MAURO BAPTISTA VEDIA / A esta hora de la madrugada, con calor y mosquitos y máscaras, es imposible también establecer alguna conversación casual interesante. Todos tenemos sueño. Nadie quiere estar allí.+