Decile “no” a la revolución woke (*)

ENSAYO

Por Bari Weiss

Mucha gente quiere convencerte de que necesitas un doctorado o una licenciatura en Derecho o decenas de horas de tiempo libre para leer densos textos sobre teoría crítica para entender el movimiento woke y su visión del mundo. No es así. Simplemente tienes que creer a tus propios ojos y oídos. 

Permítanme ofrecer un breve resumen de las creencias fundamentales de la Revolución Woke, que están muy claras para cualquiera que esté dispuesto a mirar más allá de los hashtags y la jerga.

Esas creencias comienzan estipulando que las fuerzas de la justicia y el progreso están en guerra contra el atraso y la tiranía. Y que en una guerra, las reglas normales del juego deben ser suspendidas. De hecho, esta ideología sostiene que esas reglas no son sólo obstáculos para la justicia, sino herramientas de opresión. Son las herramientas del amo. Y las herramientas del amo no pueden desmantelar la casa del amo.

Así que las propias herramientas no sólo se sustituyen, sino que se repudian. Y al hacerlo, la persuasión -el propósito de la argumentación- se sustituye por la vergüenza pública. La complejidad moral se sustituye por la certeza moral. Los hechos se sustituyen por los sentimientos.

Las ideas se sustituyen por la identidad. El perdón se sustituye por el castigo. El debate se sustituye por la descalificación. La diversidad se sustituye por la homogeneidad de pensamiento. La inclusión, por la exclusión.

En esta ideología, la palabra es violencia. Pero la violencia, cuando la ejercen las personas adecuadas en pos de una causa justa, no es violencia en absoluto. En esta ideología, intimidar está mal, a menos que se intimide a las personas adecuadas, en cuyo caso está muy, muy bien. En esta ideología, la educación no consiste en enseñar a la gente a pensar, sino en reeducarles en lo que deben pensar. En esta ideología, la necesidad de sentirse seguro está por encima de la necesidad de decir la verdad. 

En esta ideología, si no tuiteas el tuit correcto o compartes el eslogan correcto, toda tu vida puede arruinarse. Sólo hay que preguntar a Tiffany Riley, una directora de escuela de Vermont que fue despedida porque dijo que apoyaba las vidas de los negros pero no a la organización Black Lives Matter.

En esta ideología, el pasado no puede ser entendido en sus propios términos, sino que debe ser juzgado a través de la moral y las costumbres del presente. Por eso se están derribando las estatuas de Grant y Washington. Y es la razón por la que William Peris, profesor de la UCLA y veterano de las Fuerzas Aéreas, fue investigado por leer en voz alta en clase la “Carta desde la cárcel de Birmingham” de Martin Luther King.

En esta ideología, las intenciones no importan. Por eso Emmanuel Cafferty, un trabajador hispano de servicios públicos de San Diego Gas and Electric, fue despedido por hacer lo que alguien dijo que creía que era un gesto de mano de supremacista blanco, cuando en realidad estaba haciendo crujir los nudillos por la ventana de su coche.

En esta ideología, la igualdad de oportunidades se sustituye por la igualdad de resultados como medida de equidad. Si todos no terminan la carrera al mismo tiempo, el recorrido debe haber sido defectuoso. De ahí el argumento para deshacerse del SAT. O las pruebas de admisión en colegios públicos como Stuyvesant en Nueva York o Lowell en San Francisco. 

En esta ideología, son culpables por los pecados de sus padres. En otras palabras: No eres tú. Sólo eres un mero avatar de tu raza o tu religión o tu clase. Por eso se pidió a los alumnos de tercer grado de Cupertino, California, que se calificaran a sí mismos en función de su poder y sus privilegios. En tercer grado.

En este sistema, todos estamos colocados limpiamente en un espectro de “privilegiados” a “oprimidos”. Se nos clasifica en algún lugar de este espectro en diferentes categorías: raza, género, orientación sexual y clase. Luego se nos da una puntuación global, basada en la suma de estas clasificaciones. Tener privilegios significa que tu carácter y tus ideas están contaminados. Por eso, me cuenta un estudiante de secundaria de Nueva York, a los alumnos de su escuela se les dice: “Si eres blanco y hombre, eres el segundo en la fila para hablar”. Esto se considera una redistribución normal y necesaria del poder.

El racismo se ha redefinido. Ya no se trata de la discriminación basada en el color de la piel de alguien. El racismo es cualquier sistema que permite resultados dispares entre grupos raciales. Si hay disparidad, como ha explicado el sumo sacerdote de esta ideología, Ibram X. Kendi, hay racismo. Según esta nueva visión totalizadora, todos somos racistas o antirracistas. Para ser una buena persona y no una mala, hay que ser “antirracista”. No hay neutralidad. No existe el “no racista”. 

Lo más importante: en esta revolución, los escépticos de cualquier parte de esta ideología radical son refundidos como herejes. Aquellos que no acatan todos y cada uno de los aspectos de su credo son empañados como fanáticos, sometidos a boicots y su trabajo a pruebas de fuego políticas. La Ilustración, como ha dicho el crítico Edward Rothstein, ha sido sustituida por el exorcismo. 

Lo que llamamos “cultura de la cancelación” es en realidad el sistema de justicia de esta revolución. Y el objetivo de las cancelaciones no es simplemente castigar a la persona cancelada. El objetivo es enviar un mensaje a todos los demás: si te pasas de la raya, eres el siguiente. 

Y ha funcionado. Un reciente estudio del CATO reveló que el 62% de los estadounidenses tiene miedo de expresar sus verdaderas opiniones. Casi una cuarta parte de los académicos estadounidenses respalda que se expulse a un colega por tener una opinión equivocada sobre temas candentes como la inmigración o las diferencias de género. Y casi el 70% de los estudiantes está a favor de denunciar a los profesores si éstos dicen algo que los alumnos consideran ofensivo, según una encuesta del Instituto Challey para la Innovación Global.

¿Por qué tantos, especialmente tantos jóvenes, se sienten atraídos por esta ideología? No es porque sean tontos. O porque sean copos de nieve, o lo que sea que la Fox quiera hacer creer. Todo esto ha tenido lugar en un contexto de grandes cambios en la vida estadounidense: el desgarro de nuestro tejido social; la pérdida de la religión y el declive de las organizaciones cívicas; la crisis de los opioides; el colapso de las industrias estadounidenses; el auge de las grandes tecnologías; las sucesivas crisis financieras; un discurso público tóxico; la aplastante deuda estudiantil. Una epidemia de soledad. Una crisis de sentido. Una pandemia de desconfianza. Todo ello con el telón de fondo de la decadencia del sueño americano, que parece un chiste, y de las desigualdades de nuestra meritocracia supuestamente justa y liberal, claramente amañadas a favor de unos y en contra de otros. Y así sucesivamente.

Me convertí porque estaba maduro para ello y vivía en una sociedad en desintegración sedienta de fe“. Así escribía Arthur Koestler en 1949 sobre su historia de amor con el comunismo. Lo mismo podría decirse de esta nueva fe revolucionaria. Y al igual que otras religiones en sus inicios, ésta ha encendido las almas de los verdaderos creyentes, deseosos de quemar cualquier cosa o persona que se interponga en su camino. 

Si alguna vez has intentado construir algo, incluso algo pequeño, sabes lo difícil que es. Se necesita tiempo. Requiere un tremendo esfuerzo. ¿Pero derribar cosas? Eso es un trabajo rápido.

La Revolución del Despertar ha sido excepcionalmente eficaz. Ha capturado con éxito las instituciones más importantes de la vida americana: nuestros periódicos. Nuestras revistas. Nuestros estudios de Hollywood. Nuestras editoriales. Muchas de nuestras empresas tecnológicas. Y, cada vez más, la América corporativa. 

Al igual que en China bajo el Presidente Mao, las semillas de nuestra propia revolución cultural pueden rastrearse hasta la academia, la primera de nuestras instituciones en ser quebrada por ella. Y nuestras escuelas -públicas, privadas y parroquiales- son cada vez más el campo de reclutamiento de este ejército ideológico. 

Vale la pena contar algunas historias:

David Peterson es profesor de arte en el Skidmore College del norte de Nueva York. Fue acusado en el febril verano de 2020 de “participar en una conducta de odio que amenaza a los estudiantes negros de Skidmore“.

¿Cuál era esa conducta de odio? David y su esposa, Andrea, fueron a ver una manifestación a favor de los policías. “Teniendo en cuenta los dolorosos acontecimientos que siguen desarrollándose en todo el país, supongo que nos sentimos obligados a ver de primera mano cómo se desarrollaba todo esto en nuestra propia comunidad“, dijo al periódico estudiantil de Skidmore. David y su esposa permanecieron durante 20 minutos al margen del evento. No sostuvieron carteles ni participaron en los cánticos. Se limitaron a observar. Luego se fueron a cenar.

Por el delito de escuchar, la clase de David Peterson fue boicoteada. Un cartel apareció en la puerta de su aula: “STOP. Al entrar en esta clase estás cruzando un piquete de todo el campus y rompiendo el boicot contra el profesor David Peterson. Este no es un entorno seguro para los estudiantes marginados“. A continuación, la universidad le abrió una investigación sobre acusaciones de parcialidad en el aula.

Al otro lado del país de Skidmore, en la Universidad del Sur de California, un hombre llamado Greg Patton es profesor de comunicación empresarial. En 2020, Patton impartía una clase sobre “palabras de relleno” -como “um” y “como”, etc.- para su curso de maestría sobre comunicación para la gestión. Resulta que la palabra china para “like” suena como la palabra “n”. Los estudiantes escribieron al personal y a la administración de la escuela acusando a su profesor de “negligencia y desconsideración”. Y añadían: “Estamos obligados a luchar con nuestra existencia en la sociedad, en el lugar de trabajo y en Estados Unidos. No se nos debería hacer luchar por nuestro sentido de paz y bienestar mental” en la escuela.

En un mundo normal, basado en la realidad, sólo hay una respuesta a tal afirmación: has oído mal. Pero esa no fue la respuesta. Esta fue: “Es sencillamente inaceptable que el profesorado utilice en clase palabras que puedan marginar, herir y perjudicar la seguridad

psicológica de nuestros estudiantes“, escribió el decano, Geoffrey Garrett. “Comprensiblemente, esto causó gran dolor y disgusto entre los estudiantes, y por ello lo lamento profundamente“. 

Esta podredumbre no se ha limitado a la enseñanza superior. En una formación obligatoria a principios de este año en el Distrito Escolar Unificado de San Diego, Bettina Love, una profesora de educación que cree que los niños aprenden mejor de los profesores de su misma raza, acusó a los profesores blancos de “asesinar espiritualmente a los niños negros y mestizos” y les instó a someterse a una “terapia antirracista para educadores blancos“. 

Las escuelas públicas de San Francisco no consiguieron abrir sus centros durante la pandemia, pero la junta decidió cambiar el nombre de 44 escuelas -entre ellas las que llevaban el nombre de George Washington y John Muir- antes de suspender el plan. Mientras tanto, uno de los miembros de la junta declaró que el mérito era “racista” y “trumpiano“. 

El Departamento de Educación del estado envió recientemente a los profesores de Oregón un programa educativo para profesores de sexto a octavo grado llamado “un camino hacia la enseñanza equitativa de las matemáticas“, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates. La literatura del programa informa a los profesores de que la supremacía blanca se manifiesta en la enseñanza de las matemáticas cuando “el rigor se expresa sólo en la dificultad” y “los problemas de palabras artificiales se valoran por encima de las matemáticas de las experiencias vividas por los estudiantes.”

Una educación seria es el antídoto contra esa ignorancia. Frederick Douglass dijo: “La educación significa emancipación. Significa luz y libertad. Significa la elevación del alma del hombre hacia la gloriosa luz de la verdad, la única luz por la que los hombres pueden ser libres“. Palabras elevadas que parecen un informe de una galaxia lejana. La educación es cada vez más el lugar donde el debate, la disidencia y el descubrimiento van a morir.

También es muy mala para los niños.  Para los considerados “privilegiados”, crea un entorno hostil en el que los niños se sienten demasiado intimidados para participar. Para los considerados “oprimidos”, inculca una visión extraordinariamente pesimista del mundo, en la que los alumnos son entrenados para percibir la malicia y la intolerancia en todo lo que ven. Se les niega la dignidad de la igualdad de normas y expectativas. Se les niega la creencia en su propia capacidad de acción y de éxito. Como dijo Zaid Jilani “No se puede tener poder sin responsabilidad. Negar a las minorías la responsabilidad de sus propias acciones, tanto buenas como malas, sólo nos negará el poder que justamente merecemos“.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Hay muchos factores relevantes para la respuesta: la decadencia institucional; la revolución tecnológica y los monopolios que creó; la arrogancia de nuestras élites; la pobreza; la muerte de la confianza. Y todos ellos deben ser examinados, porque sin ellos no tendríamos ni la extrema derecha ni los revolucionarios culturales que ahora claman a las puertas de Estados Unidos. 

Pero hay una palabra en la que debemos detenernos, porque cada momento de la victoria radical giró en torno a ella. La palabra es cobardía.

La revolución se ha encontrado con una resistencia casi nula por parte de aquellos que tienen el título de CEO o líder o presidente o director delante de sus nombres. La negativa de los adultos en la sala a decir la verdad, su negativa a decir no a los esfuerzos para socavar la misión de sus instituciones, su miedo a ser llamado un mal nombre y ese miedo superando su responsabilidad, así es como hemos llegado aquí.

Allan Bloom tenía en mente a los radicales de la década de 1960 cuando escribió que “unos cuantos estudiantes descubrieron que los pomposos profesores que les catequizaban sobre la libertad académica podían, con un pequeño empujón, convertirse en osos bailarines“. Ahora, medio siglo después, esos osos bailarines ocupan cátedras con nombre en todas las instituciones importantes de élite y con sentido común del país. 

Como dijo Douglas Murray: “El problema no es que se seleccione a la víctima del sacrificio. El problema es que a las personas que destruyen su reputación se les permite hacerlo con la complicidad, el silencio y el escurrimiento de todos los demás“.

Cada uno seguramente pensó: ¡Estos manifestantes tienen algún mérito! ¡Esta institución, esta universidad, esta escuela, no ha estado a la altura de todos sus principios en todo momento! ¡Hemos sido racistas! ¡Hemos sido sexistas! ¡No siempre hemos sido ilustrados! Cederé un poco y encontraremos una manera de comprometernos. Esto resultó ser tan ingenuo como Robespierre pensando que podría evitar la guillotina. 

Piensa en cada una de las anécdotas que he compartido aquí y en todas las demás que ya conoces. Lo único que tenía que cambiar para que toda la historia resultara diferente era que el responsable, la persona encargada de ser el administrador del periódico o de la revista o de la universidad o del distrito escolar o del instituto privado o de la guardería, dijera: No.

Si la cobardía es lo que ha permitido todo esto, la fuerza que detiene esta revolución cultural también se puede resumir con una palabra: coraje. Y el coraje a menudo viene de gente inesperada.

Pensemos en Maud Maron. Maron es una liberal de toda la vida que siempre ha caminado por el centro del camino. Fue escolta de Planned Parenthood; asistente de investigación en la facultad de Derecho de Kathleen Cleaver, la antigua Pantera Negra; y observadora de encuestas para John Kerry en Pensilvania durante las elecciones presidenciales de 2004. En 2016, fue colaboradora habitual de la campaña de Bernie Sanders.

Maron dedicó su carrera a la Asistencia Jurídica: “Para mí, ser defensora pública es más que un trabajo“, me dijo. “Es lo que soy“.

Pero las cosas dieron un giro cuando, este año pasado, Maron habló apasionada y públicamente sobre el antiliberalismo que se ha apoderado de las escuelas públicas de Nueva York a las que asisten sus cuatro hijos. 

Soy muy abierta sobre lo que defiendo“, me dijo. “Estoy a favor de la integración. Estoy a favor de la diversidad. Y también rechazo la narrativa de que los padres blancos son los culpables de los fracasos de nuestro sistema escolar. Me opongo a la propuesta del alcalde de eliminar las pruebas de admisión especializadas en escuelas como Stuyvesant. Y creo que el esencialismo racial es racista y no debería enseñarse en la escuela“.

Lo que siguió a este aparente delito de pensamiento fue una caza de brujas del siglo XXI. Maron fue calumniada públicamente por sus colegas. La llamaron “racista, y abiertamente“. Dijeron: “Nos avergüenza que trabaje para la Sociedad de Ayuda Legal“. 

La mayoría de la gente se habría marchado y habría encontrado tranquilamente un nuevo trabajo. Pero no Maud Maron. Este verano, presentó una demanda contra la organización, alegando que fue obligada a abandonar Legal Aid por sus opiniones políticas y su raza, lo que supone una violación del Título VII de la Ley de Derechos Civiles. 

La razón por la que me persiguieron es que tengo un punto de vista diferente“, dijo. “Estos ideólogos han intentado arruinar mi nombre y mi carrera, y van a por otras buenas personas. No hay suficientes personas que se levanten y digan: Está totalmente mal hacer esto a una persona. Y esto no va a parar a menos que la gente se enfrente a ello“.

Eso es valor.

Coraje también es Paul Rossi, el profesor de matemáticas del instituto Grace Church de Nueva York que planteó cuestiones sobre esta ideología en una reunión obligatoria de Zoom para estudiantes y profesores de raza blanca. Pocos días después, todos los consejeros del centro tuvieron que leer en voz alta una reprimenda pública de su conducta a todos los alumnos del centro. Poco dispuesto a renegar de sus creencias, Rossi dio el pistoletazo de salida: “Sé que al unir mi nombre a esto estoy arriesgando no sólo mi trabajo actual sino mi carrera como educador, ya que la mayoría de las escuelas, tanto públicas como privadas, son ahora cautivas de esta ideología retrógrada. Pero al ser testigo del impacto dañino que tiene en los niños, no puedo quedarme callado“. Eso es coraje. 

Coraje es Xi Van Fleet, una madre de Virginia que tuvo que aguantar la Revolución Cultural de Mao cuando era niña, y que se dirigió al Consejo Escolar del Condado de Loudoun en una reunión pública en junio. “Estáis formando a nuestros hijos para que aborrezcan nuestro país y nuestra historia“, dijo ante el consejo escolar. “Al haber crecido en la China de Mao, todo esto me resulta muy familiar…. La única diferencia es que ellos utilizaron la clase en lugar de la raza“.

Gordon Klein, profesor de la UCLA, presentó recientemente una demanda contra su propia universidad. ¿Por qué? Un estudiante le pidió que calificara a los alumnos negros con “mayor indulgencia“. Él se negó, dado que esa preferencia racial violaría las políticas antidiscriminatorias de la UCLA (y quizá incluso la ley). Pero los responsables de la Escuela Anderson de la UCLA le denunciaron por discriminación racial. Lo denunciaron, le prohibieron la entrada al campus, nombraron un monitor para que revisara sus correos electrónicos y lo suspendieron. Al final fue readmitido -porque no había hecho absolutamente nada malo-, pero no antes de que su reputación y su carrera quedaran gravemente dañadas. “No quiero ver la vida de nadie más destruida como intentaron hacer conmigo“, me dijo Klein. “Pocos tienen la fortaleza interna para luchar contra la cultura de la cancelación. Yo sí la tengo. Se trata de enviar un mensaje a todos los tiranos mezquinos que hay“.

La valentía es también Peter Boghossian. Recientemente renunció a su puesto en la Universidad Estatal de Portland, escribiendo en una carta a su rector: “La universidad transformó un bastión de la libre investigación en una fábrica de justicia social cuyos únicos insumos eran la raza, el género y el victimismo y cuyo único resultado era la queja y la división…. Me siento moralmente obligado a tomar esta decisión. Durante diez años, he enseñado a mis alumnos la importancia de vivir según sus principios. Uno de los míos es defender nuestro sistema de educación liberal ante quienes pretenden destruirlo. ¿Quién sería yo si no lo hiciera?“.

¿Quién sería yo si no lo hiciera?


Publicado originalmente aquí

(*) Significa despierto, o a veces iluminado. Refiere a un grupo ideologizado del primer mundo, especialmente de EEUU: gente mayormente de alto nivel de estudios y en general, también, de alto poder adquisitivo, que adhiere acríticamente a toda la agenda globalista: pro cambio climático, pro políticas divisivas y autoritarias en materia de raza, género y otras similares, pro aborto, pro covid, etc. 

Compartir