DIEGO ANDRÉS DÍAZ / La preferencia temporal baja representa una de las manifestaciones más notorias de una mentalidad que surgió en nuestra civilización con mayor fortaleza que en otras, y llegó a ser un pilar central en la idiosincrasia de generaciones, hecho evidente en la característica ahorrativa de nuestros antepasados. A diferencia de lo que se propagandea con insistencia, el Capitalismo se basa en el ahorro -y no en el consumo- y requiere de una conducta de postergación del consumo que está sustentada en un conjunto de ideas y valores determinados.
+

TOM LUONGO / Así que, mire a su alrededor. Rusia está ganando en Ucrania. El Sur Global se negó a dejarse intimidar y se puso al lado de Putin. Las sanciones están destruyendo la UE. El dólar estadounidense sigue siendo el rey (por ahora) y está destruyendo la base de poder de Davos, la Unión Europea y el sistema bancario europeo+

DOUG CASEY / Se han metido de lleno en un callejón sin salida. No hay manera de salir de él. No pueden subir los tipos de interés porque eso colapsaría la economía y quizás el propio Estado. Pero si no suben los tipos, no habrá ahorro ni formación de capital. En última instancia, eso es un desastre a escala de la civilización, pero lo último puede retrasarse… con un coste.+

DOUG CASEY / Desde un punto de vista a largo plazo, las materias primas han sido y siguen siendo una terrible propuesta de compra y mantenimiento. Pero dentro de la tendencia bajista a largo plazo, ha habido periodos en los que han explotado al alza, casi siempre a causa de la guerra u otras formas de acción gubernamental.+