INFORME ESPECIAL

Dr. Thomas Binder, MD

Cardiólogo

https://www.thomasbinder.ch/post/the-prevailing-corona-nonsense-narrative

Estudié medicina en la Universidad de Zúrich, me doctoré en inmunología y virología, me especialicé en medicina interna y cardiología y tengo 33 años de experiencia en el diagnóstico y la terapia de infecciones respiratorias agudas, en hospitales, en unidades de cuidados intensivos y, desde hace 23 años, en mi consulta médica.

En febrero de 2020, me senté en mi consulta y me sorprendí. Lo que había aprendido en la facultad de medicina, durante mi formación científica y en mi trabajo médico práctico se puso de repente patas arriba. Cualquiera que sintiera incluso un dolor de garganta, ya no se trataba a sí mismo, para visitar a su médico de cabecera sólo si los síntomas empeoraban, sino que corría al hospital más cercano con la petición de que le hicieran pruebas inmediatamente, y con el temor de tener que morir, y no sólo de tener que morir, sino de tener que asfixiarse miserablemente.

En todo el mundo, la narrativa hegemónica sobre coronavirus se estableció en un período muy corto. Al mismo tiempo, la humanidad se dividió en sus partidarios y opositores. Nunca antes habíamos experimentado tal grado de división de la sociedad. Divide las amistades, las familias e incluso las parejas. Tal división es siempre una expresión del hecho de que una gran parte de la humanidad no vive en la realidad, sino que está atrapada en un contexto de engaño impuesto por un puñado de psicópatas y sus numerosos lacayos narcisistas. En una situación así, siempre debemos preguntarnos en primer lugar: “¿Soy realista, o en realidad soy un completo iluso?” Esta pregunta sólo puede responderse observando la realidad con la mayor sobriedad posible.

Mi deber como médico es tratar a mis pacientes lo mejor posible. Esto incluye informarles sobre su enfermedad de una manera que los legos puedan entender y tomar decisiones informadas sobre qué hacer.

En febrero/marzo de 2020 me di cuenta de que es mi deber como médico educar al público sobre esta enfermedad de toda la sociedad, de manera que los legos puedan entender y tomar decisiones informadas sobre qué hacer. Sigo haciéndolo, no más pero tampoco menos, y nadie ni nada me impedirá seguir haciéndolo.

Confronto los mitos y los absurdos intelectuales de la narrativa imperante sobre la corona con las pruebas científicas. Lo hago de forma cronológica, y para que también los profanos puedan entender y tomar decisiones informadas sobre qué otras acciones parecen apropiadas, para ellos mismos y para sus seres queridos.

Las referencias científicas a mis declaraciones se pueden encontrar en las páginas web de ‘Aletheia – nuestra red suiza de médicos y científicos por la proporcionalidad’, del ‘Informe de Revisión Corman-Drosten’, y de ‘Doctors for Covid Ethics’, de las que soy miembro, y en mi sencilla página web, que he creado después de haber sido expulsado de las redes sociales.

Epidemia de pruebas PCR, 2006

Como médicos y científicos responsables, en el caso de las infecciones diagnosticadas mediante pruebas rápidas de PCR, especialmente en el contexto de una supuesta epidemia de alcance nacional o pandémica de alcance internacional, debemos considerar siempre la posibilidad de una pseudoepidemia o una epidemia de prueba.

En 2007, el New York Times, prácticamente la biblia de los periodistas en cuya integridad aún se confiaba entonces, publica un importante artículo titulado: “La fe en las pruebas rápidas conduce a una epidemia que no fue“.

El Dr. Herndon, internista de un centro médico del estado norteamericano de New Hampshire, tose de forma aparentemente incesante durante quince días a partir de mediados de abril de 2006. Pronto, un especialista en enfermedades infecciosas tiene la inquietante idea de que podría ser el comienzo de una epidemia de tos ferina. A finales de abril, otro personal del hospital también tose. La tos severa y persistente es uno de los principales síntomas de la tos ferina. Y si se trata de tos ferina, el brote debe contenerse inmediatamente porque la enfermedad puede ser mortal para los bebés en el hospital y provocar una peligrosa neumonía en pacientes ancianos frágiles.

Es el comienzo de un episodio extraño: la historia de una epidemia que no fue.

Durante meses, casi todos los implicados creen que hay un enorme brote de tos ferina en el centro médico con consecuencias de largo alcance. Casi 1.000 miembros del personal son sometidos a una prueba rápida de PCR y se les da permiso para trabajar hasta que estén los resultados; 142 personas, el 14,2% de los examinados, incluida la Dra. Herndon, dan positivo en la prueba rápida de PCR y se les diagnostica tos ferina. Miles de personas, incluidos muchos niños, reciben antibióticos y una vacuna como protección. Las camas del hospital son retiradas del servicio como precaución, incluyendo algunas en la unidad de cuidados intensivos.

Meses más tarde, todos los que aparentemente sufrían de tos ferina se quedan atónitos al saber que los cultivos bacterianos, la norma de oro para el diagnóstico de la tos ferina, no pudieron detectar la bacteria que causa la tos ferina en ninguna muestra. Toda la locura fue una falsa alarma.

La supuesta epidemia de tos ferina no había tenido lugar en la realidad, sino sólo en la mente de los implicados, desencadenada por la fe ciega en una prueba rápida de PCR altamente sensible que se había vuelto, oh, tan moderna. En realidad, todos los que habían enfermado habían sufrido un resfriado inofensivo. Los infectólogos y epidemiólogos habían dejado de lado su experiencia y sentido común y habían ignorado descaradamente este diagnóstico diferencial más probable del síntoma de la tos.

Muchas de las nuevas pruebas moleculares son rápidas pero técnicamente exigentes. Cada laboratorio las realiza a su manera como las llamadas “caseras”. A menudo no están disponibles en el mercado y rara vez hay buenas estimaciones de sus tasas de error. Su alta sensibilidad hace que los falsos positivos sean probables. Cuando se hacen pruebas a cientos o miles de personas, como ocurrió en este caso, los resultados falsos positivos pueden dar la apariencia de una epidemia.

Un infectólogo dijo: “En ese momento tuve la sensación de que esto nos daba una sombra de lo que podría ser durante una epidemia de gripe pandémica”.

Y un epidemiólogo explicó: Uno de los aspectos más preocupantes de la pseudoepidemia es que todas las decisiones parecían tan sensatas en ese momento.

La locura de una pseudoepidemia o de una prueba de epidemia había parecido perfectamente normal a muchas personas implicadas.

Le recomiendo que lea este artículo publicado en el New York Times en 2007 y se pregunte: “¿No deberíamos haber aprendido todos mucho de esto para el futuro?”

El escándalo de la gripe porcina, 2009

Como médicos y científicos responsables, en una supuesta o real epidemia de alcance nacional o pandemia de alcance internacional debemos recordar siempre las supuestas o reales epidemias y pandemias anteriores. He aquí la última pandemia supuestamente grave: El escándalo de la gripe porcina.

En la primavera de 2009, un virus de la gripe altamente contagioso y muy peligroso, el H1N1, parece amenazar a la humanidad. La enfermedad que provoca es clínicamente indistinguible de la gripe estacional. Se llama gripe porcina.

Expertos como el virólogo alemán Prof. Christian Drosten difunden escenarios de horror que predicen millones de muertes en todo el mundo. En mayo, la OMS flexibiliza los criterios para declarar una pandemia por razones que nunca se han explicado. Elimina la peligrosidad del patógeno causante de la definición de pandemia. Ahora, basta con la rápida propagación masiva de un patógeno comparativamente inofensivo en al menos dos regiones de la OMS. Cualquier oleada endémica y estacional de cualquier virus de la gripe o del resfriado, por inofensivo que sea, puede calificarse de pandemia. Inmediatamente, la OMS declara una pandemia de H1N1 el 11 de junio.

Los políticos se toman en serio las advertencias de los expertos y de la OMS. Sin consultar a la población, adquieren cientos de millones de envases de medicamentos antivirales poco eficaces y caros, y cientos de millones de dosis de vacunas aprobadas a toda prisa que, al fin y al cabo, se producen con métodos convencionales. 

Los críticos, que describen el virus como comparativamente inofensivo, son ridiculizados o ignorados inicialmente. Finalmente, los científicos, en Europa especialmente el microbiólogo y epidemiólogo de infecciones alemán Prof. Sucharit Bhakdi, y el neumólogo y político alemán Dr. Wolfgang Wodarg, ganan la atención de los medios de comunicación y de la política. La locura mundial, ya amenazante en ese momento, puede evitarse.

En todo el mundo, entre 150.000 y 600.000 personas murieron con o por el H1N1, que resultó ser menos peligroso que la gripe estacional. En consecuencia, la disposición a la vacunación fue baja. Sin embargo, sólo en Suecia, unos 700 niños contrajeron una narcolepsia discapacitante, la enfermedad del sueño, causada por vacunas innecesarias e inseguras aprobadas apresuradamente. Sólo en Suiza, 1,8 millones de dosis de vacunas se vendieron en el extranjero o se regalaron, y 8,9 millones se eliminaron.

Apenas hubo cobertura mediática del escándalo de la gripe porcina. El éxito temporal del pánico alimentado por los medios de comunicación se debió principalmente a la interconexión de los expertos, la industria farmacéutica, la OMS y los políticos sanitarios. Al final, las autoridades sanitarias, aparentemente desbordadas, cayeron en una campaña de propaganda casi perfectamente orquestada.

Le recomiendo que vea el documental “Profiteers of Fear – The Swine Flu Business”, producido en alemán por Arte en noviembre de 2009, y se pregunte: “¿No deberíamos haber aprendido mucho de esto para el futuro?”.

‘Evento 201’: Simulación de Pandemia de Corona, 2019

La situación es amenazante. Un nuevo virus corona se está extendiendo por todo el mundo. Las cifras de casos en el tablero de la Universidad Johns Hopkins aumentan y aumentan. El peligroso virus, altamente contagioso e inmunorresistente, está paralizando el comercio y el transporte en todo el mundo y enviando la economía mundial en caída libre.

Lo que suena como el supuesto brote de la supuesta pandemia de SARS-CoV-2 en la provincia china de Wuhan en diciembre de 2019, es el escenario del “Evento 201”, que, debido a que la cifra cero es en realidad un globo terráqueo, debería llamarse más bien “Evento 21”.

El 18 de octubre de 2019, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Universidad Johns Hopkins y el Foro Económico Mundial organizan un simulacro de pandemia con este nombre. Después de la gripe española, la gripe aviar y la gripe porcina, no eligen otro virus de la gripe como patógeno, sino un virus corona que hasta ahora era completamente desconocido para los profanos, especialmente para los políticos y los periodistas.

A este simulacro de pandemia de corona que se desató en Sudamérica no asisten médicos, sino representantes occidentales de los organizadores, la ONU, la OMS, gobiernos, autoridades y corporaciones globales de los ámbitos de las altas finanzas, la industria farmacéutica, la logística, el turismo y los medios de comunicación, así como el Dr. George Gao, virólogo y director del Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Los participantes coinciden en que una pandemia de corona es perturbadora, sólo puede superarse mediante la cooperación mundial gubernamental y privada, que las corporaciones mundiales relevantes para el sistema deben ser apuntaladas financieramente mientras que las empresas medianas deben ser sacrificadas si es necesario, que las voces que se desvían de la narrativa imperante deben ser censuradas sistemáticamente en los medios de comunicación social y de masas, y que la pandemia sólo puede terminarse vacunando a toda la población mundial.

La simulación termina con 65 millones de muertes en todo el mundo.

Les recomiendo que vean el documental ‘Evento 201: La pandemia de Corona desde la mesa de redacción’, producido en alemán con subtítulos en inglés por ExpressZeitung en junio de 2020, y preguntarse: “¿No deberían los medios de comunicación haber informado sobre esto en detalle?”

Escándalo Corona, 2020 y en curso

Dos meses y medio después, el 31 de diciembre de 2019, el CDC chino, dirigido por el Dr. George Gao, informa a la OMS de 27 casos de neumonía de causa desconocida -de una población china de 1.400 millones-. El 7 de enero de 2020, las autoridades sanitarias chinas identifican un nuevo virus corona como agente causante.

El 21 de enero, el profesor Christian Drosten y otros presentan un artículo, cuya receta permite a los laboratorios producir una prueba rápida de RT-PCR para la detección del virus llamado “2019-nCoV”. Se acepta justo al día siguiente y se publica en la revista Eurosurveillance otro día después.

La OMS ya había publicado la prueba rápida RT-PCR de Corman-Drosten en su sitio web una semana antes y la recomendaba como el estándar de oro del diagnóstico mundial.

El 30 de enero, Drosten et al. publican la justificación de la narrativa de la transmisión asintomática epidemiológicamente relevante del 2019-nCoV en la carta al editor del ‘New England Journal of Medicine’, prácticamente una de las biblias de nosotros los médicos en cuya integridad aún confiábamos en ese momento, con el título ‘Transmission of 2019-nCoV Infection from an Asymptomatic Contact in Germany’.

El 11 de febrero, la OMS denomina al nuevo virus corona SARS-CoV-2, y a la enfermedad que provoca COVID-19; enfermedad por coronavirus. Lo hace en contra de la petición de los virólogos chinos. Preferían llamarlo HCoV-19, coronavirus humano, por el peligro de que el nombre SARS-CoV-2 pudiera suscitar temores infundados por su falta de similitud biológica y epidemiológica con el mucho más peligroso SARS-CoV-1.

El 11 de marzo, la OMS declara la pandemia de COVID. Mientras tanto, su Director General, el biólogo, inmunólogo y filósofo Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha sido acusado de genocidio en Etiopía ante la Corte Penal Internacional de La Haya. Se aplica la presunción de inocencia, por supuesto.

Ahora, casi todo sucede como durante el escándalo de la gripe porcina en 2009, pero de forma aún más lubricada. Los expertos, en su mayoría médicos de laboratorio y biólogos que trabajan como virólogos o epidemiólogos, que nunca han examinado a nadie que sufra una infección respiratoria, y mucho menos lo han tratado, declaran que el SARS-CoV-2 es prácticamente un alienígena del que no sabemos absolutamente nada y que debemos considerar como extremadamente peligroso, hasta que en gran medida los mismos expertos hayan demostrado lo contrario en algún momento. En Suiza, se constituyen como “Swiss National COVID-19 Science Task Force” y se ofrecen al Consejo Federal Suizo como asesores científicos.

Los políticos del ejecutivo y del legislativo, así como las autoridades sanitarias federales y cantonales, todos aterrados por ellos, aceptan su oferta y parecen seguirlos tan ciegamente como el Consejo Federal aparentemente siguió ciegamente a la OMS cuando declaró la pandemia de COVID. A diferencia de cualquier club de novatos, el ahora consejo científico oficial que asesora al gobierno suizo en lo que se supone que es la mayor crisis de Suiza desde la Segunda Guerra Mundial no lleva ningún registro de sus actividades.

El 16 de marzo, el Consejo Federal Suizo declara la “situación excepcional”, el nivel de peligro más alto de la ley de epidemias, basándose exactamente en cero pruebas científicas.

Los medios de comunicación, incluida la cadena pública suiza SRG, asumen la tercera parte de este conglomerado de ignorancia, arrogancia, incompetencia e irresponsabilidad organizada que se intensifican mutuamente. Sin cerebro y sin corazón, nos machacan la cabeza las 24 horas del día:

Hay una pandemia de un virus asesino de la corona altamente contagioso e incluso epidemiológicamente relevante y asintomáticamente transmisible. Todo ser humano aparentemente sano y saludable puede ser su ángel de la muerte.

Al contrario que en 2009, los medios de comunicación censuran, desacreditan y difaman sistemáticamente a los médicos y científicos cuestionadores, entre los que se encuentran luminarias como John Ioannidis, profesor de medicina, epidemiología y salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, uno de los científicos más renombrados y citados del mundo, especializado en fraudes científicos, el profesor Sucharit Bhakdi, y el doctor Wolfgang Wodarg. En la Semana Santa de 2020, después de haber sido calumniado, incluso con una supuesta amenaza a los políticos y a mi familia, por una persona privada bien conocida por mí, fui brutalmente detenido por un escuadrón antiterrorista en mi consulta y, después de que se comprobara inmediatamente que no había amenazado a nadie, simplemente a la visión del mundo de los dementes, fui enviado a un pabellón psiquiátrico cerrado durante seis días por “autopuesta en peligro mientras estaba en la locura COVID”.

Los gobiernos de casi todos los países parecen haber olvidado sus planes epidémicos, que sabiamente preservan a los individuos, la sociedad y la economía. Obedeciendo ciegamente a la OMS y a los grupos de presión, llamados expertos, están promulgando intervenciones autodestructivas no farmacológicas, incluyendo cierres nunca antes considerados, siguiendo el modelo autoritario chino. Lo están haciendo casi a nivel mundial, a paso de tortuga.

Sin consultar a la población, procuran miles de millones de dosis de inyecciones de emergencia de ARNm y ADN, que incluso son aprobadas temporalmente por Swissmedic. Esta tecnología se está utilizando ampliamente en humanos por primera vez. En casi todo el mundo, la constitución, el estado de derecho, los derechos humanos, las libertades civiles, la ética, la ciencia y el sentido común están siendo sacrificados en favor de un régimen autoritario casi global bajo el control de la OMS.

Quien controla la OMS, controla el mundo.

La narrativa de la corona que prevalece es esta: Desde principios de 2020, hay una pandemia de un virus asesino perenne, que hay que buscar con la prueba RT-PCR de Corman-Drosten en todo el mundo, que incluso se está extendiendo epidemiológicamente de forma asintomática, contra el que no hay inmunidad básica o cruzada, cuya enfermedad provocada, COVID-19, es apenas tratable, que se está volviendo cada vez más infecciosa y peligrosa debido a mutaciones erráticas, y que sólo puede ser superada con medidas no farmacológicas nunca antes aplicadas, como el distanciamiento antisocial, las máscaras en la esfera pública, el rastreo de contactos, el aislamiento, la cuarentena, el cierre de escuelas y los toques de queda, hoy llamados encierros, incluso para personas asintomáticas, antes llamadas sanas, y la vacunación en serie de toda la población mundial.

Todos los mitos de la narrativa de la corona que prevalece son inventados en un vacío sin hechos

Basándome en el estado actual de la ciencia, estos son mis 10 principales.

1. No ha habido ninguna epidemia de COVID-19 de alcance nacional en ningún país, ninguna pandemia a nivel internacional, para la población en general el SARS-CoV-2 no es un virus asesino, y es el mismo en todos los países. En muchos países, por ejemplo en Suiza, no hubo un exceso de mortalidad excepcional cuando se ajustó a los cambios demográficos. El exceso de mortalidad en otros países es la mejor prueba de que el verdadero asesino no es el virus, sino nuestra paradójica respuesta a él, que difiere de un país a otro y de una jurisdicción a otra. Además, la ocupación de las unidades de cuidados intensivos, cuyas capacidades se han reducido masivamente en el curso de la supuesta pandemia, nunca ha sido inusualmente alta. Si se establecen correctamente las causas de muerte sustituyendo el número de fallecidos por cualquier causa en los 28 días siguientes a una prueba RT-PCR positiva por el número de fallecidos por COVID-19, la tasa de letalidad de la infección, IFR, es inferior a la de los virus de la gripe, que son mortales para algunas personas, por supuesto, y, a diferencia del SARS-CoV-2, a veces también lo son para los niños.

2. La indicación de realizar la prueba, es decir, no sólo a los pacientes hospitalizados en estado crítico con necesidad de terapia antiviral específica, en el sistema de vigilancia de las infecciones respiratorias y en una cohorte de estudio epidemiológico, sino de realizar la prueba incluso a personas asintomáticas y, además, de realizar la prueba sólo para uno de todos los virus respiratorios que deben considerarse en el diagnóstico diferencial de las infecciones respiratorias, es errónea.

3. La prueba RT-PCR de Corman-Drosten no es diagnóstica de una infección por SARS-CoV-2 ni de una enfermedad o muerte por COVID-19. El 27 de noviembre de 2020, un grupo internacional de 22 científicos de la vida, entre los que me encuentro, publicamos una “Revisión externa por pares del documento de Corman-Drosten”, la receta con la que los laboratorios desarrollaron la prueba RT-PCR para el SARS-CoV-2. En él, declaramos que existían conflictos de intereses, que la supuesta revisión por pares en 24 horas era absurda, y diez defectos científicos fundamentales. Esta publicación médica más trascendental de 2020, que difícilmente puede ser superada en términos de falta de cientificidad, nunca debería haber sido publicada. El protocolo de la prueba RT-PCR de Corman-Drosten está fabricado de forma pobre y vaga, sin validación ni estandarización. A partir de un estudio de laboratorio realizado en Alemania, sabemos que, debido a la reacción cruzada con otros beta coronavirus, su especificidad de alrededor del 98,6%, correspondiente a un 1,4% de falsos positivos, que ya es baja en ausencia de cualquier virus, se reduce aún más hasta el 92,4%, correspondiente a un 7,6% de falsos positivos, durante la temporada de gripe. Estas tasas de falsos positivos pueden parecer bajas a muchos legos y supuestamente incluso a muchos “expertos”, porque no se dan cuenta de que en ausencia virtual del virus entre las temporadas de gripe, con una prevalencia cercana a 0, casi todas las pruebas de RT-PCR positivas son falsos positivos. Por favor, considere que si hacemos la prueba a 1000 hombres con un test de embarazo con una especificidad del 99%, el 1%, 10 pruebas, serán positivas y debido a la prevalencia 0 de embarazo en hombres, estas pruebas de embarazo positivas son todas falsas. En todas partes, la prueba se realiza de forma diferente y con umbrales de ciclo demasiado altos. Aunque los estudios han demostrado que no hay virus cultivables en las muestras con un valor Ct superior a 28, las pruebas se siguen realizando con valores de umbral de ciclo superiores a 35. Sus resultados se comunican sin referencia a los síntomas y hallazgos clínicos, en todo el mundo. La prueba RT-PCR de Corman-Drosten es científicamente incorrecta y sirve sobre todo para crear una epidemia de casos, una pandemia de pruebas.

4. No existe una transmisión asintomática epidemiológicamente relevante de los virus respiratorios. Lo que aprendimos en la escuela de medicina ha sido confirmado también para el SARS-CoV-2 por numerosos estudios revisados por pares. El “contacto asintomático” inventado por el Prof. Drosten en la Carta al Editor del 30 de enero de 2020 fue muy sintomático: la paciente había suprimido sus síntomas con medicación. Por lo tanto, todas las intervenciones no farmacológicas para las personas asintomáticas, antes llamadas sanas, más allá de las medidas eficaces probadas para contener la propagación de los virus respiratorios, a saber, la higiene y el autoaislamiento de los enfermos, son perjudiciales e ineficaces también contra el SARS-CoV-2.

5. Existe una profilaxis eficaz, por ejemplo, un estilo de vida saludable, muchos contactos sociales y vitamina D3, y existe una terapia eficaz, bien tolerada y de bajo coste del COVID-19, por ejemplo, medicamentos antiinflamatorios, budesonida tópica, hidroxicloroquina, ivermectina y anticoagulantes.

6. A diferencia de los virus de la gripe, el SARS-CoV-2 no muta de forma errática, sino lenta y permanentemente. Sólo por esta razón, incluso las vacunas más eficaces siempre van por detrás de sus nuevas variantes.

7. El SARS-CoV-2 no es cada vez más contagioso NI más peligroso. Como todos los demás virus respiratorios, obedece a las leyes de la evolución. Sin la intervención humana, prevalece la variante que se propaga más fácilmente. Por eso es cada vez más contagioso, pero cada vez menos peligroso, por supuesto.

8. El SARS-CoV-2, como todos los patógenos virales de las infecciones respiratorias agudas, no se presenta de forma perenne, sino estacionalmente, en nuestras latitudes medias del norte, de noviembre a abril.

Lo que los “expertos” llaman la superación heroica de la pandemia de un virus asesino mediante intervenciones no farmacológicas y la vacunación de toda la población, los médicos lo llamamos, el fin de la temporada de gripe.

9. Debido a la inmunidad básica y cruzada, durante cada temporada de gripe sólo un 10-20% de la población contrae los virus estacionales de la beta corona y de la gripe. Esto también es cierto para el SARS-CoV-2.

Una “enésima ola de un virus respiratorio” es una imposibilidad biológica.

Más bien, a la temporada de Corona-19 le sigue la de Corona-20 y ahora la de Corona-21, a la que la mayoría de las personas son parcialmente inmunes cruzadas, al menos.

10. La supuesta pandemia del supuesto virus asesino SARS-CoV-2 no puede superarse vacunando a toda la población mundial, incluida la inmune o recuperada. Las inyecciones experimentales en serie de ARNm y ADN son innecesarias porque la tasa de infección es del 0,15%, para los menores de 70 años inferior al 0,05%, para los niños del 0,00%, e incluso mucho más baja si se establecen correctamente las causas de la muerte, por lo que está por debajo de la de la gripe estacional. Además, el SARS-CoV-2 muta permanentemente y siempre en el sentido de que se vuelve más infeccioso a la vez que menos peligroso. Las inyecciones experimentales de genes extraños son ineficaces. Ya lo sabíamos por los estudios de registro, que no valen ni el papel en el que están escritos. Por ejemplo, las inyecciones de ARNm redujeron absolutamente el riesgo de la enfermedad COVID-19 leve en menos del 1%. No había datos para los cursos graves, para la transmisión de la enfermedad y para los enfermos de más de 75 años. Su ineficacia también se ha demostrado en el mundo real por ahora. Por último, las inyecciones genéticas son inseguras. Pueden provocar reacciones anafilácticas, tromboembolismo, trombocitopenia, coagulación intravascular diseminada y miocarditis a corto plazo. A medio plazo existe una posible inmunosupresión y una potenciación dependiente de anticuerpos, ADE. Y a largo plazo existen posibles enfermedades autoinmunes, cáncer e infertilidad, riesgos que aún no se han descartado.  Además, la inmunización natural es más fuerte y sostenible que la mejor vacuna, y las personas inmunes o recuperadas no necesitan la inmunización básica ni un refuerzo. O bien, si usted ha pasado por el sarampión, las paperas y la rubeola de niño o ha recibido la inmunización básica de la triple vírica, ¿alguien le ha recomendado que se vacune contra el sarampión, las paperas y la rubeola por primera vez o de nuevo? La pandemia de pruebas principalmente presente desde el final de la temporada de gripe de 2020, por lo menos, sólo puede superarse poniendo fin a las pruebas no científicas incluso de personas asintomáticas.

Estos son los principales mitos de la narrativa de la corona que prevalece. A los médicos y científicos no se nos ha permitido desacreditarlos públicamente durante más de un año y medio. Si nos atrevemos a cumplir con nuestro deber moral, somos ignorados y censurados en el mejor de los casos, calumniados, prohibidos o detenidos psiquiátricamente por la fuerza, en el peor.

Sin embargo, en el segundo año, como estudiantes de medicina tuvimos que estudiar epidemiología básica. Allí aprendimos que en caso de una posible epidemia de alcance nacional, hay que formar inmediatamente una cohorte de estudio representativa de la población. Su objetivo es controlar la prevalencia, la incidencia y la gravedad de la enfermedad, así como el estado de la inmunidad, en este caso mediante pruebas de anticuerpos Y de inmunidad de células T. Así, en abril de 2020 ya nos habríamos dado cuenta de que no había ninguna epidemia de alcance nacional, presumiblemente de que casi todo el mundo era ya en gran medida inmune y de que había exactamente 0 pruebas científicas para las dolorosas y costosas intervenciones sin sentido, para la promulgación de leyes de epidemia, para la redacción de leyes COVID y para los certificados digitales COVID.

Supuestamente, nadie en la Oficina Federal de Salud Pública de Suiza (FOPH) y en su grupo de trabajo científico afiliado COVID-19 tiene los conocimientos de un estudiante de medicina de segundo año. Pues, aunque hace 20 meses que la OMS declaró la pandemia de COVID, no existe una cohorte de vigilancia epidemiológica tan representativa. Peor aún, desde la semana 13 hasta la 44/2020, el FOPH también ha puesto en pausa el sistema de vigilancia de las infecciones respiratorias virales basado en prácticas médicas representativas, completando así la huida a ciegas a favor de la total soberanía interpretativa de los “números de caso” de las pruebas RT-PCR, arbitrariamente manipulables e inútiles. No se regodeen. Es la misma vergüenza en su país.

Es un error hacer pruebas a personas sintomáticas para uno solo de todos los virus respiratorios. Es una locura hacerlo sólo con una prueba RT-PCR hipersensible e inespecífica con un umbral de ciclos superior a 35, sin tener en cuenta el número de ciclos, la sintomatología y el contexto clínico. Es aún más insensato hacer pruebas masivas también a personas asintomáticas, antes llamadas sanas, de esta manera. Y es la coronación de la locura administrar en serie inyecciones experimentales de ARNm y ADN innecesarias, ineficaces e inseguras a toda la población mundial, encima sin tener en cuenta su estado inmunológico.

Si este texto le parece demasiado largo o complicado, por favor, mire de cerca esta imagen. al menos: Pinta más que mil palabras.

Un simple vistazo a la monitorización en tiempo casi real de la ocupación de los cuidados intensivos por parte de la ETH de Zúrich, estado 26 de noviembre de 2021, expone el fraude fundamental de la narrativa de la corona imperante.

Durante cada supuesta ola ocurre lo mismo. De forma totalmente sincronizada y casi en la misma medida en la que el número de pacientes COVID, curva amarilla, aumenta, el número de pacientes no COVID, curva verde, disminuye, a pesar de que existen grandes reservas de camas de cuidados intensivos, curva discontinua, durante todo el transcurso de la supuesta epidemia. Al final de cada supuesta ola, ocurre lo mismo en sentido contrario.

O bien, creemos que en el momento en que un paciente COVID ingresa en una unidad de cuidados intensivos, una entidad sobrenatural está posponiendo una cirugía mayor no urgente, otra neumonía vírica, una neumonía bacteriana o fúngica, un infarto de miocardio, una embolia pulmonar central, un ictus cerebral o un accidente de tráfico grave con numerosas lesiones. O bien, al ingresar en el hospital, todos los pacientes son sometidos a una prueba de detección del SRAS-CoV-2 mediante la prueba RT-PCR, que no es adecuada para el diagnóstico: lanzar un dado sería más barato. En función del resultado de la prueba, se le asigna a los pacientes verdes, no COVID, o a los amarillos, COVID, curva, en definitiva: los demás diagnósticos se suelen etiquetar erróneamente como COVID-19. Este fraude se produce no tanto en las propias unidades de cuidados intensivos, sino en la comunicación directa de los laboratorios al FOPH, que comunica estos y todos los demás “números de casos” sin sentido a los medios de comunicación, que nos bombardean con ellos a todas horas.

Desde abril de 2020, al menos, el número total de pacientes de la UCI, curva negra, cambia poco debido a este fraude fundamental en la narrativa imperante de la corona. También explica por qué las unidades de cuidados intensivos no estaban sobrecargadas en ningún país, independientemente de si hay casi tres veces más camas de UCI per cápita, por ejemplo en Alemania, o sólo la mitad, por ejemplo en Suecia, que en Suiza.

Los responsables debían saberlo. De lo contrario, no habrían recortado la capacidad de las UCI en todo el mundo desde abril de 2020, en Suiza, de más de 1.500 a menos de 900, sino que habrían creado más. En lugar de redistribuir 100.000 millones de francos suizos de los contribuyentes desde abajo y desde el centro hacia arriba, habría recomendado a mi gobierno que invirtiera una parte en la contratación de jubilados y en el aumento de la carga de trabajo del personal de las UCI a tiempo parcial.

Supongo que la llamada 5ª oleada que se avecina será muy similar a la llamada 2ª oleada durante la última temporada de gripe, con la habitual joroba en el número total de pacientes de la UCI, curva negra, debido a las infecciones respiratorias agudas más frecuentes durante cada temporada de gripe.

Deseo que la supuesta “variante asesina” Omicron sea natural y por lo tanto sea más contagiosa, pero menos peligrosa que la supuesta “variante asesina” Delta, y que no haya muchos casos de COVID muy graves debido a ADE, y no demasiados eventos adversos muy graves de las inyecciones experimentales de ARNm y ADN.

Si tiene una explicación mejor para la simetría casi perfecta de las curvas amarilla y verde con un eje de espejo imaginario situado entre las dos, seré el primero en examinarla de cerca y pediré disculpas públicamente por mis, entonces, falsas noticias.

El SARS-CoV-2 no es un extraterrestre, sino un miembro recién descubierto de la conocida familia de los virus beta corona. Desde el punto de vista de mi presunto cardiólogo enloquecido, esta es la narrativa sin sentido de la corona que prevalece.

Una endemia de un virus beta corona estacional del resfriado, que puede matar a algunas personas, por supuesto, y que se vuelve cada vez más inofensivo a través de una lenta mutación permanente, se ha inflado en una pandemia de un virus asesino perenne, que se vuelve cada vez más peligroso a través de mutaciones erráticas, con PR, PCR, máscaras aterradoras, y el mito de la transmisión asintomática epidemiológicamente relevante, que sólo puede superarse con intervenciones no farmacológicas inútiles y dañinas incluso para personas asintomáticas, antes llamadas sanas, y con inyecciones experimentales en serie de ARNm y ADN innecesarias, ineficaces e inseguras en toda la población mundial.

Si todavía no te das cuenta de que esto es, perdón, un completo disparate, desde la A de transmisión asintomática epidemiológicamente relevante hasta la Z de COVID Cero, me temo que tampoco puedo ayudarte y me viene a la cabeza este proverbio alemán, traducido al castellano:

Cuanto mayor sea el daño de la cubierta, ¡más hermosa será la vista de las estrellas!

La narrativa sin sentido de la corona que sigue prevaleciendo justifica la locura anticientífica e inhumana que domina el mundo. Por cierto, esto se puede hacer con cualquier virus respiratorio: si ya no hacemos pruebas a todo el mundo con una prueba RT-PCR hipersensible y poco específica, que reacciona de forma cruzada con otros virus, para un fragmento de ARN teóricamente del SARS-CoV-2, sino para uno de, por ejemplo, los virus de la gripe o del metapneumo, tenemos inmediatamente una pandemia de pruebas de virus de la gripe o del metapneumo.

La supuesta pandemia es principalmente una pandemia irreal de pruebas de PCR, pero las medidas represivas totalitarias que ha engendrado son reales: amenazan nuestra libertad, nuestros medios de vida e incluso nuestras vidas.

Estimados colegas:

Por favor, recordad el Juramento Hipocrático, ‘Primum non nocere, secundum cavere, tertium sanare‘; ‘Primero no hacer daño, segundo tener cuidado, tercero curar’, y la Declaración de Ginebra de la Asociación Médica Mundial, especialmente ‘¡No utilizaré mis conocimientos médicos para violar los derechos humanos y las libertades civiles, incluso bajo amenaza! Por último, ayuden a poner fin a esta locura total, en primer lugar, dejando de aplicar inyecciones experimentales de ARNm y ADN innecesarias, ineficaces e inseguras, e informando de todos sus efectos adversos. Entonces el castillo de naipes de la corona se derrumbará inmediatamente.

Queridos compatriotas: Despierten, levántense y voten en contra de la anticientífica, inconstitucional, ilegal, inhumana y demencial ley COVID, por ustedes, por sus seres queridos y por toda la familia humana, ¡hoy mismo!

Queridos amigos: Despiérten, levántense y luchen, pacífica pero firmemente; si no es por ustedes, por el futuro de sus hijos y el de sus nietos, ¡ahora!

Compartir