ALDO MAZZUCCHELLI / En lugar de agachar el lomo y aceptar la dictadura centralizada vía celular, es el ciudadano de Occidente mismo el que deberá empezar a abrirse -a la fuerza, probablemente, pues de otro modo no lo hará- a practicar la crítica del sistema como tal. Una crítica completa, radical, y sin cuartel, que tiene felizmente múltiples aristas que están ya discutidas y publicadas hace décadas.+

ALEKSANDR DUGUIN /La modernidad, estructuralmente comprendida, no es más el destino, algo objetivo e inevitable, sino la cuestión de elegir libremente. Entonces podemos esoger ser modernos – atomistas, materialistas, liberales democráticos. Pero podemos escoger no ser modernos. Y podemos ser platónicos, y estar del lado de la eternidad. La eternidad, platónicamente comprendida, no es el pasado. La eternidad es eterna. Y por tanto, ella es presente.+