UCRANIA

Por Phil Butler

Los rusos están perplejos ante la noticia de que las tropas se retirarán de la orilla derecha del río Dniéper. Teniendo en cuenta todos los reveses recientes, esto ha puesto nerviosos incluso a los patriotas más incondicionales de Moscú. Justo cuando se espera una ofensiva rusa importante, las fuerzas rusas vuelven a salir por la izquierda. Justo cuando el general Sergei “Armagedón” Surovikin tenía a Kiev lista para pedir clemencia y electricidad. El mundo entero se retuerce. Los canales de información rusos son un hervidero de quejas. Y nadie parece saber nada. Es extraño, ya que la respuesta está tan clara como la proverbial nariz de cualquiera. Las élites han puesto el freno.

Para ser honesto, yo mismo me quedé asombrado al escuchar las noticias del Ministro de Defensa de Putin, Shoigu. Me puse en contacto con algunas personas de dentro para ver qué pasaba, pero su incredulidad ante la noticia era tan rotunda como la mía. Entonces me di cuenta: Putin, el estudiante de historia. Y, el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, conectando con su homólogo en Rusia, el ex director del FSB, Nikolai Patrushev, hizo que expertos como el coronel retirado del ejército estadounidense Douglas MacGregor y otros especularan esta semana con la posibilidad de que las botas estadounidenses estuvieran listas para pisar tierra en el oeste de Ucrania. El militar MacGregor, apodado “el mejor combatiente de guerra de Estados Unidos” tras sus hazañas en Irak, estuvo en el programa Judging Freedom advirtiendo de la idiotez de comprometer a las tropas.

Las conversaciones entre el ex adjunto de Barack Obama y el ayudante de Hillary Clinton tuvieron probablemente más que ver con un acuerdo de paz que con una advertencia nuclear dirigida a Putin. Las noticias que hablaban de Sullivan supuestamente amenazando al Kremlin sobre “qué pasaría si” Rusia usa una bomba nuclear fueron una farsa destinada a permitir que Biden y su jefe, Barack Obama, no resultasen humillados.

Sí, ahora parece más evidente que Biden, Obama, Hillary y quienquiera que les haya dado cuerda (siga leyendo) están dirigiendo este espectáculo de terror. Guárdese esto. Los rusos retrocediendo a través del río Dniéper (que subdivide a Ucrania) y dejando que lo que queda de los nazis de Zelenzky lo tomen, se trata de dividir a Ucrania. Deberíamos haber sabido que esto se avecinaba en el momento en que el aliado de Putin, el señor de la guerra checheno Ramzan Kadyrov, juró que esto nunca sucedería. Su mensaje fue para los fieles, aunque algunos no lo escucharon -sume a eso la visita de Sullivan y las conversaciones con los asesores de Putin. Observe cómo Zelensky da marcha atrás en la afirmación de que no hablaría con nadie más que con el sucesor de Putin. Además, Europa necesita el grano de Ucrania (esto es clave).

Así que, ahora nos enfrentamos a un nuevo mundo con un precedente en los años 1600. No lo voy a aburrir con la lección de historia (lea el enlazace anterior), pero este lío actual de Ucrania es parte del lío interminable que siempre ha sido Europa. Y para certificar que tengo razón, basta con considerar lo contrario de lo que dice el Consejo Atlántico aquí. Los rusos dicen que Polonia se adentrará en el oeste de Ucrania; los think tanks de Washington dicen que es mentira, lo que significa que es verdad.

Así que, vayamos al grano. ¿Quién está moviendo los hilos en esta guerra por poderes en Ucrania? Cargill es uno de los intereses que maneja Washington. Me pregunto cuántos saben esto. Estoy seguro de que muy pocos se habrán dado cuenta de que este grupo estadounidense es propietario de la mayor terminal de cereales de Ucrania. El año pasado el inversor compró la participación mayoritaria en una empresa ucraniana llamada Neptune, que posee la mayor terminal de grano del país fuera de Odessa, y casi todo lo que la rodea. Pero una terminal de granos en el Mar Negro es sólo un indicio de lo que está sucediendo en las estepas de Rusia. Calentemos motores con un tuit del presidente Biden en mayo, cuando escaseaba la leche de fórmula para bebés.

“Mi administración está invocando la Ley de Defensa de la Producción por tercera vez en menos de una semana, para ayudar a que Cargill entregue la materia prima necesaria para maximizar la producción de fórmula para bebes.
Estamos usando todo el poder del gobierno federal para incrementar la producción y el suministro”

Ahora que nos centramos en Cargill, el cuestionable historial del grupo en Centroamérica es un punto que no debemos pasar por alto. Cuando la vicepresidenta Kamala Harris anunció que las empresas “invertirían” en Guatemala y otros países de la región para supuestamente frenar el flujo de migrantes a Estados Unidos a través de su iniciativa “Llamada a la Acción”, me saltó una bandera roja. ¿Recuerdan que Cargill y Nestlé reanudaron sus negocios con el proveedor guatemalteco de aceite de palma REPSA (Reforestadora de Palma S.A.) en 2018? Esta empresa tiene uno de los peores historiales del planeta en lo que a corrupción, sobornos, violencia e intimidación se refiere. Sí, Centroamérica, pero uso el ejemplo para mostrar lo que todos ya entendemos. Estas multinacionales son la causa de muchos de los problemas a los que se enfrenta la humanidad. Y no son sólo las empresas energéticas. Los activistas han descrito a Cargill como “la peor empresa del mundo”, y por buenas razones. ¿También fijan los salarios en Estados Unidos? ¿Cargill, Bill Gates y la carne fabricada en laboratorio?

La mayoría de la gente no sabe que Cargill es una empresa privada de propiedad familiar. Fundada por W.W. Cargill al final de la Guerra Civil estadounidense en 1865, la empresa tiene 14 propietarios multimillonarios. Estos secretos oligarcas estadounidenses dirigen una empresa tan grande que es inimaginable. Pongámoslo así, y si usted ha comido hoy, es probable que los ingredientes de su comida hayan hecho ganar dinero a estos multimillonarios. Son los Rothschild de Estados Unidos, y sus negocios son tan ruines como los peores de los piratas oligarcas rusos de la época de Yeltsin. Piense por un minuto. El pueblo estadounidense está pagando una factura de 100.000 millones de dólares por llevar a cabo una guerra por delegación a miles de kilómetros de casa y contra una Rusia con capacidad nuclear.

Mientras tanto, los multimillonarios de la familia Cargill y sus amigos de Walmart se llevan grandes fortunas de todo esto. Así que no nos están ordeñando simplemente para conseguir armas para matar a los rusos. Por el contrario, se nos está golpeando por ambos lados sin siquiera darnos la mano. Lo entiende, lo sé, pero ¿sabía usted que Hunter Biden también está vinculado a todo esto? Esa es otra historia, pero el Programa Mundial de Alimentos presidido por el hijo del entonces vicepresidente Biden es una nota lateral significativa aquí. Este informe de 2014, “Delivering Hope” es prueba suficiente de que estos reptiles “no valen ni la pólvora y el plomo”, como decía mi madre. Esos barcos de trigo que Putin permitió que salieran de Ucrania no tenían como destino Mogadiscio o Yemen, te lo aseguro. Cargill y otros obtuvieron beneficios de los europeos con esos envíos.

No debería sorprender que Cargill fuera acusada de especulación en tiempos de guerra durante la Primera Guerra Mundial. Cargill supuestamente trató de acaparar el mercado del maíz durante la Gran Depresión en la década de 1930. En la Segunda Guerra Mundial, la empresa obtuvo contratos gubernamentales de bonanza que la convirtieron en un gigante de la exportación de grano. Y fue Cargill quien destruyó la agricultura “de la granja a la mesa” estadounidense que había bendecido a nuestra nación con opciones saludables. Y ahora, la familia que se hizo cargo de la pequeña granja estadounidense está con Joe Biden, en guerra con Rusia, por Ucrania. Permítanme que les diga esto. Desde que Joe Biden asumió el cargo, la riqueza de la nieta de Marianne Liebmann, bisnieta del fundador de la empresa, se ha duplicado, pasando de un mínimo de 2.700 millones de dólares a más de 5.000 millones en la actualidad. The Guardian informó recientemente de que el encarecimiento de los alimentos a causa del asunto de Ucrania está haciendo que las arcas de la familia Cargill rebosen estos días. ¿Cree usted que estos vampiros sin sangre quieren que Odessa esté controlada por Vladimir Putin?

Marianne Cargill Liebmann

Por último, se dice que la inteligencia política y económica de Cargill sobre los alimentos y la agricultura supera incluso la información que obtiene y analiza la CIA. Cargill invierte y compra a sabiendas en países donde el trabajo infantil produce los productos de los que se beneficia la empresa. En Uzbekistán, por ejemplo, los representantes de la empresa han admitido que el algodón es producido por mano de obra infantil y trabajadores no remunerados. Podría seguir y seguir, pero la cuestión está bien expuesta aquí y en miles de documentos en otros lugares. Empresas como Cargill, PepsiCo y Nestlé, que siguen comerciando con Rusia a la vista de la Casa Blanca de Biden, están detrás de esta guerra de Ucrania. Y ahora, están detrás de una inminente partición de Ucrania que puede acabar con el país por completo. En cuanto a la región de Kherson, esta noticia puede cambiar el significado de la reciente campaña de Rusia “Juntos para siempre”. Entregar el puerto a la banda polaca/estadounidense puede convertirlo en “Juntos hasta”.

Millones pueden morir de hambre, millones pueden perecer bajo el fuego de los misiles, y el mundo entero puede estallar en una guerra termonuclear global, pero estos asquerosos multimillonarios ganarán pase lo que pase. ¿Quiere pedir un tribunal de crímenes de guerra? Empiece con la gente que está detrás de las ametralladoras. Empiece con los creadores de los nazis. Como el presidente Joe Biden comentó sobre Cargill recientemente, son “demasiado grandes para fracasar”. Ah, y para los liberales de ahí fuera, asegúrense de derramar una lágrima por Zelensky y los nuevos ucranianos polacos. A los rusos les va bien. El acuerdo de Putin para la partición de Ucrania logrará más de lo que incluso su operación militar especial pretendía lograr. 

Publicado originalmente aquí

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.