* Solo en vacunas, un solo programa controlado por una agencia del Ejército norteamericano entregó 30 mil millones de dólares a fabricantes de vacunas, a través de 9 contratos

* 10.2 mil millones de dólares por anticuerpos monoclonales

* 1300 millones de dólares por jeringas, hisopos  y envases, más 124 millones de dólares por compra de “equipo protector” 

* Estado norteamericano transfirió ocho mil millones de dólares a dos fabricantes de vacunas en los primeros días de la administración Biden

* Moderna -la empresa de Bill Gates en el negocio de vacunas-, sin ningún antecedente de haber fabricado jamás un producto aprobado para uso público, recibió dentro de los primeros días de la administración Biden un total de 5.750 millones de dólares del Estado norteamericano. El comunicado dice que las vacunas son “gratuitas” para los ciudadanos norteamericanos. Olvida mencionar que las pagaron esos mismos ciudadanos. 

* Pfizer – BionTech recibe 2000 millones de dólares “adicionales”

La infografía adjunta, que es oficial, comunica el esquema de transferencia de fondos sólo de una agencia gubernamental, la La Oficina Ejecutiva del Programa Conjunto para la Defensa Química, Biológica, Radiológica y Nuclear (JPEO-CBRND), dependiente del US Army.

En un comunicado oficial, se informaba a comienzos de año -apenas asumida la administración Biden- de la subvención directa estatal a Moderna y Pfizer. Este comunicado sirve de ejemplo de la dimensión del negocio multibillonario que involucra al Deep State y a BigPharma bajo pretexto de la “pandemia”.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y el Departamento de Defensa (DOD) de los Estados Unidos han adquirido 100 millones de dosis adicionales de vacunas COVID-19 a Pfizer Inc. y Moderna Inc. para ayudar a satisfacer la demanda de vacunas COVID-19 en los Estados Unidos.

Con los pedidos realizados hoy, las vacunas adquiridas por el gobierno estadounidense a estas dos empresas ascienden a un total de 600 millones de dosis, suficientes para vacunar a 300 millones de personas. Cada empresa entregará 300 millones de dosis en incrementos regulares hasta finales de julio de 2021. Cada empresa aprovechará la capacidad de fabricación con sede en Estados Unidos para llenar, terminar y enviar viales a medida que se produce el material a granel.

Tal y como el Presidente ordenó, estamos ampliando nuestro suministro de vacunas COVID para proteger a las personas lo más rápidamente posible“, dijo el Secretario interino del HHS, Norris Cochran. “Estas compras nos permitirán acelerar nuestros esfuerzos de vacunación para que las vacunas lleguen a los brazos del pueblo estadounidense. Mientras aceleramos el ritmo de las vacunaciones, animo a todo el mundo a tomar medidas ahora para protegerse a sí mismos y a sus familias: usar una máscara, lavarse las manos con frecuencia y practicar el distanciamiento físico.

Las empresas comenzaron a fabricar dosis de sus vacunas al mismo tiempo que los ensayos clínicos se ponían en marcha el año pasado. Empezar el complejo proceso de fabricación a gran escala en paralelo a los ensayos clínicos aceleró el plazo tradicional de desarrollo de la vacuna, de modo que las dosis iniciales pudieron empezar a enviarse cuando la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) concedió la autorización de uso de emergencia.

La vacuna está disponible sin coste alguno. Los costes de administración de la vacuna para los socios administradores del sector privado están siendo cubiertos por los pagadores de la atención sanitaria: seguros privados, Medicare o Medicaid, y un programa del HHS para cubrir los costes de la COVID-19 para los no asegurados que está reembolsando a los proveedores según las tarifas de Medicare del Fondo de Ayuda a los Proveedores.

La Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA), que forma parte de la Oficina del Subsecretario de Preparación y Respuesta del HHS, colaboró con la Oficina Ejecutiva del Programa Conjunto de Defensa Química, Biológica, Radiológica y Nuclear del Departamento de Defensa (JPEO-CBRND) y el Mando de Contratación del Ejército para proporcionar aproximadamente 2.000 millones de dólares para las dosis adicionales de la vacuna de Pfizer-BioNTech, lo que eleva la compra total a Pfizer a aproximadamente 6.000 millones de dólares.

BARDA, JPEO-CBRND y Army Contracting Command también colaboraron para proporcionar hasta aproximadamente 1.650 millones de dólares a Moderna, con lo que la inversión federal total en el desarrollo de la vacuna de Moderna, los ensayos clínicos, la fabricación y la compra asciende a aproximadamente 5.750 millones de dólares. La vacuna de Moderna fue desarrollada conjuntamente con científicos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud, y el NIAID también apoyó los estudios no clínicos y los ensayos clínicos de la vacuna. BARDA apoyó los ensayos clínicos de fase 2/3, la ampliación de la fabricación de la vacuna y otras actividades de desarrollo para esta vacuna.

El ensayo clínico de fase 3 de Moderna comenzó el 27 de julio como el primer ensayo clínico de fase 3 financiado por el gobierno para una vacuna contra la COVID-19 en los EE.UU. e inscribió a aproximadamente 30.000 voluntarios adultos que no tenían COVID-19. Una junta independiente de control de la seguridad de los datos que supervisa el ensayo clínico de fase 3 revisó los datos del ensayo y concluyó que la vacuna era segura, prevenía la enfermedad en el 94% de los voluntarios que la recibieron, reducía la gravedad de la enfermedad en el pequeño porcentaje de voluntarios que contrajeron la COVID-19 y, en general, era bien tolerada.

En el ensayo clínico de fase 3 de la vacuna de Pfizer-BioNTech participaron aproximadamente 43.000 voluntarios adultos en los Estados Unidos que no tenían COVID-19. El ensayo clínico demostró que la vacuna era segura, prevenía la enfermedad en aproximadamente el 95% de los voluntarios que la recibieron, reducía la gravedad de la enfermedad en el 5% de los voluntarios que contrajeron la COVID-19 y era generalmente bien tolerada.

Los estudios clínicos de ambas vacunas están en curso para reunir datos adicionales, como la eficacia de las vacunas en poblaciones más jóvenes, la duración de la inmunidad tras la vacunación y el impacto de la vacunación en la transmisibilidad del virus.

Las vacunas de ARN mensajero aprovechan el proceso que utilizan las células para fabricar proteínas con el fin de desencadenar una respuesta inmunitaria y crear inmunidad frente a un virus. Por el contrario, la mayoría de las vacunas utilizan versiones o componentes debilitados o inactivados de un virus causante de la enfermedad para estimular la respuesta inmunitaria del organismo y crear anticuerpos.

El HHS y el DOD han contratado a otras cuatro empresas para acelerar el desarrollo y la producción de vacunas que utilizan una variedad de tecnologías de plataforma de vacunas y están fabricando dosis de la vacuna COVID-19 mientras se realizan los ensayos clínicos. Si cualquiera de estas otras vacunas candidatas es autorizada por la FDA para su uso de emergencia, el HHS y el DOD pueden negociar acuerdos con las respectivas empresas para comprar dosis de vacunas adicionales para satisfacer la demanda en los Estados Unidos.

Acerca del HHS, ASPR y BARDA

El HHS trabaja para mejorar y proteger la salud y el bienestar de todos los estadounidenses, proporcionando servicios sanitarios y humanos eficaces y fomentando los avances en medicina, salud pública y servicios sociales. La misión de la ASPR es salvar vidas y proteger a los estadounidenses de las amenazas a la seguridad sanitaria del siglo XXI. Dentro de la ASPR, la BARDA invierte en la innovación, la investigación y el desarrollo avanzados, la adquisición y la fabricación de contramedidas médicas: vacunas, medicamentos, terapias, herramientas de diagnóstico y productos no farmacéuticos necesarios para combatir las amenazas a la seguridad sanitaria. Hasta la fecha, los productos apoyados por BARDA han conseguido 58 aprobaciones, licencias o autorizaciones de la FDA. Para saber más sobre COVID-19, visite cdc.gov/coronavirus.

Acerca de la JPEO-CBRND

La Oficina Ejecutiva del Programa Conjunto para la Defensa Química, Biológica, Radiológica y Nuclear (JPEO-CBRND) protege a la Fuerza Conjunta proporcionando contramedidas médicas y equipos de defensa contra las amenazas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (CBRN). El objetivo de JPEO-CBRND es permitir que la Fuerza Conjunta luche y gane sin verse afectada por un entorno QBRN. JPEO-CBRND facilita la respuesta rápida, el desarrollo avanzado, la fabricación y la adquisición de soluciones médicas, como vacunas, terapias y diagnósticos, para combatir las amenazas QBRN y las emergentes, como COVID-19. Para saber más sobre la respuesta a COVID-19 de JPEO-CBRND, visite https://www.jpeocbrnd.osd.mil/coronavirus o siga a JPEO-CBRND en las redes sociales en @JPEOCBRND.

Compartir