KARINA LERMAN / Desde el extremo del cielo
caían en serie las ansias:
corderos esquilaban el temor,
al pie de la madre. Extraños
desvelos junto al verdugo,+