Resumen: Muchos países están experimentando actualmente una oleada de “casos de irrupción” de COVID-19 a pesar de las altas tasas de vacunación. En este artículo, explicamos la razón fundamental por la que estos casos de vacunación intramuscular sólo circulan en el torrente sanguíneo, pero no alcanzarán la superficie de las membranas mucosas de las vías respiratorias superiores. También discutimos brevemente los posibles mecanismos de la inmunopatología inducida por la vacuna.

INFORME ESPECIAL

Anónimo, MD,* Sucharit Bhakdi, MD, y Michael Palmer, MD

7 de diciembre de 2021,†

Publicación original: https://doctors4covidethics.org/immunology-101-why-intramuscular-covid-19-vaccination-must-fail/

*: El primer borrador de este artículo fue escrito por un colega que prefiere permanecer anónimo.

En esta versión actualizada ha sido corregida una afirmación equívoca que aparecía en la Sección 4, y que refería a la ubicación de IgG en las vías aéreas.

1 Introducción: No todos los anticuerpos son iguales

Existen diferentes tipos de anticuerpos utilizados por el sistema inmunitario humano. Los principales son IgM, IgG e IgA [1]; hay otras dos clases, IgD e IgE, pero no es necesario discutirlas aquí.

La IgM se genera en las primeras fases de una respuesta inmunitaria adaptativa y luego se sustituye gradualmente por anticuerpos IgG. Tanto la IgM como la IgG circulan principalmente en el torrente sanguíneo. La IgG es el anticuerpo más abundante en la sangre. Por otro lado, aunque también se encuentra algo de IgA en el torrente sanguíneo, la mayor parte de la IgA se segrega a través de las membranas mucosas del tracto respiratorio e intestinales, a las que cubre y protege.

Cuando nuestro sistema inmunitario se enfrenta a un microbio patógeno invasor, el tipo de anticuerpo predominante que produce depende de la localización de ese patógeno. Si el patógeno se encuentra en el torrente sanguíneo o en el interior de los tejidos del cuerpo, por ejemplo el músculo, entonces el sistema inmunitario producirá principalmente anticuerpos IgG, que se acumularán en el torrente sanguíneo. Por otro lado, si el patógeno se introduce a través de las vías respiratorias (por ejemplo las fosas nasales), el sistema inmunitario producirá principalmente anticuerpos IgA, para ser más específicos, IgA secretora, o sIgA.

Mientras que la sIgA predomina en las vías respiratorias superiores, se encuentra algo de IgG junto con la IgA en las vías respiratorias inferiores, es decir, los bronquios y los alvéolos pulmonares. Además de la sIgA, una respuesta inmunitaria desencadenada por una infección de las vías respiratorias también generará tanto IgG como IgA en el torrente sanguíneo, lo que proporciona una salvaguarda en caso de que se rompan las barreras de las vías respiratorias y los patógenos entren en los tejidos. En resumen, la sIgA es el principal anticuerpo del que depende el sistema inmunitario en el tracto respiratorio superior (TRS), y constituye la primera línea de defensa contra los patógenos respiratorios.

2 ¿Por qué es importante el anticuerpo sIgA?

La razón principal por la que se desea una respuesta de anticuerpos basada en sIgA contra los patógenos respiratorios es que el sIgA no promueve la inflamación. La unión de los anticuerpos sIgA a los antígenos (como virus o bacterias) conduce a una expulsión “silenciosa” de estos patógenos del cuerpo, pero no provoca ninguna respuesta inmunitaria dañina adicional. Por el contrario, una respuesta basada en IgG es seguida de una reacción inmunitaria inflamatoria. Esta reacción se desencadena por un cambio en la forma molecular de la región Fc (el extremo de la cola) de los anticuerpos IgG, lo que hace que activen las células inflamatorias y el sistema del complemento sérico.

Dado que nuestro tracto respiratorio se encuentra constantemente con virus y bacterias en el aire que inhalamos, las respuestas inmunitarias basadas en la IgA ayudan a evitar inflamaciones innecesarias y repetidas en las vías aéreas. Los sIgA en las membranas mucosas de las vías respiratorias pueden reducir la infección y detener la transmisión de estos gérmenes de forma segura.

Teniendo en cuenta estos hechos científicos bien establecidos, es más que desconcertante que la gente sólo hable de anticuerpos (principalmente anticuerpos IgG) en el torrente sanguíneo después de la vacunación contra la COVID. Si una vacuna debe protegernos de los virus respiratorios y de transmitirlos a otros, debería provocar una inmunidad basada en IgA en nuestro tracto respiratorio, especialmente en las vías respiratorias superiores.

3 ¿Qué es lo que realmente daña nuestro organismo: los virus o nuestro propio sistema inmunitario?

Los virus respiratorios rara vez causan daños directos en nuestro organismo. Normalmente es la reacción exagerada de nuestro sistema inmunitario contra esos virus lo que causa el daño [2, 3]. Con respecto a COVID-19, un documento reciente sobre la causalidad de la enfermedad clínicamente grave lo resume así [4]:

Se sugiere que [la gravedad de la COVID-19] no es un efecto directo de la infección viral, sino que está causada por la sobreactivación del sistema inmunitario en respuesta a la infección, porque el empeoramiento de la enfermedad coincide con la activación de la inmunidad adaptativa. Esta respuesta inmunitaria excesiva se describe con frecuencia como una “tormenta de citoquinas”… En conjunto, las citoquinas proinflamatorias elevadas conocidas por inducir daños colaterales en los tejidos, y las respuestas antivirales atenuadas sugieren que una respuesta inmune desfavorable puede estar impulsando la enfermedad en pacientes con casos graves de COVID-19.

4 La vía de vacunación es importante

Una vacuna que se administra por inyección intramuscular (IM) inducirá principalmente anticuerpos IgG en la sangre; esto coincide con la respuesta del organismo a los patógenos introducidos por la misma vía. Es bien sabido que las vacunas IM generan muy poca o ninguna sIgA en el tracto respiratorio. Por lo tanto, la inyección IM no es una forma eficaz de preparar nuestro sistema inmunitario contra los virus respiratorios. En caso de que se desarrolle una neumonía completa, los anticuerpos IgG circulantes se filtrarán de los de los capilares a los alvéolos y allí ayudan a la eliminación del virus; por lo tanto, es posible que una inyección IM podría ofrecer cierta protección contra la enfermedad grave. Por otro lado, los anticuerpos IgG inducidos por la vacuna también pueden exacerbar la enfermedad (véase la siguiente sección). En cualquier caso, antes de la inflamación, prácticamente no habrá IgG en las mucosas respiratorias, lo que las hace vulnerables a la infección. Por ello, las vacunas actuales contra el COVID-19 no pueden prevenir la infección ni la transmisión del virus [5, 6].

A continuación se incluye una cita directa de el artículo de revisión de McGhee et al. [6]:

Es sorprendente que, a pesar de nuestro actual nivel de conocimiento del sistema inmunitario de las mucosas comunes, casi todas las vacunas actuales se administran a los seres humanos por vía parenteral. La inmunización sistémica es esencialmente ineficaz para inducir respuestas inmunitarias en las mucosas. Dado que la mayoría de los microorganismos infecciosos se encuentran a través de la superficie de las mucosas, es lógico considerar la inducción de anticuerpos protectores y respuestas de células T en los tejidos de la mucosa.

Obsérvese que esta afirmación se hizo ya hace tres décadas, pero nada ha cambiado, y el mismo enfoque defectuoso y anticuado de la inyección intramuscular se ha vuelto a adoptar con las vacunas “modernas” y de “alta tecnología” COVID-19.

Podemos concluir que, o bien la infección natural a través de nuestras vías respiratorias, o bien la vacunación nasal, son requeridas para inducir una inmunidad eficaz contra los virus respiratorios. En el caso de la COVID19, esto se ve confirmado por un reciente estudio en animales [7], que confirmó que la vacuna COVID de AstraZeneca administrada por vía intramuscular no protegía a los hámsters ni de la infección por el SARS-COV-2, ni lograba prevenir la transmisión de este virus. Cuando los animales vacunados fueron desafiados con el virus a través de las vías respiratorias, aun se infectaron, y sus pulmones fueron dañados. En cambio, los animales vacunados por vía nasal pudieron eliminar los virus en el URT y prevenir la infección en el tracto respiratorio inferior (LRT).

La falta de protección contra la infección de las vías respiratorias por la IgG sérica no se limita a SARS-CoV-2 y COVID. Ya en 1984, Liew et al. demostraron que la IgG que se encuentra en sangre es bastante irrelevante para la protección contra el virus de la gripe; es la sIgA en las membranas mucosas lo que impide que el virus establezca la infección.

En conclusión, la sIgA en las membranas mucosas, especialmente en la URT, es necesaria para inmunidad efectiva y protectora contra los virus respiratorios, y sólo se induce cuando el antígeno se introduce por la vía natural, en la propia URT. Esta regla se aplica tanto a los patógenos naturales como a las vacunas.

5 Una respuesta IgG puede ser algo malo

La IgG que circula en el torrente sanguíneo no sólo no previene la infección por virus respiratorios, sino que una respuesta inmunitaria basada en las IgG puede incluso provocar respuestas inflamatorias perjudiciales, causando graves daños en los tejidos del tracto respiratorio. En su reciente artículo de revisión sobre inmunidad de las mucosas frente a COVID-19, Russell et al. afirman [8]:

La mayor parte de la atención se ha centrado en los anticuerpos neutralizantes del virus, especialmente en los anticuerpos circulantes. Sin embargo, éstos sólo pueden ser eficaces en la prevención de la infección o la enfermedad si [los anticuerpos] llegan a las superficies de las mucosas donde está presente el virus, y hay que tener en cuenta que la IgA circulante, incluso en forma polimérica, no se transporta eficazmente a las secreciones. Mientras que la IgG derivada del plasma se encuentra en el URT y especialmente en el tracto respiratorio inferior (LRT), la IgG es inflamatoria en su inflamatoria, mediante la inducción de mecanismos efectores como la activación del complemento y la participación de fagocitos como macrófagos y neutrófilos, así como de células asesinas naturales (NK). La grave patología de la COVID-19 se produce en las vías respiratorias terminales de los pulmones, donde la IgG circulante es la inmunoglobulina dominante. La intensa inflamación resultante implica múltiples factores moleculares y celulares, incluidas las células reclutadas por los quimioatrayentes inducidos por el virus.

. . .

En términos prácticos, esto significa que la inmunización intranasal debería ser un medio eficaz de generar respuestas de anticuerpos sIgA predominantemente en la URT y la LRT, donde el SARS-CoV-2 podría ser neutralizado y eliminado sin consecuencias inflamatorias. Además, implica que el análisis de los anticuerpos IgA en las secreciones nasales o la saliva debería ser una forma más informativa de evaluar las respuestas inmunitarias efectivas contra el SARS-CoV-2, ya sean inducidas por la infección natural o por inmunización intranasal. El análisis de los anticuerpos IgA en suero, si bien es de interés adicional, no es un sustituto, porque la IgA sérica procede de una fuente diferente (principalmente la médula ósea) y se compone principalmente de IgA1 monomérica. Esto es distinto de la sIgA de la mucosa…, la que es sintetizada localmente por células plasmáticas secretoras de IgA residentes en los espacios subepiteliales (lamina propria) de los tejidos y glándulas de la mucosa… Además, la sIgA es esencialmente no inflamatoria, incluso antiinflamatoria, en su modo de acción. La IgA no activa el complemento…

También se ha observado una asociación de respuestas inmunitarias excesivas basadas en la IgG con resultados clínicos negativos después de una infección natural por SARS [9] y COVID-19 [4, 10]. Los anticuerpos IgG se unen primero a las partículas del virus y luego, a través de sus moléculas Fc (véase la sección 2), a los receptores Fc de las células inmunitarias. El virus puede entonces entrar en esas células y posteriormente replicarsedentro de ellas. Este mecanismo de enfermedad se conoce como potenciación dependiente de anticuerpos y también ocurre con otras familias de virus [11].

Además de agravar la enfermedad pulmonar aguda, como en el caso del SARS y el COVID-19, las concentraciones elevadas de IgG también se asocian a enfermedades pulmonares inflamatorias crónicas, como la fibrosis pulmonar idiopática y la neumonitis hipertensiva crónica [12]. En resumen, una cantidad insuficiente de IgG es mala, pero demasiada IgG es igualmente mala.

6 La vacunación y los macrófagos M1/M2

Los macrófagos son un tipo importante de células inmunitarias innatas; su función es ingerir y destruir los microbios patógenos. Los macrófagos pueden adoptar un tipo M1 o M2, dependiendo del estado inflamatorio del tejido. Los macrófagos M1 promueven la inflamación, mientras que los macrófagos M2 promueven la curación de las heridas. Por lo tanto, el equilibrio entre los macrófagos M1 y M2 es esencial para un sistema inmunitario sano.

Un estudio reciente en monos ha demostrado que la inyección intramuscular de una vacuna contra el SARS-COV-el virus original del SARS de 2003, que es altamente homólogo al agente causante del COVID (SARS-CoV-2)-promovió la eliminación de las partículas del virus que fueron inyectadas directamente en la tráquea, pero también causó graves lesiones inflamatorias en los tejidos pulmonares. La inflamación se vio exacerbada por un cambio en la polarización de los macrófagos, que pasaron de ser M2, encargados de curar las heridas, a ser macrófagos M1, encargados de la inflamación [13]. El cebado de los macrófagos pulmonares en tipo M1 conduce a peligrosas enfermedades inflamatorias y daños en los tejidos, y eso es lo que la vacunación IM hace, según el presente documento.

7 La vacunación y la inmunopatología de tipo Th2

Las células T helper son un tipo de linfocitos que desempeñan un papel clave en la estimulación y regulación de las respuestas inmunitarias. De nuevo, hay dos subconjuntos principales de este tipo de células, denominados Th1 y Th2, respectivamente. Las células Th1 activan las respuestas inmunitarias contra los patógenos intracelulares incluyendo protozoos, bacterias y virus. Las células Th2, por su parte, ayudan a montar una defensa contra las infecciones por parásitos, pero también favorecen las enfermedades alérgicas como el asma, la dermatitis atópica y la fiebre del heno [14]. Un rasgo distintivo de las respuestas activadas por Th2 es el aumento de granulocitos eosinófilos en la sangre y los tejidos. Estas células efectoras son útiles para combatir los parásitos, pero para poco más; en la enfermedad alérgica, simplemente contribuyen al daño tisular. 

Por lo tanto, es significativo que varias vacunas experimentales contra el virus original del SARS aunque inhiben en cierta medida la proliferación del virus en los pulmones, provocan una patología pulmonar de tipo Th2, caracterizada por un aumento del número de granulocitos eosinófilos en el interior y lesión agravada de los pulmones [15-17]. Estos resultados indican que las vacunas experimentales contra el SARS-CoV pueden causar enfermedades más graves cuando la persona vacunada es desafiada con el virus real.

Debemos subrayar de nuevo que el SARS-CoV y el SARS-CoV-2 son altamente homólogos, lo que significa que cualquier riesgo o problema conocido con el SARS-CoV debe considerarse también con el SARS-CoV-2.

Aunque los fabricantes Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson afirman que sus vacunas inducen preferentemente respuestas Th1, los datos de apoyo de los vacunados humanos son escasos o o no existen en absoluto [18-20].

8 Conclusión

Todas las vacunas COVID utilizadas actualmente se aplican por inyección intramuscular, y por tanto son incapaces de prevenir la infección de las vías respiratorias superiores con el virus del SARS-CoV-2. En realidad, en sus ensayos clínicos, ninguno de los fabricantes intentó siquiera demostrar la eficacia contra la infección o la transmisión en sus ensayos clínicos [18-21], y la falta total de eficacia en el mundo real se ha documentado desde entonces en un amplio estudio publicado por los CDC [22].

Sin embargo, las vacunas pueden provocar enfermedades inmunológicas respiratorias graves, incluyendo inmunopatología de tipo Th2 y autoinmunidad. Si se tiene en cuenta el gran número de acontecimientos adversos que se están notificando con las vacunas actuales y la baja tasa de letalidad de la COVID-19 que hemos discutido en otro lugar [23], es claramente más científico y más razonable luchar por la inmunidad de grupo mediante la infección natural en lugar de la vacunación.


Referencias 


[1] Anonymous: Antibody. 2021. url: https://en.wikipedia.org/wiki/Antibody. 

[2] A. H. Newton et al.: The host immune response in respiratory virus infection: balancing virus clearance and immunopathology. Semin. Immunopathol. 38 (2016), 471–482. doi: 10 . 1007 / s00281-016-0558-0. 

[3] M. Z. Tay et al.: The trinity of COVID-19: immunity, inflammation and intervention. Nat. Rev. Immunol. 20 (2020), 363–374. doi: 10.1038/s41577-020-0311-8. 

[4] W. Hoepel et al.: High titers and low fucosylation of early human anti-SARS-CoV-2 IgG promote inflammation by alveolar macrophages. Science translational medicine 13 (2021). doi: 10.1126/ scitranslmed.abf8654. 

[5] Y. Kurono: The mucosal immune system of the upper respiratory tract and recent progress in mucosal vaccines. Auris, nasus, larynx (2021). doi: 10.1016/j.anl.2021.07.003. 

[6] J. R. McGhee et al.: The mucosal immune system: from fundamental concepts to vaccine development. Vaccine 10 (1992), 75–88. doi: 10.1016/0264-410x(92)90021-b. 

[7] N. van Doremalen et al.: Intranasal ChAdOx1 nCoV-19/AZD1222 vaccination reduces viral shedding after SARS-CoV-2 D614G challenge in preclinical models. Science translational medicine 13 (2021). doi: 10.1126/scitranslmed.abh0755. 

[8] M. W. Russell et al.: Mucosal Immunity in COVID-19: A Neglected but Critical Aspect of SARSCoV-2 Infection. Front. Immunol. 11 (2020). doi: 10.3389/fimmu.2020.611337. 5 

[9] N. Lee et al.: Anti-SARS-CoV IgG response in relation to disease severity of severe acute respiratory syndrome. J Clin Virol 35 (2006), 179–184. doi: 10.1016/j.jcv.2005.07.005. 

[10] W. Tan et al.: Viral Kinetics and Antibody Responses in Patients with COVID-19. medRxiv (2020). doi: 10.1101/2020.03.24.20042382. 

[11] H. Ulrich et al.: Dengue Fever, COVID-19 (SARS-CoV-2), and Antibody-Dependent Enhancement (ADE): A Perspective. Cytometry A 97 (2020), 662–667. pmid: 32506725. 

[12] H. Y. Reynolds et al.: Analysis of cellular and protein content of broncho-alveolar lavage fluid from patients with idiopathic pulmonary fibrosis and chronic hypersensitivity pneumonitis. J. Clin. Invest. 59 (1977), 165–175. doi: 10.1172/jci108615. 

[13] L. Liu et al.: Anti-spike IgG causes severe acute lung injury by skewing macrophage responses during acute SARS-CoV infection. JCI insight 4 (2019). pmid: 30830861. 

[14] M. J. Butcher and J. Zhu: Recent advances in understanding the Th1/Th2 effector choice. Faculty reviews 10 (2021), 30. pmid: 33817699. 

[15] M. Bolles et al.: A double-inactivated severe acute respiratory syndrome coronavirus vaccine provides incomplete protection in mice and induces increased eosinophilic proinflammatory pulmonary response upon challenge. J. Virol. 85 (2011), 12201–15. pmid: 21937658. 

[16] C.-T. Tseng et al.: Immunization with SARS coronavirus vaccines leads to pulmonary immunopathology on challenge with the SARS virus. PLoS One 7 (2012), e35421. pmid: 22536382.

[17] N. Iwata-Yoshikawa et al.: Effects of Toll-like receptor stimulation on eosinophilic infiltration in lungs of BALB/c mice immunized with UV-inactivated severe acute respiratory syndrome-related coronavirus vaccine. J. Virol. 88 (2014), 8597–614. pmid: 24850731. 

[18] Anonymous: EMA Assessment report: COVID-19 Vaccine Janssen. 2021. url: https : / / www . ema.europa.eu/en/documents/assessment-report/covid-19-vaccine-janssen-eparpublic-assessment-report_en.pdf. 

[19] Anonymous: EMA Assessment report: COVID-19 Vaccine Moderna. 2021. url: https : / / www . ema.europa.eu/en/documents/assessment- report/spikevax- previously- covid- 19- vaccine-moderna-epar-public-assessment-report_en.pdf. 

[20] Anonymous: EMA Assessment report: Comirnaty. 2021. url: https://www.ema.europa.eu/en/ documents/assessment-report/comirnaty-epar-public-assessment-report_en.pdf. 

[21] Anonymous: EMA assessment report: COVID-19 Vaccine AstraZeneca. 2021. url: https://www. ema.europa.eu/en/documents/assessment-report/vaxzevria-previously-covid-19- vaccine-astrazeneca-epar-public-assessment-report_en.pdf. 

[22] C. M. Brown et al.: Outbreak of SARS-CoV-2 Infections, Including COVID-19 Vaccine Breakthrough Infections, Associated with Large Public Gatherings—Barnstable County, Massachusetts, July 2021. MMWR. Morbidity and mortality weekly report 70 (2021), 1059–1062. pmid: 34351882. 

[23] M. Palmer and S. Bhakdi: Expert statement regarding the use of Moderna COVID-19-mRNA-Vaccine in children. 2021. url: https://doctors4covidethics.org/expert-statement-regardingthe-use-of-moderna-covid-19-mrna-vaccine-in-children/.

Compartir