ENSAYO

Por CJ Hopkins

¡Enciérrense dentro de sus casas! ¡Saquen las máscaras y los protectores faciales profilácticos! Desconecten lo que queda de sus facultades críticas y prepárense para “¡seguir la Ciencia!”

Sí, así es, justo cuando los sobrevivientes de la Plaga Apocalíptica Simulada de 2020-2021 salían de sus búnkeres de Covid y comenzaban a “reconstruir el mundo mejor”, ¡aparentemente se ha desatado otra pestilencia bíblica sobre la humanidad!

Esta vez es la temida viruela del mono, una enfermedad zoonótica viral endémica de África central y occidental que circula entre ratas gigantes, ardillas, lirones y otros roedores y ha estado infectando a los humanos durante siglos o milenios. La viruela del mono causa fiebre, dolores de cabeza, dolores musculares y, a veces, ampollas llenas de líquido, tiende a desaparecer en dos a cuatro semanas y, por lo tanto, representa una amenaza absolutamente nula para la civilización humana en general.

Los medios corporativos no quieren alarmarnos, pero es su deber como periodistas profesionales informar que ¡LA VIRUELA DEL MONO SE PROPAGA COMO LA MIERDA! ¡MÁS DE 100 CASOS DE VIRUELA DEL MONO han sido confirmados en países de todo el mundo! ¡Se están convocando GRUPOS DE TRABAJO CONTRA LA VIRUELA DEL MONO! ¡Se están difundiendo fotografías en primer plano de LESIONES DE VIRUELA DEL MONO DE ASPECTO DESAFIANTE! El presidente de los Estados Unidos dice “¡TODOS DEBEN ESTAR PREOCUPADOS!”

¡La OMS lo llama “un brote de viruela del mono en varios países!” Bélgica ha introducido una cuarentena obligatoria. ¡El CDC ha pasado al “Nivel de alerta 2!” ¡Se recomiendan “precauciones mejoradas”! En la ciudad de Nueva York -el nexo de unión de los fanáticos de la Nueva Normalidad más paranoicos en la faz del planeta, con máscaras y cuádruplemente “vacunados”-, el Departamento de Salud está instruyendo a todos a usar las máscaras que ya usan para protegerse. tanto del covid como de la viruela del simio, la viruela del mono, y la viruela menor y la viruela mayor y el cáncer transmitido por el aire, ¡y Dios sabe qué otros horrores podrían estar ahí fuera!

Aquí, en Alemania, la capital de la Nueva Normalidad, Karl Lauterbach, quien, a pesar de gastar cientos de millones de euros en “vacunas” superfluas, intentó “vacunar” obligatoriamente a todos los hombres, mujeres y niños del país y, por lo demás, se comportó como un fascista lunático, sigue siendo el Ministro de Salud oficial, salta de un lado a otro con entusiasmo y grita como un gibón de Siamang sobre “recomendaciones para el aislamiento y la cuarentena” y otras “medidas de contención de la viruela del mono”.

Como dijo Yogi Berra, “es como un déjà vu de nuevo”.

Excepto que no lo es… o probablemente no lo sea. Antes de que pudiera terminar esta columna, los Ministerios de la Verdad Unidos de GloboCap comenzaron a reducir el pánico de la viruela del simio. Parece que van con “es una pandemia gay”, o una “pandemia LGBTQ”, o una “pandemia LGBTQIA+”, o cualquiera que sea el acrónimo oficial cuando hago clic en el botón “publicar” y hago otros ruidos para el efecto de que podría no ser absolutamente necesario esta vez ordenar un bloqueo global a gran escala, liberar los drones y los perros robóticos, inyectar a todos drogas experimentales y comenzar a perseguir con saña a los “negacionistas de la viruela del mono”.

Realmente no creías que estaban lanzando una nueva versión de Covid toma por toma, ¿verdad? Los showrunners de GloboCap pueden ser sobrenaturalmente malvados, pero no son estúpidos. Solo los Nuevos Normles con el cerebro más irremediablemente lavado aceptarían otra “pandemia apocalíptica” antes de que la actual haya sido cancelada oficialmente. No, desafortunadamente, lo más probable es que solo obtengamos una vista previa de cómo será la “vida” en el Reich de la Nueva Normalidad, donde las masas estarán perpetuamente amenazadas por surtido inagotable de patógenos exóticos y amenazas pseudopatológicas intercambiables.

La Nueva Normalidad nunca se trató específicamente de Covid. Siempre se trató de implementar una nueva “realidad”: una “realidad” patologizada-totalitaria, no tanto gobernada como discretamente “guiada” por entidades de gobiernanza no gubernamentales, supranacionales e irresponsables, corporaciones globales y multimillonarios variados- en la que el Covid, o la viruela del mono, o la viruela del canguro, o cualquier otra enfermedad zoonótica viral, o cualquier desarrollo climático o económico, o tendencia ideológica o de comportamiento aberrante, podría utilizarse como pretexto para fomentar otro brote de histeria masiva sin sentido e imponer restricciones adicionales a la sociedad.

Esa nueva “realidad” se ha implantado… quizá no con la firmeza que se pretendía en un principio, pero se ha implantado de todos modos. Se nos está condicionando a aceptar esta nueva “realidad”, como se nos condicionó a aceptar la “realidad” de la Guerra contra el Terror, a quitarnos inútilmente el calzado en el aeropuerto, a colocar nuestros líquidos en recipientes de tamaño de viaje, a someternos a los manoseos del “personal de seguridad” y a vivir en un estado de constante temor de bajo nivel a un “ataque terrorista”, como ahora se nos está condicionando a llevar máscaras donde se nos diga, a someternos a la “vacunación” obligatoria y a vivir en un constante temor de bajo nivel al próximo patógeno supuestamente mortal. Lamentablemente, la mayoría de nosotros aceptará este condicionamiento y se adaptará a los “inconvenientes menores” que se nos imponen a cada momento. Después de todo, ¿qué diferencia hay realmente si tenemos que usar una pequeña máscara en un avión, en el transporte público o en el consultorio del médico? ¿Y es realmente una violación de nuestros derechos fundamentales a la libertad de expresión, libertad de movimiento, asociación, privacidad y autonomía corporal básica si tenemos que permitir que los gobiernos y las corporaciones globales censuren nuestras opiniones políticas, nos impidan viajar, nos prohíban protestar y obligarnos a someternos a tratamientos médicos invasivos para mantener un trabajo? Nos acostumbramos a quitarnos los zapatos en el aeropuerto y ver al “personal de seguridad” acariciar los genitales de nuestros hijos, e invadir y bombardear otros países y asesinar familias enteras con drones, ¿no? Seguramente, nos acostumbraremos a esto.

O… está bien, no lo haré, y probablemente tú tampoco, pero la mayoría de las masas lo harán. Simplemente lo demostraron con bastante claridad, ¿no es así? Como lo demostraron durante la Guerra Global contra el Terrorismo. Como lo demostraron durante la Guerra Fría. Como lo demostraron… bueno, no importa.

Lo siento, realmente quería terminar esta columna con una nota positiva. Muy bien, ¡aquí hay una! ¡Una pequeña buena noticia, por fin! Según los verificadores de hechos profesionales de Reuters, resulta que “no hay evidencia alguna de que la reunión anual del Foro Económico Mundial [que se está llevando a cabo en Davos en este momento] estuviera programada para coincidir con estos brotes de viruela del mono”, y cualquiera quien dice que existe, o implica que existe, o quien se desvía o cuestiona los “hechos”, o la “Ciencia”, o lo que sea, es un “desinformador negacionista de la viruela del mono, teoriza conspiraciones, es un antivacunas, un desinformador fanático de Putin” y entonces todo está realmente bien, ¡o lo estará tan pronto como les enseñemos a esos malvados bufones una pequeña lección termonuclear!

No sé ustedes, pero eso me quita un peso de encima. Por un momento, pensé que estábamos en problemas.

Compartir