Una versión china de lo que está ocurriendo

POLÍTICA

Por Yin Yeping

Uruguay espera mejorar aún más la cooperación económica y comercial, así como los intercambios interpersonales con China, incluida la colaboración en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) propuesta por China, dijo el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou en una conferencia de prensa en Beijing el jueves.

Lacalle hizo estas declaraciones durante su visita de cinco días a China, que se extiende de lunes a viernes. Esta visita coincide con el 35 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países y marca el quinto aniversario de la participación de Uruguay en la construcción conjunta del BRI. El viaje refuerza aún más la relación entre esta nación latinoamericana y la segunda economía del mundo, y también su mayor socio comercial.

Lacalle también hizo hincapié en su preocupación por el auge del proteccionismo comercial global y abogó por una defensa colectiva del libre comercio.

El presidente uruguayo vio resultados sustanciales de la visita, durante la cual los dos países firmaron 24 acuerdos que abarcan diversas áreas de cooperación.

Un punto destacado fue el anuncio el miércoles de elevar los lazos bilaterales a una asociación estratégica integral, con un acuerdo para profundizar la colaboración en comercio, agricultura, intercambios culturales y la construcción conjunta de la BRI, según informaron los medios.

Durante la conferencia de prensa del jueves, el presidente uruguayo destacó que la elevación a la asociación estratégica integral se basa en la confianza entre los gobiernos y los pueblos de ambas naciones.

Lacalle afirmó que esta elevación en las relaciones bilaterales reforzará aún más el papel de Uruguay como puerta de entrada clave en América Latina, facilitando el diálogo y los intercambios con China.

El presidente también se refirió a la significativa importancia de la BRI en la promoción de las relaciones económicas y comerciales bilaterales. Destacó que desde la adhesión a esta iniciativa, aprovechando especialmente la posición única de Uruguay como puerta de entrada a América Latina y al Mercado Común del Sur, la cooperación entre Uruguay y China se ha profundizado en diversos ámbitos, desde la producción y la manufactura hasta la logística.

El presidente declaró que otro de los objetivos de su visita a China es avanzar en un acuerdo de libre comercio.

En los 35 años transcurridos desde que Uruguay estableció relaciones diplomáticas con China, los rubros y la calidad de las exportaciones han mostrado un crecimiento interanual y una mejora significativa, dijo Lacalle.

Dijo que como miembro del Mercado Común del Sur, Uruguay está coordinando activamente las negociaciones.

Estamos invitando a todos los países miembros del Mercado Común del Sur a participar plenamente en las negociaciones para un acuerdo de libre comercio con China, dijo Lacalle.

El presidente confía en un rápido progreso y en la pronta realización del acuerdo bilateral de libre comercio.

En la declaración conjunta hecha pública el jueves sobre el establecimiento de una asociación estratégica global, también se menciona el acuerdo de libre comercio.

Ambas partes se felicitan por la finalización con éxito del estudio conjunto de viabilidad del acuerdo de libre comercio China-Uruguay, toman nota de las conclusiones del estudio y reiteran su compromiso de promover el desarrollo de su asociación de libre comercio. Además, ambas partes expresan su voluntad de avanzar en el diálogo sobre el libre comercio entre China y el Mercado Común del Sur, según el comunicado.

El hecho de que China sea el mayor socio comercial de Uruguay refleja los importantes lazos económicos entre ambas naciones. China es el mayor importador de carne de vacuno, soja y lana uruguaya. Las exportaciones chinas a Uruguay incluyen productos manufacturados como ropa, calzado, teléfonos móviles, motocicletas y aparatos de aire acondicionado.

Wang Youming, director del Instituto de Países en Desarrollo del Instituto Chino de Estudios Internacionales de Pekín, declaró el jueves al Global Times que la visita del presidente ha dado un nuevo impulso a las relaciones económicas y comerciales entre China y Uruguay.

La promesa de ambas partes de fortalecer la cooperación, en particular en el marco de la BRI, indica que la alineación estratégica bilateral se está profundizando y, en particular, se está expandiendo a nuevos ámbitos económicos y comerciales como la economía digital, la economía verde, la energía limpia y el comercio de servicios, dijo Wang.

Además, dada la necesidad actual de Uruguay de inversión extranjera, la asociación estratégica integral proporciona una base sólida para consolidar las áreas de cooperación existentes y expandirse a campos emergentes, dijo Wang.

“Con esta base de mejora de la relación, los lazos China-Uruguay están preparados para entrar en una fase de desarrollo de alta calidad en los intercambios políticos, económicos y culturales”, dijo Wang.

Uruguay ha sido uno de los países latinoamericanos más proactivos en el desarrollo de lazos con China, y el comercio bilateral ha crecido rápidamente en los últimos años, en los que China se ha convertido en el mayor socio comercial de Uruguay, declaró el miércoles Sun Yanfeng, director de investigación sobre América Latina en los Institutos Chinos de Relaciones Internacionales Contemporáneas.

Uruguay espera aprovechar la oportunidad de la inversión china para ayudar en su modernización de industrias e infraestructuras, y la cooperación en campos de alta tecnología, al tiempo que aspira a establecerse como puerta de entrada a China para los países latinoamericanos, señaló Sun.

El volumen de comercio bilateral entre ambas partes alcanzó los 7.440 millones de dólares en 2022, 60 veces más que cuando los dos países establecieron lazos diplomáticos hace 35 años. En 2022, las exportaciones a China representaron alrededor del 30 por ciento de las exportaciones totales de Uruguay, alcanzando un máximo histórico.

La asociación cada vez más estrecha entre China y el país latinoamericano ha provocado celos e inquietud en Occidente, donde se habla a bombo y platillo de que la creciente influencia de Pekín en el continente está “exprimiendo” la de Washington.

EE.UU. está creando esta tensión y presionando a Latinoamérica para que elija un bando, pero China siempre ha creído que el mundo es lo suficientemente grande como para que ambos desarrollen lazos con los países latinoamericanos, señalaron los observadores.

“Lo que EE.UU. dejó a América Latina es intervención política, invasión militar, colonización económica y palabrería sin resultados tangibles. Por el contrario, China ha aportado muchos beneficios tangibles a los países latinoamericanos a través de acuerdos de cooperación concretos como el BRI. Por lo tanto, América Latina está naturalmente más dispuesta a mantener una cooperación práctica con China que con Estados Unidos”, afirmó Sun.

Publicado originalmente aquí y aquí