El virólogo e investigador estadounidense Peter Daszak no reveló los intereses de la competencia, según la principal revista médica

CONTRARRELATO

Desde el mes de febrero se montó, por parte de los grandes medios y las redes sociales, una caza de brujas contra cualquiera que preguntase si el virus SARS2 no podría haber tenido origen en laboratorio. A quienes de una forma u otra hicieron esa pregunta se los tildó de conspiranoicos, se los «canceló» y se los atacó y censuró en las redes. Esa caza de brujas tuvo dos grandes pilares: una carta firmada por la revista The Lancet que calificaba de «teoría conspirativa» la pregunta sobre el origen de laboratorio, y un artículo en la revista Science firmado por Kristian G. Andersen y otros. Ahora, The Lancet ha cambiado el texto de la carta que publicó en febrero, y su principal instigador, Peter Daszak, financiador de estudios de virus de murciélago en el laboratorio de Wuhan, ha sido eliminado del comité investigador montado por esa revista sobre el origen del virus. eXtramuros informó a su tiempo sobre la publicación por The Lancet de esa carta y explicó y criticó las circunstancias; también advertimos sobre otro papelón que involucró a la otrora intachable revista médica, cuando publicó un estudio fraudulento para combatir el uso de hidroxicloroquina en el tratamiento del Covid -artículo que debió retirar.

Por Isabel Van Brugen

La revista médica The Lancet actualizó el 21 de junio una declaración que publicó en 2020 en la que tildaba de «teoría de la conspiración» la hipótesis de que el COVID-19 podría haberse originado en un laboratorio de Wuhan (China), a medida que la posibilidad gana un mayor reconocimiento.

Durante el inicio de la pandemia, la teoría de la «fuga del laboratorio» fue rebatida en una declaración publicada por un grupo de 27 científicos en la prestigiosa revista médica. Publicada el 7 de marzo del año pasado, esa carta se convirtió en uno de los documentos más influyentes en los primeros días de la pandemia, que dio forma al debate sobre los orígenes del virus PCC.

Titulada «Declaración en apoyo de los científicos, los profesionales de la salud pública y los profesionales médicos de China que combaten el COVID-19», la carta afirmaba «Nos unimos para condenar enérgicamente las teorías conspirativas que sugieren que el COVID-19 no tiene un origen natural.

«Las teorías conspirativas no hacen más que crear miedo, rumores y prejuicios que ponen en peligro nuestra colaboración mundial en la lucha contra este virus«, escribieron los 27 científicos.

En la actualización de la publicación científica del 21 de junio, se declaraba que uno de los principales virólogos que había firmado la carta original, el investigador estadounidense Peter Daszak, no había revelado «intereses contrapuestos«, como exige el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas.

«En esta carta, los autores no declararon ningún interés competitivo. Algunos lectores han cuestionado la validez de esta declaración, en particular en lo que se refiere a uno de los autores, Peter Daszak«, señala la actualización.

El 21 de junio, The Lancet dijo que después de invitar a los 27 científicos a reevaluar sus intereses contrapuestos, Daszak presentó una declaración actualizada en la que señalaba que su remuneración se paga únicamente en forma de salario de EcoHealth Alliance, una fundación de investigación sin ánimo de lucro con sede en Nueva York.

El grupo de Daszak, EcoHealth Alliance, ha trabajado directamente con los laboratorios chinos de Wuhan para investigar los coronavirus. El grupo ha enviado fondos federales para apoyar la investigación de ganancia de función en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) de China, donde desde entonces se ha informado de los posibles primeros casos de COVID-19 detectados a finales de 2019.

La organización de Daszak había recibido en el pasado 3,7 millones de dólares de financiación del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) del Dr. Anthony Fauci, de los cuales al menos 600.000 dólares se enviaron al WIV.

La investigación de ganancia de función incluye técnicas utilizadas para alterar el contenido genético de un virus para estudiarlo en diferentes condiciones, incluyendo virus con mayor resistencia a las vacunas, una propagación más rápida entre las víctimas, así como la comprensión de los síntomas específicos que desarrollarían las víctimas.

Daszak ha sido retirado de la comisión COVID-19 de The Lancet tras las revelaciones.

Por otra parte, el presidente de EcoHealth Alliance se retractó este mes de sus anteriores afirmaciones de que nunca se habían alojado murciélagos vivos en el WIV, después de que la reportera de investigación australiana Sharri Markson informara de unas imágenes del interior de las instalaciones fechadas en mayo de 2017.

Bajo el título «La construcción y el equipo de investigación del laboratorio P4 de Wuhan del Instituto de Virología de la Academia de Ciencias de China«, la grabación de 10 minutos es un vídeo oficial de la Academia de Ciencias de China que se publicó con motivo de la puesta en marcha del WIV, y muestra murciélagos encerrados en una jaula del laboratorio, así como un clip de un científico alimentando a un murciélago con un gusano.

Daszak ya dijo en diciembre de 2020 que la afirmación de que se mantenían murciélagos en las instalaciones era una «conspiración ampliamente difundida» y que espera que sea un «error» en la información que se «corrija«.

«No se enviaron murciélagos al laboratorio de Wuhan para el análisis genético de los virus recogidos en el campo. Así es como funciona ahora esta ciencia. Recogemos muestras de murciélagos y las enviamos al laboratorio. Liberamos a los murciélagos donde los atrapamos«. dijo Daszak en Twitter en diciembre del año pasado.

Daszak ha admitido ahora que el WIV puede haber albergado murciélagos y que no les había pedido que confirmaran sus comentarios anteriores, según informó Markson en Sky News.

La noticia se produce en un momento en el que se han intensificado los llamamientos para que se investigue el origen del virus CCP, ya que la hipótesis de que el virus podría haber sido el producto de experimentos en el WIV recibe un mayor reconocimiento.

El Dr. Peter Palese, microbiólogo de la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinai de Nueva York, y uno de los 27 virólogos que firmaron la carta del 7 de marzo, ha dado ahora marcha atrás y dice que es necesario investigar los orígenes del COVID-19.

«Creo que es necesaria una investigación exhaustiva sobre el origen del virus COVID-19«, declaró Palese al Daily Mail. «Ha surgido mucha información inquietante desde la carta de Lancet que firmé, así que quiero ver respuestas que cubran todas las preguntas«.

Mientras tanto, el firmante Bernard Roizman, profesor de la Universidad de Chicago, declaró al Wall Street Journal que cree que «el virus fue llevado a un laboratorio, empezaron a trabajar con él… y algún individuo descuidado lo sacó«, afirmando que su personal «no puede admitir que hizo algo tan estúpido«.


Publicado originalmente en https://www.theepochtimes.com/mkt_breakingnews/the-lancet-updates-letter-that-dubbed-covid-19-lab-leak-a-conspiracy-theory_3868568.html?utm_source=newsnoe&utm_medium=email&utm_campaign=breaking-2021-06-22-1&mktids=8e4398eb479e3262fb7c7fa8e004a006&est=Nn3Xh%2FdWzWl2pBDeJYTh%2BKTuja0PDj7XVFEhAhXyzSY7AwppOO1x6n67A88%3D

Compartir