FERNANDO ANDACHT / Si de sembrar tempestades de temor y de alarma irrestricta se trata, el género informativo ya dio pruebas más que contundentes de que puede hacerlo, y que lo hizo con funesta energía a partir de marzo de 2020. Cuatro años después, sólo puedo celebrar este momento mínimo de luz destellante sobre una escena en la que todos muestran su humanidad mejor. +