GIACOMO GABELLINI / Cuando crearon la Comisión Trilateral en 1973, sus fundadores David Rockefeller, Zbigniew Brzezisnki y George Franklin aspiraban a crear un organismo transnacional para consolidar el orden internacional liderado por Estados Unidos y mitigar las tensiones emergentes entre los miembros de la “tríada capitalista” -formada por Estados Unidos, Europa Occidental y Japón- debido al crecimiento económico europeo y japonés y a la intensificación de la competencia intercapitalista a raíz de la crisis del petróleo.+

MICHAEL RECTENWALD / Como escribo en The Great Reset and the Struggle for Liberty, el mundo occidental está bajo el control de las “élites subversivas”. Con un poder e influencia desmesurados, estas personas no son naturalmente superiores, pero tienen como objetivo socavar la civilización occidental.
+

ALEXANDER DUGIN / Luego de un año de guerra, todo ha cambiado. Tanto Occidente como Rusia se equivocaron en sus cálculos iniciales. Este balance exhaustivo plantea por qué este es el final de la unipolaridad, por qué Kiev está condenada en cualquier caso, y cuáles podrían ser posibles terminaciones para un conflicto en el que EEUU ya logró varios de sus objetivos+

ALDO MAZZUCCHELLI / En el mundo pos ideológico -le han llamado “pos verdad”, confundiendo el trigal con los espantapájaros- las ideologías ya no coordinan narrativas: es la coherencia interna de cualquier narrativa, sobre la base de la manipulación informativa de los hechos, lo único que la prensa puede hacer funcionar para seguir manteniendo al sistema “todo junto”+

DIEGO ANDRÉS DÍAZ / Seguramente sea la educación -en su concepción amplia y general, o acotada a la actividad institucional o académica- uno de los termómetros más interesantes para rastrear, por lo menos de forma preliminar, el estado general de la civilización+

ALDO MAZZUCCHELLI / Usted no está viendo ninguna conspiración creada hace siglos y llevada adelante disciplinadamente por generaciones de los cinco continentes. Eso a lo que usted refiere como conspiración, siempre se llamó historia, y es un resultado necesario de fuerzas infinitamente más complejas e incontrolables que la voluntad de un grupito de illuminati+