JEFF THOMAS / Un número cada vez mayor de personas se están dando cuenta de que la UE y EE.UU. se han convertido en trenes desbocados, trenes que se dirigen hacia un precipicio. Y lo que es más preocupante, los empleados están metiendo carbón en la locomotora a un ritmo alarmante, acelerando el tren en lugar de frenarlo.
+