CONTRARRELATO

Quizá ahora nos demos cuenta de por qué tantos países están perdiendo el entusiasmo por este proyecto

Publicado originalmente aquí

En Europa, muchos países contraindican (o directamente prohíben) las vacunas contra los coronavirus para los jóvenes y los sanos. 

Este gráfico preparado por OS (con enlaces a las fuentes) puede darnos una idea de por qué.

(el gráfico combina los datos de Euromomo de exceso de muerte con los datos de vacunación por país y grupo etario del European CDC) Fuentes: https://www.euromomo.eu/graphs-and-maps ; https://vaccinetracker.ecdc.europa.eu/public/extensions/COVID-19/vaccine-tracker.html#age-group-tab )

La mortalidad por todas las causas es el patrón oro para estudiar el beneficio en relación a la mortalidad. En muchos ensayos clínicos, esto se llama “beneficio de supervivencia global”.

Es una buena síntesis del total. Resume la totalidad de la experiencia y no es necesario saber qué buscar para preformar la evaluación. Si se salva una vida de fallecer por Covid, pero eso cuesta 2 vidas en resultados adversos complejos, aquí es donde eso aparecerá.

Y eso hace que este gráfico (que me tomé la libertad de reproducir y añadir una línea roja donde “comienzan las vacunas” para ese grupo de edad, para que sea legible) muestre que es profundamente perjudicial inyectar con esta sustancia a los niños.

Esta correlación temporal es más que un poco provocativa. Y este es el grupo en el que uno esperaría ver la señal más fuerte y clara, ya que hay tan pocas otras causas de muerte. Este es el radiotelescopio alejado del ruido y de la contaminación por radiofrecuencia. Captará más entradas.

Los niños estaban, al comienzo de la vacunación, por debajo de la mortalidad esperada por todas las causas sobre una base acumulativa.

Alcanzaron un pico de unos 300 en abril de 2020, y habían estado bajando desde entonces (la pendiente descendente de una serie acumulativa muestra que las semanas incrementales tienen menos muertes de las esperadas).

Pero tan pronto como se administraron las vacunas, esa pendiente sufrió un gran cambio y no ha habido vuelta atrás.

Una vez más, no podemos demostrar la causalidad de esta correlación, pero es sorprendentemente precisa en la alineación temporal y causó un cambio importante y duradero en la tendencia. Esas no son cosas que uno debe simplemente descartar.

La coincidencia parece estar funcionando aun.

Y está en consonancia con las conclusiones sobre el riesgo absoluto relativo del artículo de Doshi/Greenland et. al. que tanto ha dado que hablar.

***

Estamos viendo algo similar en Nueva Zelanda: (nuevo documento)

Obsérvese que los menores de 29 años (en su mayoría no recibieron refuerzo de la vacuna) tuvieron un exceso de mortalidad negativo (mortalidad por debajo de lo esperado). Esto parece un interesante “control” potencial para el estudio.

IV. Conclusiones:

Los datos semanales sobre mortalidad total en Nueva Zelanda, desde 2011 hasta fin de marzo de 2022, se emplean aquí para calcular el exceso de mortalidad durante el despliegue de la campaña de vacunación Covid-19. Hay una relación estrecha entre la administración de los refuerzos y el aumento del exceso de mortalidad. Esta relación no era vista con el despliegue del protocolo original de dosis de vacuna. Los grupos de edad que es más probable que reciban refuerzos tuvo un aumento de 7-10 puntos percentuales en exceso de muerte a medida que se desplegaban los refuerzos, mientras que el grupo de edad que es en general demasiado joven para recibir refuerzos no vio exceso de mortalidad. Las estimaciones de variables instrumentales que explotan una fuente plausible de variación exógena en la tasa de administración de dosis de refuerzo sugieren un exceso de 16 muertes por cada 100.000 dosis de refuerzo administradas, totalizando más de 400 muertes en exceso a partir dela administración de los refuerzos en Nueva Zelanda. El valor estadístico de vida de estos excesos de muerte es de más de $ 1.6 mil millones. Incluso una pequeña fracción de esto (digamos, uno por ciento) habría sido suficiente para cimentar evidencia robusta acerca de los impactos del despliegue de las dosis de refuerzo de la vacuna Covid-19.”

Y seguro que ha parecido que los AE de refuerzo eran considerablemente más altos que los de las rondas anteriores.

Dicho esto, los datos son ruidosos, desordenados y están llenos de posibles contradicciones, por lo que puede ser difícil o prematuro sacar conclusiones definitivas, ya que podríamos tener causas más profundas y complejas, como la evolución viral (posiblemente impulsada por la vacunación) causada o facilitada por las dosis de refuerzo, etc. Pero es precisamente este tipo de complejidad de segundo y tercer orden lo que hace que el uso de un término general como el Mortalidad por Todas las Causas (MTC) sea tan atractivo.

Los gobiernos los tienen, especialmente en los sistemas de salud, pero, según algunas personas que conozco y que han estado tratando de obtenerlos, están bloqueando las solicitudes al estilo de la FOIA (solicitud ciudadana de acceso a la información pública).

Sería estupendo ver las tasas de mortalidad relativas de los vacunados frente a los no vacunados por edad y grupo de riesgo y dividirlas por tipo de vacunación.

Eso es lo que realmente necesitamos para llegar al fondo de esto.

Por desgracia, me temo que aquellos que poseen los datos y no desean mostrarlos pueden ser una especie de indicador de la dirección que podría tomar un análisis de este tipo.

Uno no oculta los datos que le hacen quedar bien.

Mientras tanto, en los Estados Unidos (y como se mencionó hace un par de semanas) los reguladores parecen estar jugando al clásico juego de “no preguntes lo que no quieres saber”.

Ni siquiera están tratando de encontrar estas señales.

Esto también dice mucho y otros están empezando a darse cuenta.

El popular doctor de youtube “dr be” ha captado el mensaje.

y el buen doctor incluso llegó a citar a ciertos felinos de internet de dudosa bondad, lo que siempre es bienvenido.

(y dr, si quiere hablar de esto más adelante, siempre estoy encantado de charlar)

Y como siempre, el veterano gatopal™ kbirb da en el clavo con unas matemáticas divertidas y un buen gráfico.

La salida aquí se está volviendo terriblemente dura. 

Europa está renunciando a estos pinchazos para los niños. Y los EE.UU. los están impulsando con fuerza. Lugares como la ciudad de Nueva York van a imponerlos en las escuelas. Estoy seguro de que algunos otros les seguirán. Los sindicatos de profesores (como la NEA) lo están convirtiendo en una prioridad.

¿Pero, cómo vamos a confiar como pueblo en esto?


¿Cómo vamos a aceptar un mandato tan mal fundado de la misma gente que se niega a hacer el trabajo básico de realizar un análisis de costos y beneficios?

Eso es todo lo que es la medicina: costo/beneficio, riesgo/recompensa.

Decir “Los datos tan convincentes que no necesitamos buscarlos” no es algo creíble.

Tampoco lo es “un beneficio tan claro que tenemos que imponerlo como orden“.

Si estos productos son tan útiles, expongan todos los datos. Realicen las evaluaciones de seguridad.

¿Qué es lo que temen?

Y puede que recuperen algo de confianza de la gente. Pero si no lo hacen, la omisión se vuelve reveladora. No es así como se comporta alguien que tiene un buen caso que presentar. La supresión de datos no es una base sólida para una recomendación, y mucho menos para un mandato. Los buenos productos con una buena relación costo/beneficio se venden solos. No es necesario forzarlos.

Publicado originalmente aquí

Compartir