FOLLETÍN > ENTREGA 18

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley

IRLANDA HASTA 1939

Mientras la crisis india estaba en su punto álgido en 1919-1922, una crisis aún más violenta hacía estragos en Irlanda. A lo largo del siglo XIX, Irlanda se había visto agitada por agravios de larga data. Los tres principales problemas eran agrarios, religiosos y políticos. La conquista cromwelliana de Irlanda en el siglo XVII había transferido gran parte de las tierras irlandesas, como botín de guerra, a los terratenientes ingleses ausentes. En consecuencia, los elevados alquileres, la inseguridad de la tenencia, la falta de mejoras y la explotación económica legalizada, apoyada por jueces y soldados ingleses, dieron lugar a violentos disturbios agrarios y atrocidades rurales contra las vidas y propiedades de los ingleses. A partir de la Ley de Tierras de Gladstone de 1870, los problemas agrarios se fueron aliviando poco a poco y, en 1914, estaban bien controlados. El problema religioso surgió del hecho de que Irlanda era abrumadoramente católica y se resentía de ser gobernada por personas de una religión diferente. Además, hasta que la Iglesia irlandesa (episcopal) fue disuelta en 1869, los católicos irlandeses tuvieron que soportar una estructura de clérigos y obispos anglicanos, la mayoría de los cuales tenían pocos o ningún feligrés en Irlanda y residían en Inglaterra, sostenidos por los ingresos procedentes de Irlanda. Finalmente, el Acta de Unión de 1801 había convertido a Irlanda en parte del Reino Unido, con representantes en el Parlamento de Westminster. En 1871, los representantes que se oponían a la unión con Inglaterra formaron el Irish Home Rule Party. Su objetivo era conseguir la separación obstruyendo las funciones del Parlamento y perturbando sus procedimientos. En ocasiones, este grupo ejerció una influencia considerable en el Parlamento al mantener el equilibrio de poder entre liberales y conservadores. Los liberales de Gladstone estaban dispuestos a conceder a Irlanda la autonomía, sin representantes en Westminster; los conservadores (con el apoyo de la mayoría de los ingleses) se oponían a la autonomía; el grupo de Rhodes-Milner quería el autogobierno de los irlandeses en sus asuntos internos, con representantes irlandeses retenidos en Westminster para los asuntos exteriores e imperiales. El gobierno liberal de 1906-1916 intentó promulgar un proyecto de ley de autonomía con representación irlandesa en la Cámara de los Comunes, pero fue bloqueado repetidamente por la oposición de la Cámara de los Lores; el proyecto no se convirtió en ley hasta septiembre de 1914. La principal oposición surgió del hecho de que el Ulster protestante (Irlanda del Norte) quedaría sumergido en una Irlanda abrumadoramente católica. La oposición del Ulster, liderada por Sir Edward (más tarde Lord) Carson, organizó un ejército privado, lo armó con armas de contrabando de Alemania y se preparó para tomar el control de Belfast a una señal de Londres. Carson se dirigía a la estación de telégrafo para enviar esta señal en 1914 cuando recibió un mensaje del primer ministro de que la guerra estaba a punto de estallar con Alemania. En consecuencia, se canceló la revuelta del Ulster y se suspendió la Ley de Autonomía hasta seis meses después de la paz con Alemania. Como consecuencia, la revuelta con armas alemanas en Irlanda fue realizada por los nacionalistas irlandeses en 1916, en lugar de por sus oponentes del Ulster en 1914. Esta llamada Revuelta de Pascua de 1916 fue aplastada y sus líderes ejecutados, pero el descontento continuó latente en Irlanda, con la violencia a flor de piel. En las elecciones parlamentarias de 1918, Irlanda eligió a 6 nacionalistas (que querían la autonomía para toda Irlanda), 73 del Sinn Fein (que querían una República irlandesa libre de Inglaterra) y 23 unionistas (que querían seguir formando parte de Gran Bretaña). En lugar de acudir a Westminster, el Sinn Fein organizó su propio Parlamento en Dublín. Los esfuerzos por detener a sus miembros condujeron a una guerra civil abierta. Fue una lucha de asesinatos, traiciones y represalias, que se libró en callejones y campos a la luz de la luna. Sesenta mil soldados británicos no pudieron mantener el orden. Se perdieron miles de vidas, con una inhumanidad brutal por parte de ambos bandos, y los daños materiales ascendieron a unos 50 millones de dólares. 

Lionel Curtis, que colaboró en la edición de The Round Table en 1919-1921, abogó en el número de marzo de 1920 por la separación de Irlanda del Norte e Irlanda del Sur y la concesión a cada una de ellas de la autonomía de Gran Bretaña. Esta propuesta se convirtió en ley ocho meses más tarde como Ley del Gobierno de Irlanda de 1920, pero fue rechazada por los republicanos irlandeses dirigidos por Eamon de Valera. La guerra civil continuó. El grupo de la Mesa Redonda trabajó valientemente para detener a los extremistas de ambos bandos, pero con un éxito moderado. El cuñado de Amery, Hamar (Lord) Greenwood, fue nombrado secretario jefe para Irlanda, el último titular de ese cargo, mientras que Curtis fue nombrado asesor sobre asuntos irlandeses de la Oficina Colonial (que estaba dirigida por Milner y Amery). The Times y The Round Table condenaron la represión británica en Irlanda, diciendo este último: «Si la Commonwealth británica sólo puede ser preservada por tales medios, se convertiría en una negación del principio que ha defendido«. Pero la violencia británica no podía ser reducida hasta que la violencia irlandesa pudiera ser reducida. Uno de los principales líderes de los republicanos irlandeses era Erskine Childers, un viejo amigo de la escuela de Curtis que había estado con él en Sudáfrica, pero no se podía hacer nada a través de él, ya que se había vuelto fanáticamente antibritánico. En consecuencia, se llamó a Smuts. Escribió un discurso conciliador para que el rey Jorge lo pronunciara en la apertura del Parlamento del Ulster, y realizó una visita secreta al escondite de los rebeldes en Irlanda para intentar persuadir a los líderes republicanos irlandeses de que fueran razonables. Contrastó la inseguridad de la República del Transvaal antes de 1895 con su feliz condición bajo el estatus de dominio desde 1910, diciendo: «No se equivoquen, tienen más privilegios, más poder, más paz, más seguridad en una hermandad de naciones iguales que en una pequeña y nerviosa república que tiene que depender todo el tiempo de la buena voluntad y quizás de la ayuda de los extranjeros. ¿A qué clase de independencia llama usted a eso?» Smuts organizó un armisticio y una conferencia para negociar un acuerdo. De esta conferencia, en la que Curtis era secretario, salieron los Artículos del Acuerdo de diciembre de 1921, que otorgaban a Irlanda del Sur el estatus de Estado Libre Irlandés, mientras que Irlanda del Norte continuaba bajo la Ley de 1920. La línea fronteriza entre los dos países fue trazada por un comité de tres personas, cuyo miembro británico (y presidente) era Richard Feetham, del grupo Milner’s Kindergarten y de la Mesa Redonda, que posteriormente fue juez del Tribunal Supremo de Sudáfrica. Los republicanos irlandeses de De Valera se negaron a aceptar el acuerdo y se sublevaron, esta vez contra los líderes irlandeses moderados, Arthur Griffith y Michael Collins. Collins fue asesinado y Griffith murió, agotado por la tensión, pero el propio pueblo irlandés estaba ya cansado de la agitación. Las fuerzas de De Valera fueron empujadas a la clandestinidad y fueron derrotadas en las elecciones de 1922. Cuando el partido de De Valera, el Fianna Fail, ganó las elecciones en 1932 y se convirtió en presidente de Irlanda, abolió el juramento de lealtad al rey y el cargo de gobernador general, puso fin a los pagos anuales por las tierras inglesas confiscadas y a los llamamientos al Consejo Privado, se enzarzó en una amarga guerra arancelaria con Gran Bretaña y siguió exigiendo la anexión del Ulster. Uno de los últimos vínculos con Gran Bretaña terminó en 1938, cuando las bases navales británicas en Eire fueron entregadas a los irlandeses, para gran beneficio de los submarinos alemanes en 1939-1945. 

 

[Continuará]

Compartir