SANTIAGO SYLVESTER /
«Si hemos ganado respeto en este mundo repetitivo, en el
que tortugas, caimanes, palomas y pescados hacen lo mismo desde el paleolítico,
es porque no tenemos un único destino,
una sóla dirección,
un único propósito,
una única preferencia: sabemos de mudanzas
y éste es nuestro prestigio.»+