FOLLETÍN > ENTREGA 16

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley

CREANDO LA COMMONWEALTH, 1910-1926 

Tan pronto como Sudáfrica se unió en 1910, el Kindergarten volvió a Londres para intentar federar todo el imperio por los mismos métodos. Tenían prisa por conseguirlo antes de la guerra con Alemania, que creían próxima. Con el dinero de Abe Bailey fundaron The Round Table bajo la dirección de Kerr (Lothian), se reunieron en cónclaves formales presididos por Milner para decidir el destino del imperio y reclutaron nuevos miembros para su grupo, principalmente del New College, del que Milner era miembro. Entre los nuevos reclutas figuraban un historiador, F. S. Oliver, (Sir) Alfred Zimmern, (Sir) Reginald Coupland, Lord Lovat y Waldorf (Lord) Astor. Curtis y otros fueron enviados alrededor del mundo para organizar grupos de la Round Table en las principales dependencias británicas.

Durante varios años (1910-1916) los grupos de la Round Table trabajaron desesperadamente tratando de encontrar una fórmula aceptable para federar el imperio. De estos debates surgieron tres libros y muchos artículos, pero poco a poco quedó claro que la federación no era aceptable para las dependencias de habla inglesa. Poco a poco, se decidió disolver todos los vínculos formales entre estas dependencias, excepto, quizás, la lealtad a la Corona, y depender de la perspectiva común de los ingleses para mantener el imperio unido. Esto implicaba cambiar el nombre de «Imperio Británico» por el de «Commonwealth de Naciones», como en el título del libro de Curtis de 1916, dar a las principales dependencias, incluidas la India e Irlanda, su completa independencia (pero gradualmente y por libre donación en lugar de por coacción), trabajar para acercar a los Estados Unidos a esta misma orientación, y tratar de solidificar los vínculos intangibles de sentimiento mediante la propaganda entre los líderes financieros, educativos y políticos de cada país. 

Los esfuerzos por estrechar la relación de las dependencias con la madre patria no eran en absoluto nuevos en 1910, ni eran apoyados únicamente por el grupo Rhodes-Milner. Sin embargo, las acciones de este grupo eran omnipresentes. El pobre rendimiento militar de las fuerzas británicas durante la Guerra de los Boers llevó a la creación de una comisión para investigar la Guerra de Sudáfrica, con Lord Esher (Brett) como presidente (1903). Entre otros puntos, esta comisión recomendó la creación de un Comité de Defensa Imperial permanente. Esher se convirtió en presidente (no oficial) de este comité, cargo que ocupó durante el resto de su vida (1905-1930). Fue capaz de establecer un Estado Mayor Imperial en 1907 y de conseguir una completa reorganización de las fuerzas militares de Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica para que pudieran incorporarse a las fuerzas imperiales en caso de emergencia (1909-1912). En el propio comité creó una secretaría capaz que cooperó lealmente con el grupo Rhodes-Milner a partir de entonces. Entre estos hombres se encontraban (Sir) Maurice (más tarde Lord) Hankey y (Sir) Ernest Swinton (que inventó el tanque en 1915). Cuando, en 1916-1917, Milner y Esher persuadieron al Gabinete de que creara una secretaría por primera vez, la tarea se encomendó en gran medida a esta secretaría desde el Comité de Defensa Imperial. Así, Hankey fue secretario del Comité durante treinta años (1908-1938), del Gabinete durante veintidós años (1916-1938), secretario del Consejo Privado durante quince años (1923-1938), secretario general de las cinco conferencias imperiales celebradas entre 1921 y 1937, secretario de la delegación británica en casi todas las conferencias internacionales importantes celebradas entre la Conferencia de Versalles de 1919 y la Conferencia de Lausana de 1932, y uno de los principales asesores de los gobiernos conservadores después de 1939.

Hasta 1907, las partes de ultramar del Imperio (excepto la India) se comunicaban con el gobierno imperial a través del secretario de Estado para las colonias. Para complementar esta relación, en 1887, 1897, 1902, 1907, 1911, 1917 y 1918 se celebraron en Londres conferencias de los primeros ministros de las colonias autónomas para discutir problemas comunes. En 1907 se decidió celebrar estas conferencias cada cuatro años, llamar a las colonias autónomas «Dominios» y prescindir del Secretario Colonial estableciendo un nuevo Departamento de Dominios. La influencia de Ruskin, entre otras cosas, pudo verse en el énfasis de la Conferencia Imperial de 1911 en que el Imperio se apoyaba en una triple base: (1) el estado de derecho, (2) la autonomía local y (3) la tutela de los intereses y las fortunas de los conciudadanos que aún no habían alcanzado el autogobierno.

La Conferencia de 1915 no pudo celebrarse a causa de la guerra, pero tan pronto como Milner se convirtió en uno de los cuatro miembros del Gabinete de Guerra en 1915, su influencia comenzó a sentirse en todas partes. Hemos mencionado que en 1916-1917 estableció una secretaría del Gabinete formada por dos protegidos de Esher (Hankey y Swinton) y dos suyos (sus secretarios, Leopold Amery y W. G. A. Ormsby-Gore, más tarde Lord Harlech). Al mismo tiempo, dotó al Primer Ministro, Lloyd George, de una secretaría de la Round Table, formada por Kerr (Lothian), Grigg (Lord Altrincham), W. G. S. Adams (Fellow del All Souls College) y Astor. Creó un Gabinete de Guerra Imperial añadiendo a los Primeros Ministros de los Dominios (especialmente a Smuts) al Gabinete de Guerra del Reino Unido. También convocó las Conferencias Imperiales de 1917 y 1918 e invitó a los dominios a establecer ministros residentes en Londres. Al finalizar la guerra en 1918, Milner asumió el cargo de Secretario Colonial, con Amery como ayudante, negoció un acuerdo que proporcionaba la independencia a Egipto, estableció una nueva constitución de autogobierno en Malta, envió a Curtis a la India (donde redactó las principales disposiciones de la Ley del Gobierno de la India de 1919), nombró a Curtis para el puesto de consejero de asuntos irlandeses (donde desempeñó un papel importante en la concesión del estatus de dominio a Irlanda del Sur en 1921), dio permiso a Canadá para establecer relaciones diplomáticas separadas con Estados Unidos (el primer ministro era el yerno del colaborador más cercano de Milner en el Rhodes Trust), y convocó la Conferencia Imperial de 1921.

Durante esta década 1919-1929 el grupo Rhodes-Milner dio el principal impulso a la transformación del Imperio Británico en la Commonwealth de Naciones y el lanzamiento de la India en el camino del autogobierno responsable. La creación de los grupos de la Round Table de Milner en 1909-1913 abrió un nuevo día en estos dos campos, aunque el grupo era tan secreto que, incluso hoy, muchos estudiantes cercanos del tema no son conscientes de su importancia. Estos hombres habían formado su crecimiento intelectual en Oxford sobre la oración fúnebre de Pericles, tal como se describe en un libro de un miembro del grupo, The Greek Commonwealth (1911) de (Sir) Alfred Zimmern, sobre On Conciliation with America (Sobre la conciliación con América) de Edmund Burke, sobre Growth of British Policy (El crecimiento de la política británica) de Sir J. B. Seeley, sobre The Law and Custom of the Constitution (La ley y la costumbre de la Constitución) de A. V. Dicey, y sobre el «Sermón de la Montaña» del Nuevo Testamento. Este último influyó especialmente en Lionel Curtis. Tenía la convicción fanática de que con el espíritu y la organización adecuados (autogobierno local y federalismo), el Reino de Dios podría establecerse en la tierra. Estaba seguro de que si se confiaba en las personas un poco más allá de lo que merecían, responderían demostrando que eran dignas de esa confianza. Como escribió en The Problem of a Commonwealth (1916), «si se concede el poder político a los grupos antes de que sean aptos, tenderán a estar a la altura de la necesidad». Este fue el espíritu que el grupo de Milner intentó utilizar con los bóers en 1902-1910, con la India en 1910-1947 y, desgraciadamente, con Hitler en 1933-1939. Este punto de vista se reflejó en los tres volúmenes de Curtis sobre la historia del mundo, publicados como Civitas Dei en 1938. En el caso de Hitler, al menos, estos elevados ideales condujeron al desastre; también parece ser el caso de Sudáfrica; si este grupo logró transformar el Imperio Británico en una Commonwealth de Naciones o simplemente logró destruir el Imperio Británico no está todavía claro, pero una cosa parece tan probable como la otra.

Que estas ideas no eran únicamente las de Curtis, sino que eran sostenidas por el grupo en su conjunto, quedará claro para todos los que lo estudien. Cuando Lord Lothian murio en Washington en 1940, Curtis publico un volumen de sus discursos e incluyo el obituario que Grigg habia escrito para The Round Table. De Lothian se decía: «Sostenía que los hombres debían esforzarse por construir el Reino de los Cielos aquí en esta tierra, y que el liderazgo en esa tarea debía recaer en primer lugar en los pueblos de habla inglesa». Otras actitudes de este influyente grupo pueden recogerse en algunas citas de cuatro libros publicados por Curtis en 1916-1920: «El imperio de la ley, en contraste con el gobierno de un individuo, es la marca distintiva de la Commonwealth. En los despotismos, el gobierno se basa en la autoridad del gobernante o del poder invisible e incontrolable que lo respalda. En una mancomunidad los gobernantes derivan su autoridad de la ley, y la ley de una opinión pública que es competente para cambiarla…. La idea de que el principio de la Commonwealth implica el sufragio universal traiciona la ignorancia de su verdadera naturaleza. Ese principio significa simplemente que el gobierno se basa en el deber de los ciudadanos entre sí, y que ha de recaer en aquellos que son capaces de anteponer los intereses públicos a los suyos propios…. La tarea de preparar para la libertad a las razas que aún no pueden gobernarse a sí mismas es el deber supremo de aquellos que pueden hacerlo. Es el fin espiritual para el que existe la Commonwealth, y el orden material no es más que un medio para conseguirlo…. Los pueblos de la India y Egipto, no menos que los de las Islas Británicas y los Dominios, deben ser instruidos gradualmente en la gestión de sus asuntos nacionales…. Todo el efecto de la guerra [de 1914-1918] ha sido llevar a un repentino final los movimientos que se acumulaban desde hacía tiempo…. La compañía en las armas ha avivado… un resentimiento largamente latente contra la presunción de que los europeos están destinados a dominar el resto del mundo. En todas las partes de Asia y África está estallando en llamas…. Personalmente, considero que este desafío a la pretensión largamente incuestionada del hombre blanco de dominar el mundo es inevitable y saludable, especialmente para nosotros mismos…. El mundo está en la agonía que precede a la creación o a la muerte. Toda nuestra raza ha superado el estado meramente nacional y, tan seguramente como el día sigue a la noche o la noche al día, pasará a una Commonwealth de Naciones o a un imperio de esclavos. Y la cuestión de estas agonías depende de nosotros«.

Con este espíritu, el grupo Rhodes-Milner trató de elaborar planes para una federación del Imperio Británico en 1909-1916. Poco a poco el proyecto de federación fue sustituido o pospuesto en favor del proyecto de libre cooperación de la Commonwealth. Milner parece haber aceptado el objetivo menor después de una reunión, patrocinada por la Asociación Parlamentaria del Imperio, el 28 de julio de 1916, en la que esbozó el proyecto de federación con muchas referencias a los escritos de Curtis, pero encontró que ningún miembro del Dominio presente lo aceptaría. En la Conferencia Imperial de 1917, bajo su dirección, se resolvió que «cualquier reajuste de las relaciones constitucionales… debería basarse en el pleno reconocimiento de los Dominios como naciones autónomas de una Mancomunidad Imperial y de la India como una parte importante de la misma, debería reconocer el derecho de los Dominios y de la India a tener una voz adecuada en la política exterior y en las relaciones exteriores, y debería proporcionar acuerdos efectivos para la consulta continua en todos los asuntos importantes de interés imperial común«. Otra resolución pedía la plena representación de la India en las futuras Conferencias Imperiales. Esto se hizo en 1918. En esta segunda Conferencia Imperial en tiempos de guerra se resolvió que los Primeros Ministros de los Dominios podrían comunicarse directamente con el Primer Ministro del Reino Unido y que cada dominio (y la India) podría establecer Ministros Residentes en Londres que tendrían asientos en el Gabinete de Guerra Imperial; Milner fue la principal fuerza motivadora de estos desarrollos. Esperaba que el Gabinete Imperial de Guerra siguiera reuniéndose anualmente después de la guerra, pero esto no ocurrió.

Durante estos años 1917-1918, se redactó una declaración que establecía la completa independencia de los dominios, excepto la lealtad a la corona. Ésta no se publicó hasta 1926. En su lugar, el 9 de julio de 1919 Milner emitió una declaración oficial que decía: «El Reino Unido y los Dominios son naciones asociadas; aún no de hecho de igual poder, pero para bien y todos de igual estatus…. La única posibilidad de una continuación del Imperio Británico es sobre una base de absoluta asociación de igualdad entre el Reino Unido y los Dominios. Lo digo sin ningún tipo de reserva«. Este punto de vista se reafirmó en la llamada Declaración Balfour de 1926 y se convirtió en ley como el Estatuto de Westminster en 1931. B. K. Long, del grupo de la Round Table Sudafricana (que fue editor colonial de The Times en 1913-1921 y editor del periódico de Rhodes, The Cape Times, en Sudáfrica en 1922-1935) nos dice que las disposiciones de la declaración de 1926 se acordaron en 1917 durante la Conferencia Imperial convocada por Milner. Fueron formuladas por John W. Dafoe, editor del Winnipeg Free Press durante 43 años y el periodista más influyente de Canadá durante gran parte de ese periodo. Dafoe persuadió al Primer Ministro canadiense, Sir Robert Borden, para que aceptara sus ideas y luego trajo a Long y Dawson (editor de The Times). Dawson negoció el acuerdo con Milner, Smuts y otros. Aunque Australia y Nueva Zelanda estaban lejos de estar satisfechas, la influencia de Canadá y de Sudáfrica llevó el acuerdo. Nueve años más tarde se publicó bajo el nombre de Balfour en una conferencia convocada por Amery. 

ÁFRICA ORIENTAL, 1910-1931 

En el imperio dependiente, especialmente en el África tropical al norte del río Zambeze, el grupo de Rhodes-Milner no pudo lograr la mayoría de sus deseos, pero pudo ganar una amplia publicidad para ellos, especialmente para sus puntos de vista sobre las cuestiones nativas. Dominó la Oficina Colonial en Londres, al menos durante la década de 1919-1929. Allí Milner fue secretario de Estado en 1919-1921 y Amery en 1924-1929, mientras que el puesto de subsecretario parlamentario fue ocupado por tres miembros del grupo durante la mayor parte de la década. La publicidad de sus puntos de vista sobre la civilización de los nativos y su formación para un eventual autogobierno recibió una amplia difusión, no sólo por parte de fuentes oficiales sino también por parte de las organizaciones académicas, académicas y periodísticas que dominaban. Como ejemplos de esto podemos mencionar los escritos de Coupland, Hailey, Curtis, Grigg, Amery y Lothian, todos ellos Round Tablers. En 1938 Lord Hailey editó un gigantesco volumen de 1.837 páginas titulado An African Survey. Esta obra fue sugerida por Smuts en Rhodes House, Oxford, en 1929, tenía un prólogo de Lothian y un consejo editorial formado por Lothian, Hailey, Coupland, Curtis y otros. Sigue siendo el mejor libro sobre el África moderna. Estas personas, y otras, a través de The Times, The Round Table, The Observer, Chatham House y otros conductos, se convirtieron en la principal fuente de ideas sobre los problemas coloniales en el mundo de habla inglesa. Sin embargo, no pudieron llevar a cabo su programa.

En el transcurso de la década de 1920, el programa de la Round Table para África Oriental quedó paralizado por un debate sobre la prioridad que debía darse a los tres aspectos del proyecto del grupo para un Dominio Negro al norte del Zambeze. Las tres partes eran: (1) derechos de los nativos, (2) «Unión más estrecha» y (3) administración fiduciaria internacional. En general, el grupo dio prioridad a la Unión más estrecha (federación de Kenia con Uganda y Tanganica), pero la ambigüedad de sus ideas sobre los derechos de los nativos hizo posible que el Dr. Joseph H. Oldham, portavoz de los grupos misioneros no conformistas organizados, organizara un exitoso movimiento de oposición a la federación de África Oriental. En este esfuerzo Oldham encontró un poderoso aliado en Lord Lugard, y un considerable apoyo de otras personas informadas, incluyendo a Margery Perham.

Los Round Tablers, que no tenían conocimiento de primera mano de la vida de los nativos, ni siquiera del África tropical, eran devotos partidarios del modo de vida inglés, y no podían ver mayor beneficio conferido a los nativos que ayudarles a avanzar en esa dirección. Sin embargo, esto destruiría inevitablemente la organización tribal de la vida, así como los sistemas nativos de tenencia de la tierra, que generalmente se basaban en la posesión tribal de la misma. Los colonos blancos estaban ansiosos por ver desaparecer estas cosas, ya que en general deseaban incorporar la mano de obra nativa y las tierras africanas al mercado comercial. Oldham y Lugard se oponían a ello, ya que consideraban que conduciría a la propiedad blanca de grandes extensiones de tierra en las que los nativos destribalizados y desmoralizados subsistirían como esclavos asalariados. Además, para Lugard, la economía en la administración colonial requería que los nativos fueran gobernados bajo su sistema de «gobierno indirecto» a través de los jefes tribales. La Closer Union se convirtió en un objetivo controvertido en esta disputa porque implicaba un aumento gradual del autogobierno local que llevaría a un mayor grado de dominio de los colonos blancos.

La oposición a la Closer Union en África Oriental consiguió frenar este proyecto a pesar del dominio de la Round Table en la Oficina Colonial, principalmente por la negativa del Primer Ministro Baldwin a actuar con rapidez. Esto retrasó el cambio hasta que el gobierno laborista asumió el poder en 1929; en éste, la influencia pro-nativa e inconformista (especialmente cuáquera) fue más fuerte.

La cuestión de la administración fiduciaria entró en esta controversia porque Gran Bretaña estaba obligada, como potencia mandataria, a mantener los derechos de los nativos en Tanganica a satisfacción de la Comisión de Mandatos de la Sociedad de Naciones. Esto supuso un gran obstáculo en el camino de los esfuerzos de la Round Table para unir Tanganica con Kenia y Uganda en un Dominio Negro que estaría bajo un tipo muy diferente de administración fiduciaria de las potencias coloniales africanas. En el sur, en las Rodas y Nyasalandia, la obsesión de la Round Table por la federación no se topó con este obstáculo, y esa zona fue finalmente federada, a pesar de las protestas de los nativos, en 1953, pero esta creación, la Federación Centroafricana, volvió a romperse en 1964. Curiosamente, el sistema de mandatos de la Sociedad de Naciones, que se convirtió en un obstáculo para los planes de la Round Table, fue en gran medida una creación de la propia Round Table.

El Grupo Milner aprovechó la derrota de Alemania en 1918 como una oportunidad para imponer a ciertas potencias la obligación internacional de tratar con justicia a los nativos de las regiones arrebatadas a Alemania. Esta oportunidad fue de gran importancia porque justo en ese momento el anterior impulso en esta dirección surgido de los misioneros estaba empezando a debilitarse como consecuencia del debilitamiento general del sentimiento religioso en la cultura europea.

El principal problema en África Oriental surgió de la posición de los colonos blancos de Kenia. Aunque esta colonia se ubica directamente sobre el ecuador, sus tierras altas interiores, de 4.000 a 10.000 pies de altura, estaban bien adaptadas al asentamiento blanco y a los métodos agrícolas europeos. La situación era peligrosa en 1920, y fue empeorando a medida que pasaban los años, hasta que en 1950 Kenia tenía el problema nativo más crítico de África. Se diferenciaba de Sudáfrica en que carecía de autogobierno, de minas ricas o de una población blanca dividida, pero tenía muchos problemas comunes, como las reservas nativas superpobladas, la erosión del suelo y los negros descontentos y destribalizados que trabajaban por sueldos bajos en tierras propiedad de los blancos. En 1910 había unos dos millones de negros y sólo 3.000 blancos. Cuarenta años más tarde tenía unos 4 millones de negros, 100.000 indios, 24.000 árabes y sólo 30.000 blancos (de los cuales el 40% eran empleados del gobierno). Pero lo que a los blancos les faltaba en número lo compensaban en determinación. Las tierras altas saludables se reservaron para la propiedad blanca ya en 1908, aunque no se delimitaron y garantizaron hasta 1939. Se organizaron como granjas muy grandes, en su mayoría sin desarrollar, de las cuales sólo había 2.000 que cubrían 10.000 millas cuadradas en 1940. Muchas de estas granjas eran de más de 30.000 acres y habían sido obtenidas del gobierno, ya sea por compra o en arrendamientos muy largos (999 años) por sólo costos nominales (rentas de unos dos centavos por año por acre). Las reservas nativas sumaban unas 50.000 millas cuadradas de tierras generalmente más pobres, es decir, cinco veces más tierra para los negros, aunque tenían al menos 150 veces más personas. Los indios, dedicados principalmente al comercio y la artesanía, eran tan laboriosos que poco a poco llegaron a poseer la mayor parte de las zonas comerciales, tanto en las ciudades como en las reservas nativas.

Los dos grandes temas de controversia en Kenia tenían que ver con el suministro de mano de obra y el problema del autogobierno, aunque problemas menos presentes en la agenda de discusión, como la tecnología agrícola, el saneamiento y la educación eran de vital importancia. Los blancos intentaron aumentar la presión sobre los nativos para que trabajaran en las granjas de los blancos en lugar de buscarse la vida en sus propias tierras dentro de las reservas, obligándoles a pagar impuestos en metálico, reduciendo el tamaño o la calidad de las reservas, restringiendo las mejoras en las técnicas agrícolas de los nativos y mediante la presión y la coacción personal y política. El esfuerzo por utilizar la compulsión política alcanzó su punto álgido en 1919 y fue detenido por Milner, aunque su grupo, al igual que Rhodes en Sudáfrica, estaba ansioso por hacer que los nativos fueran más industriosos y ambiciosos mediante todo tipo de presiones sociales, educativas o económicas. Los colonos alentaron a los nativos a vivir fuera de las reservas de varias maneras: por ejemplo, permitiéndoles establecerse como ocupantes ilegales en las fincas de los blancos a cambio de al menos 180 días de trabajo al año con los bajos salarios habituales. Para ayudar a los agricultores blancos y negros, no sólo en Kenia sino en todo el mundo, Milner creó, como organización de investigación, un Colegio Imperial de Agricultura Tropical en Trinidad en 1919.

Como consecuencia de varias presiones que hemos mencionado, especialmente la necesidad de pagar impuestos que promediaban, quizás, el salario de un mes al año y, en conjunto, quitaban a los nativos una suma mayor que la obtenida por la venta de productos nativos, el porcentaje de hombres adultos que trabajaban fuera de las reservas aumentó de alrededor del 35 por ciento en 1925 a más del 80 por ciento en 1940. Esto tuvo efectos muy nocivos en la vida tribal, la vida familiar, la moral nativa y la disciplina familiar, aunque parece haber tenido efectos beneficiosos en la salud y la educación general de los nativos.

El verdadero punto de controversia antes del levantamiento Mau Mau de 1948-1955 era el problema del autogobierno. Señalando a Sudáfrica, los colonos de Kenia exigían un autogobierno que les permitiera imponer restricciones a los no blancos. En 1906 se organizó un gobierno colonial local dependiente de la Oficina Colonial; como era habitual en estos casos, estaba formado por un gobernador designado, asistido por un Consejo Ejecutivo nombrado y asesorado por un Consejo Legislativo. Este último contaba, también como es habitual, con una mayoría de funcionarios y una minoría de forasteros «no oficiales». Sólo en 1922 la parte no oficial pasó a ser electiva, y sólo en 1949 se convirtió en mayoría del conjunto. Los esfuerzos por establecer un elemento electivo en el Consejo Legislativo en 1919-192 3 dieron lugar a una violenta controversia. El proyecto redactado por el propio consejo preveía únicamente miembros europeos elegidos por un Electorado europeo. Milner añadió dos miembros indios elegidos por un electorado indio separado. En la controversia resultante, los colonos trataron de obtener su plan original, mientras que Londres buscaba un padrón electoral único restringido en tamaño por calificaciones educativas y de propiedad, pero sin mención de la raza. Para resistirse, los colonos organizaron un Comité de Vigilancia y planearon tomar la colonia, secuestrar al gobernador y formar una república federada de alguna manera con Sudáfrica. De esta controversia surgió finalmente un compromiso, el famoso Libro Blanco de Kenia de 1923, y el nombramiento de Sir Edward Grigg como gobernador para el periodo 1925-1931. El compromiso otorgó a Kenia un Consejo Legislativo con representantes del gobierno imperial, los colonos blancos, los indios, los árabes y un misionero blanco para representar a los negros. A excepción de los colonos y los indios, la mayoría de ellos eran nombrados en lugar de elegidos, pero en 1949, al ampliarse el número de miembros, se amplió la elección, y sólo se nombraron los miembros oficiales y los negros (4 de 41).

El Libro Blanco de Kenia de 1923 surgió de un problema específico en una sola colonia, pero siguió siendo la declaración formal de la política imperial en el África tropical. Decía: «Principalmente, Kenia es un territorio africano, y el Gobierno de Su Majestad considera necesario dejar constancia de su opinión de que los intereses de los nativos africanos deben ser primordiales, y que si esos intereses y los de las razas inmigrantes entran en conflicto, los primeros deben prevalecer. … En la administración de Kenia, el Gobierno de Su Majestad se considera a sí mismo como ejerciendo un fideicomiso en nombre de la población africana, y no puede delegar o compartir este fideicomiso, cuyo objeto puede definirse como la protección y el progreso de las razas nativas«.

Como resultado de estos problemas en Kenia y de la continua invasión de los colonos blancos en las reservas nativas, Amery envió a uno de los miembros más importantes del grupo de Milner a la colonia como gobernador y comandante en jefe. Se trataba de Sir Edward Grigg (Lord Altrincham), que había sido miembro del Kindergarten de Milner, editor de The Round Table y de The Times (1903-1905, 1908-1913), secretario de Lloyd George y de los Rhodes Trustees (1923-1925), y un prolífico escritor sobre asuntos imperiales, coloniales y exteriores británicos. En Kenia trató de proteger las reservas de los nativos, al tiempo que los obligaba a desarrollar hábitos industriales mediante el trabajo constante, a desplazar la atención de los blancos de los problemas políticos a los técnicos, como la agricultura, y a trabajar por la consolidación del África tropical en una sola unidad territorial. En 1930 forzó la aprobación de la Legislatura Colonial de la Ordenanza de Fideicomiso de Tierras Nativas que garantizaba las reservas nativas. Pero estas reservas seguían siendo inadecuadas y se veían cada vez más perjudicadas por las malas prácticas agrícolas. Sólo en 1925 se inició un esfuerzo sostenido para mejorar dichas prácticas por parte de los nativos. Alrededor de la misma época se hicieron esfuerzos para extender el uso de los tribunales nativos, los consejos consultivos nativos y para formar a los nativos para un servicio administrativo. Todos estos esfuerzos tuvieron un éxito lento, variado y (en general) indiferente, principalmente debido a la reticencia de los nativos a cooperar y a la creciente sospecha de los nativos sobre los motivos de los hombres blancos, incluso cuando éstos estaban muy dispuestos a ayudar. La causa principal de esta creciente sospecha (que en algunos casos alcanzó un nivel psicótico) parece ser el hambre insaciable de religión de los nativos y su convicción de que los blancos eran hipócritas que enseñaban una religión que ellos no obedecían, eran traidores a las enseñanzas de Cristo y las utilizaban para controlar a los nativos y traicionar sus intereses, amparándose en ideas religiosas que los propios blancos no observaban en la práctica. 

[Continuará]

Compartir