STEVE WATSON / Un estudio financiado por el gobierno británico con casi un millón de libras afirma que William Shakespeare, uno de los iconos literarios más importantes de la historia, ha sido representado de forma desproporcionada y ha permitido que “las narrativas de hombres blancos, sanos, heterosexuales y cisgénero” dominen el teatro
+