JEFFREY A. TUCKER / El bloqueo podrá ser la nueva ortodoxia, pero eso no lo hace médicamente sólido o moralmente correcto. Al menos ahora sabemos que muchos grandes médicos y académicos en 2006 hicieron todo lo posible para evitar que esta pesadilla se desarrollase. Su poderoso alegato debería servir de modelo para hacer frente a la próxima pandemia.+

JEFFREY A. TUCKER / Los «científicos» que recomendaron los cierres han planteado de forma muy precisa y puntual que habían encontrado la forma de controlar el virus y minimizar los resultados negativos. Sabemos con certeza que los cierres impusieron daños colaterales asombrosos. Lo que no vemos es ninguna relación entre los cierres y los resultados de la enfermedad.+

ROSS CLARK / El Departamento de Salud y Asistencia Social publicó sus propias proyecciones en julio, que intentaban estimar los efectos del bloqueo en las muertes de personas sin cobertura. Sugirió que eventualmente, más gente podría morir como resultado del encierro -por su efecto en el NHS y la sociedad- que directamente de Covid-19.+

YINON WEISS / Frente a la amenaza de un virus nuevo, China se echó sobre sus propios ciudadanos. Los académicos usaron información equivocada, y con ella construyeron modelos equivocados. Los líderes confiaron en estos modelos equivocados. El disenso fue suprimido. Los medios alimentaron el miedo, y el mundo entró en pánico. Esta es la historia de lo que, eventualmente, será conocido como uno de los errores médicos y económicos más estúpidos de todos los tiempos. La incapacidad colectiva de cada nación occidental, con la excepción de una sola, para cuestionar el pensamiento de grupo, será con seguridad estudiada durante décadas por economistas, médicos y psicólogos.+