CONTRARRELATO

Naomi Wolf (1962) tiene una carrera política que incluye haber sido asesora política de los líderes del Partido Demócrata Bill Clinton y Al Gore. Saltó a niveles mayores de popularidad cuando publicó The Beauty Myth (El mito de la belleza) en 1991, un libro que resultó una de las avanzadas del llamado Feminismo de Tercera Ola. En 2008 publicó un libro político, The End of America (El fin de los Estados Unidos) en donde advertía y criticaba tendencias autoritarias impuestas por el llamado «Deep State» de ese país. Allí, Naomi Wolf describía los 10 pasos que utilizan los gobernantes para acabar con las democracias. Lamentablemente, escribe hoy en día, mientras los gobiernos utilizan la pandemia para justificar la supresión de los derechos civiles, Estados Unidos está ahora en la agonía del «Paso Diez». También su libro «Vagina: A New Biography» (2007) fue muy leído, lo mismo que Outrages (2020). En esta nota da su opinión de resumen sobre las implicancias de lo que está pasando para las libertades y la democracia en Estados Unidos -y, potencialmente, la democracia en el mundo en general.


Por Naomi Wolf

En 2008, escribí un libro. En él advertía, basándome en mi estudio sobre la caída de las democracias en la historia del siglo XX, que Estados Unidos debía tener cuidado con un posible deslizamiento hacia el totalitarismo.

Advertía que los aspirantes a tiranos, ya sean de izquierdas o de derechas, siempre utilizan un mapa para cerrar las democracias, y que siempre siguen los mismos diez pasos.

Ya sea que «invoquen una amenaza externa e interna» o «desarrollen una fuerza paramilitar» o «limiten la prensa» o el paso final, «subviertan el Estado de Derecho», estos pasos son siempre reconocibles – y siempre funcionan para aplastar las democracias y establecer tiranías. En la época en que escribí el libro, la «amenaza global» del terrorismo era el espectro que los poderes invocaban para atacar nuestras libertades.

El libro fue ampliamente leído y discutido, tanto en el momento de su publicación como en los últimos 12 años. Periódicamente, a lo largo de la última década, la gente me preguntaba si, y cuándo, habíamos llegado al «Paso Diez».

Mi valiente editora, Chelsea Green, y yo, estamos publicando vídeos en los que aparezco leyendo el primer y el último capítulo de «El fin de América» ahora, en 2021, de forma gratuita. Y estoy llamando a la secuela de este libro, que estoy escribiendo ahora, «Paso Diez» – porque a partir de marzo del año pasado, de hecho, estoy muy triste de tener que decirlo, hemos llegado y comenzado a habitar el «Paso Diez» de esos 10 pasos hacia el fascismo.

Aunque en 2008 no predije explícitamente que una pandemia médica sería el vehículo para llevar a todo el mundo al «Paso Diez», en varias ocasiones he advertido de los peligros de las crisis médicas como vehículos que la tiranía puede explotar para justificar la supresión de los derechos civiles.

Hoy en día, una crisis médica muy publicitada ha asumido el papel de ser utilizada como pretexto para despojarnos a todos de las libertades fundamentales, que los temores del terrorismo no lograron, a pesar de 20 años de esfuerzos, en última instancia.

En 2015, los principales medios de comunicación se burlaron de mí por advertir sobre la histeria que acompañaba a la información sobre el ébola, y advertí entonces que las enfermedades infecciosas podían utilizarse como justificación para introducir la supresión de las libertades, siempre bajo la apariencia de medidas de emergencia.

En 2020, mostré en mi libro Outrages: Sex, Censorship and the Criminalization of Love, cómo las epidemias de enfermedades infecciosas, como el cólera y el tifus, habían sido explotadas en el siglo XIX por el Estado británico para aplastar las libertades e invadir la intimidad de las personas. Escribí sobre cómo surgieron los primeros movimientos antivacunas entre los padres británicos en la época victoriana.
Ese libro fue inicialmente cancelado, y su mensaje de advertencia sigue siendo atacado. Pero ese libro también fue premonitorio: A principios de marzo de 2020, por supuesto, se anunció una pandemia mundial: COVID-19.

A raíz del anuncio y la narrativa de esa pandemia, la mayoría de los elementos de un totalitarismo de 360 grados se han puesto en marcha en la mayoría de los países de Occidente, incluso en lo que habían sido democracias robustas. Todo ha sucedido de forma muy rápida y exhaustiva.

En Estados Unidos tenemos ahora

1 Medidas de emergencia en muchos estados, que suspenden el debido proceso legal. Este es el sello de un estado policial. Se invoca la COVID-19 como la razón para la introducción de la ley de emergencia – pero no hay ningún punto final para levantar estas leyes de emergencia.

2 El cierre de escuelas, que rompe el contrato social con la siguiente generación.

3 Las leyes que se están aprobando para los «pasaportes de vacunas«, que eluden la Cuarta Enmienda de la Constitución permitiendo al gobierno y a las grandes empresas tecnológicas entrometerse en la privacidad médica, y crear un estado de vigilancia digital integral. De hecho, que las acciones tecnológicas subieran un 27% cada trimestre de la pandemia muestra un motor de esta guerra contra lo humano: cada minuto que los seres humanos pasan en un aula, en el pub o en el restaurante o en una iglesia o sinagoga, es tiempo que las empresas tecnológicas pierden dinero al no poder recoger esos datos. Las políticas de COVID-19 impulsadas por la «COVID-19 Response» -en realidad, por las grandes empresas tecnológicas- garantizan que los seres humanos no puedan conectarse más que a través de plataformas digitales. La razón es aumentar las ganancias, así como el control social.

4 Cierre forzoso de empresas. Al intervenir directamente en la economía y permitir que ciertos negocios florezcan (Amazon, Walmart, Target) a expensas de las pequeñas empresas, las tiendas medianas y pequeñas, los restaurantes y los negocios de propietarios únicos en general, el Estado ha fusionado el gobierno y las corporaciones de una manera que es característica del fascismo italiano y del comunismo chino moderno.

5 Restricciones al derecho de reunión. Algunos estados, como California, multan a la gente por ver a sus amigos en sus casas, y hacen ilegal que los niños tengan reuniones de juego con sus amigos. Massachusetts restringió las reuniones de más de 10 personas a la vez, obligando a las sinagogas e iglesias a permanecer cerradas, a pesar de una sentencia de la Suprema Corte contra los estados que obligan a las iglesias a cerrar. Se han cerrado parques, zonas de recreo y playas. En países como Gran Bretaña, se multa a la gente por salir de sus casas para hacer más de una hora de ejercicio al día.

6 Obligación de cubrirse la cara. En Massachusetts, se multa a la gente que no lleva mascarilla al aire libre, incluso los niños de 5 años están obligados a hacerlo por ley. Una vez más, este mandato no ha sido respaldado por estudios revisados por pares que demuestren su necesidad médica. Y no se ha propuesto ningún punto final para estas violaciones extraordinarias a la libertad personal.

7 Supresión de la libertad de expresión. Las grandes empresas tecnológicas están censurando a los críticos de la política de COVID-19 y de la política de vacunas, así como censurando las opiniones que se sitúan a la derecha del espectro político. La incitación, una palabra que tiene una larga historia en el siglo 20 para cerrar la libertad de expresión, ha sido armada por la izquierda para cerrar las libertades de expresión de la Primera Enmienda. En otras formas de censura y gestión de la palabra y el debate público, magnates como Bill Gates han estado financiando los principales medios de comunicación, con millones de dólares dirigidos a la «educación COVID-19». Como resultado, las voces disidentes son marginadas y avergonzadas, o incluso amenazadas con acciones legales o pérdidas de empleo.

8 La ciencia es secuestrada en interés del «biofascismo». Gracias a la fuerte financiación de comentaristas científicos como el Dr. Fauci en los Estados Unidos, el Imperial College y el SAGE en el Reino Unido y el Dr. Christian Drosten en Alemania, un conjunto dominante de políticas y pronunciamientos sobre el COVID-19 que benefician a un pequeño grupo de malos actores -en particular, los intereses tecnológicos y farmacéuticos, que actúan de forma concertada con los gobiernos- han creado un ejército de partidarios seguros y con credibilidad. Pero cuando otros científicos o instituciones buscan el debate o la transparencia, son amenazados con la pérdida de su trabajo o son atacados en su reputación, como en el caso del Dr. Simon Goddeke de los Países Bajos, a quien su universidad le dijo que se callara cuando desafió los protocolos defectuosos de la prueba PCR de COVID-19.

9 Los datos están siendo secuestrados para servir a los intereses de este biofascismo. Esta manipulación de la verdad, que predije en «El fin de América», es típica de los censores soviéticos. Las plataformas de COVID-19, como el Proyecto de Seguimiento de COVID y la Universidad Johns Hopkins, financiadas por tecnócratas como Michael Bloomberg, sirven datos COVID-19 no verificables que afectan directamente a los mercados de valores. De nuevo, aunque esta fusión antiamericana de intereses corporativos y política pública recuerda al fascismo italiano, el giro que da la presentación de datos digitales 

y su relación con el mercado de valores es muy del siglo XXI.

10 Ataques a las minorías religiosas. La comunidad judía ortodoxa de Brooklyn y las iglesias cristianas de California han sido señaladas para ser castigadas si no siguen las normas de COVID-19, un ataque a la religión que es característico de las políticas comunistas de la izquierda, especialmente en China.

11 Se están introduciendo y vigilando políticas que debilitan los vínculos entre los seres humanos y debilitan la familia. Este es el hecho más grave de todos.

El nuevo biofascismo, muy impulsado por los líderes de las Grandes Tecnologías, es una guerra contra los seres humanos y las cualidades que nos hacen humanos.

Las máscaras rompen la capacidad de los seres humanos de vincularse cara a cara y disfrutar del contacto humano, de las sonrisas y de las bromas. Las máscaras reducen la eficacia de la «tecnología» humana, esencialmente, al dificultar que nos «leamos» unos a otros y que captemos las señales sociales.

Prohibir la reunión nos impide formar alianzas humanas contra estos intereses monstruosos. Prohibir la asamblea humana también impide que surjan nuevas culturas, nuevos héroes y nuevos modelos de negocio. Todos nos quedamos con las ideas que teníamos en marzo de 2019.

Obligar a los niños a distanciarse en la escuela y a llevar máscaras garantiza una generación de estadounidenses que no saben formar alianzas humanas y que no confían en sus propios instintos humanos. Esas son técnicas de formación contrarrevolucionarias.

Llevar todo el aprendizaje a plataformas de aprendizaje a distancia (ya preparadas) garantiza que los niños no sepan cómo comportarse en el espacio humano, un espacio no mediado por la tecnología.

Muchas de las políticas de COVID-19 parecen diseñadas para garantizar que a los humanos no les quede ningún espacio «analógico» ni ninguna cultura «analógica», ninguna forma de sentirse cómodos simplemente reuniéndose en una habitación, tocándose unos a otros como amigos o aliados, o uniéndose.

Por último, llevar toda la interacción humana a Zoom (que es una ventana para el Partido Comunista de China, ya que China es la propietaria de la plataforma) no sólo es una forma de cosechar toda nuestra tecnología, secretos comerciales y propiedad intelectual, sino que es una forma de asegurar que la intimidad y la conexión en el futuro se harán en línea y que el contacto humano cara a cara será eliminado.

¿Por qué? ¿Por qué desarrollar políticas que castigan, entorpecen y restringen el contacto humano en espacios analógicos (no vigilados, no mediados)?

Porque el contacto humano es la gran fuerza revolucionaria cuando se trata de la libertad humana y la resistencia a esta forma de biofascismo integral – el biofascismo representado por la Nueva Normalidad – el «Paso Diez» médico-fascista.

Esta vez, las amenazas a la libertad, que en mi El fin de América se justificaban con el terrorismo, se han vuelto a revestir con los ropajes de una pandemia médica.

Pero esta vez no sólo nos enfrentamos a una guerra contra la libertad. Esta vez nos enfrentamos a una guerra contra los seres humanos, y contra todo lo que nos hace humanos.