* «No se pudo demostrar un efecto protector contra la enfermedad grave y posiblemente mortal del COVID-19 en modelos de mono con ninguna de las vacunas«

* «Teniendo en cuenta el pequeño número (170) de casos [en el estudio previo de 40.000 personas de Pfizer/Biontech], la evidencia debe ser descrita como claramente ridícula desde un punto de vista científico»

* «En el estudio de AstraZeneca, los efectos secundarios fueron tan graves que el protocolo del estudio tuvo que cambiarse a mitad de camino: en las últimas fases, los participantes del estudio recibieron altas dosis del fármaco analgésico y antifebril acetaminofen para que la vacunación fuera razonablemente tolerable. Estos  cambios de protocolo en medio de un estudio no están permitidos en absoluto. ¿Por qué se hizo una excepción en este caso?«

 * «La lesión del revestimiento vascular suele conducir a la formación de coágulos de sangre. Es probable que esto ocurra en innumerables vasos en innumerables lugares del cuerpo. Si ocurre en la placenta, podría resultar un daño severo para el niño en el útero

CONTRARRELATO

Por Dr. Sucharit Bhakdi y Dra. Karina Reiss (*)

El Dr. Sucharit Bhakdi es especialista en microbiología y epidemiología de las infecciones. Dirigió durante 22 años el Instituto de Microbiología e Higiene Médica de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia y se dedicó a la atención de pacientes, la investigación y la enseñanza. Ha publicado más de 300 artículos científicos en los campos de la inmunología, la bacteriología, la virología y las enfermedades cardiovasculares.
La Prof. Dra. rer. nat. Karina Reiss lleva más de 15 años investigando y enseñando en los campos de la bioquímica, la biología celular y la medicina. Su cualificación profesional también está avalada por premios y más de 50 artículos originales en revistas internacionales con más de 3.500 citas.
Tomado del libro: inédito Dr. Sucharit Bhakdi y Dra. Karina Reiss. Corona Desenmascarada.  Nuevos hechos y datos. ISBN: 978-3-99060-231-7  © 2021 Goldegg Verlag GmbH, Berlin & Vienna www.goldegg-verlag.com 

¿Las cosas buenas sólo llegan a los que esperan?

Hasta ahora, la mayor parte del público ha aceptado y apoyado el desarrollo de las vacunas sin dudas ni vacilaciones. Y con razón, ya que las vacunas pueden salvar vidas. Pero ninguna vacuna será nunca perfecta y libre de efectos secundarios. Las vacunas útiles deben cumplir dos requisitos importantes: 

1. la vacuna debe ofrecer protección contra una enfermedad grave o incluso potencialmente mortal; 

2. sus efectos secundarios deben estar dentro de unos límites tolerables y aceptables.

En definitiva, el beneficio debe ser mucho mayor que el riesgo. 

Suena lógico, ¿verdad? Y es cierto. ¿Quién se vacunaría contra un resfriado común si eso supusiera asumir un riesgo incalculable de efectos secundarios graves?

Además, no todas las vacunas tienen que ser útiles para cada persona. Viviendo en Alemania, no necesitamos una vacuna contra la fiebre amarilla, que no se da aquí.

Ya sabemos que el COVID-19 pone en riesgo a un grupo de personas claramente definido, a saber, los mayores de 70 años con enfermedades preexistentes graves. Para estas personas, la vacunación contra el SARS-CoV-2 podría tener sentido. Por supuesto, antes de empezar a vacunar, habría que examinar con mucho cuidado la eficacia y los posibles peligros de la vacuna. Sin embargo, los estudios clínicos realizados hasta ahora han excluido precisamente a este grupo de pacientes, por lo que la eficacia y los riesgos siguen siendo desconocidos antes del lanzamiento de la vacuna.

¿Justifica el «coronavirus asesino» las excepciones?

A mediados de octubre de 2020, el presidente del Instituto Robert Koch (RKI], Lothar Wieler, declaró a la cadena de televisión Phoenix: «Todos suponemos que las vacunas se aprobarán el año que viene. Todavía no sabemos exactamente cómo funcionarán, lo bien que funcionarán, lo que harán; pero soy muy optimista de que habrá vacunas«. Tenía razón en todo. Las vacunas están aquí, y se están administrando en masa, pero aún no sabemos si funcionan, lo bien que funcionan o lo que hacen. Por eso, estas vacunas no han recibido la aprobación regular de la Unión Europea, sino sólo una «aprobación condicional» para uso de emergencia [1]. En los próximos dos años se volverá a estudiar si sus beneficios superan los riesgos. Cada persona que se vacune ahora es parte de este enorme experimento. Pero, por supuesto, sin ninguna responsabilidad. Porque con las vacunas de emergencia, los fabricantes no ofrecen ninguna garantía: en caso de reacciones graves, o incluso en caso de muerte, están libres de cualquier responsabilidad.

Muy particularmente en el caso de vacunas completamente nuevas, basadas en genes, como las vacunas de ARNm contra el SARS-CoV-2, sería especialmente importante un estudio cuidadoso de los posibles riesgos, ya que, según el estado actual de los conocimientos científicos, son concebibles diversos efectos secundarios graves.

Por lo tanto, es aún más sorprendente que no existan estudios significativos sobre la eficacia y la seguridad de estas nuevas vacunas, pero al mismo tiempo, estas mismas vacunas ya han sido preordenadas por los gobiernos europeos para la población en grandes cantidades. Tampoco era posible realizar estos estudios en el poco tiempo disponible. Tres empresas farmacéuticas estaban al frente de la loca carrera por la muy lucrativa aprobación de la vacuna: AstraZeneca, con su vacuna de vector de ADN basada en un adenovirus, y Biontech/Pfizer, así como Moderna, con sus vacunas de ARNm. El 21 de diciembre de 2020, la Comisión Europea aprobó la vacuna de Biontech/Pfizer, seguida poco después, el 6 de enero, por la aprobación de la vacuna de Moderna; y el 29 de enero, AstraZeneca recibió también la aprobación de la UE. Mientras que antes se sabía que las pruebas clínicas de una nueva vacuna tardaban al menos entre 7 y 10 años, ahora todo el proceso se ha acortado a unos pocos meses. ¿Puede haber datos fiables en tan poco tiempo, para que el público pudiera sopesar el riesgo frente al beneficio? Por supuesto que no. Sin embargo, las autoridades europeas aceptaron y compraron todo a la vista. En cambio, las autoridades sanitarias indias dijeron NO a la vacuna de Biontech/Pfizer porque la seguridad de la población no estaba garantizada [2].

¿Las vacunas actuales protegen contra la infección grave por el SRAS-CoV-2?

De hecho, no se pudo demostrar un efecto protector contra la enfermedad grave y posiblemente mortal del COVID-19 en modelos de mono con ninguna de las vacunas [3-5]. Todos estos ensayos se enfrentaron al mismo problema crucial: los monos infectados nunca enfermaron gravemente, ni con ni sin vacunación [6]. Los monos pueden modelar la infección, pero no pueden modelar la forma peligrosa de la enfermedad.

¿Qué dicen los ensayos en humanos?

Los principales medios de comunicación difunden con júbilo los comunicados de prensa de las empresas sin hacer ninguna pregunta crítica. Así, a través de los medios de comunicación nos enteramos de que la protección que ofrecen las vacunas es sencillamente genial: ¡con Biontech/Pfizer el nivel de protección es incluso del 95%! Eso suena muy bien: ¡que empiece la vacunación!

Pero, ¿cómo se obtienen estas cifras, sabiendo que las personas sanas rara vez contraen la COVID-19 que pone en peligro su vida?

De hecho, entre los más de 40.000 sujetos de prueba del estudio Biontech/Pfizer [7], sólo se produjeron 170 «casos» de COVID-19 (aproximadamente el 0,4%]. De ellos, 8 se produjeron entre los vacunados (1 vez grave], mientras que 162 en el grupo de control no vacunado. Los 8 casos del primer grupo equivalen al 5% de los 162 del segundo, es decir, una protección del 95%.

Teniendo en cuenta este pequeño número de casos en general, la evidencia debe ser descrita como claramente ridícula desde un punto de vista científico. Además, ¿cómo definió este estudio un «caso de COVID-19» en primer lugar? De este modo: síntomas como tos, resfriado, ronquera y una prueba RT-PCR positiva, que es extremadamente poco fiable, como todo el mundo sabe ya. Por lo tanto, lo que tenemos aquí es una vacuna que podría prevenir la tos, el resfriado y la ronquera en el 0,7% de los vacunados. Para este impresionante logro, cientos de personas vacunadas tuvieron que aceptar graves efectos secundarios, algunos de los cuales llevaron a la hospitalización.

La situación no es mejor para los demás fabricantes de vacunas. Así, el profesor Peter Doshi, que escribe en el prestigioso British Journal of Medicine (8], se queja: «Ninguno de los estudios actualmente en curso está diseñado para detectar una reducción de los resultados graves en términos de hospitalización, ingreso en unidades de cuidados intensivos o muerte«.

¿Cuál es el beneficio de la vacunación, especialmente para el grupo de mayor riesgo de la infección? Nadie lo sabe. Por lo tanto, la justificación de la aprobación condicional es la prevención demostrada de eventos graves o incluso mortales. Así pues, las aprobaciones condicionales de todas las vacunas basadas en genes se hicieron sin base alguna.

El ensayo en humanos continúa, y todos los que ahora están entusiasmados por vacunarse están participando.

¿Previene la vacuna la infección y, por tanto, la propagación de los virus?

Un objetivo ampliamente proclamado de la vacunación no es sólo prevenir la enfermedad del COVID-19 en las personas vacunadas, sino también evitar la propagación del virus en la población. Ya en los jardines de infancia y en las escuelas primarias se enseña a los niños que podrían matar sin saberlo a sus abuelos porque son portadores del virus sin estar ellos mismos enfermos. Para evitarlo, hay que vacunar a todos, incluidos los niños. ¿Tiene esto sentido? ¿Puede una vacuna prevenir una infección?

Empecemos por la primera pregunta: ¿tiene sentido intentar evitar la propagación de virus que son poco peligrosos para la mayoría de la gente para supuestamente proteger a un grupo de riesgo?

Primero, algunos datos básicos. ¿Sabía que el 90% de los alemanes son portadores del virus del herpes sin darse cuenta [9]? Los virus sólo se hacen visibles cuando el sistema inmunológico está debilitado, por ejemplo, durante otras enfermedades infecciosas, fiebre o estrés. En sentido estricto, todos llevamos un número asombroso de posibles patógenos sobre y dentro de nuestro cuerpo, y sin embargo estamos sanos. También se sabe que los coro- navirus son portados por las personas durante décadas sin causar síntomas. En el pasado, a estas personas se las llamaba «sanas» y nadie les prestaba atención. Hoy en día, se les considera «infectados asintomáticos» y, por tanto, muy peligrosos. Sin embargo, ahora sabemos que lo mismo ocurre con el SARS-CoV-2: las personas sin síntomas agudos no propagan la grave enfermedad COVID-19 en público [10- 12].

Cuando desarrollamos síntomas, es una señal de que los virus han encontrado una oportunidad para activarse, y también de que nuestro sistema inmunitario ha entrado en la batalla. Si no hay tos, resfriado, ronquera, etc., significa que nuestro cuerpo está manteniendo a raya a los virus desde el principio. La carga viral que una persona puede liberar al exterior sin síntomas es demasiado pequeña para poner en peligro a otras personas en público. Por lo tanto, el plan de vacunar a toda la población es una idea delirante y descabellada.

Pasemos a la pregunta 2: ¿podrían las vacunas prevenir la propagación de los virus del SARS-CoV-2? El RKI afirma que esta cuestión está completamente sin resolver hasta ahora [13]. Para averiguarlo, habría que examinar si 1] las personas vacunadas pueden seguir contrayendo una infección y si 2] en este caso, la cantidad de virus presente es suficiente para infectar a otros.

Sólo AstraZeneca fue noticia con la noticia de que las personas vacunadas eran significativamente menos contagiosas. Sin embargo, si se examina con más detenimiento, es obvio que, una vez más, no existen datos que permitan extraer esta conclusión. El estudio en cuestión sólo analizó la primera parte de la pregunta: cuántas personas más contraen una infección después de ser vacunadas. ¿Cómo se comprobó esto?

El único criterio era la prueba RT-PCR positiva [14]. Ahora incluso la OMS dice que la prueba PCR por sí sola no es suficiente para diagnosticar una infección [15]. Entonces, ¿qué valor tiene la afirmación sin fundamento de que la propagación de la infección se redujo masivamente gracias a la vacuna de AstraZeneca? NINGUNO.

Cualquiera que tenga la más mínima idea sobre infecciones y defensas inmunitarias sabe también que el concepto mecánico de la vacuna contra el SARS-CoV-2 que se ha presentado al público es amateur e ingenuo desde el principio. Los anticuerpos inducidos por la vacuna circularán en su mayor parte en el torrente sanguíneo. Para hacer una analogía, los lectores pueden imaginar que ellos mismos son esos anticuerpos, sentados juntos en la sala de estar – que representa un vaso sanguíneo de los pulmones. Ahora, el virus llega a la casa, sin molestarse en llamar al timbre, simplemente agarra el pomo de la puerta y entra en el pasillo: la célula pulmonar. ¿Cómo podrías impedirlo mientras estás sentado en el salón? No se puede.

Los anticuerpos sólo pueden ayudar a prevenir la propagación de un intruso a través del torrente sanguíneo. Pero esa no es la principal protección contra un ataque del aire contra los pulmones. Y esa es precisamente la razón por la que no existe una protección vacunal realmente eficaz contra las infecciones respiratorias, incluida la gripe.

Si los beneficios de las vacunas son más que cuestionables, ¿qué hay de los riesgos?

Leemos en los medios de comunicación: las vacunas de ARNm no son nuevas después de todo. Es cierto, pero NUNCA se han utilizado en humanos para combatir una infección viral. Y los humanos nunca han sido inoculados con genes virales recombinantes, ni en forma de ADN ni de ARNm.

Por lo tanto, las vacunas estaban bajo una nube oscura desde el principio. Con las tres vacunas basadas en genes, se observaron efectos secundarios inmediatos preocupantes, pero cuidadosamente ocultos a la conciencia general: hinchazón y dolor severos en el lugar de la inyección, fiebre alta y escalofríos, dolor de cabeza severo, dolor de extremidades y muscular en todo el cuerpo, diarrea, náuseas, vómitos. Muchas personas vacunadas estaban tan enfermas que no podían trabajar. En el estudio de AstraZeneca, los efectos secundarios fueron tan graves que el protocolo del estudio tuvo que cambiarse a mitad de camino: en las últimas fases, los participantes del estudio recibieron altas dosis del fármaco analgésico y antifebril acetaminofeno para que la vacunación fuera razonablemente tolerable [16]. Estos cambios de protocolo en medio de un estudio no están permitidos en absoluto. ¿Por qué se hizo una excepción en este caso?

Pero eso no es todo. El estudio de AstraZeneca se interrumpió en julio y septiembre de 2020 debido a la aparición en los vacunados de una enfermedad autoinmune extremadamente rara, que afecta a la médula espinal [17]. La «mielitis transversal» está asociada a la parálisis y normalmente se produce con una frecuencia muy baja, de aproximadamente 3 por cada millón de habitantes, cada año. Es sorprendente, entonces, que 2 de estos casos se hayan producido entre un número relativamente pequeño de personas vacunadas. AstraZeneca anunció días más tarde: calma, la primera persona de la prueba tenía esclerosis múltiple incipiente, el segundo caso fue puramente una desafortunada coincidencia. El espectáculo debe continuar. Y así fue: AstraZeneca siguió adelante. Pero no sólo AstraZeneca, sino todos los demás. La vacuna de Biontech/Pfizer causó parálisis facial aguda en 4 participantes, y la de Moderna en 2, sin que se haya aclarado la causa [18]. La actitud previa era, aparentemente: ¿Por qué preocuparse por estos detalles si la carrera está en marcha para salvar a la población mundial de la ruina, para bien o para mal?

Los competidores Moderna y Biontech/Pfizer sufrieron acontecimientos similares. Con ambas vacunas, los voluntarios sufrieron efectos secundarios generales igualmente graves. Esta frase podría trasladarse a la discusión de las reacciones febriles genéticas a la vacuna de AstraZeneca.

Esta variedad de efectos secundarios inmediatos no se ha observado nunca con ninguna otra vacuna. En Estados Unidos, cuando se compara el número de efectos secundarios notificados de diferentes vacunas en los 2 últimos años, la vacuna COVID-19 ya aparece en primer lugar, aunque sólo se aplicó desde diciembre de 2020 [19].

¿Es peligrosa la vacuna de ARNm?

«No» es la respuesta que se difunde por todas partes. Esto se debe a que 1) la vacuna introduce en nuestro cuerpo sólo la información de una pequeña parte del virus, de la llamada proteína de la espiga, lo que significa que no hay ningún virus intacto que pueda propagarse, y 2) la vacuna sólo imita lo que también haría la naturaleza. Los virus intactos también liberan su material genético en nuestras células cuando atacan, convirtiendo nuestras células en fábricas de virus. Así que no hay ningún problema, ¿verdad?

No. Una infección respiratoria natural suele afectar sólo a las vías respiratorias. Si, en el peor de los casos, se produce una muerte celular, el daño es local y puede repararse con relativa facilidad. Sin embargo, con una vacuna, la información genética viral se inyecta en el músculo. Muchos creen que los genes virales empaquetados permanecen en el lugar de la inyección, es decir, dentro del músculo. Los genes serían captados por las células en el lugar, que es donde se crearían la mayoría de las «fábricas de virus». Por ello, es de esperar que se produzcan efectos secundarios, como hinchazón, enrojecimiento y dolor en el lugar de la inyección, pero que sean relativamente inocuos y desaparezcan al cabo de unos días.

¡Qué error tan fatal!

Los genes del virus de las vacunas Moderna y Biontech/Pfizer están empaquetados en las llamadas nanopartículas, que pueden considerarse como pequeños paquetes, no de papel, sino de sustancias similares a la grasa. Esto protege a las vacunas y facilita su absorción por las células de nuestro cuerpo. El propio envase provoca un riesgo de reacciones alérgicas graves que es mucho mayor que el de las vacunas convencionales [20]. Por ello, no es gratuito que se recomiende a las personas alérgicas que no se vacunen, ya que podrían dispararse reacciones mortales (shock anafiláctico]. De hecho, estos peligrosos efectos secundarios se produjeron en algunos voluntarios de la vacunación, que requirieron tratamiento de urgencia. Además, las nanopartículas pueden tener otros muchos efectos nocivos porque pueden interferir en el funcionamiento de nuestras células sanguíneas y en el sistema de coagulación [21].

Pero la cosa se pone infinitamente peor. Es parte del conocimiento básico de los médicos que todas las sustancias solubles inyectadas en el tejido muscular entran en el torrente sanguíneo y se distribuyen por todo el cuerpo en un tiempo muy corto. Esta es precisamente la razón por la que se inyectan en los músculos sustancias que deben actuar de forma inmediata.

Se sabe que los paquetes de genes inyectados también entran en el torrente sanguíneo [22]. ¿Qué tipos de células los tomarán, los procesarán y luego producirán la proteína del virus?

La respuesta a esto no se conoce con certeza. Ahora estamos asistiendo a experimentos a gran escala con seres humanos. Esto es absolutamente irresponsable, sobre todo porque desde el principio había motivos para la precaución. Los peligros potenciales del «envase» ya se conocían. Sin embargo, lo más significativo es que se ha observado una alarmante potenciación dependiente de los anticuerpos -en este caso, los anticuerpos no impiden la captación del virus en las células, sino que la potencian- en estudios con animales sobre el SARS y otros coronavirus [23, 24]. En el esfuerzo de décadas, aunque inútil, por desarrollar vacunas contra el SRAS o el MERS, se observó repetidamente este efecto de potenciación, como un problema entre muchos otros [25]. Teniendo esto en cuenta, ¿no deberían haberse realizado estudios en animales para descartar claramente este efecto para el SARS-CoV-2? Los médicos que no alertan a los vacunados sobre el riesgo de que la vacunación pueda empeorar la enfermedad, en lugar de mejorarla, están incumpliendo su deber de información [26].

Y lo que es más grave, ¿podría la inoculación de genes víricos desencadenar otros efectos novedosos de mejora de la inmunidad? ¿No deberían haberse considerado y probado de antemano cosas tan elementales?

Como recordatorio, los linfocitos tienen una memoria a largo plazo: recuerdan el aspecto de la «basura molecular» que se produce en las infecciones por coronavirus. Y la basura de coronavirus tiene prácticamente el mismo aspecto, independientemente del miembro de la familia de los virus del que proceda. Todos los humanos han tenido rondas de entrenamiento con coronavirus, y por lo tanto tienen linfocitos que recogen la basura del SARS-CoV-2. Las personas sin conocimientos profundos podrían rebatir que estos linfocitos asesinos de reacción cruzada se detectaron sólo en el 40-70% de las muestras de sangre antiguas, y que sólo reaccionaron débilmente contra el SARS-CoV-2 [27, 28]. Sin embargo, se sabe que sólo una pequeña proporción de todos los linfocitos están en la sangre en un momento dado. Los demás se toman un descanso y descansan en los órganos linfoides (incluidos los ganglios linfáticos].

En este caso, observamos un hallazgo emocionante: En abril de 2020, unos investigadores suecos informaron de que habían descubierto algo realmente extraordinario. Se encontraron linfocitos T activados y preparados para el combate en la sangre de todas las personas (100%] infectadas por el SARS-CoV-2, independientemente de la gravedad de la enfermedad [29].

Este hallazgo es una advertencia clara e inequívoca.

Para contextualizar: durante un enfrentamiento inicial del sistema inmunitario con un virus, la respuesta de los linfocitos será lenta. Las reacciones rápidas y fuertes, como la documentada por el equipo sueco, revelan que las tropas preparadas ya están listas y pueden movilizarse en poco tiempo. Saldrán en tropel de los órganos linfáticos para luchar contra el enemigo. Su principal tarea: acabar con las fábricas de virus, es decir, matar a las células del propio cuerpo que producen las partículas del virus.

Y ahora volvemos a la nueva realidad: el experimento a gran escala en humanos. Los paquetes de genes inyectados se absorben localmente en las células musculares, pero una gran parte llega primero a los ganglios linfáticos locales y, tras pasar por éstos, al torrente sanguíneo. En los ganglios linfáticos es donde reside el equipo de células inmunitarias. Cuando el gen viral es captado por alguna célula de allí, se pone en marcha la producción de la proteína de la espiga. El linfocito asesino de la corona de al lado se despierta y entra en acción: ¡comienza la batalla fraternal! Inflamación de los ganglios linfáticos. Dolor. Los linfocitos se mentalizan unos a otros y luego salen de los ganglios linfáticos para buscar más enemigos.

Sí – por allí – ¡las células musculares! ¡Ahí están! ¡Ataquen! En el lugar de la inyección, enrojecimiento, hinchazón, dolor intenso.

Pero ahora la pesadilla.

Esto se debe a que las sustancias con moléculas pequeñas -por ejemplo, el azúcar en sangre- pueden filtrarse fácilmente de la sangre al tejido, mientras que las moléculas grandes, como las proteínas, no pueden. Para ellos, las paredes de los vasos son herméticas gracias al revestimiento con una capa celular – las células endoteliales.

¿Y cómo son los paquetes de genes, grandes o pequeños?

Cierto, en comparación con el azúcar en la sangre, son ciertamente grandes. Por lo tanto, una vez que entran en el torrente sanguíneo, permanecerán en la red cerrada de tubos vasculares al igual que las células sanguíneas. Una pequeña parte de ellos es captada por los glóbulos blancos. Sin embargo, es de suponer que la mayoría de las fábricas de virus se establecerán en las células endoteliales, es decir, en la capa celular más interna de los propios vasos sanguíneos. Esto ocurriría principalmente en los lugares donde la sangre fluye lentamente -en los vasos más pequeños- porque los paquetes de genes pueden ser captados de forma especialmente eficiente por las células de estos lugares [30].

Entonces, las células endoteliales producen la proteína viral de la espiga y colocan los residuos en la puerta, en el lado que da al torrente sanguíneo, donde los linfocitos asesinos están de patrulla. Esta vez, la lucha es unilateral. Las células endoteliales no tienen defensa.

Lo que ocurre entonces sólo puede adivinarse. La lesión del revestimiento vascular suele conducir a la formación de coágulos de sangre. Es probable que esto ocurra en innumerables vasos en innumerables lugares del cuerpo. Si ocurre en la placenta, podría resultar un daño severo para el niño en el útero.

Da escalofríos.

¿Hay pruebas de que algo así está ocurriendo? Sí, se habla de raros trastornos sanguíneos en los que habría que investigar una posible relación con la vacunación [31]. Llamativamente, hay informes de pacientes en los que se ha observado un fuerte descenso de las plaquetas (trombocitos]. Esto encajaría con la hipótesis planteada aquí, ya que las plaquetas se activan y se agotan en los lugares de formación de los coágulos.

¿Podría comprobar si la hipótesis es correcta? Sí. Los resultados del laboratorio proporcionan información inmediata sobre si la coagulación de la sangre está en marcha. Las autopsias podrían aclarar si se han formado coágulos en los vasos pequeños. Y mientras tanto, se podría considerar la posibilidad de administrar anticoagulantes a los pacientes como medida preventiva. También podría considerarse la administración de preparados de cortisona para amortiguar la actividad de los linfocitos.

En la actualidad hay un flujo continuo de informes sobre muertes que se producen en todo el mundo en estrecha relación temporal con la vacunación. Oficialmente se dice, por supuesto, que la vacunación no tiene nada que ver con estas muertes. Casi todas son personas mayores con numerosas enfermedades preexistentes, que de todos modos pronto habrían dejado este mundo. Si esto fuera realmente así, probablemente ningún ser humano pensante y comprensivo pueda entender por qué estas pobres personas tuvieron que ser inoculadas con una vacuna mal caracterizada tan poco tiempo antes de su muerte natural.

¿Qué podría causar la muerte en una persona frágil horas o días después de la vacunación? Son concebibles varios efectos.

1. Estrés por la propia vacunación; reacciones alérgicas.

2. Un ataque autoinmune. Los linfocitos también son racionales en la vejez. En las personas mayores con enfermedades preexistentes, el ataque a las fábricas de virus podría ser la gota que colma el vaso.

3. La cosa se complica un poco más cuando también entra en juego una infección simultánea con el SARS-CoV-2. En varias residencias de ancianos se han aparentemente habido brotes de COVID-19 justo en los días posteriores a la vacunación de los residentes. Es curioso, hasta ese momento apenas se habían producido casos en la zona, y se habían seguido todas las medidas de higiene. Hubo brotes incluso después de la segunda inyección de la vacuna [32,33], una indicación clara y esperable de que la vacunación no protege contra la infección.

Creo que aquí hay que distinguir entre pacientes con y sin infecciones latentes preexistentes; es concebible (aunque poco probable] que los que no tienen la infección estén protegidos, mientras que los que la tienen mueren.

Lo que es más, pareciera que mueren sobre todo los vacunados. ¿Será esta la exacerbación inmunológica de las enfermedades que tanto tememos? ¿No está causada por anticuerpos, sino por linfocitos asesinos activados? ¿Y no podría ocurrir esto en cualquier momento a cualquier persona vacunada – mañana, el día siguiente, la próxima semana, el próximo otoño? Porque los linfocitos tienen una memoria de elefante. Y reconocen algo que se parece en todos los coronavirus: la basura molecular que producen las células infectadas por el virus. Es decir, la exacerbación de la progresión de la enfermedad provocada por los linfocitos podría ocurrir con cualquier infección por un virus relacionado. En cualquier persona vacunada «con éxito» -joven o mayor- y en cualquier momento en un futuro próximo o lejano.

Conclusión

Las vacunas basadas en genes fueron aprobadas de urgencia a la velocidad del rayo para combatir un virus que no es más peligroso que la gripe [34]. Ahora hay pruebas claras de que las personas pueden enfermar gravemente y morir a causa de estas vacunas. No se ha demostrado ningún beneficio de la vacunación en el mundo real. Hasta que no se disponga de datos fiables y convincentes, no debe permitirse que continúe este experimento de alto riesgo en humanos.

Dra Karina Reiss

Referencias 

(1] www.ema.europa.eu/en/documents/product-informati- on/comirnaty-epar-product-information_de.pdf 
[2] https://m.dw.com/en/india-pfizer-withdraws-covid-vac- cine-application-for-emergency-use/a-56462616 
[3] https://www.biorxiv.org/content/10.1101/2020.12.11.4 21008v1 
[4] https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJ- Moa2024671 
[5] https://www.nature.com/articles/s41586–020–2608-y
[6] https://science.sciencemag.org/content/368/6494/1012. long
[7] https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2034577?query=featured_home
[8] https://www.bmj.com/content/371/bmj.m4037
[9] https://www.bmbf.de/de/90-prozent-der-deutschen-tra-gen-die-herpes-simplex-viren-vom-typ-1-in-sich-4310.html
[10] https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32453686/ [11] https://www.nature.com/articles/s41467–020–19802-w
[12] https://www.nature.com/articles/s41591–020–1046–6 [13] https://www.rki.de/DE/Home/homepage_node.html [14] https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=3777268
[15] https://www.who.int/news/item/20–01–2021-who-in-formation-notice-for-ivd-users-2020 – 05 [16] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7445431/
[17] https://www.aerztezeitung.de/Nachrichten/Astra-Zeneca-stoppt-Corona-Impfstudien-412708.html
[18] https://www.rki.de/DE/Content/Infekt/Impfen/Mate- rialien/Downloads-COVID-19/Aufklaerungsbogen-de.pdf?__blob=publicationFile
[19] https://wonder.cdc.gov/
[20] https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJM-ra2035343
[21] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6829615/
[22] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6383180 /
[23] https://jvi.asm.org/content/85/20/10582
[24] https://www.jstage.jst.go.jp/article/ jvms/60/1/60_1_49/_article
[25] https://jbiomedsci.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12929–020–00695–2
[26] https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/ijcp.13795 [27] https://www.researchsquare.com/article/rs-35331/v1 (28] https://doi.org/10.1016/j.cell.2020.05.015
[29] http://dx.doi.org/10.1016/j.cell.2020.08.017
[30] https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/adma.201906274
(31] https://www.nytimes.com/2021/02/08/health/immune-thrombocytopenia-covid-vaccine-blood.html
[32] https://www.br.de/nachrichten/deutschland-welt/ge-impfte-altenheim-bewohner-positiv-auf-corona-varian- te-getestet,SOLqrXv
[33] https://www.welt.de/vermischtes/article225923129/ Landkreis-Osnabrueck-Trotz-zweiter-Impfung-Aus- bruch-von-Corona-Variante-in-Altenheim.html
[34] https://www.who.int/bulletin/online_first/ BLT.20.265892.pdf 


Compartir