RAMÓN PARAVÍS / Pero el virus de la corona -a la realidad le fascinan las simetrías- tiene, desde luego, doble cuerpo, como el que al monarca se asignaba en la teología política del medioevo.+