FEDERICO LEICHT / La batalla cultural ya no es aplicable solo a la lucha contra el relato de la izquierda uruguaya, la cubana, ve- nezolana o española, sino a una guerra total, civilizatoria, contra un enemigo global.+