GONZALO PALERMO / El número de inmigrantes ilegales desembarcados en las costas italianas en lo que va del año sobrepasa ya los 141.500. En igual período del 2022 se habían registrado 79.013, mientras que en 2021 habían sido 52.667 [1]. Un aumento exponencial que va a contrapelo de las medidas llevadas a cabo por la flamante presidenta del Consejo de Ministros de Italia, Giorgia Meloni, quien asumió el cargo en octubre de 2022 teniendo como principal objetivo justamente frenar las olas migratorias ilegales provenientes de África con destino al puerto de Lampedusa.
+

OLIVIER BAULT / Ex jefe de la agencia de inteligencia francesa DGSE: la causa fundamental de la trágica situación de su país es, sobre todo, “la ideología dominante, que ha justificado e incluso glorificado la inmigración colonizadora masiva que ha tenido lugar en el último medio siglo”+

FERNANDO LOUSTAUNAU / Sin embargo la experiencia de caminar por sus calles no deja de ser singular y diría intransferible incluso hoy. Es como una suerte de viaje a alguna ignota urbe del viejo mundo antes de los generosos dividendos de la llamada Unión Europea. Una suerte de París con moho o bien una Europa sin Plan Marshall. +