FOLLETÍN > ENTREGA 10

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley

Los Estados Unidos hasta 1917

Así como la cultura clásica se extendió hacia el oeste, de los griegos que la crearon hacia los pueblos romanos que la adoptaron y la cambiaron, la cultura europea se extendió hacia el oeste hasta el Nuevo Mundo, donde se modificó profundamente sin dejar de ser básicamente europea. El hecho central de la historia americana es que las personas de origen y cultura europea llegaron a ocupar y utilizar las inmensamente ricas tierras vírgenes entre el Atlántico y el Pacífico. En este proceso, las tierras vírgenes se desarrollaron y explotaron zona por zona, el Tidewater, el Piedmont, el bosque transapalache, las praderas trans-Mississippi, la costa del Pacífico y, por último, las Grandes Llanuras. Para 1900 el período de ocupación que había comenzado en 1607 había terminado, pero la era de desarrollo continuó sobre una base intensiva en vez de extensiva. Este cambio de desarrollo extensivo a intensivo, frecuentemente llamado «cierre de la frontera», requirió un reajuste de la perspectiva y el comportamiento social, pasando de una base ampliamente individualista a otra más cooperativa, y de un énfasis en la mera destreza física a un énfasis en otros talentos menos tangibles,, de habilidades gerenciales, entrenamiento científico y capacidad intelectual capaces de llenar las fronteras recién ocupadas con una población más densa, produciendo un nivel de vida más alto y creando una posibilidad de ocio más extensa. 

La capacidad del pueblo de los Estados Unidos para hacer este reajuste de la perspectiva social y el comportamiento al «final de la frontera» alrededor de 1900 se vio obstaculizada por una serie de factores de su experiencia histórica anterior. Entre ellos debemos mencionar el crecimiento del seccionalismo, las experiencias políticas y constitucionales del pasado, el aislacionismo, y el énfasis en la destreza física y el idealismo irrealista. 

La ocupación de los Estados Unidos había dado lugar a tres secciones geográficas principales: un Este comercial y más tarde financiero e industrial, un Oeste agrario y más tarde industrial, y un Sur agrario. Desafortunadamente, las dos secciones agrarias estaban organizadas de forma muy diferente, el Sur sobre la base del trabajo esclavo y el Oeste sobre la base del trabajo libre. En esta cuestión, el Este se alió con el Oeste para derrotar al Sur en la Guerra Civil (1861-1865), y someterlo a una prolongada ocupación militar como territorio conquistado (1865-1877). Como la guerra y la ocupación estaban controladas por el nuevo Partido Republicano, la organización política del país se dividió en secciones: el Sur se negó a votar por los republicanos hasta 1928, y el Oeste se negó a votar por los demócratas hasta 1932. En el Este, las familias más antiguas que se inclinaban por el Partido Republicano debido a la Guerra Civil quedaron, en gran medida, sumergidas por las oleadas de nuevos inmigrantes procedentes de Europa, comenzando con irlandeses y alemanes después de 1846, y continuando con un número aún mayor de europeos del Este y del Mediterráneo después de 1890. Estos nuevos inmigrantes de las ciudades orientales votaron demócrata debido a la oposición religiosa, económica y cultural a los republicanos de clase alta de la misma sección oriental. La base de clase en las pautas de votación en el Este, y la base de sección en la votación en el Sur y el Oeste, demostraron ser de gran importancia política después de 1880. 

Los Padres Fundadores habían supuesto que el control político del país estaría a cargo de hombres de propiedad y ocio, que generalmente se conocerían personalmente y que, al no tener que tomar decisiones urgentes, harían que el gobierno actuara cuando ellos estuvieran de acuerdo, y podrían evitar que actuara, sin graves daños, cuando no estuvieran de acuerdo. La Constitución Americana, con sus disposiciones para la división de poderes y la selección del jefe del ejecutivo por un colegio electoral, reflejaba este punto de vista. También lo hacía el uso del caucus de las asambleas legislativas del partido para la nominación a cargos públicos, y la elección de senadores por las mismas asambleas. La llegada de una democracia de masas después de 1830 cambió esta situación, estableciendo el uso de las convenciones de los partidos para las nominaciones, y el uso de las arraigadas maquinarias de los partidos políticos, apoyadas en el patrocinio de los cargos públicos, para movilizar suficientes votos a fin de elegir a sus candidatos. 

Como resultado de esta situación, el oficial elegido de 1840 a 1880 se encontraba bajo presión desde tres lados: del electorado popular que le había proporcionado los votos necesarios para la elección; de la maquinaria del partido que le había proporcionado la nominación para presentarse como candidato a un cargo público, así como los nombramientos de patrocinio por los que podía recompensar a sus seguidores; y de los ricos intereses económicos que le habían dado el dinero para los gastos de campaña con, quizás, un cierto excedente para su propio bolsillo. Este era un sistema bastante viable, ya que las tres fuerzas eran aproximadamente iguales; la ventaja, si la había, descansaba en la maquinaria del partido. Esta ventaja llegó a ser tan grande en el período 1865-1880 que las fuerzas de las finanzas, el comercio y la industria se vieron obligadas a contribuir con una generosidad cada vez mayor a las máquinas políticas, a fin de obtener los servicios del gobierno que consideraban que les correspondían, servicios tales como tarifas más altas, concesiones de tierras a los ferrocarriles, mejores servicios postales, y concesiones mineras o madereras. El hecho de que estas fuerzas de las finanzas y los negocios crecieran en riqueza y poder las puso cada vez más rebeldes ante la necesidad de hacer constantemente mayores contribuciones a las máquinas políticas de los partidos. Además, estos magnates de la economía sentían cada vez más que era indecoroso que no pudieran dar órdenes, sino que tuvieran que negociar como iguales para obtener servicios o favores de los jefes de los partidos. 

Para fines de la década de 1870 los dirigentes empresariales decidieron poner fin a esta situación, cortando de un golpe la raíz del sistema de las máquinas de los partidos, es decir, el sistema de patrocinio. Este sistema, al que llamaban con el despectivo término «sistema de botín», era objetable para las grandes empresas no tanto por su deshonestidad o ineficiencia, sino porque independizaba a las máquinas de los partidos del control empresarial, al darles una fuente de ingresos (contribuciones de campaña de los empleados del gobierno) que era independiente del control empresarial. Si se lograba cortar esta fuente, o incluso reducida sensiblemente, los políticos serían mucho más dependientes de las contribuciones de las empresas para los gastos de campaña. En un momento en que el crecimiento de la prensa de masas y el uso de trenes fletados para los candidatos políticos aumentaban enormemente los gastos de las campañas electorales, cualquier reducción de las contribuciones de campaña de los titulares de los cargos públicos haría inevitablemente que los políticos fuesen más dependientes de las empresas. Con este objetivo, la reforma de la administración pública comenzó en el gobierno federal con el proyecto de ley Pendleton de 1883. Como resultado, el gobierno quedó controlado con diversos grados de exhaustividad por las fuerzas de la banca de inversión y la industria pesada, de 1884 a 1933. 

Este período, 1884-1933, fue el período del capitalismo financiero en el que los banqueros de inversión que se desplazaron a la banca comercial y los seguros, por un lado, y a la industria ferroviaria y la industria pesada, por otro, pudieron movilizar una enorme riqueza y ejercer un enorme poder económico, político y social. Conocidos popularmente como «la Sociedad», o los «los 400», vivieron una vida de deslumbrante esplendor. Navegando por el océano en grandes yates privados, o viajando por tierra en trenes privados, se movían en una ronda ceremoniosa entre sus espectaculares fincas y casas de descanso en Palm Beach, Long Island, los Berkshires, Newport y Bar Harbor; juntándose, desde sus residencias como fortalezas en Nueva York, para asistir a la Ópera Metropolitana, bajo la mirada crítica de la Sra. Astor; o reuniéndose para reuniones de negocios del más alto nivel estratégico, bajo la impresionante presencia del propio J. P. Morgan. 

La estructura de controles financieros creada por los magnates de la «Gran Banca» y la «Gran Empresa» en el período 1880-1933 era de una complejidad extraordinaria, ya que un feudo empresarial se construía sobre otro, ambos aliados con socios semi-independientes, y todo ello se elevaba a dos pináculos de poder económico y financiero, de los cuales uno, centrado en Nueva York, estaba encabezado por J. P. Morgan and Company, y el otro, en Ohio, por la familia Rockefeller. Cuando los dos cooperaban, como solían hacerlo, podían influir en gran medida en la vida económica del país, y casi controlar su vida política, al menos a nivel federal. El primer punto puede ser ilustrado por algunos hechos. En los Estados Unidos el número de empresas de miles de millones de dólares pasó de una en 1909 (United States Steel, controlada por Morgan) a quince en 1930. La proporción de todos los activos de las 200 empresas más grandes aumentó del 32% en 1909 al 49% en 1930 y llegó al 57% en 1939. Para 1930 estas 200 corporaciones más grandes poseían el 49.2 por ciento de los activos de todas las 40,000 corporaciones del país ($81 mil millones de $165 mil millones); poseían el 38 por ciento de toda la riqueza empresarial, incorporada o no incorporada (o $81 mil millones de $212 mil millones); y poseían el 22 por ciento de toda la riqueza del país (o $81 mil millones de $367 mil millones). De hecho, en 1930, una corporación (American Telephone and Telegraph, controlada por Morgan) tenía mayores activos que la riqueza total de veintiún estados de la Unión. 

La influencia de estos líderes empresariales era tan grande que los grupos Morgan y Rockefeller actuando juntos, o incluso Morgan actuando solo, podrían haber destrozado el sistema económico del país simplemente lanzando valores en el mercado de valores para su venta, y, habiendo precipitado el pánico en el mercado de valores, podrían entonces haber comprado de nuevo los valores que habían vendido pero a un precio más bajo. Naturalmente, no eran tan tontos como para hacer esto, aunque Morgan estuvo muy cerca de hacerlo al precipitar el «pánico de 1907», pero no dudaron en arruinar a corporaciones individuales, a expensas de los titulares de acciones comunes, llevándolas a la bancarrota. De esta manera, para tomar sólo dos ejemplos, Morgan destruyó el ferrocarril de Nueva York, New Haven y Hartford antes de 1914, vendiéndole, a precios elevados, los valores en gran parte sin valor de una miríada de líneas de buques de vapor y tranvías de Nueva Inglaterra; y William Rockefeller y sus amigos destruyeron el ferrocarril de Chicago, Milwaukee, St. Paul y el Pacífico antes de 1925, vendiéndole, a precios excesivos, planes para electrificar al Pacífico, el cobre, la electricidad y un ramal ferroviario sin valor (la Línea Gary). Estos no son más que ejemplos del descubrimiento por parte de los capitalistas financieros de que ganaban dinero emitiendo y vendiendo valores en lugar de produciendo, distribuyendo y consumiendo bienes y, por consiguiente, los llevó hasta el punto de descubrir que la explotación de una empresa en funcionamiento mediante la emisión excesiva de valores o la emisión de bonos, en lugar de valores de renta variable, no sólo les resultaba rentable, sino que les permitía aumentar sus beneficios mediante la quiebra de la empresa, proporcionando honorarios y comisiones de reorganización, así como la oportunidad de emitir nuevos valores. 

Cuando los intereses empresariales, dirigidos por William C. Whitney, impulsaron la primera entrega de la reforma de la administración pública en 1883, esperaban poder controlar ambos partidos políticos por igual. De hecho, algunos de ellos tenían la intención de contribuir a ambos y permitir una alternancia de los dos partidos en los cargos públicos con el fin de ocultar su propia influencia, inhibir cualquier exhibición de independencia por parte de los políticos, y permitir que el electorado creyera que estaban ejerciendo su propia y libre elección. Esa alternancia de los partidos en la escena federal se produjo en el período 1880-1896, con una influencia empresarial (o al menos la de Morgan) tan grande en las administraciones demócratas como en las republicanas. Pero para 1896 se produjo una experiencia impactante. Los intereses comerciales descubrieron que podían controlar al Partido Republicano en gran medida, pero no podían estar tan seguros de controlar al Partido Demócrata. La razón de esta diferencia radica en la existencia del llamado Solid South como zona demócrata, sin casi ningún votante republicano. Esta zona envió delegados a la Convención Nacional Republicana como el resto del país, pero como estos delegados no representaban a los votantes, terminaron por representar a los que estaban dispuestos a pagar sus gastos ante la Convención Nacional Republicana. De esa manera, estos delegados vinieron a representar los intereses comerciales del Norte, cuyo dinero aceptaron. Mark Hanna ha narrado en detalle cómo pasó gran parte del invierno de 1895-1896 en Georgia, comprando más de doscientos delegados para McKinley para la Convención Nacional Republicana de 1896. Como resultado de este sistema, alrededor de un cuarto de los votos en una Convención Republicana eran votos «controlados» del Solid South, que no representaban al electorado. Después de la división del Partido Republicano en 1912, esta porción de los delegados se redujo a cerca del 17 por ciento. 

La incapacidad de los banqueros de inversión y sus aliados industriales para controlar la Convención Demócrata de 1896 fue el resultado del descontento agrario del período 1868-1896. Este descontento a su vez se basaba, en gran medida, en las tácticas monetarias de la oligarquía bancaria. Los banqueros se aferraban al patrón oro por las razones que ya hemos explicado. En consecuencia, al final de la Guerra Civil, convencieron a la Administración de Becas para que frenara la inflación de la posguerra y volviera al patrón oro (quiebra de 1873 y reanudación de los pagos en especie en 1875). Esto dio a los banqueros un control del suministro de dinero que no dudaron en utilizar para sus propios fines, ya que Morgan presionó despiadadamente a Cleveland en 1893-1896. El afecto de los banqueros por los precios bajos no era compartido por los agricultores, ya que cada vez que los precios de los productos agrícolas bajaban, la carga de las deudas de los agricultores (especialmente las hipotecas) se hacía mayor. Además, los precios agrícolas, al ser mucho más competitivos que los industriales y no estar protegidos por un arancel, cayeron mucho más rápido que los industriales, y los agricultores no pudieron reducir los costos ni modificar sus planes de producción casi tan rápidamente como los industriales. El resultado fue una explotación sistemática de los sectores agrícolas de la comunidad por parte de los sectores financiero e industrial. Esta explotación tomó la forma de altos precios industriales, altas (y discriminatorias) tarifas de ferrocarril, altos cargos de intereses, bajos precios agrícolas, y un nivel muy bajo de servicios agrícolas por parte de los ferrocarriles y el gobierno. Incapaces de resistir con armas económicas, los agricultores de Occidente recurrieron al alivio político, pero se vieron muy obstaculizados por su reticencia a votar por los demócratas (debido al recuerdo de su rol en la Guerra Civil). En cambio, trataron de trabajar en el plano político estatal a través de la legislación local (las llamadas Leyes Granger) y establecieron movimientos de terceros (como el Partido Greenback en 1878 o el Partido Populista en 1892). Sin embargo, en 1896 el descontento agrario aumentó tanto que empezó a superar el recuerdo del papel de los demócratas en la Guerra Civil. La captura del Partido Demócrata por estas fuerzas de descontento bajo el mando de William Jennings Bryan en 1896, que estaba decidido a obtener precios más altos aumentando la oferta de dinero sobre una base bimetálica en lugar de oro, presentó al electorado una elección sobre una cuestión social y económica por primera vez en una generación. Aunque las fuerzas de las altas finanzas y de las grandes empresas se encontraban en un estado de casi pánico, mediante un poderoso esfuerzo que implicaba un gasto a gran escala lograron elegir a McKinley. 

La incapacidad de la plutocracia para controlar el Partido Demócrata, como había demostrado que podía controlar el Partido Republicano, les aconsejó adoptar una perspectiva unipartidista en los asuntos políticos, aunque siguieron contribuyendo en cierta medida a ambos partidos y no cejaron en sus esfuerzos por controlar a ambos. De hecho, en dos ocasiones, en 1904 y en 1924, J. P. Morgan pudo observar con satisfacción una elección presidencial en la que los candidatos de ambos partidos se encontraban en su esfera de influencia. En 1924 el candidato demócrata fue uno de sus abogados principales, mientras que el candidato republicano fue el compañero de clase y elegido a dedo por su socio, Dwight Morrow. Normalmente, Morgan tenía que compartir esta influencia política con otros sectores de la oligarquía empresarial, especialmente con los intereses de los Rockefeller (como se hizo, por ejemplo, dividiendo la candidatura entre ellos en 1900 y en 1920). 

El descontento agrario, el crecimiento de los monopolios, la opresión del trabajador y los excesos de los financistas de Wall Street hicieron que el país estuviera muy inquieto en el período 1890-1900. Todo esto podría haberse aliviado simplemente aumentando la oferta de dinero lo suficiente como para subir un poco los precios, pero los financistas en este período, al igual que treinta años más tarde, estaban decididos a defender el patrón oro sin importar lo que pasara. En tren de buscar alguna cuestión que distrajera el descontento público de las cuestiones económicas internas, ¿qué mejor solución que una crisis en los asuntos exteriores? Cleveland había tropezado con esta alternativa, más o menos accidentalmente, en 1895, cuando despertó una controversia con Gran Bretaña sobre Venezuela. La gran oportunidad, sin embargo, llegó con la revuelta cubana contra España en 1895. Mientras que la «prensa amarilla», dirigida por William Randolph Hearst, agitaba la opinión pública, Henry Cabot Lodge y Theodore Roosevelt planearon la mejor manera de meter a los Estados Unidos en la revuelta. Consiguieron la excusa que necesitaban cuando el acorazado americano Maine fue hundido por una misteriosa explosión en el puerto de La Habana en febrero de 1898. En dos meses los Estados Unidos le declararon la guerra a España para luchar por la independencia de Cuba. La victoria resultante reveló a los Estados Unidos como una potencia naval mundial, estableció que era una potencia imperialista con la posesión de Puerto Rico, Guam y las Filipinas, despertó algunos apetitos de gloria imperialista, y cubrió la transición de la larga época de semi-depresión a un nuevo período de prosperidad. Este nuevo período de prosperidad estuvo impulsado en cierta medida por el aumento de la demanda de productos industriales derivado de la guerra, pero aún más por el nuevo período de aumento de los precios asociado al considerable incremento de la producción mundial de oro de Sudáfrica y Alaska después de 1895. 

La entrada de América en la escena como potencia mundial continuó con la anexión de Hawaii en 1898, la intervención en la sublevación de los Boxer en 1900, la toma de Panamá en 1903, la intervención diplomática en la guerra ruso-japonesa en 1905, la vuelta al mundo en crucero de la marina estadounidense en 1908, la ocupación militar de Nicaragua en 1912, la apertura del canal de Panamá en 1914, y la intervención militar en México en 1916. 

Durante este mismo período, apareció un nuevo movimiento de reforma económica y política conocido como progresismo. El movimiento progresista fue el resultado de una combinación de fuerzas, algunas nuevas y otras antiguas. Su fundamento se basaba en los restos del descontento agrario y laboral que había luchado en vano antes de 1897. También hubo, como una especie de pensamiento tardío por parte de exitosos líderes empresariales, un debilitamiento del egoísmo adquisitivo y un renacimiento del antiguo sentido de obligación social e idealismo. Hasta cierto punto, este sentimiento se mezcló con la comprensión de que la posición y los privilegios de los muy ricos podían preservarse mejor con concesiones superficiales y mayores oportunidades para que los descontentos se desahogaran que con cualquier política de obstrucción ciega por parte de los ricos. Como ejemplo del impulso más idealista podríamos mencionar la creación de las diversas fundaciones Carnegie para trabajar por la paz universal, o para extender el trabajo académico en la ciencia y los estudios sociales. Como ejemplo del punto de vista más práctico podríamos mencionar la fundación de The New Republic, un «semanario liberal», por un agente de Morgan financiado con dinero de Whitney (1914). Algo similar a este último punto fue el crecimiento de una nueva «prensa liberal», a la que le resultó rentable imprimir los escritos de los «muckrakers«, y así exponer a la vista del público el lado sórdido de las grandes empresas, y de la propia naturaleza humana. Pero la gran oportunidad para las fuerzas progresistas surgió de una división dentro de la Gran Empresa, entre las antiguas fuerzas del capitalismo financiero dirigido por Morgan, y las nuevas fuerzas del capitalismo monopolista organizado en torno al bloque Rockefeller. Como consecuencia, el Partido Republicano se dividió entre los seguidores de Theodore Roosevelt y los de William Howard Taft, de modo que las fuerzas combinadas del Este liberal y el Oeste agrario pudieron capturar la Presidencia bajo Woodrow Wilson en 1912. 

Wilson despertó un gran entusiasmo popular con su charla sobre la «Nueva Libertad» y los derechos de los desvalidos, pero su programa no era más que un intento de establecer sobre una base federal las reformas que el descontento laboral y agrario habían estado buscando a nivel de cada estado durante muchos años. Wilson no era en absoluto un radical (después de todo, había estado aceptando dinero para sus ingresos personales de industriales ricos como Cleveland Dodge y Cyrus Hall McCormick durante su cátedra en Princeton, y este tipo de cosas de ninguna manera cesó cuando entró a la política en 1910), y había una buena cantidad de hipocresía inconsciente en muchos de sus resonantes discursos públicos. Sea como fuere, sus reformas políticas y administrativas fueron mucho más efectivas que sus reformas económicas o sociales. La Ley Antimonopolio Clayton y la Ley de la Comisión Federal de Comercio (1913) pronto se vieron envueltas en litigios y en la inutilidad. Por otro lado, la elección directa de senadores, el establecimiento de un impuesto sobre la renta y del Sistema de la Reserva Federal, y la creación de un Sistema Federal de Préstamos Agrícolas (1916) y de la entrega rural de correo y paquetes, así como los primeros pasos hacia varias promulgaciones laborales, como los salarios mínimos para los marinos mercantes, las restricciones al trabajo infantil, y una jornada de ocho horas para los trabajadores del ferrocarril, justificaban el apoyo que los progresistas habían dado a Wilson. 

La primera administración de Wilson (1913-1917) y la anterior de Theodore Roosevelt (1901-1909) contribuyeron sustancialmente al proceso por el cual los Estados Unidos reorientaron su objetivo de una extensa expansión de las fronteras físicas hacia una explotación intensiva de sus recursos naturales y morales. El anterior Roosevelt utilizó su genio como showman para dar a conocer la necesidad de conservar los recursos naturales del país, mientras que Wilson, con su estilo de profesor, hizo mucho para extender la igualdad de oportunidades a grupos más amplios del pueblo estadounidense. Este pueblo estaba tan absorto en las controversias generadas por estos esfuerzos que apenas notó las crecientes tensiones internacionales en Europa o incluso el estallido de la guerra en agosto de 1914, hasta que en 1915 la clamorosa controversia de la amenaza de guerra eclipsó las antiguas controversias internas. A finales de 1915 América estaba siendo convocada, sin ningún tipo de cortesía, para jugar un papel en el escenario mundial. Esta es una historia a la que debemos volver en un capítulo posterior. 

[Continuará]

Compartir