ALMA BOLÓN / la prensa poderosa hoy se encuentra librada a su propio delirio realista, denegador y fabulador. Ya sin la barrera de contención que le proporcionaban la ficción y la escritura fina de los poetas, sus páginas reiteran -en español, en inglés, en francés- la fábula gris y monocorde del universal reportaje.+