CONTRARRELATO

Por CJ Hopkins

Todos los sistemas totalitarios de la historia han utilizado el poder de la propaganda visual para generar una nueva «realidad», una que reifica su ideología oficial, rehaciendo el mundo a su propia imagen paranoica. El totalitarismo New Normal no es una excepción. Por ejemplo, echa un vistazo a este panel copiado de la página de apertura de The Guardian – uno de los principales órganos de propaganda de las clases dominantes globales-capitalistas – el 17 de julio de 2021 …

«La pandemia de los no vacunados». Suben los casos en cada estado de USA» // Coronavirus. La apertura de Inglaterra es una amenaza al mundo, dicen 1200 científicos. // Inglaterra: Johnson levanta medidas pese a la «precupación» con los números // No habrá ‘vuelta a la normalidad’ Los neozelandeses aceptan que la vida será distinta en el futuro // Australia: La desilusión se vuelve desesperación a medida que hacen mella los encierros y el fallo en la aplicación de la vacuna» // Asia: Tailandia prohibe las reuniones públicas ante el record de casos Covid // OMS Jefe llama a ‘auditoría’ del laboratorio de Wuhan sobre orígenes del virus // Fabricando ataúdes, dando cobijo. Se ofrecen voluntarios mientras Covid azota Indonesia»

No se trata simplemente de periodismo «tendencioso» o «sensacionalista». Es propaganda oficial sistemática, no diferente de la difundida por cualquier otro sistema totalitario a lo largo de la historia. Aquí está la del día siguiente …

Petición de científicos. ‘Si usted no lleva su mascarilla, el virus va más lejos. Así de sencillo’ // Redes sociales. La mayor parte de la desinformación viene de 12 personas, encuentra un reporte // UK. Estudio busca hallar daño pulmonar oculto causado por Covid largo // Comida que conforta y productos de limpieza. No es raro que a Unilever le vaya tan bien // Tailandia. Prohibición de reuniones públicas mientras casos de Covid suben al record // UK. Las demoras hacen más áspero el debate de las vacunas para niños // EEUU: lo no vacunados podrían estar ‘abonando el terreno’ para las variantes

Olvídese por un momento del contenido de los artículos y observe el efecto visual acumulado. La propaganda oficial no es sólo información, mala información y desinformación. En realidad, se trata menos de hacernos creer cosas, que de crear una realidad oficial e imponerla a la sociedad por la fuerza. Cuando se trata de conjurar una nueva «realidad», las imágenes son herramientas extremadamente poderosas, tanto o más que las palabras.

He aquí algunas más que tal vez recuerde…

De nuevo, el objetivo de este tipo de propaganda no es simplemente engañar o aterrorizar al público. Eso es parte de ello, por supuesto, pero la parte más importante es obligar a la gente a mirar estas imágenes, una y otra vez, hora tras hora, día tras día, en casa, en el trabajo, en las calles, en la televisión, en Internet, en todas partes. Es así como creamos la «realidad». Nos representamos nuestras creencias y valores a nosotros mismos, y a los demás, con imágenes, palabras, rituales y otros símbolos y comportamientos sociales. Esencialmente, conjuramos nuestra «realidad» como si fuésemos actores ensayando y representando una obra de teatro… cuanto más la creamos todos, más convincente será.

Esta es también la razón por la que las máscaras obligatorias han sido esenciales para el despliegue de la ideología de la Nueva Normalidad. Obligar a las masas a llevar máscaras de aspecto médico en público fue una jugada maestra de propaganda. Sencillamente, si puedes obligar a la gente a vestirse como si estuviera yendo a trabajar en la sala de enfermedades infecciosas de un hospital todos los días durante 17 meses… ¡listo! Tienes una nueva «realidad»… una nueva «realidad» patologizada-totalitaria, una «realidad» paranoica-psicótica, parecida a una secta, en la que las personas antes semirracionales han sido reducidas a lacayos parlanchines que tienen miedo de salir a la calle sin permiso de «las autoridades» y que están inyectando a sus hijos con «vacunas» experimentales.

El mero poder de la imagen visual de esas máscaras, y el verse obligados a repetir el comportamiento ritual de ponérselas, ha sido casi irresistible. Sí, sé que te has resistido. Yo también. Pero somos la minoría. Negar el poder de aquello a lo que nos enfrentamos puede hacerte sentir mejor, pero no nos llevará a ninguna parte, o, en todo caso, a ninguna parte buena. El hecho es que la gran mayoría del público -excepto la gente de Suecia, Florida y otros lugares oficialmente inexistentes- ha estado realizando robóticamente este ritual teatral, y acosando a los que se niegan a hacerlo, y así simulando colectivamente una «plaga apocalíptica».

Los Nuevo Normales -es decir, los que siguen llevando máscaras al aire libre, chillando por «casos» sin sentido, acosando a todo el mundo para que se «vacune» y colaborando con la segregación de los «no vacunados»- no se están comportando así porque sean estúpidos. Se comportan así porque están viviendo en una nueva «realidad» que ha sido creada para ellos en el transcurso de los últimos 17 meses por una masiva campaña de propaganda oficial, la más extensa y efectiva en la historia de la propaganda.

En otras palabras, para decirlo sin rodeos, estamos en una guerra de propaganda, y estamos perdiendo. No podemos igualar el poder propagandístico de los medios de comunicación corporativos y los gobiernos de la Nueva Normalidad, pero eso no significa que no podamos contraatacar. Podemos, y debemos, en cada oportunidad. Recientemente, los lectores me han preguntado cómo hacerlo. Muy bien, aquí hay algunas sugerencias sencillas.

La gran mayoría de los obedientes Nuevo Normales no son fanáticos totalitarios. Están asustados, y son débiles, así que siguen órdenes, ajustando sus mentes a la nueva «realidad» oficial. La mayoría de ellos no se perciben a sí mismos como adherentes de un sistema totalitario o como segregacionistas, aunque eso es lo que son. Se perciben a sí mismos como personas «responsables» que siguen «directivas sanitarias» sensatas para «protegerse» a sí mismos y a los demás del virus, y de sus «variantes» mutantes en constante multiplicación. Perciben a los «no vacunados» como una minoría de peligrosos e irracionales extremistas «teóricos de la conspiración», que quieren matarlos a ellos y a sus familias. Cuando les decimos que simplemente queremos que nos devuelvan nuestros derechos constitucionales, y que no nos obliguen a «vacunarnos», y que nos censuren y persigan por expresar nuestras opiniones, no nos creen. Piensan que estamos mintiendo. Nos perciben como amenazas, como agresores, como monstruos, como extraños entre ellos, de los que hay que ocuparse… que es exactamente como las autoridades quieren que nos perciban.

Tenemos que intentar cambiar esta percepción, no acatando o siendo «educados» con ellos. Al contrario, tenemos que ser más conflictivos. No, no violentos. Confrontación. En realidad hay una diferencia, aunque los «iluminados» lo nieguen.

Para empezar, hay que llamar a las cosas por su nombre. El sistema de «pase de vacunación» es un sistema de segregación. Es segregación. Llámelo como es. Los que colaboran con él son segregacionistas. No están «ayudando» ni «protegiendo» a nadie de nada. Son segregacionistas, pura y simplemente. Refiérase a ellos como «segregacionistas». No deje que se escondan detrás de su terminología. Enfréntese a ellos con el hecho de lo que son.

Lo mismo ocurre con el resto de la jerga Covid. Los «casos», «muertes» y «vacunas» de Covid llevan comillas. Las personas sanas no son casos médicos. Si el Covid no mató a alguien, no es una muerte Covid, y punto. Las «vacunas» que no se comportan como vacunas, y que están matando y paralizando a decenas de miles de personas, y que no han sido probadas adecuadamente en cuanto a su seguridad, y que están siendo impuestas indiscriminadamente a todo el mundo, no pueden ser llamadas vacunas.

Muy bien, aquí viene la gran idea, que sólo funcionará si un número suficiente de personas lo hace. Probablemente no te guste, pero qué demonios, aquí va…

Este es el triángulo rojo invertido que los nazis utilizaban en los campos de concentración para designar a sus opositores políticos y a los miembros de la resistencia antinazi. Haz uno. Hazlo de tela, papel o cualquier material que tengas a mano. Pon una gran «U» negra en el centro para significar «No vacunado». Llévelo en público, de forma visible. Cuando la gente le pregunte qué significa y por qué lo lleva en público, dígaselo. Anímelos a que hagan lo mismo, suponiendo que no sean segregacionistas de la Nueva Normalidad, en cuyo caso… bueno, esa será otra conversación, pero adelante, dígaselo también.

Eso es todo. Esa es la gran idea. Eso, y cualquier otra cosa que ya esté usted haciendo. El triángulo no pretende sustituir eso. Es sólo una forma sencilla de que la gente exprese su oposición al sistema de segregación totalitario y pseudomédico que se está aplicando actualmente… a pesar de todo lo demás que has estado haciendo, y que yo he estado haciendo, durante 17 meses.

Ya puedo sentir su decepción. Pensaba que iba a proponer un asalto frontal al castillo secreto de Klaus Schwab, o un ataque naval de guerrilla al yate de Bill Gates. Por muy catártico que sea cualquiera de esos esfuerzos, serían (a) inútiles y (b) suicidas. Por muy frustrante que haya sido para todos nosotros, esta sigue siendo una batalla por los corazones y las mentes. Esencialmente, es una guerra contra la realidad (o entre dos «realidades», si lo prefieres). Se está luchando en la cabeza de la gente, no en las calles.

Así pues, permítanme que intente convencerles de lo del triángulo rojo.

El objetivo de una protesta visual como ésta es obligar a los Nuevos Normales a enfrentarse a una representación diferente de lo que ellos, y nosotros, somos. Una representación que refleje fielmente la realidad. No, por supuesto que no estamos en campos de concentración -así que, por favor, ahórrense los airados correos electrónicos literalistas-, pero estamos siendo segregados, convertidos en chivos expiatorios, censurados, humillados y maltratados de otras maneras, no por ninguna razón legítima de salud pública, sino por nuestra disidencia política, porque nos negamos a seguir órdenes sin sentido y a ajustarnos a su nueva ideología oficial. Hay que obligar a los New Normals a percibir sus creencias y acciones en ese contexto, aunque sólo sea por unos momentos fugaces en el centro comercial, o en la tienda de comestibles, o donde sea.

Piénselo de esta manera… como he explicado anteriormente, básicamente están representando un evento teatral, conjurando una «realidad pandémica» con palabras, acciones y accesorios escénicos pseudomédicos. Lo que necesitamos es convertirnos en ese imbécil del público que destruye la suspensión de la incredulidad, y recuerda a todos que están sentados en un teatro, y no en la Dinamarca del siglo XV, atendiendo ruidosamente una llamada en su teléfono justo en medio del soliloquio de Hamlet.

En serio, tenemos que convertirnos en ese ser molesto de forma tan llamativa como sea posible, tan a menudo como sea posible, para interrumpir el espectáculo que los Nuevo Normales están representando… y para recordarles lo que realmente están haciendo, y a quién se lo están haciendo.

Mira a los blancos del tuit de arriba atormentando a esa chica que sólo intenta ir al colegio como cualquier otro estudiante. Los Nuevo Normales no quieren percibirse a sí mismos de esa manera, como una manada de segregacionistas fanáticos y borrachos de odio, pero eso es lo que son, porque es lo que están haciendo… pero no es lo que la mayoría de ellos son por naturaleza. Sí, algunas personas son congénitamente sociópatas, pero nadie es inherentemente totalitario. No nacemos fascistas o segregacionistas. Tenemos que ser programados para ser así. Para eso está la propaganda, por no hablar del resto de condicionamientos autoritarios a los que estamos sometidos desde que somos niños.

O esa es la apuesta, o el salto de fe, detrás de lo del triángulo rojo invertido. Es una táctica básica de desobediencia civil no violenta, que funciona con gente que todavía tiene conciencia y no se ha vuelto totalmente totalitaria.

Por supuesto, puede que no funcione esta vez -ya estamos en la fase en la que van a encarcelar a los propietarios de restaurantes por servir a los «no vacunados»- pero puede que sí, y ¿qué tenemos que perder?


Originalmente publicado en https://consentfactory.org/2021/07/19/the-propaganda-war-and-how-to-fight-it/

Compartir