FOLLETÍN > ENTREGA 19

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley

El Extremo Oriente hasta la Primera Guerra

  • EL COLAPSO DE CHINA HASTA 1920

La destrucción de la cultura tradicional china bajo el impacto de la civilización occidental fue considerablemente posterior a la destrucción similar de la cultura india por parte de los europeos. Este retraso se debió a que la presión europea sobre la India se aplicó de forma bastante constante desde principios del siglo XVI, mientras que en Extremo Oriente, en Japón incluso de forma más completa que en China, esta presión se relajó desde principios del siglo XVII durante casi doscientos años, hasta 1794 en el caso de China y hasta 1854 en el de Japón. Como resultado, podemos ver el proceso por el que la cultura europea fue capaz de destruir las culturas tradicionales nativas de Asia más claramente en China que en casi cualquier otro lugar.
La cultura tradicional de China, como la de cualquier otro lugar de Asia, consistía en una jerarquía militar y burocrática superpuesta a una gran masa de campesinos trabajadores. Es habitual, al estudiar este tema, dividir esta jerarquía en tres niveles. Desde el punto de vista político, estos tres niveles consistían en la autoridad imperial en la cúspide, una enorme jerarquía de funcionarios imperiales y provinciales en el medio, y la miríada de pueblos locales semipatriarcales y semidemocráticos en la base. Desde el punto de vista social, esta jerarquía se dividía igualmente en la clase dirigente, la alta burguesía y los campesinos. Y, económicamente, existía una división paralela: el grupo superior obtenía sus ingresos en forma de tributos e impuestos por su posesión del poder militar y político, mientras que el grupo medio obtenía sus ingresos de fuentes económicas, como los intereses de los préstamos, las rentas de las tierras y los beneficios de las empresas comerciales, así como de los salarios, los chanchullos y otros emolumentos derivados del control de la burocracia por parte de su grupo medio. En la base, el campesinado, que era el único grupo realmente productivo de la sociedad, obtenía sus ingresos del sudor de su frente colectiva, y tenía que sobrevivir con lo que le quedaba después de que una fracción sustancial de su producto hubiera ido a parar a los dos grupos superiores en forma de rentas, impuestos, intereses, sobornos consuetudinarios (llamados «apretes»), y beneficios excesivos en «necesidades» de vida compradas como la sal, el hierro o el opio.
Aunque los campesinos eran claramente un grupo explotado en la sociedad tradicional de China, esta explotación era impersonal y tradicional y, por tanto, más fácil de soportar que si hubiera sido personal o arbitraria. Con el paso del tiempo, había surgido un sistema viable de relaciones consuetudinarias entre los tres niveles de la sociedad. Cada grupo conocía sus relaciones establecidas con los demás, y utilizaba esas relaciones para evitar cualquier presión repentina o excesiva que pudiera alterar los patrones establecidos de la sociedad. La fuerza política y militar del régimen imperial rara vez incidía directamente en el campesinado, ya que la burocracia se interponía entre ellos como un amortiguador protector. Este amortiguador seguía un patrón de ineficacia amorfa deliberada, de modo que la fuerza militar y política de arriba se había difuminado, dispersado y embotado cuando llegaba a las aldeas campesinas. La burocracia siguió esta pauta porque reconocía que el campesinado era la fuente de sus ingresos, y no deseaba crear un descontento que pusiera en peligro el proceso productivo o los pagos de rentas, impuestos e intereses de los que vivía. Además, la ineficacia del sistema era habitual y deliberada, ya que permitía que una gran parte de la riqueza que se drenaba del campesinado se desviara y difundiera entre la clase media de la nobleza antes de que los restos de la misma llegaran al grupo imperial en la cima.
Este grupo imperial, a su vez, tuvo que aceptar este sistema de ineficiencia y desvío de ingresos y su propia lejanía básica del campesinado debido al gran tamaño de China, la ineficacia de sus sistemas de transporte y comunicaciones, y la imposibilidad de mantener registros de población, o de ingresos e impuestos, excepto a través de la mediación indirecta de la burocracia. La posición semiautónoma de la burocracia dependía, en gran medida, del hecho de que el sistema chino de escritura era tan engorroso, tan ineficaz y tan difícil de aprender que el gobierno central no podía llevar ningún registro ni administrar la recaudación de impuestos, el orden público o la justicia si no era a través de una burocracia de expertos formados. Esta burocracia era reclutada entre la nobleza porque los complejos sistemas de escritura, de derecho y de tradiciones administrativas sólo podían ser dominados por un grupo que poseía un ocio basado en ingresos no ganados. Sin duda, con el tiempo, la formación para esta burocracia y para los exámenes que la admitían se volvió bastante irreal, consistiendo en gran medida en la memorización de textos literarios antiguos con fines de examen y no con fines culturales o administrativos. Esto no era tan malo como parece, ya que muchos de los textos memorizados contenían una buena cantidad de sabiduría antigua con un sesgo ético o práctico, y la posesión de este acervo de conocimientos engendraba en sus poseedores un respeto por la moderación y la tradición que era justo lo que el sistema requería. Nadie lamentó que el sistema de educación y de exámenes que conducía a la burocracia no engendrara una sed de eficiencia, porque la eficiencia no era una cualidad que nadie deseara. La propia burocracia no deseaba la eficiencia porque esto habría reducido su capacidad de desviar los fondos que fluían hacia arriba desde el campesinado.

El campesinado seguramente no deseaba un aumento de la eficiencia, lo que habría conducido a un aumento de la presión sobre él y habría hecho que fuera menos fácil atenuar o evitar el impacto del poder imperial. El propio poder imperial no deseaba ningún aumento de la eficiencia de su burocracia, ya que esto podría haber conducido a una mayor independencia por parte de la burocracia. Mientras la superestructura imperial de la sociedad china obtuviera su parte de la riqueza que fluía hacia arriba desde el campesinado, estaba satisfecha. La parte de esta riqueza que obtenía el grupo imperial era muy grande, en cifras absolutas, aunque proporcionalmente era sólo una pequeña parte de la cantidad total que salía de la clase campesina, la mayor parte era desviada por la alta burguesía y la burocracia en su flujo ascendente.
La naturaleza explotadora de este sistema social de tres clases se vio aliviada, como hemos visto, por la ineficiencia, por la moderación tradicional y las ideas éticas aceptadas, por el sentido de interdependencia social y por el poder de la ley y la costumbre tradicionales que protegían al campesino ordinario del trato arbitrario o del impacto directo de la fuerza. Lo más importante de todo, quizás, es que el sistema se veía aliviado por la existencia de carreras abiertas al talento. China nunca se organizó en grupos o castas hereditarias, siendo en este aspecto como Inglaterra y muy diferente a la India. El camino hacia la cima en la sociedad china estaba abierto, no para cualquier campesino individual en su propia vida, sino para cualquier familia campesina individual durante un período de varias generaciones. Así, la posición de un individuo en la sociedad dependía, no de los esfuerzos de su propia juventud, sino de los esfuerzos de su padre y su abuelo.
Si un campesino chino era diligente, astuto y afortunado, podía esperar acumular algún pequeño excedente más allá de la subsistencia de su propia familia y de la fuga hacia las clases altas. Este excedente podía invertirse en actividades como la fabricación de hierro, la venta de opio, la venta de madera o combustible, el comercio de cerdos, etc. Los beneficios de estas actividades podían invertirse en pequeñas parcelas de tierra que se alquilaban a campesinos menos afortunados o en préstamos a otros campesinos. Si los tiempos seguían siendo buenos, el propietario de los excedentes empezaba a recibir rentas e intereses de sus vecinos; si los tiempos se volvían malos, seguía teniendo sus tierras o podía hacerse con las de su deudor como garantía de su préstamo. Tanto en los buenos como en los malos tiempos, el crecimiento de la población en China mantenía una alta demanda de tierras, y los campesinos podían ascender en la escala social desde el campesinado hasta la alta burguesía ampliando lentamente sus derechos legales sobre la tierra. Una vez en la alta burguesía, los hijos o nietos podían ser educados para pasar los exámenes burocráticos y ser admitidos en el grupo de los mandarines. Una familia que tuviera uno o dos miembros en este grupo accedía a todo el sistema de «apretes» y de desvío burocrático de los flujos de ingresos, de modo que la familia en su conjunto podía seguir ascendiendo en la estructura social y económica. Con el tiempo, algún miembro de la familia podría pasar al centro imperial desde el nivel provincial en el que comenzó este ascenso, e incluso podría acceder al propio grupo gobernante imperial.
En estos niveles superiores de la estructura social, muchas familias podían mantener una posición durante generaciones, pero en general había una constante, aunque lenta, «circulación de la élite», con la mayoría de las familias permaneciendo en una posición social alta durante sólo un par de generaciones, después de unas tres generaciones de ascenso, a las que seguirían un par de generaciones de declive. Así, el viejo dicho estadounidense de que sólo se tardaba tres generaciones «de mangas de camisa a mangas de camisa» tendría que ampliarse, en la antigua China, para permitir unas seis o siete generaciones desde la monotonía del arrozal hasta el arrozal de nuevo. Pero la esperanza de ese ascenso contribuyó en gran medida a aumentar la diligencia individual y la solidaridad familiar y a reducir el descontento campesino. Sólo a finales del siglo XIX y principios del XX, los campesinos de China llegaron a considerar su situación tan desesperada que la violencia pasó a ser preferible a la diligencia o la conformidad. Este cambio surgió del hecho, como veremos, de que el impacto de la cultura occidental en China hizo, de hecho, que la posición del campesino fuera económicamente desesperada.
En la sociedad china tradicional, los burócratas reclutados mediante exámenes entre la clase noble se llamaban mandarines. Se convirtieron, a efectos prácticos, en el elemento dominante de la sociedad china. Como su posición social y económica no se basaba en el poder político o militar, sino en las tradiciones, la estructura legal, la estabilidad social, las enseñanzas éticas aceptadas y los derechos de propiedad, este grupo de nivel medio dio a la sociedad china una poderosa orientación tradicionalista. El respeto a las viejas tradiciones, a los modos de pensamiento y acción aceptados, a los antepasados en la sociedad y la religión, y al padre en la familia se convirtieron en las características más destacadas de la sociedad china. El hecho de que esta sociedad fuera una compleja red de intereses creados, no fuera progresiva y estuviera plagada de corrupción no era más objetable para el chino medio, en ningún nivel, que el hecho de que también estuviera plagada de ineficacia.
Estas cosas sólo se volvieron objetables cuando la sociedad china entró en contacto directo con la cultura europea durante el siglo XIX. Cuando estas dos sociedades chocaron, la ineficacia, la falta de progreso, la corrupción y todo el nexo de intereses creados y tradiciones que constituían la sociedad china fueron incapaces de sobrevivir en contacto con la eficacia, el progreso y los instrumentos de penetración y dominación de los europeos. No podía esperar sobrevivir un sistema que no pudiera proveerse de armas de fuego en grandes cantidades o de ejércitos masivos de soldados leales para usar esas armas, un sistema que no pudiera aumentar sus impuestos o su producción de riqueza o que no pudiera llevar la cuenta de su propia población o de sus propios ingresos mediante registros eficaces o que no tuviera métodos eficaces de comunicación y transporte en un área de 3,5 millones de millas cuadradas.

La sociedad occidental que comenzó a incidir en China hacia 1800 era poderosa, eficiente y progresista. No respetaba la corrupción, las tradiciones, los derechos de propiedad, la solidaridad familiar ni la moderación ética de la sociedad china tradicional. A medida que las armas de Occidente, junto con sus eficientes métodos de saneamiento, de escritura, de transporte y comunicaciones, de interés individual y de racionalismo intelectual corrosivo entraron en contacto con la sociedad china, comenzaron a disolverla. Por un lado, la sociedad china era demasiado débil para defenderse de Occidente. Cuando intentó hacerlo, como en las Guerras del Opio y otras luchas de 1841-1861, o en el levantamiento de los bóxers de 1900, esa resistencia china a la penetración europea fue aplastada por el armamento de las potencias occidentales, y se impusieron a China todo tipo de concesiones a estas potencias.
Hasta 1841, Cantón era el único puerto autorizado para las importaciones extranjeras, y el opio era ilegal. Como consecuencia de la destrucción por parte de China del opio indio ilegal y de las exacciones comerciales de las autoridades de Cantón, Gran Bretaña impuso a China los tratados de Nankín (1842) y de Tientsin (1858). Éstos obligaron a China a ceder Hong Kong a Gran Bretaña y a abrir dieciséis puertos al comercio exterior, a imponer un arancel de importación uniforme de no más del 5%, a pagar una indemnización de unos 100 millones de dólares, a permitir legaciones extranjeras en Pekín, permitir que un funcionario británico actuara como jefe del servicio aduanero chino y legalizar la importación de opio. Se impusieron otros acuerdos por los que China perdió varias zonas limítrofes, como Birmania (a favor de Gran Bretaña), Indochina (a favor de Francia), Formosa y los Pescadores (a favor de Japón) y Macao (a favor de Portugal), mientras que otras zonas fueron tomadas en arrendamiento de diversa duración, desde veinticinco a noventa y nueve años. De este modo, Alemania se hizo con Kiaochow, Rusia con el sur de Liaotung (incluido Port Arthur), Francia con Kwangcho-wan y Gran Bretaña con Kowloon y Weihaiwei. En este mismo periodo, varias potencias impusieron a China un sistema de tribunales extraterritoriales en virtud del cual los extranjeros, en los casos judiciales, no podían ser juzgados en los tribunales chinos o bajo la ley china.
El impacto político de la civilización occidental en China, por grande que fuera, se vio eclipsado por el impacto económico. Ya hemos indicado que China era un país mayoritariamente agrario. Los años de cultivo y el lento crecimiento de la población habían dado lugar a una implacable presión sobre el suelo y a una explotación destructiva de sus recursos vegetativos. La mayor parte del país estaba deforestado, lo que provocaba escasez de combustible, una rápida escorrentía de las precipitaciones, un peligro constante de inundaciones y una erosión del suelo a gran escala. El cultivo se había extendido a valles remotos y a las laderas de las colinas por la presión de la población, con un gran aumento de las mismas consecuencias destructivas, a pesar de que muchas laderas fueron reconstruidas en terrazas. El hecho de que la parte meridional del país dependiera del cultivo del arroz creaba muchos problemas, ya que este cultivo, de valor nutritivo relativamente bajo, exigía un gran gasto de mano de obra (trasplante y escarda) en condiciones destructivas para la salud. Los largos periodos de vadeo en los arrozales exponían a la mayoría de los campesinos a diversos tipos de enfermedades articulares y a infecciones transmitidas por el agua, como la malaria o los parásitos.
La presión sobre el suelo se intensificaba por el hecho de que el 60% de China estaba a más de 6.000 pies sobre el nivel del mar, demasiado alto para el cultivo, mientras que más de la mitad de la tierra tenía una pluviometría inadecuada (menos de veinte pulgadas al año). Además, las precipitaciones procedían de los erráticos vientos monzones, que con frecuencia provocaban inundaciones y en ocasiones fallaban por completo, provocando una hambruna generalizada. En Estados Unidos, 140 millones de personas eran mantenidas por el trabajo de 6.000.000 de agricultores en 365 millones de acres de tierra cultivada en 1945; China, en la misma época, tenía casi 500 millones de personas mantenidas por el trabajo de 65 millones de agricultores en sólo 217 millones de acres de tierra cultivada. En China, la granja media tenía sólo un poco más de cuatro acres (en comparación con los 157 de Estados Unidos), pero estaba dividida en cinco o seis campos separados y contaba con una media de 6,2 personas viviendo en ella (en comparación con las 4,2 personas de la inmensamente mayor granja estadounidense). En consecuencia, en China sólo había medio acre de tierra por cada persona que vivía en ella, en comparación con la cifra estadounidense de 15,7 acres por persona.
Como consecuencia de esta presión sobre la tierra, el campesino chino medio no disponía, ni siquiera en épocas anteriores, de un margen superior al nivel de subsistencia, sobre todo si recordamos que cierta parte de sus ingresos fluía hacia las clases altas. Dado que, sólo en su cuenta agrícola, el campesino chino medio estaba por debajo del nivel de subsistencia, tenía que utilizar varios dispositivos ingeniosos para llegar a ese nivel. Todas las compras de bienes producidos fuera de la granja se mantenían en un mínimo absoluto. Cada brizna de hierba, hoja caída o residuo de la cosecha se recogía para que sirviera de combustible. Todos los residuos humanos, incluidos los de las ciudades, se recogían cuidadosamente y se devolvían a la tierra como abono. Por esta razón, las tierras de cultivo alrededor de las ciudades, debido al mayor suministro de dichos desechos, eran más productivas que las granjas más remotas que dependían del suministro local de dichos desechos humanos. La recogida y venta de estos desechos se convirtió en un importante eslabón de la economía agrícola de China. Dado que el sistema digestivo humano sólo extrae una parte de los elementos nutritivos de los alimentos, los elementos restantes se extraían frecuentemente alimentando a los cerdos con dichos desechos, que pasaban así por el sistema digestivo del cerdo antes de que estos desechos volvieran a la tierra para nutrir nuevas cosechas y, por tanto, para nuevos alimentos. Cada granja campesina tenía al menos un cerdo que se compraba joven, vivía en la letrina de la granja hasta que crecía y luego se vendía en la ciudad para obtener un margen de dinero para compras tan necesarias como sal, azúcar, aceites o productos de hierro. De forma similar, el arrozal podía contribuir al suministro de proteínas del agricultor actuando como estanque de peces y acuario para los diminutos camarones de agua dulce.
En China, al igual que en Europa, los objetivos de la eficiencia agrícola eran bastante diferentes de los objetivos de la eficiencia agrícola en los nuevos países, como Estados Unidos, Canadá, Argentina o Australia. En estos nuevos países había escasez de mano de obra y exceso de tierra, mientras que en Europa y Asia había escasez de tierra y exceso de mano de obra. En consecuencia, el objetivo de la eficiencia agrícola en las tierras más nuevas era una alta producción de cultivos por unidad de trabajo. Por esta razón, la agricultura estadounidense puso tanto énfasis en la maquinaria agrícola que ahorra mano de obra y en las prácticas agrícolas que agotan el suelo, mientras que la agricultura asiática puso inmensas cantidades de mano de obra en pequeñas cantidades de tierra con el fin de salvar el suelo y obtener la máxima cosecha de la cantidad limitada de tierra. En América, el agricultor podía permitirse gastar grandes sumas en maquinaria agrícola porque la mano de obra a la que sustituía esa maquinaria habría sido cara de todos modos y porque el coste de esa maquinaria se distribuía en una superficie tan grande que su coste por acre era relativamente moderado. En Asia no había capital para tales gastos en maquinaria porque no había un margen de excedente por encima de la subsistencia en manos del campesinado y porque la granja promedio era tan pequeña que el costo de la maquinaria por acre (ya sea para comprar o incluso para operar) habría sido prohibitivo.

 

[Continuará]

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.