CONTRARRELATO

* La cultura de cancelación “es beneficiosa para la justicia social y racial” dice un curso dictado a un centenar de académicos del Reino Unido

Por Craig Simpson

La cultura de la cancelación tiene “beneficios”, se les ha dicho a los académicos de casi 100 universidades del Reino Unido como parte de un curso contra el racismo.

La Open University ha ideado un programa de formación titulado “Black Union” [Unión Negra], respaldado por 500.000 libras de inversión del Banco Santander, que ofrece al personal docente lecciones como que “los blancos tienen la responsabilidad de resolver el problema del racismo”.

Los académicos que participan en el curso son instados a convertirse en “aliados activos” en la promoción de la justicia racial, según revelan los materiales del curso, y se les enseña sobre las ventajas de “anular” a personas e instituciones.

El material de uno de los módulos en línea afirma: “En relación con la justicia racial/social, se ha demostrado que la cultura de la cancelación aporta beneficios“.

Entre los ejemplos de estos beneficios en el material se incluyen “hacer responsables a personas o entidades de comportamientos inmorales o inaceptables” y “promover la acción colectiva para lograr la justicia social y el cambio cultural a través de la presión social“.

Los documentos del curso también añaden “motivar a los aliados para que se rebelen“, como ventaja, junto con “movilizar a la opinión pública y compartir expresiones colectivas de indignación moral“. 

Los documentos instan a “actuar con la debida diligencia antes de “cancelar” a alguien“, que es un acto de convertir a un individuo en un paria -a menudo a través de la presión de los medios de comunicación social y a veces hasta el punto de que las personas pierden sus puestos de trabajo- que se ha convertido en un problema creciente en el mundo académico.

Kathleen Stock perdió su puesto en la Universidad de Sussex en medio de una tormenta en las redes sociales por sus comentarios sobre cuestiones transgénero. 

Un “último recurso de justicia”

Los críticos de la “cultura de la cancelación” han acusado a menudo a las “turbas” en línea de imponer la conformidad moral, pero los documentos del curso Unión Negra afirman que el fenómeno de acusar a la gente por lo que estos activistas juzgan son sus transgresiones es “un último recurso en favor de la justicia“, añadiendo que las redes sociales pueden ser “un lugar para sembrar la discordia“. 

El curso Unión Negra, lanzado en 2021, ha sido seguido por académicos y estudiantes seleccionados en unas 90 universidades del Reino Unido, como Leeds, Liverpool, Bristol y el Imperial College de Londres.

A los participantes en el curso en línea se les ofrece información sobre la historia negra, las relaciones raciales, los prejuicios inconscientes y la “blancura”.

El material del curso -elaborado por colaboradores anónimos de la Open University- afirma que “seguimos viviendo en una sociedad racista“, y añade que “la dinámica blanco/negro y el racismo estructural” desempeñan un papel importante en “todos los ámbitos de la vida moderna en las naciones occidentales“.

Además, afirma que “los blancos tienen la responsabilidad de resolver el problema del racismo“, e insta a los participantes en el curso voluntario a que califiquen su grado de actividad como “aliados” en esta lucha, ya que ser “no racista” se considera “insuficiente“.

Se invita al personal docente y a los estudiantes que participan en el curso a firmar una declaración de intenciones al final del mismo, en la que pueden reconocer que “el racismo sistémico está profundamente arraigado en la sociedad“, y que “el racismo puede haber influido en lo que se me enseña y en lo que enseño“.

Materiales de formación de agitprop

La organización Free Speech Uno ha criticado el curso de Unión Negra, y el principal asesor jurídico de la organización, Bryn Harris, ha comentado: “Estoy decepcionado, aunque tristemente no sorprendido, al saber que los académicos del Reino Unido están siendo formados en las virtudes de la cultura de la cancelación.

Parece, en cambio, que estos materiales eran materiales de formación de agitprop, y que este es otro triste ejemplo de la incapacidad de las universidades del Reino Unido para tomarse en serio la libertad académica y la libertad de expresión“.

El Banco Santander ha dicho que el curso fue concebido en respuesta a un informe que destacaba la desigualdad racial en la educación superior, y el banco y la Open University han dicho que el programa ha tenido una respuesta positiva.

Un portavoz de la Open University ha declarado: “Estamos orgullosos de haber colaborado con el Santander en el desarrollo de este curso, cuyo objetivo es aumentar la concienciación sobre el racismo y crear alianzas para apoyar la inclusión“.

Los comentarios de los participantes en el curso han sido extremadamente positivos, y lo estamos recomendando al personal y a los estudiantes de todas las universidades del Reino Unido“.

Publicado originalmente aquí

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.