JORDI PIGEM / Uno de los problemas de un mundo cuyos criterios básicos son utilitarista y materialistas, es que se considera verdad lo que es útil, útil a la multinacional útil al gobierno, útil al poder que sea. Todo lo que se llama desinformación, es información que no resulta útil a los intereses del poder, independientemente de que esa desinformación sea verdadera o falsa+