. 

Las extravagancias del jedive Ismael (1863-1879), que había obligado a vender sus acciones del Canal de Suez, condujeron finalmente a la creación de un condominio anglo-francés para gestionar la deuda externa egipcia y a la deposición del jedive por su suzerain, el sultán de Turquía. El condominio dio lugar a disputas y finalmente a una lucha abierta entre los nacionalistas egipcios y las fuerzas anglo-francesas. Cuando los franceses se negaron a unirse a los británicos en un bombardeo conjunto de Alejandría en 1882, el condominio se rompió y Gran Bretaña reorganizó el país de tal manera que, mientras que todos los cargos públicos estaban ocupados por egipcios, había un ejército británico de ocupación, los «asesores» británicos controlaban todos los principales puestos gubernamentales, y un «residente» británico, Sir Evelyn Baring (conocido como Lord Cromer después de 1892), controlaba todas las finanzas y realmente gobernó el país hasta 1907. 

Inspirado por agitadores religiosos musulmanes fanáticos (derviches), el Mahdi Muhammad Ahmed dirigió una revuelta sudanesa contra el control egipcio en 1883, masacró a una fuerza británica bajo el mando del general Charles («el Chino») Gordon en Jartum, y mantuvo un Sudán independiente durante quince años. En 1898, una fuerza británica bajo el mando de (Lord) Kitchener, con el fin de proteger el suministro de agua del Nilo de Egipto, se abrió camino hacia el sur contra tribus sudanesas fanáticas y obtuvo una victoria decisiva en Omdurman. Una convención anglo-egipcia estableció un condominio, conocido como el Sudán anglo-egipcio, en la zona entre Egipto y el río Congo. Esta zona, que había vivido desordenadamente durante siglos, fue pacificada gradualmente, sometida al imperio de la ley, irrigada por extensas obras hidráulicas y puesta en cultivo, produciendo, principalmente, algodón de larga duración. 

ÁFRICA CENTRO-ORIENTAL HASTA 1910

Al sur y al este del Sudán la lucha por un África británica estuvo en gran medida en manos de H. H. (Sir Harry) Johnston (1858-1927) y Frederick (más tarde Lord) Lugard (1858-1945). Estos dos, que utilizaban principalmente fondos privados pero que con frecuencia ocupaban cargos oficiales, lucharon por toda el África tropical, aparentemente tratando de pacificarla y de acabar con la trata de esclavos árabes, pero siempre con el ardiente deseo de extender el dominio británico. Con frecuencia, estas ambiciones dieron lugar a rivalidades con los partidarios de las ambiciones francesas y alemanas en las mismas regiones. En 1884 Johnston obtuvo muchas concesiones de los jefes nativos de la zona de Kenya, y las entregó a la Compañía Británica del África Oriental en 1887. Cuando esta compañía quebró en 1895, el gobierno británico se hizo cargo de la mayoría de sus derechos. Mientras tanto, Johnston se había trasladado al sur, sumido en un caos de intrigas de los esclavistas árabes y en disturbios de los nativos en Nyasaland (1888). Aquí sus hazañas fueron financiadas en gran parte por Rhodes (1889-1893) para evitar que la Compañía Portuguesa de Mozambique se dirigiera hacia el oeste, hacia la colonia portuguesa de Angola, en el África Occidental, para bloquear la ruta de El Cabo a El Cairo. Lord Salisbury convirtió a Nyasaland en un Protectorado Británico después de un acuerdo con Rhodes, en el que el sudafricano prometió pagar 10.000 libras al año por el coste del nuevo territorio. Por la misma época, Rhodes dio al Partido Liberal una contribución financiera sustancial a cambio de la promesa de que no abandonarían Egipto. Ya había dado (1888) 10.000 libras al Partido Irlandés de la Autonomía, con la condición de que buscara la autonomía para Irlanda mientras mantenía a los miembros irlandeses en el Parlamento Británico, como un paso hacia la Federación Imperial. 

Los planes de Rhodes recibieron un golpe terrible en 1890-1891, cuando Lord Salisbury trató de poner fin a las disputas africanas con Alemania y Portugal delimitando sus reclamos territoriales en el sur y el este de África. El acuerdo portugués de 1891 nunca fue ratificado, pero el acuerdo anglo-alemán de 1890 bloqueó la ruta de Rhodes hacia Egipto, extendiendo el África Oriental Alemana (Tanganica) hacia el oeste hasta el Congo Belga. Por el mismo acuerdo Alemania abandonó Nyasaland, Uganda y Zanzíbar a Gran Bretaña, a cambio de la isla de Heligoland en el Mar Báltico, y una frontera ventajosa en el África sudoccidental alemana. 

Tan pronto como se publicó el acuerdo con Alemania, Lugard fue enviado por la Compañía Británica de África Oriental para superar la resistencia de los jefes nativos y los esclavistas de Uganda (1890-1894). La quiebra de esta compañía en 1895 parecía probable que llevara al abandono de Uganda debido al sentimiento pro «Little Englander» en el Partido Liberal (que ocupó el cargo en 1892-1895). Rhodes se ofreció a hacerse cargo de la zona y dirigirla por 25.000 libras esterlinas al año, pero fue rechazado. Como resultado de complejas y secretas negociaciones en las que Lord Rosebery era la figura principal, Gran Bretaña mantuvo Uganda, Rhodes fue nombrado consejero privado, Rosebery reemplazó a su suegro, Lord Rothschild, en el grupo secreto de Rhodes, y fue nombrado fideicomisario bajo el siguiente (y último) testamento de Rhodes. Rosebery trató de obtener una ruta para el ferrocarril de Rhodes hacia el norte a través del Congo Belga; Rosebery fue informado de los planes de Rhodes de financiar un levantamiento de los ingleses dentro de la República Transvaal (Bóer), y de enviar al Dr. Jameson en una incursión en ese país «para restaurar el orden»; y, finalmente, Rhodes encontró el dinero para financiar el ferrocarril de Kitchener de Egipto a Uganda, utilizando el ancho de vía sudafricano y los motores dados por Rhodes. 

La fuerza económica que permitió a Rhodes hacer estas cosas descansaba en sus minas de diamantes y oro, estas últimas en el Transvaal, y por lo tanto no en el territorio británico. Al norte de la Colonia del Cabo, al otro lado del Río Orange, había una república Bóer, el Estado Libre de Orange. Más allá de esto, y separada por el río Vaal, estaba otra república bóer, el Transvaal. Más allá de esto, al otro lado del río Limpopo y continuando hacia el norte hasta el río Zambeze, estaba el salvaje reino nativo de los Matabeles. Con gran audacia personal, oportunismo sin escrúpulos y un gasto extravagante de dinero, Rhodes obtuvo una apertura hacia el norte, pasando al oeste de las repúblicas bóer, consiguiendo el control británico en Griqualand Oeste (1880), Bechuanalandia y el Protectorado de Bechuanalandia (1885). En 1888 Rhodes obtuvo una vaga pero extensa concesión minera del jefe de los Matabeles, Lobengula, y la entregó a la Compañía Británica de Sudáfrica organizada para este fin (1889). Rhodes obtuvo un estatuto redactado de tal manera que la compañía tenía poderes muy amplios en una zona sin límites norteños más allá del Protectorado de Bechuanalandia. Cuatro años después los Matabeles fueron atacados y destruidos por el Dr. Jameson, y sus tierras fueron tomadas por la compañía. La compañía, sin embargo, no fue un éxito comercial, y no pagó dividendos durante treinta y cinco años (1889-1924) y sólo 12,5 chelines en cuarenta y seis años. Esto debe compararse con el 793,5 por ciento de dividendos pagados por los Campos de Oro Consolidados de Rhodes en los cinco años de 1889-1894, y el 125 por ciento de dividendo que pagó en 1896. La mayor parte del dinero de la Compañía de Sudáfrica se utilizó en mejoras públicas como carreteras y escuelas, y no se encontraron minas ricas en su territorio (conocido como Rhodesia) en comparación con las que se encuentran más al sur en el Transvaal. 

A pesar de los términos de los testamentos de Rhodes, el propio Rhodes no era un racista. Tampoco era un demócrata político. Trabajó tan fácil y estrechamente con judíos, nativos negros o bóers, como lo hizo con los ingleses. Pero tenía una creencia apasionada en el valor de una educación liberal, y estaba apegado al sufragio restringido, e incluso al voto no secreto. En Sudáfrica, fue un amigo incondicional de los holandeses y de los negros, encontró su principal apoyo político entre los Bóers, hasta por lo menos 1895, y quería que las restricciones a los nativos se establecieran en función de la educación, y no del color. Estas ideas han sido generalmente apoyadas por su grupo desde entonces, y han jugado un papel importante en la historia imperial británica. Su mayor debilidad residía en el hecho de que su apasionado apego a sus objetivos le hacía excesivamente tolerante con respecto a los métodos. No dudaba en usar el soborno o la fuerza para alcanzar sus fines, si consideraba que eran efectivos. Esta debilidad le llevó a sus mayores errores, la incursión de Jameson en 1895 y la Guerra de los Bóers en 1899-1902, errores que fueron desastrosos para el futuro del imperio que amaba. 

SUDÁFRICA, 1895-1933

Para 1895 la República del Transvaal representaba un problema agudo. Todo el control político estaba en manos de una minoría racista, los bóers, campesina, atrasada, y lectora de la Biblia, mientras que toda la riqueza económica estaba en manos de una mayoría violenta y agresiva de extranjeros (Uitlanders), la mayoría de los cuales vivían en la nueva ciudad de Johannesburgo. Los Uitlanders, que eran el doble de numerosos que los bóers y poseían dos tercios de las tierras y nueve décimos de la riqueza del país, se vieron impedidos de participar en la vida política o de convertirse en ciudadanos (excepto después de catorce años de residencia), y se irritaron por una serie de pequeñas provocaciones y extorsiones (como las diferencias de impuestos, un monopolio de dinamita, y restricciones de transporte) y por los rumores de que el presidente de Transvaal, Paul Kruger, estaba intrigando para obtener algún tipo de intervención y protección alemana. En este punto, en 1895, Rhodes hizo planes para derrocar el gobierno de Kruger mediante una sublevación en Johannesburgo, financiada por él mismo y por Beit, y dirigida por su hermano Frank Rhodes, Abe Bailey y otros partidarios, seguida de una invasión del Transvaal por una fuerza dirigida por Jameson desde Bechuanalandia y Rodesia. Flora Shaw utilizó The Times para preparar la opinión pública en Inglaterra, mientras que Albert Grey y otros negociaron con el Secretario Colonial Joseph Chamberlain para obtener el apoyo oficial necesario. Desafortunadamente, cuando la revuelta se esfumó en Johannesburgo, Jameson hizo una incursión de todos modos en un esfuerzo por revivirla, y fue fácilmente capturado por los bóers. Los funcionarios públicos implicados denunciaron el complot, proclamaron a viva voz su sorpresa ante el acontecimiento, y lograron encubrir a la mayoría de los participantes en la posterior investigación parlamentaria. Un telegrama del Káiser alemán al Presidente Kruger del Transvaal, felicitándole por su éxito «en la preservación de la independencia de su país sin necesidad de pedir ayuda a sus amigos», fue convertido por The Times en un ejemplo de la descarada interferencia alemana en los asuntos británicos, y casi eclipsó la agresión de Jameson. 

Rhodes resultó detenido sólo por un tiempo, pero había perdido el apoyo de muchos de los bóers. Durante casi dos años, él y sus amigos permanecieron callados, esperando que la tormenta se calmase. Entonces empezaron a actuar de nuevo. Propaganda, en su mayor parte cierta, sobre la difícil situación de los Uitlanders en la República de Transvaal inundó Inglaterra y Sudáfrica de la mano de Flora Shaw, W. T. Stead, Edmund Garrett y otros; Milner fue nombrado alto comisionado en Sudáfrica (1897); Brett se abrió camino en la confianza de la monarquía para convertirse en su principal asesor político durante un período de más de veinticinco años (escribió casi a diario cartas de consejo al rey Eduardo durante su reinado, 1901-1910). Por un proceso cuyos detalles aún son oscuros, un joven y brillante graduado de Cambridge, Jan Smuts, que había sido un vigoroso partidario de Rhodes y actuado como su agente en Kimberley en fecha tan tardía como 1895, y que fue uno de los miembros más importantes del grupo Rhodes-Milner en el período 1908-1950, fue al Transvaal y, mediante una violenta agitación antibritánica, se convirtió en secretario de estado de ese país (aunque era un súbdito británico) y asesor político principal del presidente Kruger; Milner hizo provocadores  movimientos de tropas en las fronteras bóer, a pesar de las enérgicas protestas de su comandante general en Sudáfrica, que tuvo que ser destituido; y, finalmente, la guerra se precipitó cuando Smuts redactó un ultimátum, insistiendo en que los movimientos de tropas británicas cesaran, y éste fue rechazado por Milner. 

La Guerra de los Bóers (1899-1902) fue uno de los acontecimientos más importantes de la historia imperial británica. La capacidad de 40.000 granjeros bóer de mantener a raya a diez veces más británicos durante tres años, infligiéndoles una serie de derrotas durante ese período, destruyó la fe en el poder británico. Aunque las repúblicas bóer fueron derrotadas y anexionadas en 1902, la confianza de Gran Bretaña se vio tan sacudida que ese mismo año hizo un tratado con el Japón, en el que se estipulaba que si cualquiera de los firmantes entraba en guerra con dos enemigos en el Lejano Oriente, el otro firmante acudiría al rescate. Este tratado, que permitió a Japón atacar a Rusia en 1904, duró veinte años, siendo extendido al Medio Oriente en 1912. Al mismo tiempo, la evidente simpatía de Alemania por los bóers, combinada con el programa alemán de construcción naval de 1900, alejó al pueblo británico de los alemanes y contribuyó en gran medida a la entente anglo-francesa de 1904. 

Milner se hizo cargo de las dos repúblicas bóer derrotadas y las administró como territorio ocupado hasta 1905, utilizando un servicio civil de jóvenes reclutados para tal fin. Este grupo, conocido como «el Kindergarten de Milner», reorganizó el gobierno y la administración de la colonia de Transvaal y del río Orange, y desempeñó un papel importante en la vida sudafricana en general. Cuando Milner dejó la vida pública en 1905 para dedicarse a las finanzas internacionales y a las empresas de Rhodes, Lord Selborne, su sucesor como alto comisionado, se hizo cargo del «Kindergarten» y continuó utilizándolo. En 1906 un nuevo gobierno liberal en Londres concedió el autogobierno a los dos estados bóer. El «Kindergarten» se pasó los cuatro años siguientes desarrollando un exitoso esfuerzo por crear una Federación Sudafricana. La tarea no fue fácil, incluso con un respaldo tan poderoso como el de Selborne, Smuts (que era ahora la figura política dominante en el Transvaal, aunque Botha ocupaba el cargo de primer ministro) y Jameson (que fue el primer ministro de la Colonia del Cabo en 1904-1908). El tema se abordó a través de un intercambio público de cartas preacordado entre Jameson y Selborne. Luego Selborne publicó un memorando, escrito por Philip Kerr (Lothian) y Lionel Curtis, en el que se pedía la unión de las cuatro colonias. Kerr fundó una revista (The State, financiada por Sir Abe Bailey) que abogaba por la federación en cada número; Curtis y otros se esmeraron en organizar sociedades «Closer Unión» [unión más estrecha]; Robert H. (Lord) Brand y (Sir) Patrick Duncan sentaron las bases de la nueva constitución. En la convención constitucional de Durban (donde Duncan y B. K. Long fueron asesores legales) la delegación de Transvaal fue controlada por Smuts y el «Kindergarten». Esta delegación, que contaba con una gran financiación, estaba muy bien organizada y sabía exactamente lo que quería, dominó la convención, redactó la constitución de la Unión Sudáfricana y logró que fuera ratificada (1910). Las animosidades locales se vieron comprometidas en una serie de ingeniosos acuerdos, incluyendo uno por el cual las ramas legislativa, ejecutiva y judicial del nuevo gobierno se colocaron en tres ciudades diferentes. El grupo de Rhodes-Milner reconoció que el nacionalismo bóer y la intolerancia al color eran amenazas para la futura estabilidad y lealtad de Sudáfrica, pero tenían fe en la influencia política de Smuts y Botha, de los aliados de Rhodes, y de los cuatro miembros del «Kindergarten» que se quedaron en Sudáfrica para frenar estos problemas, hasta que el tiempo pudiera moderar a los irreconciliables bóers. En esto se equivocaron, porque, al morir hombres como Jameson (1917), Botha (1919), Duncan (1943), Long (1943) y Smuts (1950), no fueron reemplazados por hombres de igual lealtad y habilidad, con el resultado de que los extremistas bóer bajo D. F. Malan llegaron al poder en 1948. 

El primer gabinete de la Unión Sudafricana fue formado en 1910 por el Partido Sudafricano, que era en gran parte bóer, con Louis Botha como primer ministro. El verdadero maestro del gobierno era Smuts, que tenía tres de las nueve carteras, todas importantes, y dominaba completamente a Botha. Su política de reconciliación con los ingleses y de apoyo leal a la conexión británica fue violentamente combatida por los nacionalistas bóer, dentro del partido liderado por J. B. M. Hertzog. Hertzog estaba ansioso por conseguir la independencia de Gran Bretaña, y reservar el control político, en una república sudafricana, sólo para los bóer. Obtuvo un apoyo creciente agitando las cuestiones lingüísticas y educativas, insistiendo en que todos los funcionarios del gobierno debían hablar afrikáans, y que éste fuera el idioma obligatorio en las escuelas, siendo el inglés un segundo idioma voluntario. 

El partido de la oposición, conocido como Unionista, era en gran parte inglés y estaba dirigido por Jameson, apoyado por Duncan, Richard Feetham, Hugh Wyndham y Long. Financiado por los aliados de Milner y el Rhodes Trust, sus dirigentes consideraban que su principal tarea era «apoyar al primer ministro contra los extremistas de su propio partido». A Long, siendo el mejor orador, se le ordenó atacar a Hertzog constantemente. Cuando Hertzog contraatacó con un lenguaje demasiado violento en 1912, fue expulsado del Gabinete, y pronto se separó del Partido Sudafricano, uniéndose a los irreconciliables republicanos bóer como Christiaan De Wet para formar el Partido Nacionalista, El nuevo partido adoptó una plataforma extremista anti-inglés y anti-nativa. 

El partido de Jameson, bajo su sucesor, Sir Thomas Smartt (un agente pago de la organización de Rhodes), tenía elementos disidentes debido al crecimiento de los sindicatos blancos, que insistían en impulsar legislación anti-nativa. Para 1914 estos formaron un Partido Laborista separado bajo F. H. P. Creswell, y fueron capaces de ganar de Smuts una ley que excluía a los nativos de la mayoría de los trabajos semicualificados o especializados o de cualquier puesto altamente remunerado (1911). Los nativos se vieron obligados a trabajar por salarios, aunque fueran bajos, por la necesidad de obtener dinero en efectivo para los impuestos y por la insuficiencia de las reservas nativas para mantenerlos con sus propias actividades agrícolas. En virtud de la Ley de Tierras de 1913, alrededor del 7% de la superficie de las tierras se reservaba para futuras compras de tierras por los nativos y el otro 93% para la compra por los blancos. En ese momento la población nativa superaba a los blancos por lo menos cuatro veces. 

Como resultado de tales discriminaciones, los salarios de los nativos eran aproximadamente una décima parte de los de los blancos. Esta discrepancia en la remuneración permitía a los trabajadores blancos ganar salarios comparables a los que se ganaban en América del Norte, aunque el ingreso nacional era bajo y la productividad per cápita era muy baja (unos 125 dólares al año). 

El gobierno de Botha-Smuts de 1910-1924 hizo poco para hacer frente a los problemas casi insolubles que enfrentaba Sudáfrica. A medida que se debilitaba y los nacionalistas de Hertzog se fortalecían, tuvo que depender cada vez más del apoyo del partido unionista. En 1920 se formó una coalición y tres miembros del partido Unionista, incluido Duncan, ocuparon puestos en el gabinete de Smuts. En las siguientes elecciones de 1924 los laboristas de Cresswell y los nacionalistas de Hertzog formaron un acuerdo que dejaba de lado la cuestión republicano-imperial, y subrayaba la importancia de las cuestiones económicas y nativas. Esta alianza derrotó al partido de Smuts y formó un gabinete que ocupó el cargo durante nueve años. Fue sustituido en marzo de 1933 por una coalición Smuts-Hertzog, formada para hacer frente a la crisis económica derivada de la depresión mundial de 1929-1935. 

La derrota del grupo Smuts en 1924 fue el resultado de cuatro factores, además de su propia personalidad imperiosa. Estos fueron: 1) su violencia hacia los sindicatos y los huelguistas; 2) su fuerte apoyo a la conexión imperial, especialmente durante la guerra de 1914-1918; 3) su negativa a mostrar ningún entusiasmo por un programa antinatural, y 4) las dificultades económicas de la depresión de la posguerra y las sequías de 1919-1923. A una huelga de mineros en 1913 siguió una huelga general en 1914; en ambas, Smuts utilizó la ley marcial y las balas de ametralladora contra los huelguistas y, en este último caso, deportó ilegalmente a nueve líderes sindicales a Inglaterra. Este problema apenas había disminuido antes de que el gobierno entrara en la guerra contra Alemania y participara activamente en la conquista del África alemana, así como en los combates en Francia. La oposición de los extremistas bóer a esta evidencia de la conexión inglesa fue tan violenta que dio lugar a una revuelta abierta contra el gobierno, y a un motín de varios contingentes militares, que trataron de unirse a las pequeñas fuerzas alemanas en el suroeste de África. Los rebeldes fueron aplastados, y miles de sus partidarios perdieron sus derechos políticos durante diez años. 

Botha y, aún más, Smuts desempeñaron un papel importante en el Gabinete de Guerra Imperial de Londres y en la Conferencia de Paz de 1919. El primero murió tan pronto como regresó a casa, dejando a Smuts, como primer ministro, para enfrentar los agudos problemas de la posguerra. El colapso económico de 1920-1923 fue especialmente grave en Sudáfrica, ya que los mercados de plumas de avestruz y de diamantes resultaron arrasados, los mercados de oro y de exportación resultaron gravemente dañados, y hubo años de sequía. Los esfuerzos por reducir los costos en las minas mediante un mayor uso de mano de obra nativa condujeron a huelgas y finalmente a una revolución en el Rand (1922). Más de 200 rebeldes fueron asesinados. Como resultado, la popularidad de Smuts en su propio país alcanzó un punto bajo justo en el momento en que estaba siendo alabado casi a diario en Inglaterra como uno de los hombres más grandes del mundo. 

Estos cambios políticos en los asuntos internos de Sudáfrica no sirvieron para aliviar ninguno de los graves problemas económicos y sociales a los que se enfrentaba el país. Al contrario, estos se agravaron año tras año. En 1921 la Unión tenía sólo 1,5 millones de blancos, 4,7 millones de nativos, 545 mil mulatos («coloreados») y 166 mil indios. En 1936 los blancos habían aumentado sólo medio millón, mientras que el número de nativos había aumentado casi dos millones. Estos nativos vivían en reservas inadecuadas y deterioradas, o en horribles tugurios urbanos, se les restringían drásticamente los movimientos, la residencia o las oportunidades económicas, y casi no tenían derechos políticos o incluso civiles. En 1950 la mayoría de los trabajadores nativos de Johannesburgo vivían en un suburbio lejano, donde 90.000 africanos estaban hacinados en 600 acres de chozas, sin servicios sanitarios, casi sin agua corriente, y con un servicio de autobuses tan inadecuado que tenían que hacer cola durante horas para que un autobús los llevase a la ciudad a trabajar. De esta forma, los nativos fueron constantemente «destribulados», abandonando la lealtad a sus propias costumbres y creencias (incluida la religión), sin asumir las costumbres o creencias de los blancos. De hecho, en general se les excluía de esto debido a los obstáculos que se les ponían en el camino hacia la educación o la propiedad. El resultado fue que los nativos resultaron constantemente molidos, hasta el punto de que se les negó toda oportunidad, excepto la de una supervivencia y reproducción de animales. 

Casi la mitad de los blancos y muchos de los negros eran agricultores, pero las prácticas agrícolas eran tan deplorables que la escasez de agua y la erosión crecieron con una rapidez espantosa, y los ríos, que corrían de manera constante en 1880, habían desaparecieron en gran parte para 1950. A medida que las tierras se volvían demasiado secas para cultivarlas, se las dedicaba al pastoreo, especialmente bajo el impulso de los altos precios de la lana durante las dos grandes guerras, pero el suelo siguió volándose en forma de polvo. 

Debido al bajo nivel de vida de los negros, había poco mercado interno para los productos agrícolas o para los bienes industriales. Como resultado, la mayoría de los productos de mano de obra negra y blanca se exportaban, y los ingresos se utilizaban para pagar bienes que no estaban disponibles localmente, o para lujos de los blancos. Pero la mayor parte del comercio de exportación era precario. Las minas de oro y las minas de diamantes se tenían que excavar tan profundamente (por debajo de los 7.000 pies) que los costos se elevaron bruscamente, mientras que la demanda de ambos productos fluctuaba ampliamente, ya que ninguno era una necesidad de la vida. No obstante, cada año se exportaba más de la mitad de la producción anual de todos los bienes de la Unión, y alrededor de un tercio del total estaba representado por el oro. 

El problema básico era la falta de mano de obra, no tanto la falta de manos, sino el bajo nivel de productividad de las mismas. Esto a su vez era el resultado de la falta de capitalización y de la legalidad racista, que se negaba a permitir que la mano de obra nativa se capacitara. Además, lo barato de la mano de obra no calificada, especialmente en las granjas, significaba que la mayor parte del trabajo se dejaba a los negros, y muchos blancos caían en hábitos perezosos. Los blancos no cualificados, que no querían ni podían competir como mano de obra con los negros, se convirtieron en «pobres blancos» indolentes. El «Kindergarten» de Milner tenía, al final de la Guerra de los Bóer, la suma de 3 millones de libras, proporcionada por el tratado de paz, para ser usada para reubicar a las familias Bóer, de los campos de concentración a sus granjas. Se sorprendieron al descubrir que una décima parte de los bóer eran «blancos pobres», no tenían tierras y no las querían. El «Kindergarten» decidió que esta triste condición era el resultado de la competencia de mano de obra negra barata, conclusión que fue incorporada al informe de una comisión establecida por Selborne para estudiar el problema. 

Este famoso «Report of the Transvaal Indigency Commission» [Informe de la Comisión sobre Indigencia en el Transvaal], publicado en 1908, fue escrito por Philip Kerr (Lothian) y reeditado por el gobierno de la Unión veinte años después. Más o menos al mismo tiempo, el grupo se convenció de que el trabajo negro no sólo desmoralizaba al trabajo blanco e impedía que adquiriera las habilidades físicas necesarias para la autosuficiencia y la alta moral personal, sino que los negros eran capaces de aprender tales habilidades tanto como los blancos. Como Curtis lo expresó en 1952: «Llegué a ver cómo operaba la legalidad racista en los blancos y en los negros. Exentos del trabajo pesado por la costumbre y la ley, los blancos no adquieren ninguna habilidad en artesanía, porque la escuela de la habilidad es el trabajo pesado. Los negros, al hacer el trabajo pesado, adquieren habilidad. Todo trabajo cualificado en minas, como la perforación de rocas, ha sido realizado por mineros importados de Cornualles que trabajaron sujetos a la legalidad racista. Los pesados taladros fueron fijados y conducidos bajo su dirección por los nativos. Estos mineros de Cornualles ganaban una libra al día, los nativos alrededor de 25. Los mineros de Cornualles se pusieron en huelga para obtener un salario más alto, pero los negros, que al hacer el trabajo pesado habían aprendido a trabajar con los taladros, mantuvieron las minas en funcionamiento a un costo menor.» 

En consecuencia, el grupo de la Round Table de Milner elaboró un plan para reservar las partes tropicales de África al norte del río Zambeze para los nativos, en condiciones tan atractivas que los negros al sur de ese río se verían atraídos a emigrar hacia el norte. Como Curtis previó este plan, un estado internacional u organismo administrativo «se haría cargo de las dependencias británicas, francesas, belgas y portuguesas en el África tropical…. Su política sería fundar al norte del Zambeze un Dominio Negro en el cual los negros podrían poseer tierras, entrar en profesiones y estar en igualdad de condiciones con los blancos. La consecuencia inevitable sería que los trabajadores negros al sur del Zambeze emigrarían rápidamente de Sudáfrica, y dejarían que los blancos sudafricanos hiciesen su propio trabajo, lo que sería la salvación de los blancos». Aunque este proyecto no se ha logrado, proporciona la clave de las políticas de los nativos de Gran Bretaña y de África central desde 1917 en adelante. Por ejemplo, en 1937-1939 Gran Bretaña hizo muchos esfuerzos, en vano, para negociar un arreglo de las reivindicaciones coloniales de Alemania, en virtud del cual este país renunciaría para siempre a sus reivindicaciones sobre Tanganica, y se le permitiría participar como miembro de una administración internacional de toda el África tropical (incluidos el Congo belga y la Angola portuguesa, así como el territorio británico y francés) como una sola unidad en la que los derechos de los nativos serían primordiales. 

La tradición británica de conducta justa hacia los nativos y los no blancos en general se daba con mayor frecuencia entre los más educados de la clase alta inglesa, y entre los grupos de clase baja, como los misioneros, donde las influencias religiosas eran más fuertes. Esta tradición se fortaleció enormemente por las acciones del grupo Rhodes-Milner, especialmente después de 1920. Rhodes despertó considerable malestar entre los blancos de Sudáfrica cuando anunció que su programa incluía «igualdad de derechos para todos los hombres civilizados al sur del Zambeze», y continuó indicando que «los hombres civilizados» incluían a los negros ambiciosos y alfabetizados. Cuando Milner se hizo cargo de los estados bóer en 1901, trató de seguir la misma política. El tratado de paz de 1902 prometía que la franquicia nativa no se impondría a los bóer derrotados, pero Milner trató de organizar los gobiernos de los municipios, empezando por Johannesburgo, para que los nativos pudieran votar. Esto fue bloqueado por el «Kindergarten» (dirigido por Curtis, que se encargó de la reorganización municipal en 1901-1906) porque consideraban más urgente la reconciliación con los bóers, como un preliminar para una Unión Sudafricana. Del mismo modo, Smuts, principal figura política en Sudáfrica después de 1910, tuvo que restar importancia a los derechos de los nativos para conseguir el apoyo laboral bóer e inglés para el resto de su programa. 

Sin embargo, el grupo de Rhodes-Milner estaba en mejor posición para llevar a cabo sus planes en las partes no autónomas de África fuera de la Unión. En Sudáfrica, los tres protectorados nativos de Swazilandia, Bechuanalandia y Basutolandia fueron retenidos por las autoridades imperiales, como zonas en las que los derechos de los nativos eran primordiales, y en las que las formas de vida tribales podían mantenerse al menos parcialmente. Sin embargo, había que restringir ciertas costumbres tribales, como las que exigían que un joven demostrara su hombría sometiéndose a sufrimientos inhumanos, o participando en guerras o robos de ganado, antes de poder casarse o convertirse en un miembro de pleno derecho de la tribu. Fueron reemplazados en el siglo XX por la costumbre de tomar trabajo en las minas de Sudáfrica como trabajadores contratados por un período de años. Tal trabajo era tan oneroso y mortífero como lo había sido antes la guerra tribal, porque las muertes por enfermedades y accidentes eran muy altas. Pero, al someterse a esta prueba durante unos cinco años, los supervivientes obtenían suficientes ahorros como para poder volver a sus tribus, y comprar suficiente ganado y esposas como para mantenerlos como miembros de pleno derecho de la tribu durante el resto de sus días. Lamentablemente, este procedimiento no dio lugar a buenas prácticas agrícolas, sino más bien a un pastoreo excesivo, a una creciente sequía y erosión, y a una gran presión demográfica en las reservas nativas. También dejó a las minas sin ningún suministro de mano de obra asegurada, por lo que se hizo necesario reclutar mano de obra contratada cada vez más al norte. Los esfuerzos del gobierno de la Unión por establecer límites en el norte, más allá de los cuales se prohibió la contratación de mano de obra, dieron lugar a controversias con los empleadores, cambios frecuentes en los reglamentos, y evasiones generalizadas. Como consecuencia de un acuerdo hecho por Milner con las autoridades portuguesas, alrededor de una cuarta parte de los nativos que trabajaban en las minas sudafricanas procedían del África oriental portuguesa, incluso en fecha tan tardía como 1936. 

[Continuará]

Compartir