Publicado en https://mises.org/es/wire/los-mandatos-de-las-vacunas-y-el-gran-reinicio (25/08/2021)

ENSAYO

Por Philipp Bagus

La presión sobre los no vacunados aumenta. Mientras que en algunos países los vacunados están recuperando algunas de las libertades que les arrebataron las intervenciones del covid, los no vacunados no están tan bien. Son objeto de discriminación. Se les dificulta el acceso a los espacios públicos y a los viajes. En algunos países incluso es obligatoria la vacunación para algunas profesiones.

Pero, ¿por qué la campaña de vacunación es tan importante para los gobiernos como para aumentar la presión hasta tal punto? ¿Y quién tiene interés en la campaña mundial de vacunación?

Para responder a estas preguntas, es necesario analizar la narrativa de la vacunación que prevalece y preguntarse quién se beneficia de ella. Al hacerlo, hay que abordar la alianza de intereses entre el Estado, los medios de comunicación, la industria farmacéutica y las instituciones supranacionales.

Empecemos por la industria farmacéutica. Tiene un interés económico evidente en la campaña de vacunación. Obtiene enormes beneficios de la vacunación generalizada.

¿Y el Estado? En la crisis del covid-19, los políticos han amplificado sistemáticamente el miedo y la histeria. Esto no es casual y no sorprende, ya que el Estado construye su razón de ser con el argumento de que protege a la población de los peligros internos y externos. El Estado se construye sobre el miedo. La narrativa es que sin la ayuda del Estado, el ciudadano estaría indefenso ante el hambre, la pobreza, los accidentes, la guerra, el terrorismo, la enfermedad, los desastres naturales y las pandemias. Por lo tanto, al Estado le interesa infundir miedo a los posibles peligros, que luego pretende resolver, ampliando su poder en el proceso. Un ejemplo relativamente reciente es la restricción de las libertades civiles en Estados Unidos en respuesta a la amenaza del terrorismo tras los atentados del 11-S y la segunda guerra de Irak. Del mismo modo, a los gobiernos les interesaba infundir miedo a propósito y presentar el covid-19 como un virus asesino único para ampliar el poder del Estado hasta un punto desconocido en tiempos de paz a costa de los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Cuando comenzó la crisis del coronavirus y no se sabía mucho sobre el peligro potencial del virus, los políticos se enfrentaron a una recompensa asimétrica. Si los políticos subestiman un peligro y no reaccionan, se les considera responsables de la subestimación. Pierden elecciones y poder. Sobre todo si se les puede culpar de las muertes. Dejando de lado las fotos de entierros masivos, las consecuencias de subestimar el peligro y no actuar son políticamente fatales. En cambio, sobrestimar el peligro y actuar con decisión es políticamente mucho más atractivo.

Si realmente se trata de una amenaza sin precedentes, los políticos son celebrados por sus duras medidas, como los confinamientos. Y los políticos siempre pueden argumentar que, sin su actuación decisiva, sí que habría habido una catástrofe. Si finalmente las medidas resultan haber sido exageradas porque el peligro no era tan grande después de todo, las posibles consecuencias negativas de las medidas no se asocian tan directamente con los políticos como las fotos de los entierros masivos, porque estas consecuencias son más indirectas y a largo plazo. Los costes sanitarios indirectos y a largo plazo de los confinamientos incluyen suicidios, depresión, alcoholismo, enfermedades relacionadas con el estrés, muertes más tempranas por la cancelación de cirugías y revisiones, y un nivel de vida generalmente más bajo. Sin embargo, estos costes no están directamente asociados a las intervenciones drásticas y se achacan a la política. Muchas de estas consecuencias se producirán después de las próximas elecciones o incluso más tarde y no son visibles. Por ejemplo, no podemos observar en qué medida un mayor nivel de vida habría aumentado la esperanza de vida. Y si alguien muere dentro de seis años a causa del alcoholismo o de la depresión desarrollada a raíz de los confinamientos, la mayoría de la gente probablemente no responsabilizará a los políticos de los confinamientos, y si lo hace, estos políticos posiblemente ya estarán fuera de su cargo. Por lo tanto, a los políticos les interesa sobreestimar una amenaza y reaccionar de forma exagerada.

Para justificar y defender las duras medidas como los confinamientos que tanto atraen a los políticos, es necesario avivar el miedo. Cuando los políticos avivaron el miedo y la histeria durante la crisis de los 19 años, aplicando medidas muy restrictivas como los confinamientos, el daño a la economía y al tejido social fue inmenso. Sin embargo, una sociedad no puede estar encerrada para siempre, ya que los costes siguen aumentando. En algún momento, debe salir del bloqueo y volver a cierta normalidad. Sin embargo, ¿cómo se puede, al mismo tiempo, avivar el miedo a la amenaza de un virus asesino y volver a la normalidad?

La salida es la vacunación. Con la campaña de vacunación el Estado puede escenificarse como el salvador del gran peligro. El Estado organiza la vacunación para sus ciudadanos y da las vacunas a los ciudadanos de forma «gratuita». Sin este «rescate de la vacunación» y en un confinamiento permanente, las consecuencias económicas y sociales negativas de las restricciones a los derechos civiles serían tan grandes que el resentimiento de la población seguiría creciendo y, en última instancia, los disturbios amenazarían. Así que, tarde o temprano, hay que poner fin al bloqueo. Sin embargo, si las autoridades estatales se retractaran de los confinamientos y las restricciones sin dar más explicaciones y dieran a entender que el peligro no era tan grande después de todo y que las restricciones eran una exageración y un error, perderían mucho apoyo y confianza entre la población. En consecuencia, desde la perspectiva gubernamental, se necesita un «escenario de salida» bueno y que salve la cara de las restricciones más severas, y la campaña de vacunación lo proporciona.

A través de la vacunación proporcionada por el Estado, éste puede seguir aferrándose a la narrativa de la gran amenaza y seguir saliendo del bloqueo. Al mismo tiempo, puede hacerse pasar por un salvador que está logrando algo más de normalidad gracias a la vacunación. Para ello, es necesario que la mayor parte posible de la población también se vacune, porque si sólo se vacuna una fracción de la población, la campaña de vacunación no puede venderse como un paso necesario hacia la apertura. Por lo tanto, al Estado le interesa que se vacune una parte importante de la población.

Si esta estrategia funciona, el Estado habrá sentado un precedente, habrá ampliado su poder y también habrá hecho más dependientes a los ciudadanos. Los ciudadanos creerán que el Estado les ha rescatado de un apuro mortal y que necesitarán su ayuda en el futuro. A cambio,

estarán dispuestos a renunciar a algunas de sus libertades de forma permanente. El anuncio de que es necesario un refuerzo de vacunación anual organizado por el Estado perpetuará la dependencia de los ciudadanos.

Los medios de comunicación se han alineado y apoyan activamente la narrativa de la vacunación. El Estado y los medios de comunicación están estrechamente vinculados. La elaboración por parte de los principales medios de comunicación y la orientación a la población tienen una larga tradición. Ya en 1928 Edward Bernays abogó por la manipulación inteligente de las masas en su clásico libro PropagandaEn los estados modernos, los medios de comunicación ayudan a construir la aprobación popular de las medidas políticas, como en el caso del covid-19.

El apoyo de los medios de comunicación al Estado se debe a varias razones. Algunos medios son propiedad directa del Estado, otros están muy regulados o requieren licencias estatales. Además, las empresas de medios de comunicación cuentan con personal procedente de instituciones educativas estatales. Además, especialmente en tiempos de crisis, una buena conexión con el gobierno ofrece ventajas y un acceso privilegiado a la información. La disposición a transmitir la narrativa del miedo del Estado también proviene del hecho de que las noticias negativas y la exageración de los peligros llaman la atención.

En la crisis del coronavirus, la cobertura mediática unilateral que proliferó a través de las redes sociales y silenció las voces críticas contribuyó al miedo y al pánico y creó un gran estrés psicológico entre la población. Sin embargo, no sólo las noticias negativas son atractivas para los medios de comunicación; la narrativa del Estado que rescata a la población de una gran crisis también se vende bien. Así, la narrativa de la vacunación juega a favor de los medios de comunicación.

Además de los Estados nacionales, los medios de comunicación y las empresas farmacéuticas, las organizaciones supranacionales también tienen interés en garantizar la vacunación de la población mundial. Las organizaciones supranacionales persiguen activamente una agenda en la que las campañas de vacunación mundial desempeñan un papel importante. Entre estas organizaciones se encuentran el Foro Económico Mundial (FEM), las Naciones Unidas (ONU), la UE, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que están estrechamente interconectadas.

Algunas de estas organizaciones se han fijado como objetivo un gran reajuste, o una gran transformación. En los ámbitos de la protección contra las pandemias y el clima, el género, la migración y el sistema financiero, estas organizaciones quieren encontrar respuestas coordinadas en beneficio de todas las personas del mundo. Hacen hincapié en la responsabilidad compartida y la solidaridad global. El control centralizado de la vacunación, el cambio climático y los flujos financieros y migratorios lleva el sello de un nuevo orden mundial. Por ejemplo, el tema de la reunión anual de 2019 del FEM fue «Globalization 4.0: Shaping a New Global Architecture in the Age of the Fourth Industrial Revolution». Otro ejemplo de planificación supranacional es el «Pacto Mundial para la Migración» de la ONU. A nivel nacional, estas ideas radicales cuentan con el apoyo del Consejo Consultivo Alemán sobre el Cambio Global en su documento político Welt im Wandel – Gesellschaftsvertrag für eine Große Transformation (El mundo en transición: contrato social para una gran transformación).

Raymond Unger (2021, pp. 84-89) ve este impulso de planificación supranacional como parte de una guerra cultural prevista por Antonio Gramsci y Herbert Marcuse. Una gestión global de la opinión y la indignación se combina con escenas de miedo y horror, especialmente en los campos del cambio climático y la corona, para establecer un nuevo orden mundial socialista. De hecho, la OMS, el FMI y la ONU están dirigidos por antiguos comunistas. El FEM está financiado por empresas mundiales, entre ellas la industria farmacéutica y las grandes empresas tecnológicas. El FEM, por su parte, financia significativamente la Agenda 2030 de la ONU. La OMS también está significativamente financiada por las empresas farmacéuticas y la Fundación Bill y Melinda Gates, que encabeza las campañas de vacunación mundial. Durante la crisis del covid-19, la industria farmacéutica también ejerció su influencia en la OMS. Y el FMI solo ayudaba a los Estados nacionales si cumplían las recomendaciones de la OMS.

Estas organizaciones supranacionales interconectadas ven en la crisis del covid-19 una oportunidad para avanzar en sus agendas. El documento político de la ONU Shared Responsibility, Global Solidarity: Responding to the Socio-economic Impacts of COVID-19 considera que el covid-19 es un punto de inflexión para la sociedad moderna. La intención es aprovechar la oportunidad y actuar de forma coordinada a nivel mundial. Las principales empresas tecnológicas apoyan estas agendas. También son miembros del FEM y censuran la información desagradable relacionada con el covid-19 en sus plataformas (Twitter, YouTube y Facebook), al igual que los medios de comunicación. Los vídeos críticos con la vacunación se eliminan con especial rapidez en YouTube.

El título del discurso de apertura de la directora del FMI, Kristalina Georgieva, «From Great Lockdown to Great Transformation», también subraya la idea de que las organizaciones supranacionales quieren utilizar la crisis del coronavirus para sus agendas. Klaus Schwab, fundador del FEM, sostiene que la crisis del covid-19 representa una «rara oportunidad» para «sentar nuevas bases para nuestros sistemas económicos y sociales». En COVID-19: The Great Reset, en coautoría con Thierry Malleret, Schwab habla de un momento decisivo y afirma que surgirá un nuevo mundo. Según Schwab, ha llegado el momento de una reforma fundamental del capitalismo.

Por lo tanto, el programa de vacunación coordinado a nivel mundial puede interpretarse como un bloque de construcción en una estrategia supranacional de un gran reajuste. Se están estableciendo estructuras de vacunación global que pueden utilizarse para posteriores campañas de vacunación global. Desde la perspectiva de los defensores de un gran reajuste, la vacunación coordinada globalmente contra el covid-19 subraya la necesidad de estructuras y organizaciones globales que puedan ser utilizadas para otros propósitos globales, como la lucha efectiva contra el «cambio climático» y el impulso de un gran reinicio. En resumen, el Estado, los medios de comunicación, la industria farmacéutica y las organizaciones supranacionales están estrechamente entrelazados y tienen un interés común en la narrativa de la vacunación. Desde esta perspectiva, la creciente presión sobre los que no se vacunan no es sorprendente.

Compartir