ROBERT INGRAHAM / En 1965, el año que habría iniciado el segundo mandato presidencial de Kennedy, los británicos habían lanzado la guerra contra las drogas en Estados Unidos. Durante la década siguiente, el optimismo que infundió la presidencia de Kennedy fue sustituido por el pesimismo de una cultura nacional de la droga. Millones de jóvenes estadounidenses fueron víctimas de ello. Todavía vivimos, a día de hoy, con ese cambio cultural, puesto en marcha por la conspiración dirigida por los británicos del 22 de noviembre de 1963.

+