FOLLETÍN > ENTREGA 14

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley

La crisis imperial británica: África, Irlanda e India hasta 1926 

INTRODUCCIÓN 

La vieja afirmación de que Inglaterra adquirió su imperio en un arrebato de distracción es divertida pero no explica mucho. Sin embargo, contiene un elemento de verdad: gran parte del imperio fue adquirido por particulares y empresas comerciales, y fue tomado por el gobierno británico mucho más tarde. Los motivos que impulsaron al gobierno a anexar áreas que sus ciudadanos habían estado explotando eran variados, tanto en el tiempo como en el lugar, y con frecuencia eran muy diferentes de lo que un forastero podría creer. 

Gran Bretaña adquirió el mayor imperio del mundo porque poseía ciertas ventajas de las que otros países carecían. Mencionamos tres de estas ventajas: 1) que era una isla, 2) que estaba en el Atlántico, y 3) que sus tradiciones sociales producían la voluntad y los talentos para la adquisición imperial. 

Como isla frente a las costas de Europa, Gran Bretaña tenía seguridad mientras tuviera el control de los estrechos a su alrededor. Tuvo tal control desde la derrota de la Armada Española en 1588 hasta la creación de nuevas armas basadas en el poder aéreo en el período posterior a 1935. El ascenso de la Fuerza Aérea Alemana bajo el mandato de Hitler, la invención de los proyectiles cohete de largo alcance (arma V-2) en 1944, y el desarrollo de las bombas atómicas y de hidrógeno en 1945-1955 destruyeron la seguridad de Inglaterra al reducir la eficacia defensiva del Canal de la Mancha. Pero en el período 1588-1942, en el que Gran Bretaña controlaba los mares, el Canal de la Mancha dio seguridad a Inglaterra e hizo que su posición internacional fuera totalmente diferente de la de cualquier Potencia continental. Debido a que Gran Bretaña tenía seguridad, tenía libertad de acción. Esto significa que tenía la opción de intervenir o mantenerse al margen de las diversas disputas que surgían en el continente europeo o en cualquier otra parte del mundo. Además, si intervenía, podía hacerlo con un compromiso limitado, restringiendo su contribución de hombres, energía, dinero y riqueza a la cantidad que quisiera. Si ese compromiso limitado se agotara o se perdiera, mientras la flota británica controlara los mares, Gran Bretaña tendría seguridad y, por lo tanto, libertad para elegir si rompía su intervención o aumentaba su compromiso. Además, Inglaterra podía hacer incluso un pequeño compromiso de sus recursos de importancia decisiva, utilizando este compromiso en apoyo de la segunda potencia más fuerte del continente contra la potencia más fuerte, obstaculizando así a la potencia más fuerte, y convirtiendo temporalmente a la segunda potencia en la más fuerte, siempre que actuara de acuerdo con los deseos de Gran Bretaña. De esta manera, siguiendo las tácticas de equilibrio de poder, Gran Bretaña pudo desempeñar un papel decisivo en el continente, mantenerlo dividido y envuelto en sus propias disputas, y hacerlo con un compromiso limitado de los recursos propios de Gran Bretaña, dejando un considerable excedente de energía, mano de obra y riqueza disponible para adquirir un imperio en el extranjero. Además, la ventaja única de Gran Bretaña de tener seguridad a través de un compromiso limitado de recursos por el control del mar fue uno de los factores que contribuyeron a que Gran Bretaña desarrollara su estructura social única, su sistema parlamentario, su amplia gama de libertades civiles y su gran avance económico. 

Las potencias del continente no tenían ninguna de estas ventajas. Ya que cada una podía ser invadida por sus vecinos en cualquier momento, cada una tenía seguridad, y por lo tanto libertad de acción, sólo en raras y breves ocasiones. Cuando la seguridad de una potencia continental se veía amenazada por un vecino, no tenía libertad de acción, sino que tenía que defenderse con todos sus recursos. Claramente, sería imposible para Francia decirse a sí misma, «Nos opondremos a la hegemonía alemana en el continente sólo en la medida de 50.000 hombres o de 10 millones de dólares.» Sin embargo, ya en 1939, Chamberlain informó a Francia de que el compromiso de Inglaterra en el continente para este fin no sería más que dos divisiones. Como las potencias continentales no tenían ni seguridad ni libertad de acción, su posición en el continente siempre fue primordial por encima de sus ambiciones de imperio mundial, y estas últimas siempre tuvieron que ser sacrificadas en aras de las primeras cada vez que surgía un conflicto. Francia no pudo conservar sus posesiones en la India o en América del Norte en el siglo XVIII porque muchos de sus recursos tuvieron que ser utilizados para reforzar la seguridad francesa contra Prusia o Austria. Napoleón vendió Luisiana a los Estados Unidos en 1803 porque su principal preocupación tenía que ser su posición en el continente. Bismarck trató de desalentar a Alemania de embarcarse en cualquier aventura en el extranjero en el período posterior a 1871, porque entendió que Alemania debería ser una potencia continental, o no ser nada. De nuevo, Francia en 1882 tuvo que ceder Egipto a Gran Bretaña, y en 1898 tuvo que ceder el Sudán de la misma manera, porque vio que no podía involucrarse en ninguna disputa colonial con Gran Bretaña mientras el ejército alemán estuviera al otro lado de la Renania. Esta situación era tan clara que todas las Potencias continentales menores con posesiones coloniales de ultramar, como Portugal, Bélgica o los Países Bajos, tenían que colaborar con Gran Bretaña o, al menos, ser cuidadosamente neutrales. Mientras la autopista oceánica desde estos países hasta sus imperios de ultramar estuviera controlada por la flota británica, no podían permitirse el lujo de embarcarse en una política hostil a Gran Bretaña, independientemente de sus sentimientos personales sobre el tema. No es casualidad que el respaldo internacional más constante de Gran Bretaña en los dos siglos posteriores al Tratado de Methuen de 1703 provenga de Portugal y que Gran Bretaña se haya sentido libre de negociar con una tercera Potencia, como Alemania, sobre la disposición de las colonias portuguesas, como hizo en 1898 y trató de hacer en 1937-1939. 

La posición de Gran Bretaña en el Atlántico, combinada con su control naval del mar, le dio una gran ventaja cuando las nuevas tierras al oeste de ese océano se convirtieron en una de las principales fuentes de riqueza comercial y naval, en el período posterior a 1588. La madera, el alquitrán y los barcos fueron suministrados por las colonias americanas a Gran Bretaña en el período anterior a la llegada de los barcos de hierro y vapor (después de 1860), y estos barcos ayudaron a establecer la supremacía mercantil de Gran Bretaña. Al mismo tiempo, la posición insular de Gran Bretaña privó a su monarquía de cualquier necesidad de un gran ejército profesional y mercenario como el de los reyes del continente, utilizado como principal baluarte del absolutismo real. Como resultado, los reyes de Inglaterra no pudieron evitar que la nobleza terrateniente asumiera el control del gobierno en el período 1642-1690, y los reyes de Inglaterra se convirtieron en monarquía constitucional. La seguridad de Gran Bretaña detrás de su armada permitió que esta lucha llegara a una decisión sin ninguna interferencia externa importante, y permitió una rivalidad entre el monarca y la aristocracia que habría sido suicida en los inseguros terrenos de la Europa continental. 

La seguridad de Gran Bretaña se combinó con el triunfo político de la oligarquía terrateniente para crear una tradición social totalmente diferente a la del continente. Uno de los resultados de estos dos factores fue que Inglaterra no obtuvo una burocracia como la que apareció en el continente. Esta falta de una burocracia separada y leal al monarca se puede ver en la debilidad del ejército profesional (ya mencionada), y también en la falta de un sistema judicial burocrático. En Inglaterra, la nobleza y los hijos menores de la oligarquía terrateniente estudiaban derecho en las posadas de la Corte, y obtuvieron un sentimiento de tradición y de santidad del debido proceso legal mientras seguían siendo parte de la clase terrateniente. De hecho, esta clase se convirtió en la clase terrateniente en Inglaterra sólo porque obtuvo el control del colegio de abogados y del tribunal y estaba, por lo tanto, en posición de juzgar todas las disputas sobre la propiedad inmobiliaria a su favor. El control de los tribunales y del Parlamento hizo posible que este grupo gobernante en Inglaterra anulara los derechos de los campesinos sobre la tierra, los expulsara de la misma, cerrara los campos abiertos del sistema medieval, privara a los cultivadores de sus derechos señoriales y los redujera así a la condición de trabajadores rurales sin tierra o de arrendatarios. Este avance del movimiento de encierro en Inglaterra hizo posible la Revolución Agrícola, despobló enormemente las zonas rurales de Inglaterra (como se describe en The Deserted Village de Oliver Goldsmith) y proporcionó un excedente de población para las ciudades, la marina mercante y naval y para la colonización de ultramar. 

La oligarquía terrateniente que surgió en Inglaterra se diferenciaba de la aristocracia terrateniente de la Europa continental en los tres puntos ya mencionados: (1) obtuvo el control del gobierno; (2) no se le opuso un ejército profesional, una burocracia o un sistema judicial profesional, sino que, por el contrario, se hizo cargo del control de estos adjuntos del propio gobierno, generalmente sirviendo sin paga, y dificultando el acceso a estas posiciones a los forasteros, al hacer que dicho acceso fuera costoso; y (3) obtuvo el control completo de la tierra, así como el control político, religioso y social de las aldeas. Además, la oligarquía terrateniente de Inglaterra era diferente a la del continente porque no era una nobleza. Esta falta se reflejaba en tres factores importantes. 

En el continente, un noble no podía casarse fuera de su clase ni dedicarse a actividades comerciales; además, el acceso a la nobleza por parte de personas de nacimiento no noble era muy difícil, y difícilmente podía lograrse en mucho menos de tres generaciones. En Inglaterra, la oligarquía terrateniente podía dedicarse a cualquier tipo de comercio o negocio y podía casarse con cualquiera sin cuestionamientos (siempre que fuera rica); además, mientras que el acceso a la nobleza en Inglaterra era un proceso lento que podía requerir generaciones de esfuerzo para adquirir tierras en una sola localidad, el acceso a la nobleza por acto del gobierno tomaba sólo un momento, y podía lograrse sobre la base de la riqueza o el servicio. Como consecuencia de todas estas diferencias, la clase alta terrateniente de Inglaterra estaba abierta a la afluencia de nuevos talentos, nuevo dinero y nueva sangre, mientras que la nobleza continental se veía privada de estas valiosas adquisiciones. 

Mientras que la clase alta terrateniente de Inglaterra no pudo convertirse en una nobleza (es decir, una casta basada en el nacimiento elevado), sí pudo convertirse en una aristocracia (es decir, una clase alta distinguida por sus tradiciones y su comportamiento). Los principales atributos de esta aristocrática clase alta de Inglaterra eran (1) que debía formarse en un sistema educativo caro, exclusivo, masculino y relativamente espartano, centrado en las grandes escuelas de varones como Eton, Harrow o Winchester; (2) que debería imbuir de este sistema educativo ciertas actitudes distintivas de liderazgo, coraje, deportividad, juego en equipo, autosacrificio, desdén por las comodidades físicas y devoción al deber; (3) que debería estar preparada en la vida posterior para dedicar una gran cantidad de tiempo y energía a tareas no remuneradas de importancia pública, como jueces de paz, en consejos de condado, en la milicia del condado, o en otros servicios. Como todos los hijos de las clases altas recibían la misma formación, mientras que sólo el mayor, por primogenitura, tenía derecho a hacerse cargo de los bienes de la familia que producían ingresos, todos los hijos más jóvenes tenían que salir al mundo a buscar fortuna y, con toda probabilidad, la buscarían en el extranjero. Al mismo tiempo, la vida tranquila del típico pueblo o condado inglés, completamente controlado por la oligarquía de la clase alta, hizo necesario que los miembros más ambiciosos de las clases bajas buscaran un ascenso fuera del condado e incluso fuera de Inglaterra. Fue de estas dos fuentes que se reclutaron los hombres que adquirieron el imperio de Gran Bretaña, y los hombres que lo colonizaron. 

Los ingleses no siempre han sido unánimes en considerar el imperio como una fuente de orgullo y beneficio. De hecho, la generación intermedia del siglo XIX estaba llena de personas, como Gladstone, que consideraban el imperio con profunda sospecha. Consideraban que era una fuente de grandes gastos; estaban convencidos de que implicaba a Inglaterra en problemas estratégicos remotos que podían llevar fácilmente a guerras que Inglaterra no tenía necesidad de librar; no veían ninguna ventaja económica en tener un imperio, ya que la existencia del libre comercio (que esta generación aceptaba) permitiría que el comercio fluyera sin importar quién tuviera las zonas coloniales; estaban convencidos de que cualquier área colonial, sin importar el costo de su adquisición, se separaría eventualmente de la madre patria, voluntariamente si se le daban los derechos de los ingleses, o por rebelión, como lo habían hecho las colonias americanas, si se les privaba de tales derechos. En general, los «Little Englanders», como se les llamaba, eran reacios a la expansión colonial por razones de costo. Aunque los defensores del punto de vista de la «Little England», hombres como Gladstone o Sir William Harcourt, continuaron en la prominencia política hasta 1895, este punto de vista estuvo en retirada constante luego de 1870. En el Partido Liberal, los ingleses de la Pequeña Inglaterra fueron rechazados por imperialistas como Lord Rosebery incluso antes de 1895; después de esa fecha, un grupo más joven de imperialistas, como Asquith, Grey y Haldane se hizo cargo del partido. En el Partido Conservador, donde la idea antiimperialista nunca había sido fuerte, los imperialistas moderados como Lord Salisbury fueron seguidos por imperialistas más activos como Joseph Chamberlain, o Lords Curzon, Selborne y Milner. Hubo muchos factores que condujeron al crecimiento del imperialismo después de 1870, y muchas manifestaciones obvias de ese crecimiento. El Royal Colonial Institute fue fundado en 1868 para luchar contra la idea de la «Little England»; Disraeli como primer ministro (1874-1880) dramatizó el beneficio y el glamour del imperio mediante actos como la compra del control del Canal de Suez y la concesión a la Reina Victoria del título de Emperatriz de la India; después de 1870 se hizo cada vez más evidente que, por muy caras que fueran las colonias para un gobierno, podían ser fantásticamente rentables para los particulares y las empresas que recibieran el apoyo de esos gobiernos; además, con la difusión de la democracia y la creciente influencia de la prensa y la necesidad cada vez mayor de contribuciones a las campañas, los particulares que obtuvieran fantásticos beneficios en las aventuras en el extranjero podían obtener un apoyo favorable de sus gobiernos contribuyendo una parte de sus beneficios a los gastos de los políticos; los esfuerzos del Rey Leopoldo II de Bélgica, utilizando a Henry Stanley, para obtener la zona del Congo como su propia reserva en 1876-1880, iniciaron una fiebre contagiosa de conquista de colonias en África que duró más de treinta años; el descubrimiento de diamantes (en 1869) y de oro (en 1886) en Sudáfrica, especialmente en la República Bóer Transvaal, intensificó esta fiebre.
El nuevo imperialismo después de 1870 tenía un tono muy diferente al que los ingleses se habían opuesto anteriormente. Los principales cambios fueron que se justificaba por el deber moral y la reforma social y no, como antes, por la actividad misionera y las ventajas materiales. El hombre más responsable de este cambio fue John Ruskin. 

Hasta 1870 no hubo ninguna cátedra de bellas artes en Oxford, pero en ese año, gracias al legado Slade, John Ruskin fue nombrado a dicha cátedra. Llegó a Oxford como un terremoto, no tanto porque hablara de bellas artes, sino porque también hablaba del imperio y de las masas oprimidas de Inglaterra, y sobre todo porque hablaba de estas tres cosas como asuntos morales. Hasta finales del siglo XIX las masas pobres de las ciudades de Inglaterra vivían en la miseria, la ignorancia y el crimen, tal y como los describió Carlos Dickens. Ruskin habló a los estudiantes de Oxford como miembros de la clase privilegiada y gobernante. Les dijo que eran los poseedores de una magnífica tradición de educación, belleza, estado de derecho, libertad, decencia y autodisciplina, pero que esta tradición no podía ser salvada, y no merecía ser salvada, a menos que se extendiera a las clases bajas de la propia Inglaterra y a las masas no inglesas de todo el mundo. Si esta preciosa tradición no se extendiera a estas dos grandes mayorías, la minoría de ingleses de clase alta se vería finalmente sumergida por estas mayorías y la tradición se perdería. Para prevenir esto, la tradición debe extenderse a las masas y al imperio. 

El mensaje de Ruskin tuvo un impacto sensacional. Su conferencia inaugural fue copiada a mano por un estudiante, Cecil Rhodes, que la mantuvo con él durante treinta años. Rhodes (1853-1902) explotó febrilmente los yacimientos de diamantes y oro de Sudáfrica, llegó a ser primer ministro de la Colonia del Cabo (1890-1896), aportó dinero a los partidos políticos, controló los escaños parlamentarios tanto en Inglaterra como en Sudáfrica y trató de ganar una franja de territorio británico a través de África, desde el Cabo de Buena Esperanza hasta Egipto, y de unir estos dos extremos con una línea de telégrafo y, en última instancia, con un ferrocarril de El Cabo a El Cairo. Rhodes inspiró el apoyo devoto a sus objetivos de otros en Sudáfrica e Inglaterra. Con el apoyo financiero de Lord Rothschild y Alfred Beit, logró monopolizar las minas de diamantes de Sudáfrica como De Beers Consolidated Mines y construir una gran empresa de minería de oro como Consolidated Gold Fields. A mediados de 1890 Rhodes tenía unos ingresos personales de al menos un millón de libras esterlinas al año (entonces unos cinco millones de dólares), los que se gastaban tan libremente para sus misteriosos propósitos, que normalmente estaba al descubierto en su cuenta. Estos propósitos se centraban en su deseo de federar a los pueblos de habla inglesa, y poner bajo su control todas las partes habitables del mundo. Con este propósito Rhodes dejó parte de su gran fortuna para fundar las Becas Rhodes en Oxford, con el fin de difundir la tradición de la clase dirigente inglesa en todo el mundo de habla inglesa, como Ruskin había querido. 

Entre los más devotos discípulos de Ruskin en Oxford había un grupo de amigos íntimos que incluían a Arnold Toynbee, Alfred (más tarde Lord) Milner, Arthur Glazebrook, George (más tarde Sir George) Parkin, Philip Lyttelton Gell, y Henry (más tarde Sir Henry) Birchenough. Estos estaban tan conmovidos por Ruskin que dedicaron el resto de sus vidas a llevar a cabo sus ideas. Un grupo similar de hombres de Cambridge, incluyendo a Reginald Baliol Brett (Lord Esher), Sir John B. Seeley, Albert (Lord) Grey y Edmund Garrett también se sintieron atraídos por el mensaje de Ruskin, y dedicaron sus vidas a la extensión del Imperio Británico y a la elevación de las masas urbanas de Inglaterra, como las dos partes de un proyecto al que llamaron «extensión de la idea anglosajona». Tuvieron un éxito notable en estos objetivos porque el periodista más extraordinario de Inglaterra, William T. Stead (1849-1912), un ardiente reformista social e imperialista, los asoció con Rhodes. Esta asociación se estableció formalmente el 5 de febrero de 1891, cuando Rhodes y Stead organizaron una sociedad secreta con la que Rhodes había estado soñando durante dieciséis años. En esta sociedad secreta Rhodes iba a ser el líder; Stead, Brett (Lord Esher) y Milner iban a formar un comité ejecutivo; Arthur (Lord) Balfour, (Sir) Harry Johnston, Lord Rothschild, Albert (Lord) Grey y otros fueron listados como miembros potenciales de un «Círculo de Iniciados»; mientras que iba a haber un círculo externo conocido como la «Asociación de Ayudantes» (más tarde organizada por Milner como la organización de la Round Table [Mesa Redonda]). Brett fue invitado a unirse a esta organización el mismo día y Milner un par de semanas después, a su regreso de Egipto. Ambos aceptaron con entusiasmo. Así, la parte central de la sociedad secreta se estableció en marzo de 1891. Continuó funcionando como un grupo formal, aunque el círculo externo no se organizó, aparentemente, hasta 1909-1913. Este grupo pudo tener acceso al dinero de Rhodes después de su muerte en 1902, y también a los fondos de los leales partidarios de Rhodes como Alfred Beit (1853-1906) y Sir Abe Bailey (1864-1940). Con este respaldo buscaban extender y ejecutar los ideales que Rodas había obtenido de Ruskin y Stead. Milner fue el principal fideicomisario de Rhodes y Parkin fue Secretario de Organización del Fideicomiso de Rhodes después de 1902, mientras que Gell y Birchenough, así como otros con ideas similares, se convirtieron en funcionarios de la Compañía Británica de Sudáfrica. A ellos se unieron en sus esfuerzos otros amigos rusos de Stead como Lord Grey, Lord Esher y Flora Shaw (más tarde Lady Lugard). En 1890, mediante una estratagema demasiado elaborada para describirla aquí, la Srta. Shaw se convirtió en Jefa del Departamento Colonial de The Times, mientras seguía en la nómina de la Stead’s Pall Mall Gazette, En este puesto desempeñó un papel importante en los diez años siguientes en la ejecución de los planes imperiales de Cecil Rhodes, a quien Stead la había presentado en 1889. 

Mientras tanto, en 1884, actuando bajo la inspiración de Ruskin, un grupo que incluía a Arnold Toynbee, Milner, Gell, Grey, Seeley y Michael Glazebrook fundó la primera «casa de asentamiento», una organización por la cual personas educadas de clase alta podían vivir en los barrios bajos con el fin de ayudar, instruir y guiar a los pobres, con especial énfasis en el bienestar social y la educación de adultos. La nueva empresa, establecida en el este de Londres con P. L. Gell como presidente, se denominó Toynbee Hall en honor a Arnold Toynbee, que falleció a los 31 años de edad en 1883. Este fue el modelo original de las miles de casas de asentamiento, como Hull House en Chicago, que ahora se encuentran en todo el mundo, y fue una de las semillas a partir de las cuales creció el movimiento moderno de educación de adultos y la extensión universitaria.

Como gobernador general y alto comisionado de Sudáfrica en el período 1897-1905, Milner reclutó a un grupo de jóvenes, principalmente de Oxford y de Toynbee Hall, para que le ayudaran a organizar su administración. Gracias a su influencia, estos hombres pudieron obtener puestos influyentes en el gobierno y las finanzas internacionales y se convirtieron en la influencia dominante en las relaciones exteriores y el imperio británico hasta 1939. Bajo el mandato de Milner en Sudáfrica se les conoció como Milner’s Kindergarten hasta 1910. En 1909-1913 organizaron grupos semisecretos, conocidos como Round Table Groups, en las principales dependencias británicas y en los Estados Unidos. Estos todavía funcionan en ocho países. Se mantuvieron en contacto por correspondencia personal y visitas frecuentes, y a través de una influyente revista trimestral, The Round Table, fundada en 1910 y apoyada en gran medida por el dinero de Sir Abe Bailey. En 1919 fundaron el Instituto Real de Asuntos Internacionales (Chatham House) para el cual los principales apoyos financieros eran Sir Abe Bailey y la familia Astor (dueños de The Times). En el período 1919-1927 se establecieron institutos similares de asuntos internacionales en los principales dominios británicos y en los Estados Unidos (donde se le conoce como el Council of Foreign Relations). Después de 1925 se estableció una estructura de organizaciones algo similar, conocida como el Institute of Pacific Relations, en doce países que tenían territorio en la zona del Pacífico, existiendo las unidades de cada dominio británico en el mismo país, sobre la base de una interrelación con el Round Table Group y el Royal Institute of International Affairs. En el Canadá, el núcleo de este grupo estaba formado por los amigos universitarios de Milner en Oxford (como Arthur Glazebrook y George Parkin), mientras que en Sudáfrica y en la India el núcleo estaba formado por antiguos miembros del kindergarten de Milner. Estos incluían a (Sir) Patrick Duncan, B. K. Long, Richard Feetham y (Sir) Dougal Malcolm en Sudáfrica y (Sir) William Marris, James (Lord) Meston y su amigo Malcolm (Lord) Hailey en la India. Los grupos de Australia y Nueva Zelandia habían sido reclutados por Stead (a través de su revista The Review of Reviews) ya en 1890-1893; por Parkin, por instigación de Milner, en el período 1889-1910, y por Lionel Curtis, también a petición de Milner, en 1910-1919. El poder y la influencia de este grupo Rhodes-Milner en los asuntos imperiales británicos y en la política exterior desde 1889, aunque no se reconoce ampliamente, difícilmente puede ser exagerado. Podemos mencionar como ejemplo que este grupo dominó The Times de 1890 a 1912 y lo ha controlado completamente desde 1912 (excepto los años 1919-1922). Dado que The Times es propiedad de la familia Astor desde 1922, a veces se hablaba de este grupo de Rhodes-Milner como el «Cliveden Set», llamado así por la casa de campo de Astor donde a veces se reunían. Muchos otros periódicos y revistas han estado bajo el control o la influencia de este grupo desde 1889. También han establecido e influido en numerosas cátedras universitarias y otras cátedras de asuntos imperiales y relaciones internacionales. Algunas de ellas son las cátedras Beit en Oxford, la cátedra Montague Burton en Oxford, la cátedra Rhodes en Londres, la cátedra Stevenson en Chatham House, la cátedra Wilson en Aberystwyth, y otras, así como fuentes de influencia tan importantes como la Rhodes House en Oxford. 

Desde 1884 hasta aproximadamente 1915 los miembros de este grupo trabajaron valientemente para extender el Imperio Británico y organizarlo en un sistema federal. Constantemente insistían en las lecciones que debían aprenderse del fracaso de la Revolución Americana y el éxito de la federación canadiense de 1867, y esperaban federar las diversas partes del imperio según les pareciera factible, para luego confederarlo en su totalidad, con el Reino Unido, en una sola organización. También esperaban incorporar a los Estados Unidos a esta organización en la medida de lo posible. Stead pudo conseguir que Rhodes aceptara, en principio, una solución que podría haber hecho de Washington la capital de toda la organización, o permitir que partes del imperio se convirtieran en estados de la Unión Americana. El carácter variado de las posesiones imperiales británicas, el atraso de muchos de los pueblos nativos involucrados, la independencia de muchos de los colonos blancos de ultramar, y la creciente tensión internacional que culminó en la Primera Guerra Mundial hicieron imposible llevar a cabo el plan de la Federación Imperial, aunque las cinco colonias de Australia se unieron a la Commonwealth de Australia en 1901 y las cuatro colonias de Sudáfrica se unieron a la Unión de Sudáfrica en 1910. 

[Continuará]

Compartir