Al leer Pulso, como ocurre también con Nada de nadie (2001), un libro anterior de Silvia Guerra, nos las tenemos que ver con otra concepción de realismo, si asimismo incorporal, integrador. Un realismo de la varia dimensión. De lo simultáneo que se inscribe con las percepciones siempre alteradas por el+