ENSAYO

Por Jeffrey A. Tucker

Toda ideología política tiene tres elementos: una visión del infierno con un enemigo que hay que aplastar, una visión de un mundo más perfecto y un plan de transición de uno a otro. Los medios de transición suelen implicar la toma y el despliegue de la herramienta más poderosa de la sociedad: el Estado. 

Por esta razón, las ideologías políticas tienden al totalitarismo. Dependen fundamentalmente de la anulación de las preferencias y elecciones de las personas y de su sustitución por sistemas de creencias y comportamientos programados.

Un caso evidente es el comunismo. El capitalismo es el enemigo, mientras que el control de los trabajadores y el fin de la propiedad privada es el cielo, y el medio para lograr el objetivo es la expropiación violenta. El socialismo es una versión más suave de lo mismo: en la tradición fabiana, se llega a él a través de una planificación económica fragmentaria. Cada paso hacia un mayor control se interpreta como un progreso.

Este es un caso paradigmático, pero no el único. El fascismo imagina que el comercio global, el individualismo y la inmigración son el enemigo mientras que un nacionalismo poderoso es el cielo: el medio de cambio es un gran líder. Lo mismo se puede observar en ciertos tipos de tradicionalismo religioso teocrático: sólo hay un camino al cielo y todos deben aceptarlo, y considerar a los herejes como un obstáculo para la piedad. La ideología del racismo plantea algo diferente. El infierno es la integración étnica y la mezcla de razas, el cielo es la homogeneidad racial, y el medio de cambio es la marginación o la eliminación de algunas razas. 

Cada una de estas ideologías viene con un enfoque intelectual primario, una especie de historia diseñada para ocupar la mente. Piensa en la explotación. Piensa en la desigualdad. Piensa en la salvación. Piensa en la teoría de la raza. Piensa en la identidad nacional. Cada una viene con su propio lenguaje para señalar la adhesión a la ideología. Teme a los disidentes y a los que no están de acuerdo. 

La mayoría de las ideologías mencionadas están muy gastadas. Tenemos mucha experiencia en la historia para observar los patrones, reconocer a los adherentes y refutar las teorías. 

El año 2020 nos presenta una nueva ideología con tendencias totalitarias. Tiene una visión del infierno, del cielo y un medio de transición. Tiene un aparato de lenguaje único. Tiene un enfoque mental. Tiene sistemas de señalización para revelar y reclutar adeptos. 

Esa ideología se llama encierro. También podríamos añadir el ismo a la palabra: lockdownismo.

Su visión del infierno es una sociedad en la que los patógenos corren libremente, infectando a la gente al azar. Para evitarlo, necesitamos un cielo que sea una sociedad gestionada enteramente por tecnócratas médicos cuyo trabajo principal sea la supresión de toda enfermedad. El foco mental son los virus y otros bichos. La antropología consiste en considerar a todos los seres humanos como poco más que bolsas de patógenos mortales. Las personas susceptibles de la ideología son las que tienen diversos grados de misofobia, antes considerada como un problema mental ahora elevado a la categoría de conciencia social. 

El año pasado ha sido la primera prueba del lockdownismo. Incluyó los controles más intrusivos, exhaustivos y casi globales de los seres humanos y sus movimientos en la historia registrada. Incluso en países donde el Estado de Derecho y las libertades son fuentes de orgullo nacional, se puso a la gente bajo arresto domiciliario. Se cerraron sus iglesias y negocios. La policía fue desatada para imponer todo esto y arrestar a la disidencia abierta. La devastación es comparable a la de los tiempos de guerra, salvo que se trató de una guerra impuesta por el gobierno contra el derecho de las personas a circular e intercambiar libremente.

Incluso ahora, nos amenazan diariamente con el cierre y todos los signos de ello, desde las máscaras y los mandatos de vacunación hasta las restricciones de capacidad. Seguimos sin poder viajar de la forma que la mayoría de la humanidad daba por sentada hace sólo dos años. 

Y sorprendentemente, después de todo esto, lo que sigue faltando es la evidencia empírica, de cualquier parte del mundo, de que este régimen impactante y sin precedentes haya tenido algún efecto en el control y mucho menos en la detención del virus. Aún más sorprendente es que los pocos lugares que permanecieron totalmente abiertos (Dakota del Sur, Suecia, Tanzania, Bielorrusia), no perdieron más del 0,06% de su población a causa del virus, en contraste con los altos índices de mortalidad del bloqueo de Nueva York y Gran Bretaña. 

Al principio, la mayoría de la gente siguió adelante, pensando que era algo necesario y a corto plazo. Dos semanas se convirtieron en 30 días que se alargaron hasta un año completo, y ahora se nos dice que nunca habrá un momento en el que no practiquemos esta nueva fe de política pública. Es un nuevo totalitarismo. Y con todos esos regímenes, hay un conjunto de reglas para los gobernantes y otro para los gobernados. 

El aparato lingüístico es ahora increíblemente familiar: aplanamiento de curvas, ralentización de la difusión, distanciamiento social, contención selectiva por capas, intervención no farmacéutica, pasaportes sanitarios. Piensa en los millones de personas que ahora llevan tarjetas de vacunas en sus carteras: esto habría sido impensable hace sólo un año. 

El enemigo de esta nueva ideología es el virus y cualquiera que no viva su vida únicamente para evitar la contaminación. Como no puedes ver el virus, eso suele significar generar una paranoia de El Otro: alguien distinto a ti tiene el virus. Algún otro está rechazando la vacuna. Cualquiera podría ser un súper propagador, y puedes reconocerlo por su incumplimiento. 

Esto explica lo que de otro modo sería inexplicable: la obstinación en la detección de casos en lugar de la prevención de resultados graves. En esta etapa tardía, en la mayoría de los lugares del mundo, vemos una disociación de los casos y las muertes. Uno podría suponer que la gente ajustaría sus desideratas de éxito y fracaso, y un reconocimiento de que el virus tiene que convertirse en endémico a través de la exposición, mientras se protege a los vulnerables. Pero si su preocupación no es la salud pública como tal, sino la conformidad ideológica, los casos representan señales continuas de que el objetivo sigue siendo esquivo. Cero-Covid es el estado puro del ser; cualquier cosa menos simboliza la aquiescencia.

Si Robert Glass, Neil Ferguson o Bill Gates merecen ser llamados fundadores de este movimiento, uno de sus más famosos practicantes es Anthony Fauci, de los Institutos Nacionales de Salud. Su visión del futuro es positivamente impactante: incluye restricciones sobre a quién puedes tener en tu casa, el fin de

todos los grandes eventos, el fin de los viajes, quizás un ataque a las mascotas y el desmantelamiento efectivo de todas las ciudades. Anthony Fauci lo explica

«Vivir en mayor armonía con la naturaleza requerirá cambios en el comportamiento humano, así como otros cambios radicales que pueden tardar décadas en lograrse: reconstruir las infraestructuras de la existencia humana, desde las ciudades hasta los hogares y los lugares de trabajo, pasando por los sistemas de agua y alcantarillado y los lugares de recreo y reunión. En esa transformación habrá que priorizar los cambios en los comportamientos humanos que constituyen riesgos para la aparición de enfermedades infecciosas. Los principales son reducir el hacinamiento en el hogar, el trabajo y los lugares públicos, así como minimizar las perturbaciones medioambientales como la deforestación, la urbanización intensa y la ganadería intensiva. 

Igualmente importantes son acabar con la pobreza mundial, mejorar el saneamiento y la higiene, y reducir la exposición insegura a los animales, de modo que los humanos y los potenciales patógenos humanos tengan pocas oportunidades de contacto. Es un «experimento mental» útil observar que hasta las últimas décadas y siglos, muchas enfermedades pandémicas mortales no existían o no eran problemas significativos. El cólera, por ejemplo, no se conoció en Occidente hasta finales del siglo XVIII y sólo se convirtió en pandemia debido a la aglomeración humana y los viajes internacionales, que permitieron un nuevo acceso de la bacteria en los ecosistemas regionales asiáticos a los sistemas insalubres de agua y alcantarillado que caracterizaban a las ciudades de todo el mundo occidental. 

Esta constatación nos lleva a sospechar que algunas, y probablemente muchas, de las mejoras de vida logradas en los últimos siglos tienen un alto coste que pagamos en forma de emergencias de enfermedades mortales. Ya que no podemos volver a los tiempos antiguos, ¿podemos al menos utilizar las lecciones de aquellos tiempos para orientar la modernidad en una dirección más segura? Son preguntas a las que deben responder todas las sociedades y sus dirigentes, los filósofos, los constructores y los pensadores, así como quienes se dedican a apreciar e influir en los determinantes medioambientales de la salud humana.»

Todo el ensayo de Fauci de agosto de 2020 se lee como un intento de manifiesto de bloqueo, completo con los anhelos totalmente esperados para el estado de naturaleza y una purificación imaginada de la vida. La lectura de este plan utópico para una sociedad sin patógenos ayuda a explicar una de las características más extrañas del lockdownismo: su puritanismo. Obsérvese que el encierro atacó especialmente todo lo que se asemeja a la diversión: Broadway, el cine, los deportes, los viajes, los bolos, los bares, los restaurantes, los hoteles, los gimnasios y las discotecas. Aún así, ahora hay toques de queda para evitar que la gente se quede fuera hasta demasiado tarde, sin ninguna justificación médica. Las mascotas también están en la lista. Pueden contagiar y propagar enfermedades. 

Hay un elemento moral en todo esto. La idea es que cuanto más se divierte la gente, cuanto más opciones tiene, más se extiende la enfermedad (el pecado). Es una versión medicalizada de la ideología religiosa de Savoranola que llevó a la Hoguera de las Vanidades. 

Lo notable es que Fauci estuvo alguna vez en condiciones de influir en la política a través de su cercanía al poder, y de hecho tuvo una fuerte influencia sobre la Casa Blanca para convertir una política abierta en una política cerrada. Sólo una vez que la Casa Blanca se dio cuenta de su verdadera agenda, Fauci fue retirado del círculo íntimo. 

El bloqueo tiene todos los elementos esperados. Tiene un enfoque maníaco en una preocupación vital -la presencia de agentes patógenos- que excluye cualquier otra preocupación. La menor de las preocupaciones es la libertad humana. La segunda menor preocupación es la libertad de asociación. La tercera menor preocupación es el derecho de propiedad. Todo ello debe someterse a la disciplina tecnocrática de los mitigadores de enfermedades. Las constituciones y los límites del gobierno no importan. Y fíjense también en lo poco que figura aquí la terapéutica médica. No se trata de hacer que la gente mejore. Se trata de controlar toda la vida. 

Obsérvese también que aquí no hay la más mínima preocupación por las compensaciones o las consecuencias no deseadas. En los cierres de Covid-19, los hospitales se vaciaron debido a las restricciones a las cirugías y diagnósticos electivos. El sufrimiento de esta desastrosa decisión nos acompañará durante muchos años. Lo mismo ocurre con las vacunas para otras enfermedades: cayeron en picado durante los cierres. En otras palabras, los bloqueos ni siquiera logran buenos resultados sanitarios, sino que hacen lo contrario. Las primeras pruebas apuntan a un aumento de las sobredosis de drogas, la depresión y el suicidio. 

Las pruebas no importan a estas ideologías extremas; son verdades apodícticas. Es puro fanatismo, una especie de locura provocada por una visión salvaje de un mundo unidimensional en el que toda la vida se organiza en torno a un principio. Y aquí hay una presunción adicional de que nuestros cuerpos (a través del sistema inmunológico) no han evolucionado junto a los virus durante un millón de años. No se reconoce esa realidad. En cambio, el único objetivo es hacer del «distanciamiento social» el credo nacional. Hablemos más claro: lo que esto significa realmente es la separación humana forzada, como dejó claro Deborah Birx en sus primeras conferencias de prensa. Significa el desmantelamiento de los mercados, las ciudades, los eventos deportivos presenciales y el fin de tu derecho a moverte libremente. 

Todo esto está previsto en el manifiesto de Fauci. Todo el argumento se basa en un simple error: la creencia de que un mayor contacto humano propaga más enfermedades y muertes. Por el contrario, la eminente epidemióloga de Oxford Sunetra Gupta sostiene que el globalismo y el mayor contacto humano han aumentado las inmunidades y han hecho la vida mucho más segura para todos. 

Los encerradores han tenido un éxito sorprendente a la hora de convencer a la gente de sus descabelladas opiniones. Sólo hay que creer que evitar los virus es el único objetivo para todos en la sociedad, y luego hilar las implicaciones a partir de ahí. Antes de que te des cuenta, te has unido a un nuevo culto totalitario. 

Los cierres se parecen menos a un error gigantesco y más al desarrollo de una ideología política fanática y un experimento político que ataca los postulados centrales de la civilización en su misma raíz. Es hora de que nos lo tomemos en serio y lo combatamos con el mismo fervor con el que un pueblo libre se resistió a todas las demás ideologías malignas que pretendían despojar a la humanidad de su dignidad y sustituir la libertad por los terroríficos sueños de los intelectuales y sus marionetas gubernamentales


Reproducido con permiso del Instituto Brownstone.

http://www.ronpaulinstitute.org/archives/featured-articles/2021/august/10/the-totalitarian-ideology-of-lockdownism/

Compartir